el carácter de la escritura china como medio poético, por ernest fenollosa y ezra...

Click here to load reader

Post on 31-Oct-2015

320 views

Category:

Documents

6 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

EL CARÁCTER DE LA ESCRITURA CHINA COMO MEDIO POÉTICO, por ERNEST FENOLLOSA y EZRA POUND. Inrroducción y traducción de MARIANO ANTOLIN RATOEn 1913, la viuda de Emest Fenollosa entregó a Ezra Pound los manuscritos .chinos de · su ma1ido. Le dio plena libertad para publicarlos donde quisiera, cediéndole los derechos de autor y la suma de 40. libras. Puso una única condición: las notas contenidas en los cuadernos debían ser tratadas como literatura y no como filología.

TRANSCRIPT

  • \

    l ".

    ~.

    ERNEST FENOLLOSA 1 EZRA POUND

    EL CARCTER DE LA ESCRITURA CHINA

    COMO MEDIO POTICO

    Inrroduccin y traduccin de MARIANO ANTOLfN RATO

    VISOR LIBROS

    ~ (

    .. -

    . J : 1

    - -----,..-

  • /

    't

    En 1913, la viuda de Emest Fenollosa entreg a Ezra Pound los manuscritos .chinos de su ma1ido. Le ~ 'r dio p.lena libertad para publicarlos donde quisiera, ce- -.. _ dindole los derechos de autor y la suma de 40. libras. 1,; Puso un~ nica condici~n: las notas contenidas en los r cuadernos deban ser tratadas como literatura y no como filologa' .

    Mrs. Fenollosa haba ledo en la revista Poetry al-gunos poemas de Pound (incluidos luego en Lustra) y

    ' Vase al respecto la introduccin de Mirko Lauer a la versin castellana de Cac!Jay. realizada por R. Silva-Santisteban. Tusquets Editor. Barce-lona, 1972.

    9

    , . ~ 1 ,.

  • consider que el poeta norteamericano podra ser el intrprete que hubiera deseado su marido, muerto en 1908. No se equivoc. Ezra Pound difundira entusias-mado la obra inJdita de Fenollosa y conservara una gran admiracin hacia l durante toda su vida.

    Fue una cuestin de coincidencia en cuanto a plan" . teamientos poticos se refiere. El lxico de Pound, como seala Eliot ~ estaba abierto a la poesfa china tal y como la concebfa Feno/losa. Basta con confrontar sus versiones de Cathay con otras del chino al ingls de la misma poca para comprobarlo. Tambin se pueden leer algunos poemas de Pound anteriores a 1913. Con slo eso, se ver hasta qu punto estaba en disposicin de recibir y transrrtir el legado de Fenollosa. Y de modo literario y no filolgico, segn la condicin im-puesta por Mary Fenollosa. A mi juicio, iJmecesaria-mente. Sobraba cualquier condicin de ese tipo. Los textos de Pound, incluso los ms tericos en aparien-cip, nacen siempre de un espritu potico (de poiesis, creacin).

    Pound ya haba dado muestras de su inters por la poesa japonesa, y en especial por el haiku 3 Tanto l como los dems imagistas construyeron sus teorfas te-niendo muy en C11enta que el arte y la poesfa japonesa consideran la imagen en ~n sentido pictrico o, al

    'Cfr. T. S. ELIOT: "Ez.ra Pound: su mtrica y su poesla", trabajo incluido en Criticar al crtico. traduccin en Alianza Editorial, Madrid. 1967, p . 234 y ss.

    ' El haiku es una forma potica japonesa que se desarroll a mediados del siglo XVII. Consiste en diecisiete sUabas distribuidas en tres versos de cinco siete-cinco slabas. Cfr . al respecto M. ANTOLIN RATO y A. EMBID: Intro duccin al budismo zen: Ensetianzas y' textos. Barra) Editores, Barcelona, 1972. p. 176 y ss. Al lt pueden encontrarse bastantes ejemplos de es te tipo de poesla. Ver tambin D. KEENE: La literatura japonesa, traduccin en Brevia ros de l Fondo de Cultura Econmica . Mxico.l96S'. p. JS y ss.

    10

    i

    menos, visual. Sus escritos sobre la imagen lo demues tran claramente. Y eso sin. analizar a fondo su produc-cin potica, donde queda refle}aia la tcnica de im-genes superpuestas que constituye uno de los m todos caractersticos del haiku.

    En Poetry (nmero de marzo de 1913), Ezra Pound hace una definicin de la imagen que es claramente deudora de los planteamientos poticos japoneses: Una imagen es tm comp lejo intelectual y emocional en un instante del tiempo ( ... ), la presentacin de una ima gen semejante es la que da esa sensacin de libertad sbita, esa sensacin de repentino crecimiento que ex-perimentamos er presen cia de las ms grandes obras de arte.

    Por otra parte, en The Fortinightly Review (se-tiembre de 1914), explica el modo en que el haiku entr en el proceso de composicin de uno de sus poe-mas ms 'conocidos: Hace tres aos (1911), en Pars, m e apeaba del metro en La Con corde y vi repentina-m ente un rostro muy hermoso y despu_s otro y otro ( ... ) y durante todo ese da intent expresar en p ala-bras lo que eso haba significado para m ( ... ). Y aque-lla noche (. . . ), de repente, encontr el modo de expre-sarlo ( ... ) no con el lenguaje, sino con stbitas manchas de color. Era precisamente eso - un modelo (pattern), o quiz no fuera un modelo si por tal se ~ntiende algo que implica repeticin - (. ... ). Era una palabra, el co-

    . mienzo de un nuevo lenguaje en color (. .. ). Escrib un poema de trein ta versos y lo destrof, porque consista en una obra de esas que llamamos de segunda intensidad. Seis meses ms tarde escrib un poema mucho ms corto; un ao despus (1912) escrib esta especie de haiku:

    11

  • \ La aparicin de estos rostros en una multitud Ptalos sobre un ramo negro, hmedo.

    f'ero estos dos versos no son semejantes a un haiku porque constituyan un poema muy c;orto, o. p orque la imagen sea vagamente japonesa. La relacin de Pound con el haiku es mucho ms pro/Jmda. Escribe: Los japoneses han tenido el mismo sentido de exploracin. Han ent~ndido la belleza de este modo de conocimien -to (esto es, escritura "imagista ", en cuanto opuesta a escritura "lrica") ( ... ). Los japoneses han desarrollado la fomta del lzaiku:

    Una flor cayendo vuelve a ~'::': !'ama: Una mariposa 4

    Podrfa afirmarse que el paso del estilo imagista de Lustra (tn'butario de la poesa japonesa), al ideogram-tico de los Cantos viene sealado por el apoyo ten'co que los textos de Fenollosa p roporcionaron a Pound. Esta influencia se prolongara durante mucho tiempo. E n 1934, Pound segua rompiendo lanzas en favor de Fenol/osa cuando escribe en El ABC de la lectura: Tal vez, el ensayo de Fenollosa (se refiere concretamente a El carcter de la escritura ch ina cqmo medio potico) hayu sido demasiado adelantado para ser fc ilmente comprendido en su poca. El no proclam su mtodo como mtodo. Procur explicar el ideograma chino como medio de transmisin y registro del pensamiento.

    Sobre la influencia de las teorias esttcas japonesas en Po und, cfr. E. MI NER: ' ' Pound . Haiku and the lmage". recogido en el libro colectivo editado por W. SUTTON: Eua Pound: A col/ection o.fcriticaf Essays. Prentce Hall , Englewood Cliffs, N.J., p. liS y ss.

    12

    (.

    [

    : .

    Lleg a la raz del asunto, a la raz de la diferencia entre lo que es vlido en el pensamiento chino y no vlido o engaoso en la mayor parte del pensamiento y lenguaje europeos 5

    Pero antes de ocuparme directamente de la aporta cin de Fenollosa -va Pound- a la poesa occiden tal; proporcionar unas breves notas acerca de su vida y obra, tan escasamente conocidas (o al menos dt/un -didas).

    Emest F. Fenollosa proced(a de una f amilia de mt sicos de origen espaol, y su padre form parte de la orquesta sinfnica de Boston. Al parecer, el apellido Fenollosa es el re~ultado de la americanizacin del ori ginal Hinojosa 6

    Estudi en Ha~vard, gradundose en Filosofa. En aquellos aos, su inters se centraba en el pensamiento de Hegel. En 1878 f ue contratado por la Universidad Imperial de Tokio, recin abierta a los estudios occi-dentales. All fue profesor de Economa Poltica Y Filosofa, ocupndo posteriormente la ctedra de Es ttica.

    J)esde el momento de su llegada al Japn se inte res vivamente por el arte de este pas, y tambin por el arte chirw, convirtindose en un especialista en tales materias, as como en poesfa y en teatro Noh. E 11 1886 es nombrado profesor de Esttica de la Acade~ia de Bellas Artes del Museo Imperial de Tokio.

    EZRA PO UNO: El A B C de la lect11ra, traduccin en Ediciones La Flor, Buenos Aires , 1968, p. 16 y ss.

    Estos datos y algunos de los que seguirn aparecen en el prefacio a la obra de ERNEST FENOLLOSA : Epoch s ofChinese and Japanese Art. Dover. Nueva York, 1963.

    13

  • r

    .. . .-:; .

    ,. '

    . .".'.

    ...

    En 1890 se traslad a Boston como director del Departamento de Arte Oriental del museo de la ciu-dad, a cuya constitucin haba contribuido con bas-tantes obras de su propiedad. A partir de entonces desarrolla u na activa labor como conferendante y escritor, d1/undiendo por los Estados Unidos y p or Inglaterra . sus conocimientos de arte y poesa orientales.

    Regresa a Japn, instalndose cerca de Kioto, donde vive al modo japons, estudiando, no slo el arte, sino tambin la religin, el drama Noh y la poesa china y japonesa.

    En 1900 regresa a los Estados Unidos, al ser nom-brado profesor de la Universidad de Columbia. Muere en Londres, en 1908, cuando se dispona a regresar a Amrica, despus de pasar el verano en Inglaterra.

    Las teoras de Peno/losa, y su desarrollo a travs de Pound, han sido, y siguen siendo, muy discutidas. Los sinlo.cos profesionales dicen que simpl1/ic6 en gra-do sumo la complej:dad de la ideografa china. Asf, cuando afirma que: Los caracteres y las f rases del chino son, ante todo, evidentes estenografas visuales, en opinih de William Me Naughton, est delirando, puesto que apenas una quinta parte del lxico ch.irzo se ajusta a esta descripcin. Sin embargo, no por equ i-vocada deja de .ser froctffera su interpretacin, como queda de manifiesto en las versiones que Pound hace del Shih-ching 7, donde trata de conservar los ttsonidos superiores etimolgicos de los signos. Segn esta teo -ra, desarrollada en El ABC de la lectura, e/ lenguaje debe de estar cargado de sentido hasta el lmite de lo

    ' EZRA POUND: Siliil ciling: Tile classic anthology defined by Confu cius. Londres. 1955.

    14

    posible, partiendo de palabras que proyectan imge-nes sobre la retina m en tal 8

    No voy a entrar en detalles acerca de la ortodoxia o heterodoxia de las teorfas de Fenollosa, con respec to a la ciencia sinolgica (mis conocimientos no dan para tanto), por ello m e centrar en su visin de la escn'tura china y en su aplicacin a la imaginacin potica de Occidente 9

    Sealar, sin embargo, la postura intransigente de Pound. Con su connatural desfachatez, arremete contra los sinlogos de su tiempo. Les ac