el nacimiento mítico de la nación criolla: mito, historia e identidad en

Click here to load reader

Post on 12-Feb-2017

215 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Revista destiempos N37

    Nueva poca ISSN: 2007-7483

    www.revistadestiempos.com

    58

    EL NACIMIENTO MTICO DE LA NACIN CRIOLLA: MITO,

    HISTORIA E IDENTIDAD EN LA NARRATIVA DE MIGUEL

    SNCHEZ

    Brbara Ann Ailstock El Colegio de Mxico

    Si buscamos los elementos esenciales de la cultura y las jerarquas sociales, vemos que el fundamento de todas ellas es en su esencia el mito. Ya sea que se trate del mundo clsico o del precolombino, el mito cumple la funcin de definir a las sociedades y sirve para otorgar a su gente una identidad: proporciona a su pueblo una explicacin de sus tradiciones y le ayuda a ubicar sus orgenes de manera simblica. Sus receptores ven en ellos la ilustracin de sus costumbres, la plasmacin de su propio modo de ver al mundo y la justificacin del sentido de ciertos actos, ceremonias o instituciones.1 Su creacin, segn explica Jenny Asse Chayo:

    [...] es inherente al proceso del pensamiento y responde a una necesidad humana bsica. El mito es una expresin de la emocin y los instintos con caracteres objetivos y propios, y esta expresin simblica como par-te constitutiva del trabajo del mito, caracteriza el proceso humano del pensamiento.2

    En gran parte la mitologa, contina Asee Chayo, objetiviza y organiza las esperanzas y miedos humanos y los metamorfosea en trabajos persistentes y durables.3 Se vuelven parte de la tradicin y es a partir de ellos que los pueblos pueden construir identidades, religiones y formulan conceptos morales; su creacin responde a una profunda necesidad de saber de sus inicios, de su pasado. Como bien explica Juan Herrero Cecilia:

    [] los mitos de la Antigedad fueron tomando forma en la tradicin oral para ofrecer respuestas, por medio de relatos imaginarios, a las preguntas problemticas que los individuos podan plantearse sobre el origen del mundo, sobre su finalidad y sobre los enigmas de la vida y de la muerte, enigmas a los que ninguna teora lgica puede ofrecer una

    1 Margarita Almela (coord.), Prlogo, Tejiendo el mito, Espaa: Universidad Nacional de Educacin a Distancia, 2010, p. 9. 2 Jenny Asse Chayo, El mito, el rito y la literatura, Tiempo, Mxico: Universidad Autnoma Metropolitana (octubre, 2002), pp. 54-55. 3 Ibid., p. 55.

    http://www.revistadestiempos.com/http://www.revistadestiempos.com/

  • Revista destiempos N37

    Nueva poca ISSN: 2007-7483

    www.revistadestiempos.com

    59

    explicacin satisfactoria.4

    La inclusin del mito en la literatura no resulta sorprendente; pues forman la matriz de la cual emerge la literatura tanto histrica como psicolgica [...].5 De cierta forma, el mito re-elaborado contiene para nosotros un profundo valor simblico y una funcin alegrica.6 Las transformaciones y variantes que existen de ellos dan fe a la vitalidad y su vigencia, pues nos muestran cmo las sociedades en distintos momentos adaptan y los adecuan a sus necesidades. Margarita Almela declara:

    Las variaciones con que el mito se presenta a lo largo de los siglos en sus sucesivas versiones y reutilizaciones nos hablan no slo de su vitalidad y su vigencia, sino de su historicidad en el sentido de que cada versin y revisin revela las caractersticas del contexto histrico y social que las produce. [...] Las alteraciones sufridas por los mitos a travs de los siglos nos revelan claramente la utilizacin de los mismos al servicio de una ideologa.7

    En el caso de la Imagen de Mara8, el presbtero Miguel Snchez9 no sola-mente nos narra la historia de las apariciones guada-lupanas, sino que tambin a partir de ellas reescribe el relato de la batalla apocalptica para dar a los habitantes de la Nueva

    4 Juan Herrero Cecilia, El mito como intertexto: la reescritura de los mitos en las obras literaturas, dille, Revista de estudios franceses 2 (2006), p. 60. 5 Jenny Asse Chayo, op. cit., p. 54. 6 Ibid., p. 56. 7 Margarita Almela, op. cit., p. 9. 8 Miguel Snchez, Imagen de la Virgen Mara, madre de Dios, de Guadalupe milagrosamente aparecida en la Ciudad de Mxico, Ciudad de Mxico: Imprenta de La Viuda de Bernardo Caldern, 1648. 9 A pesar de la importancia de su texto, sabemos muy poco sobre la vida del autor; en parte la falta de datos se debe a su papel como miembro del clero secular. Al no pertenecer a una orden religiosa regular, el bachiller no gener el mismo tipo de documentacin que se puede observar con las regulares, como por ejemplo con los jesuitas. La mayor parte de los informes seala que Miguel Snchez naci en 1594 o 1606, en la Ciudad de Mxico. De su juventud se sabe poco. Muchos de los historiadores que trabajan su obra lo identifican como un gran predicador y telogo. En 1640 public su primer escrito, Sermn a san Felipe de Jess, una prdica panegrica dedicada al mrtir beatificado en 1627 en Roma, con el patronazgo de don Lope Altamirano y Castillo. En el mismo ao (1640) dej su casa y se alberg en el Colegio de San Pedro y San Pablo. Ocho aos despus mand publicar su segundo escrito, la Imagen de la Virgen Mara, en 1648, con el patronazgo del Dr. Pedro Barrientos Lomeln. A lo largo de su vida demostr dedicacin a la Virgen pero a la vez a su patria, la Nueva Espaa. En 1662 entr en el Oratorio. En 1665 escribi Novenas para la Virgen de los Remedios y de Guadalupe y poco despus dej todo para retirase a la ermita de Guadalupe donde falleci y fue enterrado el 22 de marzo de 1674. Vase Brbara Ann Ailstock, El discurso poltico en dos textos guadalupanos de la Nueva Espaa: Imagen de la Virgen Mara, Madre de Dios de Guadalupe, milagrosamente aparecida en la ciudad de Mxico. Celebrada en su historia, con la profeca del captulo doze del Apocalipsis, de Miguel Snchez y la transmigracin de la Iglesia a Guadalupe, de Francisco Javier Carranza. Tesis de maestra (indita), Mxico: Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Facultad de Filosofa y Letras, 2012, pp. 28-29.

    http://www.revistadestiempos.com/http://www.revistadestiempos.com/

  • Revista destiempos N37

    Nueva poca ISSN: 2007-7483

    www.revistadestiempos.com

    60

    Espaa un nuevo origen divino que nace de la mitologa cristiana y que a su vez busca rescatar al pasado mtico indgena para poderlo incorporar a su historia. Sus ideas claramente forman parte de la expresin cultural de una incipiente identidad como herederos de la Conquista y reclamo de derechos sociales por parte de los criollos. Su discurso marca los cimientos de una nueva cosmovisin criolla que los pone en un nivel superior a su contraparte espaola.

    En su escrito, nuestro autor narra el papel histrico y religioso que tuvieron los fundadores y exalta las virtudes y el destino de los habitantes actuales del reino. Esencialmente, su relato es un recuento de la historia de la Nueva Espaa interpretado a travs de la rescritura de una de las ms celebradas escenas bblicas: el apocalipsis. En ello, cada elemento de la visin de San Juan corresponde a un elemento histrico, ya sea del precolombino o del periodo de la Conquista. El suyo es un esfuerzo para poder explicar la necesidad del sometimiento, para dar consuelo a los americanos y revelar un futuro prometido por Dios; sirve como una especie de apologa de la Conquista, para explicar e incluso ayudar a sanar las heridas causadas por un periodo histrico muy violento, que cambi el destino del mundo americano.

    Las resonancias de tales acontecimientos histricos en el texto, los ecos de mitos indgenas y la forma en que el bachiller los entreteje con la historia criolla, refleja el mestizaje de la misma sociedad novohispana. Al querer distinguirse de los espaoles recin llegados, los criollos buscaron la forma de apropiarse de la historia e identidad americanas. Dicha bsqueda los llev a crear su propia cultura, sus propios mitos. As, no resulta sorprendente la manera en que nuestro autor utiliza el mito para crear una nueva historia criolla, ya que:

    En cada versin del mito, pues, se introducirn consciente o inconscien-temente elementos del contexto histrico y social, que la marcarn con la impronta del momento en que se ha creado [] Las versiones actuales de los mitos nos hablan y muestran los cambios de mentalidad de nuestro momento histrico. [] Porque la interpretacin de un mito depende tambin del contexto, y por tanto, arroja luz sobre la ideologa y las ideas dominantes o emergentes del momento.10

    Parte de una interpretacin alegrica de la Conquista; hace uso de la batalla apocalptica como una representacin simblica de la lucha que se dio para obtener control sobre el Nuevo Mundo.11 Al fijarse en los personajes que aqu aparecen, el lector puede ver claramente cmo

    10 Margarita Almela, op. cit., p. 9. 11 Brbara Ann Ailstock, El discurso poltico..., op. cit., p. 40.

    http://www.revistadestiempos.com/http://www.revistadestiempos.com/

  • Revista destiempos N37

    Nueva poca ISSN: 2007-7483

    www.revistadestiempos.com

    61

    Miguel Snchez utiliza la analoga para poder establecer la siguiente interpretacin de personajes12:

    En su momento, la exaltacin de los criollos estaba todava ligada al pasado europeo y su descendencia como hijos de conquistadores, si no directamente, de manera simblica. El bachiller utiliza la grandeza de la Conquista para ensalzar a sus antepasados y para poder justificar a los criollos y su destino a travs de las profecas bblicas. Retoma elementos de las crnicas y textos como la Historia general de las cosas de la Nueva Espaa, as como de la tradicin popular del mito del regreso de Quezalcoatl; le proporciona un nuevo significado que sirve para relacionar esa historia con la de la Conquista. Es por dicha razn que el recuento comienza con una reconocida comparacin entre el mito del