osteomielitis por staphylococcus aureus

of 10/10
 LAS OSTEOMIELITIS EN EL PERRO: REVISI ÓN DE 36 CASOS CL ÍN ICOS. M.  ª  C.  Díaz,  I. Durall RESUMEN Desc ribimo s nuestra exp eriencia en 36 casos clí nic os de osteomi elitis atendi dos en los últ imos cin co años. Exclu imos las infe ccione s local izadas produc idas por las barras transf ixant es de los fijad ores extern os. Ocho casos fue ron pro ducidos por vía hemató gen a y 2 8 por vía exóge na. Tres pacientes tuvie ron que sacrifi carse, uno murió , a uno se le rea liz ó una amput ació n de la ext remidad y cua tro casos no se reso lvi ero n, en tres de ello s por fal ta de colaboració n del p rop iet ario. El  porcentaje de éxitos es de un 75  %. Pal abra s clav e:  Infección ósea; Osteomielitis; Enferm edades del hueso. INTRODUCCIÓN. Las comp li ca ciones s frecuentes en el tr a- tamien to de las fra cturas son, la osteomiel itis, el retraso en la u nió n o la no unió n y fi na lmente , la ma la uni ón. De todas el la s, la ost eomiel it is es la compli ca ci ón s gra ve y f recuente en el t rat a- mi ento de las  fracturas'lP'.  Osteomielit is, signi- fica literalme nte inf lamación del hueso y méd ula indepe ndient emente de la causa que lo provoca'?', La i nfl ama ció n de la cor tic al se conoce como os- teít is y es un compo ne nte de la osteomiel it is . La  periostitis es una inflamación del periostio que se de be al acúmulo de bac te ri as ba jo el mis mo o  puede obedecer a causas no infecciosas como la  propagación de una infección a partir de los tejidos  blandos sin contaminar al periostio, alteraciones metabólic as, tra umá ticas o neo pla sias'". RUTAS DE INFECCIÓN. Hematógena. La d ise mina ció n de hon gos o ba cte ria s a través de la san gre pue de prod uci r la con tamina ció n del Cardedeu,  1. 08023  Barcelona.  ABSTRACT We describe our exp erie nce in 36 clinical cases of osteo myeli tis in t he past five years. We excluded the local infect ions produced by the transfi xant bars of external fixators. Eight cases were infected by hemato gen ous route and 28 by exogeno us rou te. Thr ee pat ients were sacrificed, one die, in one the limb w as ampu ted and four cases were not resolv ed due to lack of owne r' s co ope rat ion exc ept in one case. The rate of succes was 75  %. Key words:  Bone infection; Osteomyel itis; Bone disease. hueso por esta vía. En la mayoría de los casos des- critos en ani mal es jóve nes (B, 9),  la oste omielitis se localiza en las  metáfisis  y este hecho se explica por tre s posibles teo ría s:  1.  ª  En esta zona ex is ten muchas asas cap ilares que se expand en en los dila- tados sinusoi des venosos disminu yendo la presió n sanguín ea local,  lentificándose  el flujo lo cual favo- rece la dep osició n de las ba cteria s.  2.  ª  D uran te el crecimiento, las asas capilare s se estiran y estal lan  produciéndose hemorragias.  3.  ª  Los cap ila res en cont acto con la placa de crecimiento ca rece n de membra na basal existiendo se pa raciones en el end otelio que per mit e el esc ape de ele men tos san- guín eos al intersticio. Las bacte ria s de esta forma son inacc esibl es a los faq ocitos  9).  Por otra parte, en medicina humana las infecc iones hemat ógenas agudas en el pe río do neonatal , pe rmiten el pa so de bacteri as des de la met áfisis a la e pífi sis, ya que exi ste n al i gua l que en los équi dos (no en perros y ga tos) vasos que atra vi es an la p la ca de creci- mi ento, lo cua l prod uc e ne crosis de las cé lulas ge rminales, deformacione s de cr ec imient o y art rit is séptic a. En cie rta s articulaciones part e de la metáfisis  es intr art icu lar , por lo que pu ede n pro- duc irse sino vit is sép ticas por difu sió n dírecta'"  10) . (Fig. 1). En dos trab ajo s sobre ost eomiel iti s, el porc en- 7

Post on 21-Jul-2015

152 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

LAS OSTEOMIELITIS EN EL PERRO: REVISIN DE 36 CASOS CLNICOS.M. C. Daz, I. Durall Cardedeu, 1. 08023 Barcelona.

RESUMEN Describimos nuestra experiencia en 36 casos clnicos de osteomielitis atendidos en los ltimos cinco aos. Excluimos las infecciones localizadas producidas por las barras transfixantes de los fijadores externos. Ocho casos fueron producidos por va hematgena y 28 por va exgena. Tres pacientes tuvieron que sacrificarse, uno muri, a uno se le realiz una amputacin de la extremidad y cuatro casos no se resolvieron, en tres de ellos por falta de colaboracin del propietario. El porcentaje de xitos es de un 75 %. Palabras clave: Infeccin sea; Osteomielitis; Enfermedades del hueso.

ABSTRACTWe describe our experience in 36 clinical cases of osteomyelitis in the past five years. We excluded the local infections produced by the transfixant bars of external fixators. Eight cases were infected by hematogenous route and 28 by exogenous route. Three patients were sacrificed, one die, in one the limb was amputed and four cases were not resolved due to lack of owner' s cooperation except in one case. The rate of succes was 75 %. Key words: Bone infection; Osteomyelitis; Bone disease.

INTRODUCCIN.Las complicaciones ms frecuentes en el tratamiento de las fracturas son, la osteomielitis, el retraso en la unin o la no unin y finalmente, la malaunin. De todas ellas, la osteomielitis es la complicacin ms grave y frecuente en el tratamiento de las fracturas'lP'. Osteomielitis, significa literalmente inflamacin del hueso y mdula independientemente de la causa que lo provoca'?', La inflamacin de la cortical se conoce como ostetis y es un componente de la osteomielitis. La periostitis es una inflamacin del periostio que se debe al acmulo de bacterias bajo el mismo o puede obedecer a causas no infecciosas como la propagacin de una infeccin a partir de los tejidos blandos sin contaminar al periostio, alteraciones metablicas, traumticas o neoplasias'".

RUTAS DE INFECCIN. Hematgena.La diseminacin de hongos o bacterias a travs de la sangre puede producir la contaminacin del

hueso por esta va. En la mayora de los casos descritos en animales jvenes(B,9), la osteomielitis se localiza en las metfisis y este hecho se explica por tres posibles teoras: 1. En esta zona existen muchas asas capilares que se expanden en los dilatados sinusoides venosos disminuyendo la presin sangunea local, lentificndose el flujo lo cual favorece la deposicin de las bacterias. 2. Durante el crecimiento, las asas capilares se estiran y estallan producindose hemorragias. 3. Los capilares en contacto con la placa de crecimiento carecen de membrana basal existiendo separaciones en el endotelio que permite el escape de elementos sanguneos al intersticio. Las bacterias de esta forma son inaccesibles a los faqocitos' 9). Por otra parte, en medicina humana las infecciones hematgenas agudas en el perodo neonatal, permiten el paso de bacterias desde la metfisis a la epfisis, ya que existen al igual que en los quidos (no en perros y gatos) vasos que atraviesan la placa de crecimiento, lo cual produce necrosis de las clulas germinales, deformaciones de crecimiento y artritis sptica. En ciertas articulaciones parte de la metfisis es intrarticular, por lo que pueden producirse sinovitis spticas por difusin drecta'" 10) (Fig. 1). En dos trabajos sobre osteomielitis, el porcen-

.

7

Las osteomielitis en el perro: revisin de 36 casos clnicos. M.l! Carmen Daz et al. Clnica Veterinaria de Pequeos Animales (Avepa) Vol. 15, n. 1, 1995

taje de casos en perros adultos debido a su origen hematgeno se cifra en un 6 % y un 7 %, respectvamentev- 6).La columna vertebral parece ser un lugar de predileccin ya que es una zona donde persiste una importante proporcin de mdula roja con abundante irrlqacin'P: 13).Sin embargo, esta localizacin tambin es muy frecuente en animales de un ao o edad inferior afectando principalmente a los machos de razas grandes predominando la afeccin de vrtebras Iumbares'F' (Figs. 2 y 3). No hay que olvidar la presencia de espigas como causa de osteomielitis vertebral en las reas geogrficas donde con frecuencia observamos este tipo de cuerpo extrao en el odo, fosas nasales, interdigital, etc. Wong y Masan, apuntan un porcentaje de un 11 % en los casos de su revsn'. La va hematgena es la ruta de infeccin escogida por los hongos. Estn documentadas afecciones seas en la blastomicosis, criptococosis, aspergilosis, coccidiomicosis, sporotricosis y algn caso aislado producido por hongos saprofitos'lv '?', Sin embargo, en la bibliografa veterinaria nunca se ha descrito la afeccin sea por histoplasmoss'v" (Fig.4).

Fig. 1. Osteomielitis bacteriana hematgena en un pastor alemn de 6 meses tras un mes de tratamiento con antibiticos.

Exgena.Es la va ms frecuente en medicina veterinaria. Puede producirse por varios mecanismos: fracturas abiertas, heridas punzantes, mordeduras, heridas por arma de fuego, o diseminacin desde los tejidos blandos'' como en el caso de granulomas de lamido, lceras de decbito, pododermatitis crnicas, etc.(lO). La causa ms frecuente es la ciruga como tratamiento de la fijacin interna de las fracturas(1-6,18). En la patogenia de este tipo de infecciones, las bacterias por si solas no pueden producir una osteomielitis. Los trabajos experimentales realizados por Braden demuestran que inyectando 105 unidades de colonias de Staphylococcus aureus en la cavidad medular de la tibia, provocan un O % de osteomielitis. Inyectando igual cantidad de grmenes y provocando una lesin vascular traumatizando el canal medular consigue provocar una osteomielitis en un 50 % de casos que, sin embargo, en un 95 % de ellos se ha resuelto espontneamente a las 4 semanas. Slo cuando adems de las bacterias y la lesin vascular se le aade un medio favorable, creando un secuestro seo, la infeccin persiste en un 90 % de los casos'"". El curso y extensin de la osteomielitis depende del grado de traumatismo provocado en la piel,

Fig. 2. Discospondilitis en una vertebre lumbar.

Fig. 3. Espondilosis, discospondilitis y Hansen 11causa de un sindrome de compresin de la cauda equina.

tejidos blandos, y defensas del husped, pero sobre todo de la vascularizacin del hueso. La proliferacin bacteriana produce un gran volumen de exu-

8

Las osteomielitis en el perro: revisin de 36 casos clnicos. M.~ Carmen Daz et al. Clnica Veterinaria de Pequeos Animales (Avepa) VoL 15, n.2 1,1995

CUADRO CLNICO Y DIAGNSTICO.Las osteomielitis agudas como consecuencia de una fijacin interna, suelen presentar sntomas en los cinco primeros das tras la intervencin aunque en alguna ocasin puede demorarse hasta la tercera semanas". Los sntomas clnicos son los propios de la inflamacin (calor, rubor, dolor), y adems existe anorexia, fiebre, depresin, tumefaccin y cojera. Al margen de la anamnesis cuya importancia es indiscutible como en cualquier proceso, la radiologa es quizs el mejor mtodo para conocer el estado del hueso. Braden propone evaluar seis parmetros para diagnosticar una osteomielitis: drenaje, hinchazn tejidos blandos, reaccin periostial, radiografas seriadas, microbiolog e histopatoloqiat'?' . El drenaje puede provenir de la infeccin de la herida o ser debido a una osteomielitis. La ausencia de drenaje no excluye la osteomielitis. La hinchazn de los tejidos blandos hasta las 4 semanas puede ser debida al propio traumatismo o la inflamacin fisiolgica como consecuencia de la ciruga(19). La reaccin periostial tiende a ser proliferativa en los casos de osteomielitis moderada y osteoltica en las graves. En pacientes jvenes pueden detectarse reas de osteolisis despus de 3 das mientras que en los adultos no se observan hasta al cabo de 5-7 dias'l?' (Figs. 7, 8 Y 9). Puede presentarse una reaccin periostial proliferativa e irregular e incremento de la densidad medular. Estas imgenes radiolgicas coinciden con las de un callo inmaduro que se desarrolla fisiolgicamente durante las 4 primeras semanas y por lo general se transforma en maduro a las

Fig. 4. Osteomielitisfngica. Afeccin tibial asi como de los cndilos femorales.

Fig. 5. Osteomielitiscrnica. No unin de una fractura distal de cbito y radio.

dados que se diseminan a travs de los canales de Volkman y de Havers. El flujo sanguneo que proviene del periostio se ve comprometido a causa de la trombosis as como el flujo endostial producindose una isquemia y muerte del hueso cortical que recibe el nombre de secuestro, el cual queda envuelto posteriormente por nuevo hueso periostial que es el involucrum. Tras un perodo prolongado se producen fstulas, denominadas cloacas, a travs de las cuales se expulsan exudados e incluso en alguna ocasin el propio secuestro' IS) (Figs. 5 y 6).

Fig. 6. Extraccin de un secuestro a travs de una cloaca.

9

Las osteomielitis

en

el perro: revisin de 36 casos clnicos. M.! Carmen Daz et al. Clnica Veterinaria

de Pequeos Animales

(Avepa) Vol. 15, n. 1,1995

Fig. 7. Fractura abierta de cbito y radio en un Fig. 8. Osteomielitis aguda. reas de osteolisis (hueso paciente de cinco meses. Resolucin tras la cirugia. carcomido). Radiografa a los 15das de la intervencin.

Fig. 9. Resolucin del caso tras ocho semanas de tratamiento antibitico.

8-12 semanas. Evidentemente la sintomatologa clnica no es la misma y es una buena forma de diferenciarlo. Para evaluar los cambios en el hueso deben transcurrir entre 2-4 semanas, ya que en un plazo inferior no da tiempo a observar cambios radiolgicos'l'". En las osteomielitis crnicas estos signos radiolgicos son ms pronunciados desarrollndose frecuentemente un secuestro e involucrum, prdida del hueso trabecular que se manifiesta en froma de cavidades localizadas que se corresponden con la formacin de abscesosv?' (Figs. 10, 11, 12, 13, 14 y 15). Las osteomielitis crnicas se dividen en no supurativas (que es la forma ms frecuente tras una fijacin interna) y supurativa, que normalmente se debe a la presencia de un secuestro con formacin de una fistula(18). Respecto a la microbiologa, los cultivos bacterianos demuestran que la bacteria con mayor frecuencia aislada es el Staphylococcus aureus coagulasa positivo'"- 11, 19-22). Otras bacterias aerobias aisladas con frecuencia son Escherichia coli, spp. No hay que Proteus spp y Streptococcus olvidar realizar cultivos anaerobios que pueden hacerse sin un manejo especial si se dispone de placas de agar para realizar la siembra inmediata. En caso contrario debe mantenerse lo mnimamente posible en escobillones anaerobios. Sospechamos la presencia de bacterias anaerobias en los siguientes casos'l?': 1. Cuando el olor sea

intenso. 2. Presencia de secuestros. 3. Osteomielitis crnica. 4. Mordeduras. 5. Tras reparacin abierta de fracturas. 6. Gram: mltiples bacterias. 7. Cuando no crezcan bacterias en medios aerobios y, sin embargo, las detectemos por una tincin de Gram. En un trabajo sobre las bacterias anaerobias aisladas sobre todo en mordeduras en perros fueron el Actinomyces viscosus, Fusobacterium nucleatum y Bacteroides villosum, Peptosspp y en gatos Clostridium treptococcus anaerobius, Wollinella recta y Bacteroides gingivalis(23). En los casos de osteomielitis por va hernat-

gena los cultivos bacterianos en sangre son especialmente tiles. En la discospondilitis los cultivos son positivos en un 75 % de los casos. Un 10 % son positivos al test de aglutinacin de Brucelia canis(24). Curiosamente los perros con dscospondilitis que padecen bacteriemia no presentan anomalas en el hernoqrama'": 25). Existe un tipo de osteomielitis subclnica denominada "infeccin crptica" asociada al empleo de implantes metlicos. Las bacterias se adhieren al metal gracias a la produccin de un film mucoide polisacrido (glicocalix) que los asla de las defensas del husped y de la terapia antimicrobiana. Pueden persistir durante meses o aos sin producir sntomas o en un momento determinado causar sntomas de osteomielitis localzadaw'' (Figs. 16 y 17).

10

Las osteomielitis en el perro: revisin de 36 casos clnicos.

M.~Carmen Daz et al. Clnica Veterinaria de Pequeos Animales (Avepa) Vol. 15, n.2 1,1995

Fig. 10. Osteomielitis cloaca.

en tibia. Formacin de una

Fig. 11. Osteomielitis crnica. No unin y presencia de secuestros.

Fig. 12. Injerto de esponjosa autloga y colocacin de fijadores externos tipo Il.

Fig. 15. Detalle quirrgico de una porcin del secuestro.

Fig. 14. Osteomielitis con secuestro de una zona cortical del fmur de 6 centimetros. Inadecuada fijacin interna.

Fig. 13. Evolucin del caso a los tres meses donde se aprecia la resolucin de la osteomielitis.

MATERIAL Y MTODOS.En el plazo de cinco aos hemos tenido ocasin de diagnosticar y tratar un total de 36 casos de osteomielitis.

Por la ruta hematgena hemos observado un total de ocho casos, cuatro de ellos en animales en crecimiento afectando a las metfisis de huesos largos, tres casos de discospondilitis y 1 caso de osteomielitis fngica. Se realiz un hemocultivo en dos de los pacientes en crecimiento.

11

Las osteomielitis en el perro: revisin de 36 casos clnicos. M.! Carmen Daz et al. Clnica Veterinaria de Pequeos Animales (Avepa) Vol. 15, n.? 1, 1995

Fig. 16. Resolucin de una fractura de cbito y radio. Infeccin crptica manifiesta al ao de la intervencn.

Fig. 17. Resolucin del caso tras la extraccin del Fig. 18. Hinchazn y edema de la extremidad tras implante. Se observa reaccin periostial e hinchazn cinco aos de fistulizar por la cara medial del hmero. de los tejidos blandos.

Fig. 19. Osteomielitis, presencia de un secuestro y reaccin proliferativa irregular del periostio. Fig. 20. Detalle del secuestro y cerclaje extrados quirrgcamente.

Los restantes 28 casos fueron infecciones por la va exgena. En ocho casos de ellos, se trat de fracturas abiertas, dos por mordedura y seis por traumatismo. A los autores les corresponde uno de los casos de osteomielitis tras su resolucin con fijadores externos. Los 20 casos restantes son osteomielitis yatrognicas por la ciruga. A los autores les corresponden seis de estos casos siendo el primero una artrodesis de carpo bilateral que tuvo que ser intervenida en tres ocasiones al romper el paciente (55 kg de peso) por dos veces consecutivas los implantes, cuatro casos desarrollaron un secuestro tras la fijacin interna de las fracturas correspondientes y en un caso se trat de una infeccin crptica. De los 14 casos cuya ciruga inicial fue realizada en otras clnicas, en 10 casos se observ uno o varios cerclajes anclados en el hueso. Todos los casos fueron osteomielitis crnicas observndose presencia de secuestros en 10 de ellos aprecindose no unin en todos ellos. En dos casos fueron infecciones crpticas. En los casos de osteomielitis por va hematgena, el tratamiento que se aplic fue la antbioterapia correspondiente, en el caso de las infecciones crpticas la extraccin del implante, en el caso de las Figs. 18, 19 y 20 se amput la extremidad al no responder al tratamiento y en el resto de los casos se retiraron los secuestros, se realiz un injerto de esponjosa en todos ellos con su correspondiente antibioterapia y se fij interna-

II

ili14

Las osteomielitis en el perro: revisin de 36 casos clnicos. M.~ Carmen Daz et al. Clnica Veterinaria de Pequeos Animales (Avepa) Vol. 15, n. 1, 1995

mente el hueso en 6 casos emplendose los fijadores externos en los restantes.

RESULTADOS.El resultado final sobre los 36 casos arroja un xito en cuanto a la funcionalidad de la extremidad afectada en 27 casos siendo los nueve restantes los incluidos en el grupo de fracasos. El porcentaje de xito es de un 75 %. Dentro del grupo de los fracasos, tres pacientes fueron sacrificados, el caso de la osteomielitis fngica muri antes de iniciarse el tratamiento, cuatro casos tuvieron que ser intervenidos en ms de una ocasin resolvindose 3 de ellos, y tres casos no pudieron resolverse por falta de colaboracin de los propietarios y el ltimo caso nos referimos al de la extremidad amputada. En cuanto a los hemocultivos realizados, ambos fueron negativos.

DISCUSIN.Segn nuestra experiencia y resultados, la osteomielitis por va hematgena es mucho menos frecuente que la producida por la va exgena. Curiosamente todos nuestros pacientes que padecieron osteomielitis bacteriana hematgena tenan menos de 7 meses de edad. En otros trabajos al respecto todos ellos tenan ms de dos aos de edad(5), y en casos clnicos aislados se describe un caso a los cuatro meses de edad'?' y otro a los 4 aos'!", En cuanto a la discospondilitis la hemos observado siempre en animales adultos (entre los 4 y los 8 aos de edad) coincidiendo con otros trabajos que demuestran que en la mayora de los casos se presentan en animales adultos. As, en un trabajo sobre 38 casos slo 4 pacientes tienen menos de 1ao de edad(12)y en otra revisin sobre 21 casos slo existe 1 caso descrito con menos de dicha cdad'P'. La fuente de las bacterias suele proceder de infecciones del tracto urinario'?'. Respecto a las infecciones por hongos se admite que la ruta hematgena es la principal va de acceso al hueso. En nuestro caso se trataba de un Schnauzer de dos aos de edad cuya biopsia puso de manifiesto dicha infeccin. se Las osteomielitis por Aspergillus fumigatus han descrito prcticamente slo en pastores alemanes, por lo que se piensa que pueda existir una deficiencia del sistema inmunolgico en esta raza(l7, 27).En la bibliografa consultada se des-

cribe tambin en pastores alemanes osteomielitis por Penicillium verruculosum(16) y por Cryptococcus neoformans(15). Respecto a los hemocultivos slo nos ha sido posible realizarlos en dos pacientes siendo negativos en ambos casos. Ambos animales estaban sometidos a un tratamiento antibitico que fue suprimido durante una semana antes de la toma de la muestra. Es interesante hacer constar una serie de factores a tener en cuenta en los resultados de este tipo de test diaqnstico'P': a) La bacteriemia puede ser continua o espordica. Los resultados son ms fehacientes cuando se toman varias muestras espaciadas durante 24 horas. b) La cantidad de bacterias en sangre puede ser escasa aconsejndose extraer un volumen considerable de sangre. c) Las botellas para la obtencin de sangre son anaerobias. Deben tomarse dos muestras, una en dicha botella y otra en la que se permite entrar el aire. d) Ciertos anticoagulantes interfieren en los resultados del cultivo. En las discospondilitis debera realizarse siempre un test de aglutinacin de Brucella canis y en caso de salir positivo informar de los riesgos en lo que concierne a salud pblca'l'", Se han descrito dos casos de infeccin de prtesis de cadera a partir de una discospondilitis por Brucella canis(28).El tratamiento de las osteomielitis bacterianas de origen hematgeno tienen buen pronstico si se tratan precozmente con antibiticos durante varias semanas antes de que se establezcan lesiones permanentes en el hueso'l'". Dos de nuestros pacientes que fueron sacrificados pertenecan a _esta patologa y sus lesiones radiolgicas de os-teolisis, en un caso con una fractura patolgica desaconsejaron cualquier tratamiento. Respecto a nuestros tres pacientes con discospondilitis todos ellos respondieron al tratamiento antibitico si bien es preciso un tratamiento quirrgico en casos excepconales'F: 13). Las infecciones fngicas tambin responden favorablemente siempre que no existan lesiones permanentes en el hueso. Actualmente, quizs el tratamiento de eleccin sea el ketoconazol a razn de 10 mg/kg de peso vivo cada 24 horas por va oral durante aproximadamente 4 meses'