ed 1634 pregonero fontibon

Download ED 1634 Pregonero Fontibon

Post on 18-Mar-2016

220 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Un medio alternativo de comunicación comunitaria para la discusión y aporte sobre la diversa problemática de la localidad y la ciudad en los ámbitos social y económico, cultural, bienestar, salud, educación, juventud, género y demás....

TRANSCRIPT

  • Semanario 35 Aos Circulando

    por Fontibn

    Edicin N 1.634 Sbado Junio 30 de 2012 Registro ISSN 2216-121X

    Fontibn y otras tres localidades las primeras con SITP Este sbado inicia la operacin de la troncal de la 26 de Transmilenio, es el comienzo de un nuevo esquema operacional conocido como el Sistema Integrado de Transporte Pblico (SITP), el cual dividir en 13 zonas, a cargo de una empresa operadora que ofrecer rutas a todos los sectores de la ciudad. Las primeras localidades en donde se imple-mentar el SITP son Usaqun, Engativ, San Cristbal y Fontibn, don-de los habitantes comienzan hacer parte de ese revolcn en materia de transporte pblico. Los capitalinos ya no pagan con monedas ni billetes, y los conductores no tendrn que recaudar el pasaje. El pago se har con una tarjeta inteligente que puede ser usada en los distintos tipos de transporte. El nuevo esquema de rutas se clasifica en troncales, auxiliares, alimentadoras, complementarias y especia-les. En la localidad de Fontibn falta mucha informacin sobre la operacin del nuevo sistema de transporte pblico, ni siquiera se sabe en donde estn ubicados los paraderos ni sobre las rutas internas.

    El prximo martes

    Arranca nuevo pico y placa La Secretara de Movilidad record que a partir del prximo martes 3 de julio, iniciar a regir la restriccin de pico y placa con los cambios reali-zados por la Administracin Distrital. El prximo martes la restriccin inicia con las placas terminadas en nu-mero impar, o sea 1-3-5-7-9. La entidad recalc que hay que tener en cuenta que los vehculos cuyo ltimo dgito de matrcula o placa termine en nmero par (0-2-4-6-8),

    tendrn restriccin los das hbiles pares y los vehculos cuyo ltimo nmero de placa o matricula termine en nmero impar (1-3-5-7-9), tendrn restriccin los das hbiles impares. La medida aplicar entre las 6 a.m. y las 8:30 a.m. y entre las 3 p.m. y las 7:30 p.m. de lunes a viernes du-rante das hbiles.

    Inicia verificacin para cobrar valorizacin Entre el 5 de julio al 30 de agosto se realizara la visita de predios en la loca-lidad de Fontibn que inici el Instituto de Desarrollo Urbano IDU, para la actualizacin de las caractersticas de ms de milln y medio de predios de Bogot que sern objeto de la asignacin de la segunda fase de valoriza-cin local, segn el Acuerdo 180 de 2005. Esta tarea ser ejecutada en un plazo de 5 meses y tiene como fin precisar una variedad de aspectos del inmueble como las reas, los usos de las mismas, nmero de pisos, e inclu-sive detectar la existencia de nuevas unidades prediales en la ciudad. Para el efecto el personal del IDU plenamente identificado, tomara fotografas y validara informacin jurdica en cada inmueble. Todas las actividades a realizar en este perodo por el IDU, no tendrn nin-gn costo para los ciudadanos y no se requiere el ingreso al inmueble, slo en casos excepcionales se re-querir ingresar al predio, ya que normalmente se tomar informacin desde la fachada.

    Hundida reforma a la justicia

    El Congreso de la Repblica, siguiendo las instrucciones del presidente, hundi el pasado jueves, en sesiones extras del Congreso, la reforma a la justicia. Des-pus del informe con el cual pedan hun-dir la reforma, acto seguido, procedieron a votar.117 representantes a la Cmara votaron a favor del archivo, mientras que en el Senado 73 votaron por el s. La proyecto de la reforma a la justicia y su posterior aprobacin, fue una iniciati-va gubernamental que dispuso del total apoyo del gobierno Santos y de todas las bancadas que hacen parte de la Unidad Nacional que decidi convertir la iniciati-va en un aforado constitucional a favor de los intereses y privilegios del Congre-so y las Altas Cortes lo que genero la indignacin y el rechazo nacional, conlle-vando al Gobierno retroceder en la apro-bacin de la iniciativa y al Congreso ar-chivarla.

    Se cay favorabilidad Segn encuesta de Invamer Gallup, la imagen de favorabilidad del presidente Santos cay del 61% al 48 por ciento y la desfavorabilidad del Congreso lleg al 63%, la de los Partidos al 73% y de las Altas Cortes al 70 por ciento, agregndo-le, que segn las encuestas, el 54 por ciento de los colombianos cree que la situacin del pas est empeorando. Las peores cifras son las que registra el Alcalde Petro quien mantiene un alto nivel de desaprobacin. El 65 por ciento de los encuestados desaprueba la forma como est desempeando su labor, en tanto que slo el 30 por ciento la apoya. Las cifras son iguales a las que presen-taba en la encuesta de abril.

  • Los Pilatos Por. Rafael Nieto Loaiza Para EL PREGONERO No tengo memoria de un episodio tan deshonroso para la institucionalidad colombiana. Ni siquiera aquel de

    1989, cuando un grupito parlamentario le colg un mico sobre la extradi-cin a un proyecto de reforma constitucional. En ese entonces, la mayora del Congreso era vertical, las cortes nada tuvieron que ver con el simio y Carlos Lemos , ministro de gobierno, tuvo una valerosa intervencin que hundi el esperpento. Ahora no hay quien se salve. O unos muy poquitos, para ser justos. Y en ese mar de podredumbre, me-recen reconocimiento Gustavo Gmez, presidente del Consejo de Estado, mientras sus colegas de las Altas Cortes se regodeaban con los beneficios que recibiran, sostuvo que la reforma a la justicia era "un acto vulgar" y "vergonzoso". Y un nmero nfimo de parlamentarios que vot en contra (26 de 268) y no se dej atrapar por la aplanadora insensata de la Unidad Nacional: los del Polo y los del Mira, y Carlos Ferro, Juan Lozano, Juan Carlos Vlez y Miguel Gmez Martnez , del partido de la U, Camilo Sn-chezy Juan Manuel Galn , del Liberal, y John Sudarskiy Gilma Jimnez , de los Verdes. Los goditos, siempre disciplinados, votaron en bloque. Pero salirse del redil no era solo un derecho sino un deber. Cuando empe-zaba el cuatrienio, algunos afirmamos que la Unidad Nacional deba servir no slo para la gobernabilidad, sino para hacer los grandes cambios que necesita el pas. La reforma a la justicia, no lo dudo, es uno de ellos. Es la gran reforma pendiente. Pero si el texto aprobado en los debates era ya un espanto, lo que sali de la conciliacin es un engendro horroroso. Por un lado, no ataca los problemas fundamentales de la administracin de justicia: la morosidad, la inseguridad jurdica y la corrupcin y politiza-cin de la Rama Judicial. Las cortes, por ejemplo, hundieron la propuesta de los precedentes judiciales obligatorios, para poder cambiar la jurispru-dencia a su antojo y arbitrariamente. Y se negaron a resolver el infausto choque de trenes. Por el otro, se convirti en el ms impudoroso intercambio de favores del que tengamos noticia. Los togados mantuvieron un silencio cmplice para que a cambio se les aumentara la edad de retiro a los 70 y el perodo de 8 a 12 aos. Y quedaron cobijados con un juicio poltico, como el Presidente de la Repblica. Si no bastara, podrn elegirse por cooptacin. Si los ma-gistrados fuesen los de antao, vaya y venga. Pero con los actuales, la cooptacin solo asegura que los muy malos de hoy elijan otros de su mis-ma condicin. A pesar de las crticas, conservaron sus facultades de parti-cipar en la eleccin de otros funcionarios. Adems, les entregaron un pre-supuesto enorme, del IPC ms dos puntos por diez aos, y doce billones de pesos adicionales en los prximos seis. Y ni una palabra sobre eficien-cia en el gasto y en la funcin pblica!. Los congresistas, que luchaban con justeza por la doble instancia y por la separacin de las funciones de investigacin y juzgamiento, en un infame acto de gula convirtieron el proyecto en una contrarreforma para asegurar mecanismos de impunidad. Los parlamentarios deben tener un rgimen especial para su privacin de libertad, en tanto cumplen una tarea funda-mental de representacin popular, pero? la prdida de investidura quedar en el papel, se afor a los secretarios del Congreso, se prohibieron las denuncias annimas, termin la "muerte poltica". A todas estas, el Gobierno jug a complacer a todos, como acostumbra. En plan reeleccionista, ni se iba a pelear con las cortes ni con los congre-sistas. Que la justicia quedara comprometida era lo de menos. Hasta que lo abrum la indignada reaccin pblica. Y entonces se atribuy un dere-cho que no tiene: el de objetar por inconveniencia y constitucionalidad una reforma constitucional. Yo no dudo de que el resultado de la reforma es inmundo, pero el precedente es psimo y slo contribuye a lo nauseabun-do. El estado de derecho se ha ido al demonio! Y ahora todos se lavan las manos. Estamos llenos de Pilatos.

    Los movimientos fundamentalistas en la Iglesia Por. Pbro. Ramn Zambano E Director de Cristovisin Para EL PREGONERO

    El fundamentalismo o integrismo identifica una fe religiosa o poltica con la forma cultural e institucional que pudo revestir en una poca

    anterior de su historia Jorge Rampelbergh. Pensar en fundamentalismo dentro de la Iglesia aun con la fuerza arro-lladora del Concilio Vaticano II y el impulso de la nueva evangelizacin que nos dej Aparecida puede sonar extrao. Qu sucede, por qu esa ruptura teolgico-pastoral en algunos bautizados? Por qu ese anhelo de volver a formas y expresiones medievales y a maneras de vivir inspiradas en revelaciones individualistas y en orculos exclusivos para un grupo selecto de videntes? Es maravilloso saborear el carisma de innumerables movimientos que con su radicalidad, viven en dilogos con el mundo, inspirados por el evangelio y deseosos de ser colaboradores en la construccin del Reino. Cuntas personas se han beneficiado gracias a esos movimientos que en profunda comunin con el Papa y los Obispos, de manera creativa y audaz transmiten el gozo de seguir a Jesucristo y el don precioso de la vida! Pero tambin con gran preocupacin noto que crecen (sobre todo en las grandes ciudades; en los pueblos chicos ni en los territorios de misin nunca se ven) grupos cuy