la iglesia del convento de madres...

Download LA IGLESIA DEL CONVENTO DE MADRES riubu.ubu.es/bitstream/10259.4/2118/1/0211-8998_n221_p267-297.pdf ·

Post on 29-Aug-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • LA IGLESIA DEL CONVENTO DE MADRES CARMELITASDE SAN JOS Y SANTA ANA DE BURGOS

    ALBERTO C. IBANEZ PREZREN JESUS PAYO HERNANZ

    Al llegar el siglo XVI, la ciudad de Burgos era asiento de un nu-trido grupo de monasterios y conventos masculinos y femeninos. Al-gunos eran antiguas y consolidadas fundaciones medievales. Bastecitar los monasterios de San Juan, San Pablo, Las Huelgas, SanFrancisco, Santa Clara, San Agustn, La Trinidad... Otros eran msrecientes como la Cartuja, en las inmediaciones de la capital, o el deSanta Dorotea, de monjas agustinas, ambas fundaciones de fines delsiglo XV. Durante el siglo XVI, este carcter de ciudad-conventoque defina a la Cabeza de Castilla se vio incrementado por el asien-to en la misma de nuevas casas, o bien de rdenes antiguas, o biende rdenes nuevas o de ramas reformadas de las ya existentes (1).As tuvo lugar la pronta instalacin de los jesuitas, en el centro dela capital, como fue habitual en todas sus fundaciones. Por otro la-do, tambin se instalaron, en estos arios, algunos nuevos centros re-ligiosos femeninos en Burgos. Uno de ellos fue un convento deagustinas regulares, llamado de la Madre de Dios, fundado en 1558por el cannigo Juan Martnez de San Quirce que fue protegido porel Consulado de Burgos. En otras ocasiones, algunos monasterios

    (1) Una sntesis sobre la historia de los centros monsticos y conventualesexistentes en Burgos en el siglo XVI y las nuevas fundaciones que en la ciudad severificaron se encuentra en Nicols LOPEZ MARTNEZ: "Aspectos de la vida cele-sial en el Burgos Moderno", Historia de Burgos, Edad Moderna. T. 3 (1), pg. 351 yss. Tambin aporta datos al respecto sobre estas instituciones Jos PREZ CAR-MONA: "Burgos en tiempos de Santa Teresa", Burgense, 5, (1964), 276-279.

    B.I.F.G. Burgos. Ao LXXVIII, n. 9 221 (2000/2)

  • 268 ALBERTO C. IBEZ - REN JESS PAYO [2]

    femeninos trasladaron su casa desde los campos o despoblados a laciudad, aspecto ste que qued reglamentado en algunas rdenesdictadas por Felipe 11 (2).

    A este nmero notable de conventos y monasterios, masculinos yfemeninos, hay que unir una gran cantidad de casas en las que seinstalaban beaterios, a veces situados en las proximidades de igle-sias, ermitas y monasterios, y en los que vivan hombres, pero sobretodo mujeres, en vida de retiro dedicada al culto y la oracin.

    La fundacin de pequeos conventos y casas religiosas nosiempre se llev a cabo con unas condiciones que garantizaranuna verdadera religiosidad siendo, en muchas ocasiones, meros lu-gares de refugio de gentes que se alejaban de los rigores del siglo.Por otro lado, estas nuevas fundaciones, en muchos casos, se veri-ficaban sin una base econmica suficiente para permitir la vidadigna, en religin, de las personas que all se acogan. Este hechohizo que, en 1593, el rey Felipe II dictara una orden en la que seprohiba fundar nuevos conventos y monasterios sin permiso deobispos y superiores, con el objeto de garantizar los medios sufi-cientes para su mantenimiento, sealando que la mitad de las do-tes se empleara en rentas, juros o censos y que se dispusiera laotra mitad para gastos comunes (3). Estos aspectos nos ayudarna entender las razones por las cuales la fundacin del convento delas carmelitas de Burgos, que tuvo lugar en estos arios finales delsiglo XVI, se vio rodeada de una serie de dificultades muy nota-bles a pesar del evidente prestigio del que gozaba su fundadora,Santa Teresa de Jess.

    La fundacin del convento de San Jos y Santa Ana de Burgos y losprimeros arios de vida de conventual

    La fundacin del convento de San Jos de Burgos hunde susraces en 1580, fecha en la que Santa Teresa se encontraba en

    (2) Alberto C. IBEZ PREZ: Burgos y los burgaleses en el siglo XVI, Exc-mo. Ayuntamiento de Burgos, Burgos, 1990, pg. 349. En 1568, se trasladaron lasCalatravas desde San Felices de Amaya. En 1569, se produjo la instalacin en Bur-gos del convento de cistercienses de Renuncio. En 1589 llegaron las concepcionistasde San Luis procedentes de Santa Gadea del Cid. Por fin, en 1601, se asientan en laCabeza de Castilla las benedictinas de Los Ausines.

    (3) Archivo Municipal de Burgos. Histrica, 368. 28-VII-1593. Orden del Reysobre la fundacin de nuevos conventos y modo de repartir sus rentas (Citado porAlberto C. IBEZ PREZ: Burgos y los. burgaleses... pg. 355).

  • [31 LA IGLESIA DEL CONVENTO DE MADRES CARMELITAS... 269

    Valladolid (4). Sin embargo, desde unos arios antes y a instanciasdel jesuita padre Ripalda, se haba venido gestando la posibilidadde que se instalara en la Cabeza de Castilla una casa de MadresCarmelitas a lo que contribuy afanosamente la rica dama burga-lesa Catalina de Tolosa. En 1580, la santa, seala en el libro de LasFundaciones, al referirse al convento de Palencia, lo siguiente: Ha-ba casi un ao que se trataba de hacerle junto con el de Burgos yantes no estaba yo tan fuera de ello (5). Estando en la capital delPisuerga, pas por ella, ese ario de 1580, camino de su nueva sede,el recin nombrado arzobispo de Burgos don Cristbal Vela (natu-ral de vila y quien, sin duda, conoca perfectamente no slo laobra sino tambin a la familia de la Santa). En esa ciudad recibiel palio que le fue impuesto por el obispo de Palencia, don Alvarode Mendoza, gran protector carmelitano y decidido defensor de laSanta quien, a instancias de la madre, pidi permiso al nuevo ar-zobispo burgals para fundar en Burgos, obteniendo licencia ver-bal, sealando sta que as me dijo el obispo que por licencia noquedase que el se haba holgado mucho de ello; y como no trata elConcilio que se de por escrito sino que sea con su voluntad se podatener por dada (6). Santa Teresa decidi fundar primero el conven-to de Palencia, en el invierno de 1581, pues le pareci que era me-jor hacer primero lo de Palencia, como estaba ms cerca y por serel tiempo tan recio y Burgos tan fro y por dar contento al buenobispo de Palencia (7). Antes de pasar a Burgos, surgi la oportu-nidad de fundar el convento de Soria, lo que volvi a retrasar lafundacin burgalesa. El 9 de abril de 1581, el padre Jernimo Gra-cin de la Madre de Dios, provincial de los conventos de religiososy religiosas carmelitas, daba licencia para que la madre Teresa de

    (4) Para el conocimiento de la Fundacin burgalesa existen algunos muy inte-resantes trabajos: Fray Silverio de SANTA TERESA: "Santa Teresa grande amigade Burgos", Boletn de la Comisin Provincial de Monumentos de Burgos, 1, (1922),24-25. Imprescindible resulta el de Fray Valentin de la CRUZ: Santa Teresa en Bur-gos. Historia de la ltima Fundacin, Editorial Monte Carmelo, Burgos, 1982; Graninters presenta el trabajo de Fray Toms LVAREZ DE LA CRUZ: Burgos. 1582,visto con ojos de una mujer, Publicaciones de la Institucin Fernn Gonzlez, Bur-gos, 1999. Ms general es el trabajo de Rafael MEJA: Las Fundaciones de las Car-melitas Descalzas en Espaa y Portugal. 1562-1995, Editorial Monte Carmelo, Bur-gos, 1998, pg. 128.

    (5) Teresa de JESS: Las Fundaciones, Cap. 29, 2 (Hemos manejado la edicinde fray Tomas lvarez, Editorial Monte Carmelo, Burgos, 1990).

    (6) Ibdem, Cap. 31, 4.(7) Ibdem.

  • 270 ALBERTO C. IBEZ - REN JESS PAYO [4]

    Jess pudiera fundar un convento en la ciudad de Burgos. En abrilde 1581, lleg a Palencia, donde se hallaba la santa, doa Catalinade Tolosa, dos de cuyas hijas ya haban ingresado en la orden (8).Se traslad a la ciudad del Carrin acompaada de otras dos desus hijas que tambin deseaban ingresar en el Carmelo. Doa Ca-talina trat con Teresa de Jess sobre el tema de la fundacin deBurgos, encargndole sta que le buscara una casa en la ciudad.Para ayudarle en tal empresa fue acompaada, en su regreso a lacapital castellana, por don Jernimo de Reinoso, cannigo palenti-no en quien confiaban plenamente. A la vez deban gestionar la li-cencia del ordinario. Sin embargo -y a pesar de la licencia verbalque don Cristbal Vela haba otorgado ante el obispo de Palenciaen Valladolid- la aprobacin definitiva empezaba a plantear msproblemas que los que, en principio, podan esperarse, ya que elarzobispo haba decidido que la fundacin contara con el consen-timiento de la Ciudad y que deba estar garantizada con unas ren-tas suficientes para el sostenimiento de la comunidad. El trmitede la aprobacin por el Regimiento ciudadano se salv sin dema-siados problemas y en sesin de 4 de noviembre de 1581 se aprobpor el municipio la fundacin.

    La noticia del consentimiento municipal hizo que la Fundadoradecidiera trasladarse a Burgos desde vila donde se encontraba enesos instantes, con varias monjas de distintos conventos que consti-tuiran la primera comunidad burgalesa. Del convento de vila vi-nieron, adems de la Santa, Teresita de Jess (su sobrina), la beataAna de San Bartolome y Mara Bautista. Del de Alba de Tormes,Tomasina Bautista, Teresa Saiz e Ins de la Cruz. Del de ValladolidCatalina de la Asuncin y del de Palencia Catalina de Jess. Acom-paadas del padre fray Jernimo Gracin de la Madre de Dios lle-garon a la ciudad el 26 de enero de 1582, tras un penoso viaje (9).Nada ms llegar, la Santa visit el Cristo de San Agustn, por con-sejo del padre Gracin, para poner bajo su proteccin la nueva fun-dacin. Tras esto, la comitiva se traslad a la casa de doa Catali-na de Tolosa, sita en Huerto del Rey, en las inmediaciones de laparroquia de San Gil, donde haban estado asentados los jesuitasdurante catorce arios. Gracin se entrevist con el arzobispo el 27

    (8) Para ms informacin sobre Catalina de Tolosa se puede acudir a fray Va-lentin de la CRUZ: Op. Cit.

    (9) Teresa de JESS Las Fundaciones, Cap. 31, 11 a 17.

  • [5] LA IGLESIA DEL CONVENTO DE MADRES CARMELITAS... 271

    de enero, un da despus de la llegada a la ciudad, para solicitar ladefinitiva licencia. El prelado no debi recibirlo con gusto ya queestaba enojado pues el grupo de carmelitas haba llegado sin supermiso y despidi al provincial sealndole que no se otorgara la

Recommended

View more >