tiempo mítico y eterno retorno en rosario y la serenata

Click here to load reader

Post on 19-Dec-2015

5 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Literatura comparada

TRANSCRIPT

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTEFACULTAD DE HUMANIDADESDEPARTAMENTO DE LETRASCTEDRA: Literatura Iberoamericana IIPROFESOR TITULAR: Hctor E. AzzettiALUMNA: Mara Jimena MolinaAO: 2013

TRABAJO MONOGRFICO FINALTiempo mtico y eterno retorno en Rosario y la Serenata de Enrique Gamarra

1.IntroduccinLas tramas narrativas del escritor chaqueo Enrique Gamarra se caracterizan por incluir elementos, paisajes y personajes fuertemente arraigados al espacio del Gran Chaco; pero a la vez, el autor logra elevar los modelos humanos y sus conflictos hasta darles una proyeccin universal (cfr. Azzetti 1994:81). El mito cumple un papel primordial en esta tarea, al proporcionar un sustrato firme desde el cual reconocer e interpretar tales proyecciones.La trama de Rosario y la Serenata, una de las ltimas novelas de Gamarra, gira en torno a un episodio puntual en la vida de una familia de algn pueblo del interior del Chaco: una mujer de veintitrs aos huye con un violinista ciego, abandonando a su marido y tres hijos. Decimos que gira alrededor de por cuanto que dicho episodio se construye casi perifrsticamente: se lo menciona al narrar otras situaciones perifricas de los integrantes de la familia y allegados, que tienen que ver tangencialmente con el hecho central, hecho al cual el mismo narrador, haciendo eco tal vez- del marido abandonado, parece no querer referirse en forma directa ni brindar mayores detalles.La nocin bajtiniana de cronotopo (asociacin intrnseca de las relaciones temporales y espaciales que se expresan artsticamente en literatura -Bajtn, citado por Prez 1986:86) adquiere particular relevancia en el anlisis de esta novela. La conformacin del tiempo narrativo se da a partir de la alternancia y la superposicin de secuencias diegticas secundarias, a modo de puzzle que debe reconstruir el lector, y el espacio en el cual transcurren las acciones obedece a esta misma dinmica deconstructiva.El cronotopo muchas veces es expresado simblicamente, a travs de elementos que pretenden sugerirlo o evidenciarlo (cfr. Prez 1984:130). En la novela de anlisis proliferan las marcas temporales directas e indirectas, a travs de elementos de la naturaleza (canto de las ranas), discursos directos (- Cmo ocurri todo? / Nadie sabe cmo pasan las cosas. Pasan. Gamarra 2006:11) y otros indicios de temporalidad que, en conjunto y a partir de una repeticin estratgica, dan la idea de circularidad.El tiempo circular, repetitivo de episodios paradigmticos, es esencial para la comprensin del discurso mtico, en el cual la realidad se adquiere exclusivamente por repeticin o participacin; todo lo que no tiene un modelo ejemplar est desprovisto de sentido, es decir, carece de realidad (Eliade 2006:48). Esta es la esencia del concepto de eterno retorno: todo ha ocurrido ya antes de forma paradigmtica, ejemplar, en un tiempo primigenio (illo tempore), y las acciones humanas no hacen ms que repetir esos modelos y secuencias arquetpicas, dando un sentido sagrado y, por lo tanto, accesible- a todo lo que rodea al hombre y la sociedad en la que se inserta.El objetivo del presente trabajo es relacionar los conceptos de cronotopo y eterno retorno para comprender de qu manera la novela de Enrique Gamarra se edifica sobre una concepcin mtica del tiempo, y en qu medida la memoria y el relato oral van de la mano en la tarea de justificar la transicin semntica que opera en su narrativa desde lo regional hacia lo universal.

2.Presencia de los mitos en la literatura. Caracterizacin.El mito ha sido definido por Carlos Garca Gual como() un relato, una narracin, que puede contener elementos simblicos, pero que frente a los smbolos o a las imgenes de carcter puntual, se caracteriza por presentar una historia (). El relato mtico tiene un carcter dramtico y ejemplar. Se trata siempre de acciones de excepcional inters para la comunidad, porque explican aspectos importantes de la vida social mediante la narracin de cmo se produjeron por primera vez tales o cuales hechos. (Garca Gual 1999:20).Ms poticamente, Joseph Campbell lo caracteriza como() la entrada secreta por la cual las inagotables energas del cosmos se vierten en las manifestaciones culturales humanas (Campbell 2010:11).Los relatos mticos presentan un alto componente simblico: una de las funciones que histricamente se le han atribuido es la de complementar una realidad que no siempre ofrece todas las respuestas a las inquietudes y aspiraciones humanas (cfr. Garca Gual 1999:25). Las historias mitolgicas muchas veces pueden parecer obsoletas, incluso absurdas, pero a pesar de todo no dejan de reelaborarse con el correr de los siglos en las distintas manifestaciones culturales humanas: en trminos de Lvi-Strauss, reaparecen un poco en todas partes (Lvi-Strauss 1986:33). Hay ciertos mitos (y elementos mticos) que aparecen con particular frecuencia en la literatura, en donde adquieren un marco adecuado para su pervivencia, actualizndose y resignificndose constantemente. Se ha dicho con justicia que los poetas, ms que los historiadores, son los que hacen vivir los mitos (Jacqueline Fabre-Serris, citada por Monneyron y Thomas 2002:43), al darles un sentido moderno a los viejos relatos y ponerlos en relacin con las nuevas exigencias morales, intelectuales y polticas de una sociedad en cambio. La utilizacin y reelaboracin del mito del eterno retorno, as como de la concepcin mtica del tiempo, son constantes en la narrativa de todos los tiempos, y en particular, como veremos ms adelante, en la novela latinoamericana contempornea.

3. El mito del eterno retornoEl eterno retorno es una concepcin filosfica del tiempo postulada por primera vez por el estoicismo, que planteaba una repeticin del mundo en donde este se extingua para volver a crearse. As, el mundo retornaba a su origen a travs de la conflagracin, donde todo arda en fuego. Una vez quemado, se reconstrua para que los mismos actos ocurrieran una vez ms en l. (AGREGAR ENTRADA DE FERRATER MORA)En el eterno retorno, al igual que en una visin lineal del tiempo, los acontecimientos siguen reglas de causalidad. Hay un principio del tiempo y un fin, que vuelve a generar a su vez un principio. En La gaya ciencia, Friedrich Nietzsche plantea que no slo son los acontecimientos los que se repiten, sino tambin los pensamientos, sentimientos e ideas, una y otra vez, en una repeticin infinita e incansable.La novedad estriba en que el eterno retorno remite a una concepcin circular de la historia y los acontecimientos. La historia no sera lineal, sino cclica. Una vez cumplido un ciclo de hechos, estos vuelven a ocurrir con otras circunstancias, pero siendo, bsicamente, semejantes.Ms all del eterno retorno como concepcin filosfica, el tiempo de las narraciones mticas presenta caractersticas peculiares que lo diferencian del tiempo histrico ordinario.Los relatos mticos se desarrollan en un tiempo diferente al tiempo ordinario de los hombres; estamos ante la presencia de vnculos entre distintas calidades de tiempo que se expresan en el origen como fundamento y en el origen como principio (Lpez Austin 1998).Mircea Eliade se detiene sobre esta cuestin en varias de sus obras, analizando el tiempo del mito como un eterno retorno (Eliade 1994, 2000). Clasifica los mitos en cosmo-antropognicos y mitos de origen, tomando como criterio si estos se refieren al origen como fundamento o como principio. Lo cosmognico refiere a la creacin del mundo e incluye a lo antropognico que refiere a la creacin del hombre (se trata de la creacin por excelencia). Los mitos de origen refieren a las prolongaciones de los mitos cosmognicos, y relatan cmo el mundo ha sido modificado, enriquecido, etc.; es decir, dan cuenta de los fenmenos del cosmos, de los seres y objetos que viven y existen en l, de los fenmenos sociales, polticos y econmicos que acontecen entre los hombres.Todo mito de origen narra y justifica una situacin nueva -nueva en el sentido de que no estaba desde el principio del mundo-. Los mitos de origen prolongan y completan el mito cosmognico: cuentan cmo el mundo ha sido modificado, enriquecido o empobrecido (Eliade 1994a: 28). En este sentido, los mitos de origen dan cuenta de un fragmento de la realidad total, y al contar cmo surgieron las cosas, se les da una explicacin y se responde indirectamente al por qu y para qu estn en el mundo. Pero tambin los mitos de origen narran todos los acontecimientos primordiales como consecuencia de los cuales el hombre ha llegado a ser lo que es hoy; es decir, un ser mortal, sexuado, organizado en sociedad, obligado a trabajar para vivir, y que trabaja segn ciertas reglas. Si el mundo existe, si el hombre existe, es porque los seres sobrenaturales (dioses o hroes comunitarios) han desplegado una actividad creadora en los comienzos (Eliade 1994 y 2000).Para la conciencia mtica, el tiempo primordial emergi de golpe, no le precedi ningn tiempo, porque no poda existir tiempo alguno antes de la aparicin de la realidad relatada por el mito. En contraste, el tiempo profano, ordinario, tiene principio y fin (Eliade 1981).C. Lvi-Strauss refiere tambin que el mito se define por un sistema temporal, que combina las propiedades de la lengua y el habla. Un mito se refiere siempre a acontecimientos pasados: Antes de la creacin del mundo o durante las primeras edades o en todo caso hace mucho tiempo. Pero el valor intrnseco atribuido al mito proviene de que estos acontecimientos, que se suponen ocurridos en un momento del tiempo, forman tambin una estructura permanente. Ella se refiere simultneamente al pasado, al presente y al futuro (Lvi-Strauss 1987: 232).La esencia del tiempo mtico, adems de su marginalidad o independencia con respecto del tiempo ordinario de los hombres, es su incesante repeticin. As, para la mentalidad mtica, los objetos que rodean al hombre y sus actos nunca son originales, sino que adquieren valor y realidad en tanto que se consideran repeticiones de objetos y acciones realizadas en un tiempo sagrado por seres superio