sistema del derecho_romano_actual_-_tomo_iv

Download Sistema del derecho_romano_actual_-_tomo_iv

If you can't read please download the document

Post on 15-Nov-2014

446 views

Category:

Law

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Derecho Romano Tomo IV

TRANSCRIPT

  • 1. SISTEMA DEL .DERECHO ROMANO ACTUAL. POR M. F. C. DE SAVIGNY TRADUClDO DEL ALEMAN POR MCH . GUENOUX DOCTOR EN DERECHO, vertido al castellano por JACINTO MESA y MANUEL "POLEY, Plofesolesde ilmcbo Romano en la In1ilucion Lible de Enseanza. y precedido de Uf) prlogo de D. MANUEL DURAN Y BAS. CATEDRTICO DE DERECHO EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA_ TOMO IV MADRID. F. GNGORA y COMPAA, EDITORES. PIIC'l'la del Sol, mim.. 13. 1879.

2. ES PROPUmAD DE LOS EDITORES. Imlrent dc. los EditQt"C3. Auclta de Sa n ncrnat'do, u.m. , ... 3. CAPITULO IV. VIOLACIONDE LOS DERECHOS. CCIV .-Intl'oduccion. He considerado hasta aqu los derechos en s mismos como condiciones necesarias para la vida social de los s- res libres ( 52). El rden el estado normal del derecho, rden creado y mantenido por la libertad, resulta de la con- formidad de los actos con sus reglas respectivas. Mas pOI' lo mismo que la libertad constituye la esencia, debemos ad- mitir la posibilidad de actos libres contrarios este rden, es decir , violaciones del derecho que turban su estado normal. Esta posibilidad de violacion del derecho exije una serie de instituciones nuevas, todas las cuales pueden compren- derse bajo la designacion general de garantas contra esta violacion, y son las siguientes: 1." La jurisdiccion como parte integrante del derecho pblico. 2.' La pena como contenido del derecho criminal. :l: Las formas destiuadas al restablecimiento del estado nOI'mal d"l del'ccho, cuyas formas constituyen el cont" nido del der'r'cho unproccdimientos. Todas estas instituciones, fundadas inmediatumcnt, ,'11 la Ilceesidud de r'eJlI'imi!' la violacion del dcrceho, 'jlwd:lll 4. -8-, ftl,' r:t. lh' la pl'C$ntn indagacioll (n)j I:~ rl) .~xi ~tnn ::tlguna!-; tlll'ilS qw'" a tl'U IIC;UI igualmente de la v l o h.tCIOIl y qun c au- '" de su ear'ctcr deben ocuparnos en cste pUllto, Cuando ,~.al11i llaI110S un cl01'echo bajo la relacion espr,ci,' de su vio- lacion nos aparece en un estado nuevo, el estado de defensa; y as I~ ,'iol:lcion, de iguullnanCI'a que las insiitueio.nes es- tahl,'(;idas paea combatil'la, reobran sob r,~ el cOllterlldo y la escncia dd derecho mismo, Ahora bien, al conjunto de mo- dificaeiones en el derecho operadas pOI' aquclla causa, lo designo con el nombr'e de der echo de acciones, , Estos cambios ofrecen en cada accion un car[~ctel' par- ticulal'; pero todos ti,' nen una base comun, sin la cual es- tas manifestaciones particulal'0s no seran i,llteligibles; de aqu se ded~lce naturalmente la elistincion ele un derecho de accion general y ele un der'echo de accion especial. As, por ejemplo, la hupotecaria actio, es la forma especial que re- viste el del'echo de prenda por consecuencia de una viola- don, y se halla sometida ,~ una prescripcion enteramente particula!'; mas para comprender esta materia I'special es preciso estudiar nt~s la naturaleza general de la accion y de la prescripcion de las acciones, Por otra parte, lo que yo llamo del'echo especial de las accioaes no puede ser estudia- do en su conjunto, separndolo de cada una d las institu- dones que se refiere, La exposicion del derecho general de las acciones es el objeto del presente captulo, Se ha considerado frecuentemente el der'ccho de accion como un rden jurdico de ignal naturaleza que el derecho de familia, la propiedad, etc,; me remito sobre este punto 10 que ya he dicho ( 59) refu tando semejante doctt'ina, El derecho de accion enlra mas bien en la categora de los des- senvolvimientos y metamrfosis que experimentan los de- rechos por s mismos subsistentes; y de esta manera ofrece Igual carcter que el origen y disolucion de aquellos dere- (~) Va~e tomo 1, l.-Al hacer esta distincion no pretendo cn ma- nCI a .alguna que sea absoluta, ni que tenga limites tanrigurosamente de- ~~rmlllados, qu.c no se puedan franquear. Entre el pI'occdiruiento yel tr recho de aCCiones, de que acabo de ocupu'mc, existe tal enlace que, al bla~ar ~I a,utor de una de otra de estas matcriaq, ",'be ucdal' asu ar- 1 tilOelestablecer los (mltes del aSlInto ,le la mallera ms favorablo aexpos[{;Jon ue suside IS. 5. -(J- eitos rue no afectan esta condidon s ino que son fases d (! la existencia de verdaderos derechos. Las modificaciones jurldicas que nos ocupan se divid011 en dos clases. Las unas resultan del solo hecho de la viola- d on y wmprenden las acciones y excepciones con sus ulte- riores desenvolvimientos. Las oas resultan de los actos que forman parte del debate judicial destinado repl"imir la violacion. Entre estos actos, los ms fecundos en influen- cias son la litiscontestatio y el juicio. . La primera clase es el objeto de la mayor parte del pre- sente volmen, y la segLl1da el del siguiente CCV. Accion (a) . Todo derecho tom., por consecuencia de su violacion, UII determinado aspecto que voy explicar. Considerando en conjullto nuestros derechos, resulta que UIlOS existen en re- lacion con todos los hombres y otros solamente se 0jer- citan respecto de individuos determinados ( 58), cuyo lti- mo carcter presentan desde luego las obligaciones. Pero la violadon de nuestros derechos no es concebible sino por el hecho de una persona determinada, hecllO Cjue establece en- tre nosotros y esta persolla una relacioll de derecho espe- cial y nueva, cuyo contenido es la repal'acion de la viola- cion. En su consecuencia, esta reclamaciol1 ejerCitada COI1- 1m una determinada persona y respecto de un de(ermillado objeto tambien, ofrece el carctel>de una obligacion ( 56); de manera que el que ha sufl"ido la violacion y el Cjue la ha cometido, el demandante y demandado, ~e encuentran en (a) V?y - p(~lI at ur'. () Gayo, IV, l7, lO:), 103, 107, 12. -tn- Ad~m ;'l~ oh'os mltcllOS t(,:'.l.o;-.; do U lpiann y dn P~ullo S lI- ponen eOllocida C...;;ta di visioll d0 las ncci ol10S y la aplicall d(~ di versa m n llCT:t (e). Podra Cl'Cel'SC Cpl O lllP. he tomado un tr'n bajo s Uflcrnno en fijal' la lIatllr:11ez,t de esta dvision qllc lIadie 1", puesto en doda; pe l~o 110, i nsistido sobre est0 punt.o, pOl'que un a lltol' rnOd8I'110 ha atacado la teora, atribuyndole gnl,n cr- 1'01' de dialctica (el) . ConlI'a la opinion oldinaria, que es tamhicn la roia, sostiene este autor la doctrina siguiente. En su origen las esprcsiones in ren~, in pc"sonan~ aeNo de- signaban dos rdenes de ideas muy diferentes: in "em de- sigilaba una sola accion (la que se fundaba rtancia de ser compl 'to, si- no 1:1 de que n,ns luce por primera vez: compl'ende' la 111tllL'alc7,u ueC3t~ caractel' p'l'tJClllar r lB l'cvistcn varias ac(~ione.3. (f) Gayo, 111. ~ 12:3, IV, 44. P,lUlo, V, D, 1, L. 30, de rch. aeli. j udo (~r~n , S), " ') ~I to ,Ylu i. n )'0, IV. ~Jt , P1l'11uC h spo !~sif} do rU f' habla. SI !llcn ton 1' (' lnrt'lln~n te 11 11l c~n[~.'! mnaho, c r ,l C:)ITIO si mplc nWtlll1i,hll. Neo b.mPI~ h'n ~ .St~m n11 ~p n~ IO n IS e.r:gitur.) ~ i n S~l' UII l}1fI~j l"l;cI(,".'1 estl :~llf) ~l,'tf) tnn H"l lgu:ll fll1 y rC.'wltldo.3. GJyo la llallll tamh:cll Sl)(J,isj .') JW(l~/I(,(lu:irtl is . tr) 1~~lrn, ~"mr:r-kllng-('.n, p. ..1O,}- tiO. y Pl'in~ip'hnente p. .11")'). . (h.) RI ~f'.mp.J~nl~ r,:l.~'):'ir- nlr'ncion:l ('11 el Digc, to (n'1l' f). c..;l1mclwintl t lf'.rlr: por (';X(';lll ~IV(, ohJcto 11IU C!F:ip.lunZl hist''icl. ]) tl ...... 111rl:{ ('H ('1111' - r'nC"!l!o :Ir lll ti .'n :; t,....n:ll' i (tIC es te C1S0 deJu SO l' t r'.ltad l) lIt, ot!':t m:l!H~I'.1 1j 11 la actifJ elepeculio y 11 (tf]lto nfp;{uis se exclu yen mtuamente. Si se tl'aL1 e un aclo licito la acUo llr- pecft[if) ('s la n ir:a admisible: si se tI'ala , 1, de admin. (X:X Yr. 7): ~am in aliis furibus,,> rel.. L. 5, 3, si (luis Cll m (Ir, 7), L. l. C. de conu. furt. (IV, 8): Pr mt01' pro'inci::e sei"!n.; fUl'ti qu it1clTI ar.tio:le sin fJltlos qunsrltr! in sfJll wm lencri, conu'lclionis ver 0 nUITIoru m fu tim SuIHtl':.tC'.lrH'u1I1 el(1fJUrJl}t~in IJsse, ae tum dcmum, si ah un') salisflcl lllfl nH~l'il, ':cl~/"o' li.IJ(~rrvi .illl'o P'ol l"l'l'n s'.mlentam curabit. Si no tl!'il'- s !lllrH aflu m.is ([110 LiS p.hh!'.I'3 in .'oliLl ltm. Jl'lLh'i:l r e/','I'ir.;;l'!la.,:, un .Ic ,'e(:I!t) cl0. clC!l"!Cinll en (:tH.nto;i la 1) '~I1 ' : pCI'() la all icioll ,In ....in.'l/t{o ... qllo.... (I 'tl~ y 1fJ':' ll')(.!l v'l el (;OrttJ"lSto hu lJ ioH m'l)'ca,lo u ~ la r:f)/I,rlirt.if) j'lt rt :l( 32. - ~G- .'j.' rdta,'sn ;:, elecciondnl demandante, cOlltra todo" 108 cm- I;Jiec~; pcru desde el momento en que uno de ellos satisface lo rue constitu ye puede constituir la pena, quedalllos de- ",,1s libres de su obligacion (e), Y, en ('fecto, limit':lIldose el dN'echo del demandante hacerse indemnizar',/'s obvio quc- la inuemnizacion no puede ser pagada ms que una vez. e) EII cuanto la tmsmision de las acciones penales contc'a los herederos del demandante, existen diferentes re- g-lclS pam ambas clases de acciones. Las bilatel'a les no se ejercitan nunca contra los herede- ros; en otros trminos, nadie puede reclamar- 10 que se le d(>i)e titulo de pena contra los heredel'os de su deudor (d). Sin embargo, hay que hacor dos advertencias. Si la accion' n" mix ta, puede reclamarse 'contra los herederos del delio- c lle nt~ la porcion debida ttulo de ndemnizacioll, pero slo itasta dnde alcance el beneficio que les hubiese procurado- d delito (el; tal es la regla general para todas las obligacio- ncs fundadas en un delito (f). Si la accion se ha ejercitado ponen fuera de toda duda el pensamiento del jurisconsulto. OtI'O tanto pueue decirse, y con mayor razan, de la injuria. puesto que el acto de- cada uno de Los indiviJuos que intervinieron en el delito constituye por si una injuria. L. 34 de injur. (XLVI!, 10). A as acciones de esta especie 83 refiere la L. 5, pI'. de nox. acL. (JX, 4): ne allero convento alter libe Tabitur. Vease ms adelante, 234. (e) L. 1, 4, de eo per quem faetum (I!, 10). L. 14, 15, L. 15, quod metus (IV. 2). L. 1, 10, L. 3, 4, de ]is qui cffLld. (IX, 3), L, 17, pI'. de dolo (IV, 3). Vase 232, YRibbentrop, vonCorre

View more