erase una vez - hna. emperatriz

44

Upload: soryear

Post on 20-Jul-2015

72 views

Category:

Education


9 download

TRANSCRIPT

Page 1: Erase una vez - Hna. Emperatriz
Page 2: Erase una vez - Hna. Emperatriz

de la Conferencia

En los salones

de Religiosos de Colombia

Page 3: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Una acción de gracias rompe el infinito conun coro de suspiros que Surca el cielo

de diez países,

Page 4: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Una experiencia maravillosa a punto de ser

concluida.

Page 5: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Es el llamadodivino

que nos invitó

a contribuir

Page 6: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Con elporvenir

Denuestras

Comunidades.

Page 7: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Es el Señorque hace

resplandecersu rostro

sobre nosotros

Page 8: Erase una vez - Hna. Emperatriz

y pone en nuestras

manos “el tesoro

escondido”, “ la perla preciosa”.

Page 9: Erase una vez - Hna. Emperatriz

que desde su

simplicidad y sencillez brindaron acogida y calidez humana

En manos llaneras

Page 10: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos paraguayas

que al relacionarse

contrasparencia Ofrecierontestimoniode amor a Dios y

dejaron una estela

de bondad.

Page 11: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos nariñenses que al

mostrarse dignas

trabajaron con esmero por el bien

grupal.

Page 12: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manosvenezolanas que

acompañaron el don

Magníficode unavozpara

alabara Dios.

Page 13: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos panameñas que con

su diariocompartir

Aumentaronel sentido

congregacional.

Page 14: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos costeñas

que cadamañana

Despertabanla voz deltambor, para en

las Eucaristías,

alabar al Jesús.

Page 15: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manospanameñas

Que alabrazar

una guitarrase aunaron con la voz,

para Orquestar

unasinfonía dealabanza a Dios, que noserá posible

olvidar.

Page 16: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos antioqueñas,

Que sesienten

identificadascon la tareaeducadora

del Maestroy que

complementaron su alegría constante y su batallacontra la

enfermedad.

Page 17: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos risaraldenses,

Que consagradaspara el ministeriosacerdotal, son

habitadaspor una sabiduría

admirableque al salir al

exterior con mil destellos dereflexión, Cuestionan

y animanarona seguir a Jesús.

Page 18: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manosKenianas,

color de ébano,

que nos regalarondía a díala prueba

de la fraternidadporque abiertas

al afecto, nos dieron

lección de cultura y danza africana.

Page 19: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos chiquinquireñas,

Que conel fervor

del amor primeroy bajo el manto

protectorde Nuestra

Señora, patrona de Colombia,

nos regalaron su Sonrisa de acogida .

Page 20: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manosmexicanas

que con lahuella indeleble,

del amormariano, guadalupano,

repartieron congenerosidad testimoniode acogida

y generosidad.

Page 21: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos santandereanas

que fielesa su santapatrona,

derrocharon en la

cotidianidad, dignidad,

portefemenino

y delicadeza.

Page 22: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos santandereanas

Que fielesal espíritu

franciscano, siempre

estuvieron prestas a un

Serviciooportuno con finosmodales.

Page 23: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos antioqueñas,

Que conscientes de la

importancia de la formación,

solicitando capacitación, nos dieron la oportunidad de compartir el gozo de la Consagración.

Page 24: Erase una vez - Hna. Emperatriz

ManosManizalitas

Queexperimentaron

Laalegría del

seguimiento y la

acogida

Page 25: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos timbiqueñas

Que con el júbilo de

la edadjuvenil,vuelvieronla vida poesía, y cada

momento del díamelodía y oración.

Page 26: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos ecuatorianas,

Comprometidascon su laborpastoral, donde la

responsabilidad y el amor

congregacional,animaron a hacer latravesía.

Page 27: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos bolivianas

Orgullosas de su

ancestroy de su cultura, decididas a Continuar

en elseguimiento

DeJesús.

Page 28: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos españolas

Fieles al don

recibido,se

mostraron siempre

acogedoras y dispuestas

a Generarvínculos.

Page 29: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos Norte

santandereanas

que confiando en la

Providencia divina

Repartencaridad sin

par enciudad Bolívary nos brindaron

su testimonio

de sencillez.

Page 30: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manosnicaragüenses,

Sensibles a la situación

de supueblo,

abiertas alcuestionamiento

Y se dejaron

transformar Por esta

experiencia

Page 31: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En ManosIpialeñas

Que con cariño Forjaron

con sonrisasLa dedicación

y elAmor porRecoger

Esta experienciapara su

Congregación

Page 32: Erase una vez - Hna. Emperatriz

ManosPaisas

Que desde el silencio

y la dedicación

Noscompartieron

cada Puntada,

El amor al niño Jesús

Page 33: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos Ecuatorianas

Concriteriosclaros, frente

a la tarea formadora

y de acompañante

Page 34: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manosbolivianas

con unafuente

inagotablede risas, nada

fue tan serio que nose pudiera

decir con unasonrisa y la melodíade una

pandereta.

Page 35: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos caldenses

Manantialde ideas,

del arte, de lacreatividad

para Evangelizarcon el cantoy la novedad.

Page 36: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos bogotanas

Dueñasde una

sencillez admirable,acuñada

Conexperiencias de vida, donde lahistoria y el cuento,

eran protagonistas

Page 37: Erase una vez - Hna. Emperatriz

En manos caucanas

Con unaurgencia

manifiesta de

hacer elbien,

especialmentea sus

Hermanas

Page 38: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Por eso, al término de estaexperiencia,

donde se puede concluir:que despedirse es morir un poco.

Con el leproso delcamino nos detenemos,

giramos hacia atrás y con voz grave y

trémula decimos: gracias.

Page 39: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Gracias a estasmanos

Inmaculadas…¡Tantas

experienciasque

tejieron undechado

de sabiduría!

Page 40: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Manos que no solo

administraron…

Page 41: Erase una vez - Hna. Emperatriz

sino que fueron puentepara la integración,

para el sanoesparcimiento,

el bienestar, acogida, comodidad;

la puerta abierta,la toalla limpia,

la taza de café, ode aromática,

el piso brillante, el ornamento Planchado,

el cable conectado.

Page 42: Erase una vez - Hna. Emperatriz

el correo enviado, la hoja Fotocopiada…

Page 43: Erase una vez - Hna. Emperatriz

El plato prestadoEl algo servidoEl cesto de la

basuraLimpio…

Page 44: Erase una vez - Hna. Emperatriz

Y así como la Madre tierra abriga en suseno la semilla para que germine;

el silencio de nuestro barullo indicará, que estamos acunando esta lindaexperiencia en el corazón para que estallen los frutos que Dios espera ver..

Y Así desde las Casas que hoy nos esperan, Recordaremos siempre que:la fiesta del encuentro, siempre empezó… en la puerta.