¡dejen hablar a la biblia!

of 116/116
¡DEJEN HABLAR A LA BIBLIA! [ Español – Spanish – إﺳﺒﺎ�] ABD AR-RAHMAN DEMASHQEYYAH Traducción: EUROPEAN ISLAMIC RESEARCH CENTER (EIRC) & Oana Fialcofschi Revisión: Alina Luminița Crăciun 2013 - 1435

Post on 06-Apr-2016

216 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

¡DEJEN HABLAR A LA BIBLIA! Enlace: http://IslamHouse.com/450548

TRANSCRIPT

  • DEJEN HABLAR A LA BIBLIA!

    [ Espaol Spanish ]

    ABD AR-RAHMAN DEMASHQEYYAH

    Traduccin: EUROPEAN ISLAMIC RESEARCH CENTER (EIRC)

    & Oana Fialcofschi Revisin: Alina Luminia Crciun

    2013 - 1435

  • :

    &

    :

    5341 - 3102

  • 3

    DEJEN HABLAR A LA BIBLIA!

    A los que llevan la verdad en sus

    corazones y en sus mentes y a los que buscan sinceramente encontrar la verdad, les presento mi libro sobre las Escrituras,

    un pequeo resumen de mis investigaciones sobre la Biblia.

  • 4

    Despus de haber ledo la Biblia...

    Despus de haber ledo correctamente y completamente la Biblia, he observado que esta contiene lo siguiente:

    1. Textos falsos sobre los Atributos de Dios 2. Textos falsos sobre los Profetas, quienes son

    muchas veces acusados de adulterio, fornicacin e idolatra

    3. Historias oscuras sobre los detalles fsicos de estos 4. Historias extraas, como la que habla del rbol que

    junto a los otros rboles para elegir un lder entre ellos

    Aun as, hay todava mucha gente que no conoce nada de estos hechos. Los motivos de esta falta de conocimiento son:

    El gran tamao de la Biblia, que tiene ms de tres mil pginas, lo que hace que para muchas personas sea difcil leerla

    El hecho de que muchos cristianos nunca han ledo la Biblia, pero la revindican por pura tradicin

    La actividad de algunos sacerdotes, que eligen leer a la gente solamente lo que ms les conviene

    Por eso, antes de empezar a leer este libro, os sugiero:

    Que os acerquis al libro con humildad, protegindoos de caer en el extremo del fanatismo,

  • 5

    la piedra separadora que Satans interpone entre la gente y la verdad

    Que pidis a Dios que os abra los corazones para que podis recibir la verdad

    Que pidamos todos (tanto vosotros, en calidad de lectores, como yo, en calidad de autor) a Dios que nos guie siempre por el Camino Recto de la Verdad...

    AMN!

  • 6

    EN EL NOMBRE DE ALLAH, EL COMPASIVO, EL MISERICORDIOSO

    PRLOGO

    Todas las alabanzas son para Allah el Grandsimo y que todas las bendiciones de Allah sean sobre Su Profeta,

    Muhammad, sobre su familia, sus compaeros y sobre toda la gente que sigue Su Camino Recto; que Allah

    Todopoderoso se apiade de ellos en el ltimo Da. Amn!

    Te puedes preguntar: Cmo puedo saber si este libro sigue en su totalidad la Palabra de Dios? Cmo puedo saber cul de los muchos Libros Santos es el verdadero? Es el Libro Santo en el que yo creo el verdadero o es falso?

    Cmo puedo seguir creyendo en una religin si el Libro Santo que usa es falso?

  • 7

    Cmo puede ser una fe verdadera cuando la falsedad abunda en su libro, un libro lleno de errores, contradicciones e historias fabricadas, escritas por el hombre?

    Solamente tengo que leer este libro para saber si es o no la Palabra de Dios.

    Pero, cmo podra yo juzgar justamente este libro si no estoy dispuesto a aceptar ninguna crtica sobre l?

    Soy verdaderamente un buscador de la verdad, o soy el enemigo de la verdad?

    Para poder resolver este problema, un buscador de la verdad tiene que tener una vista clara y una mente despejada y tiene que cumplir los siguientes requisitos:

    Que tenga una actitud inteligente, cientfica y atenta

    Que tenga el deseo de encontrar la verdad, sin importar las consecuencias

    Que tenga una mente abierta, lejos de cualquier prejuicio

    Un buscador de la verdad tendra que temer la falsedad, apoyar la verdad y comprometerse a encontrarla. As que:

    1. Volved sinceramente a Dios y pedidle que nos guie a todos en el Camino Recto, para poder encontrar la verdad.

  • 8

    2. Pensad lo mucho que necesitamos una firme visin de la verdad y un firme compromiso de encontrarla. Tambin, pensad lo mucho que necesitamos que Dios nos guie en el Camino Recto para poder encontrar la verdad.

    Todo esto es muy importante, ya que sin la ayuda de Dios nadie podr encontrar nunca la verdad.

    No hay ninguna duda sobre el hecho de que la verdadera religin de Dios no es difcil de encontrar. Verdaderamente, esta se encuentra justo delante de nosotros. Sino, en el ltimo Da, la gente gritara: Oh, Dios, has mandado tu Libro Santo para que abandonemos la falsa religin?

    Nuestra obligacin es hacer todo lo que podamos para asegurarnos el xito en la otra Vida. Competimos uno con otro, esforzndonos e intentando mejorar nuestra vida terrenal, queriendo vivir al mximo cada momento de nuestra vida aqu en la Tierra. Porque no esforzarnos igual para conseguir el Paraso? El Paraso es el sitio en que ningn hombre va a sufrir, donde nadie muere, nadie se cansa y nadie enferma, el sitio cuyas maravillas son desconocidas para los hombres.

    Qu pasa con la gente que no se esfuerza en conseguir la vida en el Paraso? No es verdad que en el ltimo Da la gente va a ser dividida en creyentes e infieles? Unos van a ir hacia el Paraso y los otros hacia el Infierno. Entonces, porque la gente no se preocupa por la otra Vida, por el

  • 9

    descanso eterno? No nos olvidemos que tanto el Paraso como el Infierno son eternos.

    Imaginaos que estis al borde de la muerte, contando los ltimos latidos del corazn, despidindoos de vuestra querida vida, sabiendo que no estis en el Camino Recto que todava estis siguiendo una falsa religin, que no contenta a Dios. Pensad en este momento, cuando va a ser demasiado tarde en arrepentirse. No existe salvacin para los que no siguen la verdadera religin.

    Encontrar la verdadera fe es una gran prueba que hay que pasar. Este tendra que ser el nico objetivo de nuestra vida: buscar la verdad y no rendirse frente las pruebas que nos da la vida. Tendramos que esforzarnos empezando de YA, con gran sinceridad y muy en serio, porque maana puede ser demasiado tarde.

    Para encontrar fcilmente la verdad, hay que seguir las siguientes normas sencillas:

    1. Sed sinceros y correctos, buscando solo la verdad y nada ms

    2. Pedidle constantemente a Dios que os abra los corazones a la verdad, y que no se os olvide que vuestros corazones estn en manos de Dios y l puede cambiar lo que hay en ellos y sabe las intenciones de cada uno

    Dios sabe cundo estis buscando la verdad sinceramente y por eso l os abre los corazones hacia la Luz.

  • 10

    l sabe cundo actuis falsamente, y entonces os abre el camino hacia la oscuridad, cerrando vuestras mentes y vuestros corazones.

    Nuestro mayor problema hoy en da no es que no leemos, pero que nos sentimos orgullosos de nosotros mismos sin razn. Nos inclinamos hacia el fanatismo y buscamos escusas con mentiras. Algunos, aunque vean que una cosa es negra, dicen que es blanca. Otros se aferran fuertemente a la religin de sus padres, solamente porque es la religin de su familia. Por eso, la religin ha llegado a ser un bien heredado, como el dinero, las casas o los muebles.

    Algunas veces, la gente lee solo por leer, sin ninguna intencin de obtener algn beneficio y aunque saben que tienen que pedir a Dios orientacin, no lo hacen. Por eso, cuando leemos tenemos que prepararnos para encontrar la verdad y cambiar nuestras ideas en funcin de lo que encontramos. Esta es la nica modalidad de beneficiarnos de lo que leemos.

    La verdad puede chocarte cuando la descubres, puede tener un peso enorme o puede ser muy amarga, pero eso no cambio el hecho de que hay que aceptarla tal como est. Tienes que pensar bien antes de rechazarla y ser consciente de que si no tienes paciencia en afrontar la verdad ahora, tampoco vas a tener paciencia para afrontar el castigo de la otra Vida.

  • 11

    Piensa en esto! Maana vas a lamentar muchsimo tu eleccin de hoy! Cul va a ser tu reaccin?

    No te dejes engaar por las dulces palabras de gente que intenta dominar tu mente, dicindote: Espera para la recompensa del ltimo Da, espera la nube que va a llevarte al Paraso, solamente por haber credo que este hombre es Dios!

    La era del conocimiento no ha logrado destruir el fanatismo...

    En el pasado, las ideas eran ligadas a los que las creaban, sobre todo si este era un gran filsofo o pensador. En este caso, sus ideas eran aceptadas, y las nuevas ideas rechazadas, siendo consideradas falsas. Se dice que una persona conocida tiene grandes ideas y una persona insignificante tiene ideas intiles.

    Nos equivocamos si pensamos que el fanatismo ha existido solo en el pasado, que es algo que no existe en nuestra poca. Nos equivocamos si pensamos que el fanatismo no tiene lugar en nuestra era moderna y que el modernismo ha hecho que la gente sea razonable y tenga la mente abierta. Nos encontramos en el siglo 21, el siglo de la inteligencia y del intelecto, cuando ya conocemos que volver a la verdad es mejor que quedarse en la mentira. En realidad, el fanatismo est todava entre nosotros. Hay gente que esconde sus corazones detrs de unas piedras, cierran sus ojos y se tapan las orejas, negando cualquier tipo de conocimiento. Ellos son sordos, mudos y ciegos. Esta

  • 12

    gente no quiere escuchar la verdad y tampoco dejan a otros escucharla.

    INICIALES PARA LAS DIFERENTES VERSIONES DE LA BIBLIA

    R.S.V. Versin Estndar Revisada (Engl)

    K.J.V. Versin del Rey James (Engl)

    N.I.V. Nueva Versin Internacional (Engl)

    L.B.V. Versin de la Biblia Viviente (Engl)

    G.N.B. La Biblia de la Buena Nueva (Engl)

    LEYENDA DE COLORES

    AZUL PRRAFOS DE LA BIBLIA

    GRANATA PRRAFOS DEL CORN

    VERDE HADICES (PALABRAS DEL PROFETA MUHAMMAD LA PAZ Y LAS BENDICIONES DE ALLAH SOBRE L)

  • 13

    CASOS DE INCESTO

    LOS PROFETAS DESNUDOS

    Y bebi del vino No, y se embriag, y estaba descubierto en medio de su tienda. Y Chan, padre de Canan, vio la desnudez de su padre. (Gnesis, 9:21-22).

    ... y tambin vino sobre Samuel el espritu de Dios, e iba profetizando, hasta que lleg a Najo en Rama. Y l tambin se desnud sus vestidos, y profetiz igualmente delante de Samuel... (I Samuel, 19:23-24)

    ...y saliendo Michel a recibir a David, dijo: Cun honrado ha sido hoy el rey de Israel, desnudndose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se desnudara un juglar! (II Samuel, 6:20)

    Y Mara la profetisa, hermana de Aarn, tom un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas. (xodo, 15:20)

    LOS ESPOSOS ADLTEROS

    Y el espritu de Jehov cay sobre Sansn, y descendi Ascaln, e hiri treinta hombres de ellos. (Jueces, 14:19)

  • 14

    Despus, Sansn encendiendo las teas, ech las zorras en los sembrados de los Filisteos, y quem hacinas y mieses, y vias y olivares. (Jueces, 15:5)

    Y fue Sansn a Gaza, y vio all una mujer ramera, y entr a ella. (Jueces, 16:1).

    LAS HIJAS DE LOT COMETEN INCESTO CON L

    Empero Lot subi de Zar, y asent en el monte, y sus dos hijas con l; porque tuvo miedo de quedar en Zar, y se aloj en una cueva l y sus dos hijas. Entonces la mayor dijo a la menor: Nuestro padre es viejo, y no queda varn en la tierra que entre a nosotras conforme a la costumbre de toda la tierra: Ven, demos a beber vino a nuestro padre, y durmamos con l, y conservaremos de nuestro padre generacin. Y dieron a beber vino a su padre aquella noche: y entr la mayor, y durmi con su padre; mas l no sinti cundo se acost ella, ni cundo se levant. El da siguiente dijo la mayor a la menor: He aqu yo dorm la noche pasada con mi padre; dmosle a beber vino tambin esta noche, y entra y duerme con l, para que conservemos de nuestro padre generacin. Y dieron a beber vino a su padre tambin aquella noche: y se levant la menor, y durmi con l; pero no ech de ver cundo se acost ella, ni cundo se levant. Y concibieron las dos hijas de Lot, de su padre. (Gnesis, 19:30-36).

  • 15

    JUD COMETI INCESTO CON SU NUERA

    Y fue dado aviso a Tamara, diciendo: He aqu tu suegro sube a Timnath a trasquilar sus ovejas. Entonces quit ella de sobre s los vestidos de su viudez, y se cubri con un velo, y se arreboz, y se puso a la puerta de las aguas que estn junto al camino de Timnath; porque vea que haba crecido Sela, y ella no era dada a l por mujer. Y la vio Jud, y la tuvo por ramera, porque haba ella cubierto su rostro. Y se apart del camino hacia ella, y le dijo: Eh, pues, ahora entrar a ti; porque no saba que era su nuera; y ella dijo: Qu me has de dar, si entrares a m? l respondi: Yo te enviar del ganado un cabrito de las cabras. Y ella dijo: Hazme de dar prenda hasta que lo enves. Entonces l dijo: Qu prenda te dar? Ella respondi: Tu anillo, y tu manto, y tu bordn que tienes en tu mano. Y l se los dio, y entr a ella, la cual concibi de l. Y se levant, y se fue: y se quit el velo de sobre s, y se visti las ropas de su viudez. Y Jud envi el cabrito de las cabras por mano de su amigo el Adullamita, para que tomase la prenda de mano de la mujer; mas no la hall. Y pregunt a los hombres de aquel lugar, diciendo: Dnde est la ramera de las aguas junto al camino? Y ellos le dijeron: No ha estado aqu ramera. Entonces l se volvi a Jud, y dijo: No la he hallado; y tambin los hombres del lugar dijeron: Aqu no ha estado ramera. Y Jud dijo: Tmeselo para s, porque no seamos menospreciados: he aqu yo he enviado este cabrito, y t no la hallaste. Y acaeci que al cabo de unos tres meses fue dado aviso a Jud, diciendo: Tamara tu nuera ha fornicado, y aun cierto est preada de las fornicaciones. Y Jud dijo:

  • 16

    Sacadla, y sea quemada. Y ella cuando la sacaban, envi a decir a su suegro: Del varn cuyas son estas cosas, estoy preada: y dijo ms: Mira ahora cuyas son estas cosas, el anillo, y el manto, y el bordn. (Gnesis, 38:13-25).

    DAVID MANTUVO RELACIONES INTIMAS CON LA MUJER DE SU VECINO

    Y acaeci que levantndose David de su cama a la hora de la tarde, se paseaba por el terrado de la casa real, cuando vio desde el terrado una mujer que se estaba lavando, la cual era muy hermosa. Y envi David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Bath-sheba hija de Eliam, mujer de Ura Heteo. Y envi David mensajeros, y la tom: y as que hubo entrado a l, l durmi con ella. Se purific luego ella de su inmundicia, y se volvi a su casa. Y concibi la mujer, y lo envi a hacer saber a David, diciendo: Yo estoy embarazada. Entonces David envi a decir Joab: Envame a Ura Heteo. Y lo envi Joab a David. Y como Ura vino a l, le pregunt David por la salud de Joab, y por la salud del pueblo, y asimismo de la guerra. Despus dijo David a Ura: Desciende a tu casa, y lava tus pies. Y saliendo Ura de casa del rey, vino tras de l comida real. Ms Ura durmi a la puerta de la casa del rey con todos los siervos de su seor, y no descendi a su casa. E hicieron saber esto a David, diciendo: Ura no ha descendido a su casa. Y dijo David a Ura: No has venido de camino? Por qu pues no descendiste a tu casa? Y Ura respondi a David: El arca, e Israel y Jud, estn debajo de

  • 17

    tiendas; y mi seor Joab, y los siervos de mi seor sobre el haz del campo: y haba yo de entrar en mi casa para comer y beber, y a dormir con mi mujer? Por vida tuya, y por vida de tu alma, que yo no har tal cosa. Y David dijo a Ura: Estate aqu an hoy, y maana te despachar. Y se qued Ura en Jerusaln aquel da y el siguiente. Y David lo convid, y le hizo comer y beber delante de s, hasta embriagarlo. Y l sali a la tarde a dormir en su cama con los siervos de su seor; mas no descendi a su casa. Venida la maana, escribi David a Joab una carta, la cual envi por mano de Ura. Y escribi en la carta, diciendo: Poned a Ura delante de la fuerza de la batalla, y desamparadle, para que sea herido y muera. As fue que cuando Joab cerc la ciudad, puso a Ura en el lugar donde saba que estaban los hombres ms valientes. Y saliendo luego los de la ciudad, pelearon con Joab, y cayeron algunos del pueblo de los siervos de David; y muri tambin Ura Heteo. Entonces envi Joab, e hizo saber a David todos los negocios de la guerra. Y mand al mensajero, diciendo: Cuando acabares de contar al rey todos los negocios de la guerra, si el rey comenzare a enojarse, y te dijere: Por qu os acercasteis a la ciudad peleando? No sabais lo que suelen arrojar del muro? Quin hiri a Abimelech hijo de Jerobaal? No ech una mujer del muro un pedazo de una rueda de molino, y muri en Tebas? Por qu os llegasteis al muro?: entonces t le dirs: Tambin tu siervo Ura Heteo es muerto. Y fue el mensajero, y llegando, cont a David todas las cosas a que Joab le haba enviado. Y dijo el mensajero a David: Prevalecieron contra nosotros los hombres, que salieron a nosotros al campo, bien que nosotros les hicimos

  • 18

    retroceder hasta la entrada de la puerta; Pero los flecheros tiraron contra tus siervos desde el muro, y murieron algunos de los siervos del rey; y muri tambin tu siervo Ura Heteo. Y David dijo al mensajero: Dirs as a Joab: No tengas pesar de esto, que de igual y semejante manera suele consumir la espada: esfuerza la batalla contra la ciudad, hasta que la rindas. Y t alintale. Y oyendo la mujer de Ura que su marido Ura era muerto, hizo duelo por su marido. Y pasado el luto, envi David y la recogi a su casa: y fue ella su mujer, y le pari un hijo. Mas esto que David haba hecho, fue desagradable a los ojos de Jehov. (II Samuel, 11:2-27)

    DIOS CASTIGA A DAVID

    (Dios ha castigado a David por intermedio de su hijo y de su hija, y no de sus mujeres, como veremos en el siguiente prrafo.)

    Por qu pues tuviste en poco la palabra de Jehov, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Ura Heteo heriste a cuchillo, y tomaste por tu mujer a su mujer, y a l mataste con el cuchillo de los hijos de Ammn. Por lo cual ahora no se apartar jams de tu casa la espada; por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Ura Heteo para que fuese tu mujer. As ha dicho Jehov: He aqu yo levantar sobre ti el mal de tu misma casa, y tomar tus mujeres delante de tus ojos, y las dar a tu prjimo, el cual yacer con tus mujeres a la vista de este sol. Porque t lo hiciste en

  • 19

    secreto; mas yo har esto delante de todo Israel, y delante del sol. (II Samuel, 12:9-12).

    EL HIJO DE DAVID COMETI INCESTO CON SU HERMANA

    Aconteci despus de esto, que teniendo Absaln hijo de David una hermana hermosa que se llamaba Tamara, se enamor de ella Amn hijo de David. Y estaba Amn angustiado hasta enfermar, por Tamara su hermana: porque por ser ella virgen, pareca a Amn que sera cosa dificultosa hacerle algo. Amn tena un amigo que se llamaba Jonadab, hijo de Simea, hermano de David: y era Jonadab hombre muy astuto. Y ste le dijo: Hijo del rey, por qu de da en da vas as enflaqueciendo? No me lo descubrirs a m? Y Amn le respondi: Yo amo a Tamara la hermana de Absaln mi hermano. Y Jonadab le dijo: Acustate en tu cama, y finge que ests enfermo; y cuando tu padre viniere a visitarte, dile: te ruego que venga mi hermana Tamara, para que me conforte con alguna comida, y aderece delante de m alguna vianda, para que viendo yo, la coma de su mano. Se acost pues Amn, y fingi que estaba enfermo, y vino el rey: a visitarle: y dijo Amn al rey: Yo te ruego que venga mi hermana Tamara, y haga delante de m dos hojuelas, que coma yo de su mano. Y David envi a Tamara a su casa, diciendo: Ve ahora a casa de Amn tu hermano, y hazle de comer.

  • 20

    Y fue Tamara a casa de su hermano Amn, el cual estaba acostado; y tom harina, y amas e hizo hojuelas delante de l, y las aderez. Tom luego la sartn, y las sac delante de l: ms l no quiso comer. Y dijo Amn: Echad fuera de aqu a todos. Y todos se salieron de all. Entonces Amn dijo a Tamara: Trae la comida a la alcoba, para que yo coma de tu mano. Y tomando Tamara las hojuelas que haba aderezado, las llev a su hermano Amn a la alcoba. Y como ella se las puso delante para que comiese, l trab de ella, dicindole: Ven, hermana ma acustate conmigo. Ella entonces le respondi: No, hermano mo, no me hagas fuerza; porque no se ha de hacer as con Israel. No hagas tal desacierto. Porque, dnde ira yo con mi deshonra? Y aun t seras estimado como uno de los perversos en Israel. Te ruego pues ahora que hables al rey, que no me negar a ti. Mas l no la quiso or; antes pudiendo ms que ella la forz, y se ech con ella. (II Samuel, 13:1-14).

    TOMA UN RAMERA POR ESPOSA!

    Y dijo Jehov a Oseas: Ve, tmate una mujer fornicaria, e hijos de fornicaciones: porque la tierra se dar a fornicar apartndose de Jehov. (Oseas, 1:2).

    Y acaeci, morando Israel en aquella tierra, que fue Rubn y durmi con Bilha la concubina de su padre; lo cual lleg a entender Israel. (Gnesis, 35:22).

  • 21

    Rubn, t eres mi primognito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; Principal en dignidad, principal en poder. Corriente como las aguas, no seas el principal; Por cuanto subiste al lecho de tu padre: Entonces te envileciste, subiendo a mi estrado. (Gnesis, 49:3-4).

    PROFETAS PAGANOS

    Y tuvo setecientas mujeres reinas, y trescientas concubinas; y sus mujeres torcieron su corazn. Y ya que Salomn era viejo, sus mujeres inclinaron su corazn tras dioses ajenos; y su corazn no era perfecto con Jehov su Dios, como el corazn de su padre David. (I Reyes, 11:3-4).

    Y Aarn les dijo: Apartad los zarcillos de oro que estn en las orejas de vuestras mujeres, y de vuestros hijos, y de vuestras hijas, y tradmelos. Entonces todo el pueblo apart los zarcillos de oro que tenan en sus orejas, y se los trajeron a Aarn: El cual los tom de las manos de ellos, y lo form con buril, e hizo de ello un becerro de fundicin. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. (xodo, 32:2-4).

    LITERATURA SEXUAL EN LA BIBLIA

    Vi entre los simples, Consider entre los jvenes, Un mancebo falto de entendimiento, El cual pasaba por la calle, junto a la esquina de aquella, e iba camino de su casa, a la

  • 22

    tarde del da, ya que oscureca, en la oscuridad y tiniebla de la noche. Y he aqu, una mujer que le sale al encuentro con atavo de ramera, astuta de corazn, alborotadora y rencillosa, sus pies no pueden estar en casa; unas veces de fuera, o bien por las plazas, acechando por todas las esquinas. Y traba de l, y bsalo; Desvergonz su rostro, y le dijo: Sacrificios de paz haba prometido, Hoy he pagado mis votos; Por tanto he salido a encontrarte, buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. Con paramentos he ataviado mi cama, recamados con cordoncillo de Egipto. He sahumado mi cmara con mirra, loes, y cinamomo. Ven, embriagumonos de amores hasta la maana; Alegrmonos en amores. Porque el marido no est en casa, se ha ido a un largo viaje: El saco de dinero llev en su mano; El da sealado volver a su casa. Lo rindi con la mucha suavidad de sus palabras, le oblig con la blandura de sus labios. Se va en pos de ella luego, cmo va el buey al degolladero, y como el loco a las prisiones para ser castigado; Como el ave que se apresura al lazo, y no sabe que es contra su vida, hasta que la saeta traspas su hgado. (Proverbios, 7:7-23).

    Mi amado es para m un manojito de mirra, que reposa entre mis pechos. Racimo de copher en las vias de Engadi es para m mi amado. He aqu que t eres hermosa, amiga ma; He aqu que eres bella: tus ojos de paloma. (Cantares, 1:13-15).

    Por las noches busqu en mi lecho al que ama mi alma: lo busqu, y no lo hall. Me levantar ahora, y rodear por

  • 23

    la ciudad; Por las calles y por las plazas buscar al que ama mi alma: lo busqu, y no lo hall. Me hallaron los guardas que rondan la ciudad, y les dije: Habis visto al que ama mi alma? Pasando de ellos un poco, hall luego al que mi alma ama: Trab de l, y no lo dej, hasta que lo met en casa de mi madre, y en la cmara de la que me engendr. Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusaln, por las gamas y por las ciervas del campo, que no despertis ni hagis velar al amor, hasta que quiera. (Cantares, 3:1-5).

    CANTARES EL LIBRO DEL FLIRTEO

    He aqu que t eres hermosa, amiga ma, he aqu que t eres hermosa; Tus ojos entre tus guedejas como de paloma; Tus cabellos como manada de cabras, Que se muestran desde el monte de Galaad. Tus dientes, como manadas de trasquiladas ovejas, que suben del lavadero, todas con cras mellizas, y ninguna entre ellas estril. Tus labios, como un hilo de grana, y tu habla hermosa; tus sienes, como cachos de granada a la parte adentro de tus guedejas. Tu cuello, como la torre de David, edificada para muestra; mil escudos estn colgados de ella, todos escudos de valientes. Tus dos pechos, como dos cabritos mellizos de gama, Que son apacentados entre azucenas. (Cantares, 4:1-5).

    Tenemos una pequea hermana, Que no tiene pechos: Qu haremos a nuestra hermana cuando de ella se hablare? Si ella es muro, edificaremos sobre l un palacio

  • 24

    de plata: y si fuere puerta, la guarneceremos con tablas de cedro. Yo soy muro, y mis pechos como torres, desde que fui en sus ojos como la que haya paz. (Cantares, 8:8-10)

    DISFRUTEN CON ELLAS!

    Sea bendito tu manantial; y algrate con la mujer de tu mocedad. Como cierva amada y graciosa corza, sus pechos te satisfagan en todo tiempo; y en su amor recrate siempre. (Proverbios, 5:18-19).

    EL LENGUAJE OBSCENO DE EZEQUIEL

    Y fue a m palabra de Jehov, diciendo: Hijo del hombre, notifica a Jerusaln sus abominaciones, y di: as ha dicho el Seor Jehov sobre Jerusaln: tu habitacin y tu raza fue de la tierra de Canan; tu padre Amorreo, y tu madre Hetea. Y cuanto a tu nacimiento, el da que naciste no fue cortado tu ombligo, ni fuiste lavada con aguas para atemperarte, ni salada con sal, ni fuiste envuelta con fajas. No hubo ojo que se compadeciese de ti, para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste echada sobre el haz del campo, con menosprecio de tu vida, en el da que naciste. Y yo pas junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y te dije: en tus sangres, vive; vive, te dije, en tus sangres. En millares como la hierba del campo te puse, y fuiste aumentada y engrandecida, y viniste a ser adornada grandemente; los pechos te crecieron, y tu pelo brot; mas

  • 25

    t estabas desnuda y descubierta. Y pas yo junto a ti, y te mir, y he aqu que tu tiempo era tiempo de amores; y extend mi manto sobre ti, y cubr tu desnudez; y te di juramento, y entr en concierto contigo, dice el Seor Jehov, y fuiste ma: Y te lav con agua, y lav tus sangres de encima de ti, y te ung con aceite; Y te vest de bordado, y te calc de tejn, y te ce de lino, y te vest de seda. Y te atave con ornamentos, y puse ajorcas en tus brazos, y collar a tu cuello; Y puse joyas sobre tus narices, y zarcillos en tus orejas, y diadema de hermosura en tu cabeza. Y fuiste adornada de oro y de plata, y tu vestido fue lino, y seda, y bordado; comiste flor de harina de trigo, y miel, y aceite; y fuiste hermoseada en extremo, y has prosperado hasta reinar. Y te sali nombrada entre las gentes a causa de tu hermosura; porque era perfecta, a causa de mi hermosura que yo puse sobre ti, dice el Seor Jehov. Mas confiaste en tu hermosura, y fornicaste a causa de tu nombrada, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras. Y tomaste de tus vestidos, y te hiciste diversos altos lugares, y fornicaste en ellos: cosa semejante no vendr, ni ser as. Tomaste asimismo los vasos de tu hermosura de mi oro y de mi plata, que yo te haba dado y te hiciste imgenes de hombre, y fornicaste con ellas. Y tomaste tus vestidos de diversos colores, y las cubriste; y mi aceite y mi perfume pusiste delante de ellas. Mi pan tambin, que yo te haba dado, la flor de la harina, y el aceite, y la miel, con que yo te mantuve, pusiste delante de ellas para olor suave; y fue as, dice el Seor Jehov. Adems de esto, tomaste tus hijos y tus hijas que me habas engendrado, y los sacrificaste a ellas para consumacin. Es

  • 26

    poco, esto de tus fornicaciones? Y sacrificaste mis hijos, y dstelos a ellas para que los hiciesen pasar por el fuego. Y con todas tus abominaciones y tus fornicaciones no te has acordado de los das de tu mocedad, cuando estabas desnuda y descubierta, cuando estabas envuelta en tu sangre. Y fue que despus de toda tu maldad te edificaste alto, y te hiciste altar en todas las plazas: En toda cabeza de camino edificaste tu altar, y tornaste abominable tu hermosura, y abriste tus piernas a cuantos pasaban, y multiplicaste tus fornicaciones. Y fornicaste con los hijos de Egipto, tus vecinos, de grandes carnes; y aumentaste tus fornicaciones para enojarme. Por tanto, he aqu que yo extend sobre ti mi mano, y disminu tu provisin ordinaria, y te entregu a la voluntad de las hijas de los Filisteos que te aborrecen, las cuales se avergenzan de tu camino deshonesto. Fornicaste tambin con los hijos de Asur por no haberte hartado; y fornicaste con ellos, y tampoco te hartaste. Multiplicaste asimismo tu fornicacin en la tierra de Canan y de los Caldeos: ni tampoco con esto te hartaste. Cun inconstante es tu corazn, dice el Seor Jehov, habiendo hecho todas estas cosas, obras de una poderosa ramera, edificando tus altares en cabeza de todo camino, y haciendo tus altares en todas las plazas! Y no fuiste semejante a ramera, menospreciando el salario, sino como mujer adltera, por cuanto que en lugar de su marido recibe a ajenos. A todas las rameras dan dones; mas t diste tus dones a todos tus enamorados; y les diste presentes, porque entrasen a ti de todas partes por tus fornicaciones. Y ha sido en ti al contrario de las mujeres en tus fornicaciones, ni nunca despus de ti ser as fornicado;

  • 27

    porque en dar t dones, y no ser dados dones a ti, ha sido al contrario. Por tanto, ramera, oye palabra de Jehov: As ha dicho el Seor Jehov: Por cuanto han sido descubiertas tus vergenzas, y tu confusin ha sido manifestada a tus enamorados en tus fornicaciones; y a los dolos de tus abominaciones, y en la sangre de tus hijos, los cuales les diste; por tanto, he aqu que yo junto todos tus enamorados con los cuales tomaste placer, y todos los que amaste, con todos los que aborreciste; y los reunir contra ti alrededor, y les descubrir tu vergenza, y vern toda tu torpeza. Y yo te juzgar por las leyes de las adlteras, y de las que derraman sangre; y te dar en sangre de ira y de celo. Y te entregar en mano de ellos: y destruirn tu alto, y derribarn tus altares, y te harn desnudar de tus ropas, y se llevarn los vasos de tu gloria, y te dejarn desnuda y descubierta. (Ezequiel, 16:1-39).

    LA HISTORIA DE LAS DOS HERMANAS RAMERAS

    Hijo del hombre, hubo dos mujeres, hijas de una madre, las cuales fornicaron en Egipto; en sus mocedades fornicaron. All fueron apretados sus pechos, y all fueron estrujados los pechos de su virginidad. Y se llamaban, la mayor, Aholah, y su hermana, Aholibah; las cuales fueron mas, y parieron hijos e hijas. Y se llamaron, Samaria, Aholah; y Jerusaln, Aholibah. Y Aholah cometi fornicacin en mi poder: y se prend de sus amantes, los Asirios sus vecinos, vestidos de crdeno, capitanes y prncipes, mancebos todos de codiciar, caballeros que andaban a

  • 28

    caballo. Y puso sus fornicaciones con ellos, con todos los ms escogidos de los hijos de los asirios, y con todos aquellos de quienes se enamor: se contamin con todos los dolos de ellos. Y no dej sus fornicaciones de Egipto: porque con ella se echaron en su mocedad, y ellos comprimieron los pechos de su virginidad, y derramaron sobre ella su fornicacin. Por lo cual la entregu en mano de sus amantes, en mano de los hijos de los asirios, de quienes se haba enamorado. Ellos descubrieron sus vergenzas, tomaron sus hijos y sus hijas, y a ella mataron a cuchillo: y vino a ser de nombre entre las mujeres, pues en ella hicieron juicios. Y lo vio su hermana Aholibah, y estrag su amor ms que ella; y sus fornicaciones, ms que las fornicaciones de su hermana. Se enamor de los hijos de los asirios, sus vecinos, capitanes y prncipes, vestidos en perfeccin, caballeros que andaban a caballo, todos ellos mancebos de codiciar. Y vi que se haba contaminado: un camino era el de ambas. Y aument sus fornicaciones: pues cuando vio hombres pintados en la pared, imgenes de Caldeos pintadas de color, ceidos de talabartes por sus lomos, y tiaras pintadas en sus cabezas, teniendo todos ellos parecer de capitanes, a la manera de los hombres de Babilonia, nacidos en tierra de Caldeos, se enamor de ellos en vindolos, y les envi mensajeros a la tierra de los Caldeos. Y entraron a ella los hombres de Babilonia a la cama de los amores, y la contaminaron con su fornicacin; y ella tambin se contamin con ellos, y su deseo se hart de ellos. As hizo patentes sus fornicaciones, y descubri sus vergenzas: por lo cual mi alma se hart de ella, como se haba ya hartado mi alma de su hermana. Aun multiplic

  • 29

    sus fornicaciones trayendo en memoria los das de su mocedad, en los cuales haba fornicado en la tierra de Egipto. Y se enamor de sus rufianes, cuya carne es como carne de asnos, y cuyo flujo como flujo de caballos. As tornaste a la memoria la suciedad de tu mocedad, cuando comprimieron tus pechos en Egipto por los pechos de tu mocedad. Por tanto, Aholibah, as ha dicho el Seor Jehov: He aqu que yo despierto tus amantes contra ti, de los cuales se hart tu deseo, y yo les har venir contra ti en derredor; Los de Babilonia, y todos los Caldeos, mayordomos, y prncipes, y capitanes, todos los de Asiria con ellos: mancebos todos ellos de codiciar, capitanes y prncipes, nobles y principales, que montan a caballo todos ellos. Y vendrn sobre ti carros, carretas, y ruedas, y multitud de pueblos. Escudos, y paveses, y capacetes pondrn contra ti en derredor; y yo dar el juicio delante de ellos, y por sus leyes te juzgarn. Y pondr mi celo contra ti, y obrarn contigo con furor; quitarte han tu nariz y tus orejas; y lo que te quedare caer a cuchillo. Ellos tomarn tus hijos y tus hijas, y tu residuo ser consumido por el fuego. Y te desnudarn de tus vestidos, y tomarn los vasos de tu gloria. Y har cesar de ti tu suciedad, y tu fornicacin de la tierra de Egipto: ni ms levantars a ellos tus ojos, ni nunca ms te acordars de Egipto. Porque as ha dicho el Seor Jehov: He aqu, yo te entrego en mano de aquellos que t aborreciste, en mano de aquellos de los cuales se hart tu deseo: Los cuales obrarn contigo con odio, y tomarn todo lo que t trabajaste, y te dejarn desnuda y descubierta: y se descubrir la torpeza de tus fornicaciones, y tu suciedad, y tus fornicaciones. Estas cosas se harn

  • 30

    contigo, porque fornicaste en pos de las gentes, con las cuales te contaminaste en sus dolos. En el camino de tu hermana anduviste: yo pues pondr su cliz en tu mano. (Ezequiel, 23:2-31).

    DIOS OBLIGA A LA GENTE COMETER ADULTERIO

    Ahora pues, oye palabra de Jehov. T dices: no profetices contra Israel, ni hables contra la casa de Isaac: por tanto, as ha dicho Jehov: tu mujer fornicar en la ciudad, y tus hijos y tus hijas caern a cuchillo, y tu tierra ser partida por suertes; y t morirs en tierra inmunda, e Israel ser traspasado de su tierra. (Ams, 7:16-17).

    Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron presos: he aqu que aborrecieron la palabra de Jehov; y qu sabidura tienen? Por tanto dar a otros sus mujeres, y sus heredades a quien las posea: porque desde el chico hasta el grande cada uno sigue la avaricia, desde el profeta hasta el sacerdote todos hacen engao. (Jeremas, 8:9-10).

    Asimismo dice Jehov: por cuanto las hijas de Sion se ensoberbecen, y andan cuellierguidas y los ojos descompuestos; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies: Por tanto, pelar el Seor la mollera de las hijas de Sion, y Jehov descubrir sus vergenzas. (Isaas, 3:16-17).

    Cuando dijeres en tu corazn: Por qu me ha sobrevenido esto? Por la enormidad de tu maldad fueron

  • 31

    descubiertas tus faldas, fueron desnudos tus calcaares. (Jeremas, 13:22).

    A causa de la multitud de las fornicaciones de la ramera de hermosa gala, maestra de brujeras, que vende las gentes con sus fornicaciones, y los pueblos con sus hechizos. Heme aqu contra ti, dice Jehov de los ejrcitos, y descubrir tus faldas en tu cara, y mostrar a las gentes tu desnudez, y a los reinos tu vergenza. (Nahm, 3:4-5).

    Pleitead con vuestra madre, pleitead; porque ella no es mi mujer, ni yo su marido; quite pues sus fornicaciones de su rostro, y sus adulterios de entre sus pechos; No sea que yo la despoje desnuda, y la haga tornar como el da en que naci, y la ponga como un desierto, y la deje como tierra seca, y la mate de sed. Ni tendr misericordia de sus hijos: porque son hijos de fornicaciones. Porque su madre fornic; la que los engendr fue avergonzada; porque dijo: ir tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida. Por tanto, he aqu yo cerco tu camino con espinas, y la cercar con seto, y no hallar sus caminos. Y seguir sus amantes, y no los alcanzar; los buscar, y no los hallar. Entonces dir: ir, y me volver a mi primer marido; porque mejor me iba entonces que ahora. Y ella no reconoci que yo le daba el trigo, y el vino, y el aceite, y que les multipliqu la plata y el oro con que hicieron Baal. Por tanto yo tornar, y tomar mi trigo a su tiempo, y mi vino a su sazn, y quitar mi lana y mi lino que haba dado para cubrir su desnudez. Y ahora descubrir yo

  • 32

    su locura delante de los ojos de sus amantes, y nadie la librar de mi mano. (Oseas, 2:2-10).

    EL LENGUAJE BIBLICO

    LA REPUGNANTE ORDEN DADA A EZEQUIEL

    Y comers pan de cebada cocido debajo de la ceniza; y lo cocers vista de ellos con los estircoles que salen del hombre. Y dijo Jehov: As comern los hijos de Israel su pan inmundo, entre las gentes a donde los lanzar yo. Y dije: ah Seor Jehov! he aqu que mi alma no es inmunda, ni nunca desde mi mocedad hasta este tiempo com cosa mortecina ni despedazada, ni nunca en mi boca entr carne inmunda. Y me respondi: He aqu te doy estircoles de bueyes en lugar de los estircoles de hombre, y dispondrs tu pan con ellos. (Ezequiel, 4:12-15).

    ELLOS COMEN ESTIRCOL Y BEBEN ORINA

    Y Rabsases les dijo: Me ha enviado mi seor a ti y a tu seor para decir estas palabras, y no antes a los hombres que estn sobre el muro, para comer su estircol, y beber el agua de sus pies con vosotros? (II Reis, 18:27).

  • 33

    EL TRMINO DE BASTARDO EN LA BIBLIA

    No entrar bastardo en la congregacin de Jehov: ni aun en la dcima generacin entrar en la congregacin de Jehov. (Deuteronomio, 23:2).

    Ms si estis fuera del castigo, del cual todos han sido hechos participantes, luego sois bastardos, y no hijos. (Hebreos, 12:8 K.J.V.)

    Eso significa que no sois hijos, sino bastardos. (Hebreos, 12:8 G.N.B)

    COMO RESCATAR A TU ESPOSO!

    Cuando algunos rieren juntos el uno con el otro, y llegare la mujer del uno para librar a su marido de mano del que le hiere, y metiere su mano y le trabare de sus vergenzas; la cortars entonces la mano, no la perdonar tu ojo. (Deuteronomio, 25:11-12).

    EL MODO DE EXPRESIN BBLICO

    Para todas las cosas hay sazn, y todo lo que se quiere debajo del cielo, tiene su tiempo: Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; Tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; Tiempo de llorar, y tiempo de

  • 34

    rer; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; Tiempo de esparcir las piedras, y tiempo de allegar las piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de alejarse de abrazar; Tiempo de agenciar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de arrojar; Tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; Tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. (Eclesiasts, 3:1-8).

    Mejor es la buena fama que el buen ungento; y el da de la muerte que el da del nacimiento. Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del convite: porque aquello es el fin de todos los hombres; y el que vive parar mientes. Mejor es el enojo que la risa: porque con la tristeza del rostro se enmendar el corazn. (Eclesiasts, 7:1-3).

    Y ninguno dice: Dnde est Dios mi Hacedor, Que da canciones en la noche, que nos ensea ms que a las bestias de la tierra, y nos hace sabios ms que las aves del cielo? (Job, 35:10-11).

    Y Ana or y dijo: Mi corazn se regocija en Jehov, mi cuerno es ensalzado en Jehov; Mi boca se ensanch sobre mis enemigos, por cuanto me alegr en tu salud. No hay santo como Jehov: Porque no hay ninguno fuera de ti; Y no hay refugio como el Dios nuestro. (I Samuel, 2:1-2).

    LAS MUJERES EN LA BIBLIA

  • 35

    LA MENSTRUACIN EN LA BIBLIA

    Y cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su carne, siete das estar apartada; y cualquiera que tocare en ella, ser inmundo hasta la tarde. Y todo aquello sobre que ella se acostare mientras su separacin, ser inmundo: tambin todo aquello sobre que se sentare, ser inmundo. Y cualquiera que tocare a su cama, lavar sus vestidos, y despus de lavarse con agua, ser inmundo hasta la tarde. Tambin cualquiera que tocare cualquier mueble sobre que ella se hubiere sentado, lavar sus vestidos; se lavar luego a s mismo con agua, y ser inmundo hasta la tarde. Y si estuviere sobre la cama, o sobre la silla en que ella se hubiere sentado, el que tocare en ella ser inmundo hasta la tarde. Y si alguno durmiere con ella, y su menstruo fuere sobre l, ser inmundo por siete das; y toda cama sobre que durmiere, ser inmunda. Y la mujer, cuando siguiere el flujo de su sangre por muchos das fuera del tiempo de su costumbre, o cuando tuviere flujo de sangre ms de su costumbre; todo el tiempo del flujo de su inmundicia, ser inmunda como en los das de su costumbre. Toda cama en que durmiere todo el tiempo de su flujo, le ser como la cama de su costumbre; y todo mueble sobre que se sentare, ser inmundo, como la inmundicia de su costumbre. Cualquiera que tocare en esas cosas ser inmundo; y lavar sus vestidos, y a s mismo se lavar con agua, y ser inmundo hasta la tarde. Y cuando fuere libre de su flujo, se ha de contar siete das, y despus ser limpia. Y el octavo da tomar consigo dos trtolas, o dos palominos, y los traer al sacerdote, a la puerta del

  • 36

    tabernculo del testimonio: Y el sacerdote har el uno ofrenda por el pecado, y el otro holocausto; y la purificar el sacerdote delante de Jehov del flujo de su inmundicia. (Levtico, 15:19-30).

    EL MOTIVO DE LOS DOLORES DEL PARTO

    A la mujer dijo: Multiplicar en gran manera tus dolores y tus preeces; con dolor parirs los hijos. (Gnesis, 3:16).

    EL PERIODO POSTPARTO EN LA BIBLIA

    La mujer cuando concibiere y pariere varn, ser inmunda siete das; conforme a los das que est separada por su menstruo, ser inmunda. Y al octavo da circuncidar la carne de su prepucio. Ms ella permanecer treinta y tres das en la sangre de su purgacin: ninguna cosa santa tocar, ni vendr al santuario, hasta que sean cumplidos los das de su purgacin. Y si pariere hembra ser inmunda dos semanas, conforme a su separacin, y sesenta y seis das estar purificndose de su sangre. (Levtico, 12:2-5).

    DESPUS DE UN CONTACTO SEXUAL

  • 37

    Y el hombre, cuando de l saliere derramamiento de semen, lavar en aguas toda su carne, y ser inmundo hasta la tarde. Y toda vestimenta, o toda piel sobre la cual hubiere el derramamiento del semen, se lavar con agua, y ser inmunda hasta la tarde. Y la mujer con quien el varn tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavarn con agua, y sern inmundos hasta la tarde. (Levtico, 15:16-18).

    Y cuando el sol se pusiere, ser limpio. (Levtico, 22:7).

    EL VELO DE LA MUJER EN LA BIBLIA

    Ms toda mujer que ora o profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se rayese. Porque si la mujer no se cubre, trasqulese tambin: y si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse, cbrase (As que cubrirse la cabeza no es una obligacin solamente para la mujer musulmana!). Porque el varn no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: ms la mujer es gloria del varn. Porque el varn no es de la mujer, sino la mujer del varn. Porque tampoco el varn fue criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varn. Por lo cual, la mujer debe tener seal de potestad sobre su cabeza, por causa de los ngeles. Ms ni el varn sin la mujer, ni la mujer sin el varn, en el Seor. Porque como la mujer es del varn, as tambin el varn es por la mujer: empero todo de Dios. Juzgad vosotros mismos: es honesto orar la mujer a Dios no cubierta? (I Corintios, 11:5-13).

  • 38

    Asimismo tambin las mujeres, atavindose en hbito honesto, con vergenza y modestia; no con cabellos encrespados, u oro, o perlas, o vestidos costosos. (I Timoteo, 2:9).

    LA MUJER NO ES LA GLORIA DE DIOS

    Porque el varn no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: ms la mujer es gloria del varn. Porque el varn no es de la mujer, sino la mujer del varn. Porque tampoco el varn fue criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varn. (I Corintios, 11:7-9).

    LA MUJER ES LA MALDAD

    Y he aqu, traan un talento de plomo, y una mujer estaba asentada en medio de aquel epha. Y l dijo: Esta es la Maldad; y la ech dentro del epha, y ech la masa de plomo en su boca. (Zacaras, 5:7-9).

    LA VOZ DE LA MUJER NO TIENE QUE ESCUCHARSE

    Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estn sujetas, como tambin la ley dice. Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa a sus maridos; porque deshonesta cosa

  • 39

    es hablar una mujer en la congregacin. (I Corintios, 14:34-35).

    EL CASAMIENTO FORZADO

    Cuando hermanos estuvieren juntos, y muriere alguno de ellos, y no tuviere hijo, la mujer del muerto no se casar fuera con hombre extrao: su cuado entrar a ella, y la tomar por su mujer, y har con ella parentesco. (Deuteronomio, 25:5).

    QUE PASA SI EL HERMANO DE UN MUERTO RECHAZA LA BODA CON LA MUJER DE ESTE?

    Y si el hombre no quisiere tomar a su cuada, ir entonces la cuada suya a la puerta a los ancianos, y dir: Mi cuado no quiere suscitar nombre en Israel a su hermano; no quiere emparentar conmigo. Entonces los ancianos de aquella ciudad lo harn venir, y hablarn con l: y si l se levantare, y dijere, no quiero tomarla, se llegar entonces su cuada a l delante de los ancianos, y le descalzar el zapato de su pie, y le escupir en el rostro, y hablar y dir: As ser hecho al varn que no edificare la casa de su hermano. Y su nombre ser llamado en Israel: La casa del descalzado. (Deuteronomio, 25:7-10).

  • 40

    LAS DUDAS SOBRE EL LTIMO DA

    Si el hombre muriere, volver a vivir? (Job, 14:14).

    ...sobre todas estas cosas te traer Dios a juicio (El Antiguo Testamento menciona la llegada del Da del Juicio Final solo en un versculo. Dios no amenaza a los creyentes con el Fuego del Infierno, sino que cada vez que no Le obedecen les confisca la tierra y se las devuelve cuando se arrepienten, como si la recompensa y el castigo fueran cosas especficas de esta vida.). (Eclesiasts, 11:9).

    LOS FILISTEOS EN LA BIBLIA

    Y fue Sansn y cogi trescientas zorras, y tomando teas, y trabando aqullas por las colas, puso entre cada dos colas una tea. Despus, encendiendo las teas, ech las zorras en los sembrados de los filisteos, y quem hacinas y mieses, y vias y olivares. (Jueces, 15:4-5).

    Y hallando una quijada de asno fresca, extendi la mano y la tom, e hiri con ella a mil hombres. Entonces Sansn dijo: con la quijada de un asno, un montn, dos montones; Con la quijada de un asno her mil hombres. (Jueces, 15:15-16).

  • 41

    LOS 100 PREPUCIOS: LA DOTE DE DAVID

    Cuando David decidi de tomar por esposa a la hija del rey Sal, este le pidi que le trajera 100 prepucios de filisteos, para que, de este modo, se vengara de sus enemigos.

    Y Sal dijo: Decid as a David: No est el contentamiento del rey en el dote, sino en cien prepucios de Filisteos, para que sea tomada venganza de los enemigos del rey. Ms Sal pensaba echar a David en manos de los Filisteos. Y como sus criados declararon a David estas palabras, plugo la cosa en los ojos de David, para ser yerno del rey. Y como el plazo no era an cumplido, se levant David, y se parti con su gente, e hiri doscientos hombres de los Filisteos; y trajo David los prepucios de ellos, y los entregaron todos al rey, para que l fuese hecho yerno del rey. Y Sal le dio a su hija Michel por mujer. (I Samuel, 18:25-27)

    Y Abisal, hermano de Joab, era cabeza de los tres, el cual blandi su lanza sobre trescientos, a los cuales hiri; y fue entre los tres nombrado. (I Crnicas, 11:20).

    LA TIERRA PROMETIDA PARA EL PUEBLO ELEGIDO

    Habita en esta tierra, y ser contigo, y te bendecir; porque a ti y a tu simiente dar todas estas tierras, y

  • 42

    confirmar el juramento que jur a Abraham tu padre. (Gnesis, 26:3).

    Y se apareci otra vez Dios a Jacob, cuando se haba vuelto de Padan-aram, y le bendijo. Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamar ms tu nombre Jacob, sino Israel ser tu nombre: y llam su nombre Israel. Y le dijo Dios: Yo soy el Dios Omnipotente: crece y multiplcate; una nacin y conjunto de naciones proceder de ti, y reyes saldrn de tus lomos: Y la tierra que yo he dado a Abraham y a Isaac, la dar a ti: y a tu simiente despus de ti dar la tierra. (Gnesis, 35:9-12).

    Y he aqu, Jehov estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehov, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que ests acostado te la dar a ti y a tu simiente. Y ser tu simiente como el polvo de la tierra, y te extenders al occidente, y al oriente, y al aquiln, y al medioda; y todas las familias de la tierra sern benditas en ti y en tu simiente. (Gnesis, 28:13-14).

    Y Jehov dijo a Abraham, despus que Lot se apart de l: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde ests hacia el Aquiln, y al Medioda, y al Oriente y al Occidente; Porque toda la tierra que ves, la dar a ti y a tu simiente1 para siempre. Y har tu simiente como el polvo de la tierra: que si alguno podr contar el polvo de la tierra, tambin tu simiente ser contada. Levntate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la tengo de dar. (Gnesis, 13:14-17).

  • 43

    Sube a este monte de Abarim, al monte Nebo, que est en la tierra de Moab, que est en derecho de Jeric, y mira la tierra de Canan, que yo doy por heredad a los hijos de Israel. (Deuteronomio, 32:49).

    EL RACISMO EN LA BIBLIA

    He aqu ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. (II Reis, 5:15).

    Porque t eres pueblo santo a Jehov tu Dios: Jehov tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, ms que todos los pueblos que estn sobre la haz de la tierra. (Deuteronomio, 7:6).

    Porque en mis ojos fuiste de grande estima, fuiste honorable, y yo te am: dar pues hombres por ti, y naciones por tu alma. (Isaas, 43:4).

    EL RACISMO FUE INTRODUCIDO POR NO

    Y bebi No del vino, y se embriag, y estaba descubierto en medio de su tienda. Y Chan, padre de Canan, vio la desnudez de su padre, y les dijo a sus dos hermanos a la parte de afuera. Entonces Sem y Japhet

  • 44

    tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrs, cubrieron la desnudez de su padre teniendo vueltos sus rostros, y as no vieron la desnudez de su padre. Y despert No de su vino, y supo lo que haba hecho con l su hijo el ms joven; Y dijo: Maldito sea Canan; Siervo de siervos ser a sus hermanos. Dijo ms: Bendito Jehov el Dios de Sem, Y sale Canan siervo. (Gnesis, 9:21-26).

    PABLO Y EL RACISMO

    Pablo dijo: Nosotros Judos naturales, y no pecadores de los gentiles. (Glatas, 2:15).

    Porque escrito est que Abraham tuvo dos hijos; uno de la sierva, el otro de la libre. Mas el de la sierva naci segn la carne; pero el de la libre naci por la promesa. Las cuales cosas son dichas por alegora: porque estas mujeres son los dos pactos; el uno ciertamente del monte Sina, el cual engendr para servidumbre, que es Agar. Porque Agar o Sina es un monte de Arabia, el cual es conjunto a la que ahora es Jerusaln, la cual sirve con sus hijos. Mas la Jerusaln de arriba libre es; la cual es la madre de todos nosotros. Porque est escrito: Algrate, estril, que no pares: Prorrumpe y clama, la que no ests de parto; Porque ms son los hijos de la dejada, que de la que tiene marido. As que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa. Empero como entonces el que era engendrado segn la carne, persegua al que haba nacido segn el

  • 45

    Espritu, as tambin ahora. Ms qu dice la Escritura? Echa fuera a la sierva y a su hijo; porque no ser heredero el hijo de la sierva con el hijo de la libre. (Glatas, 4:22-30).

    LOS PARIENTES EN LA BIBLIA

    As dijo el Seor Jehov: He aqu, yo alzar mi mano a los parientes, y a los pueblos levantar mi bandera; y traern en brazos tus hijos, y tus hijas sern tradas en hombros. Y reyes sern tus ayos, y sus reinas tus amas de leche; el rostro inclinado a tierra te adorarn, y lamern el polvo de tus pies: y conocers que yo soy Jehov, que no se avergonzarn los que me esperan. (Isaas, 49:22-23).

    Alza tus ojos en derredor, y mira: todos estos se han juntado, vinieron a ti: tus hijos vendrn de lejos, y tus hijas sobre el lado sern criadas. Entonces vers y resplandecers; y se maravillar y ensanchar tu corazn, que se haya vuelto a ti la multitud de la mar, y la fortaleza de las gentes haya venido a ti. Multitud de camellos te cubrir, dromedarios de Madin y de Epha; vendrn todos los de Seba; traern oro e incienso, y publicarn alabanzas de Jehov. Todo el ganado de Cedar ser juntado para ti: carneros de Nejayote te sern servidos: sern ofrecidos con agrado sobre mi altar, y glorificar la casa de mi gloria. Quines son estos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas? Ciertamente a m esperarn las islas, y las naves de Tarsos desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al nombre de

  • 46

    Jehov tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado. Y los hijos de los extranjeros edificarn tus muros, y sus reyes te servirn; porque en mi ira te her, ms en mi buena voluntad tendr de ti misericordia. Tus puertas estarn de continuo abiertas, no se cerrarn de da ni de noche, para que sea trada a ti fortaleza de gentes, y sus reyes conducidos. Porque la gente (en la Versin K.J.V. parientes) o el reino que no te sirviere, perecer; y del todo sern asoladas. La gloria del Lbano vendr a ti, hayas, pinos, y bojes juntamente, para decorar el lugar de mi santuario; y yo honrar el lugar de mis pies. Y vendrn a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarn todos los que te escarnecan, y llamarte han Ciudad de Jehov, Sion del Santo de Israel. En lugar de que has sido desechada y aborrecida, y que no haba quien por ti pasase, ponerte he en gloria perpetua, gozo de generacin y generacin. Y mamars la leche de las gentes (en la Versin K.J.V. parientes), el pecho de los reyes (en la Versin K.J.V. parientes) mamars; y conocers que yo Jehov soy el Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob. (Isaas, 60:4-16).

    Y estarn extranjeros, y apacentarn vuestras ovejas, y los extraos sern vuestros labradores y vuestros viadores. Y vosotros seris llamados sacerdotes de Jehov, ministros del Dios nuestro seris dichos: comeris las riquezas de las gentes (en la Versin K.J.V. parientes), y con su gloria seris sublimes. (Isaas, 61:5-6).

  • 47

    COJAN PRESTAMOS DE CUALQUIERA, MENOS DE LOS PARIENTES!

    No tomars de tu hermano logro de dinero, ni logro de comida, ni logro de cosa alguna que se suele tomar. (Deuteronomio, 23:19).

    Y esta es la manera de la remisin: perdonar a su deudor todo aqul que hizo emprstito de su mano, con que oblig a su prjimo: no lo demandar ms a su prjimo, o a su hermano; porque la remisin de Jehov es pregonada. Del extranjero demandars el reintegro: ms lo que tu hermano tuviere tuyo, lo perdonar tu mano. (Deuteronomio, 15:2-3).

    QUIENES SON LOS PERROS Y LOS PUERCOS?

    Ms Jess le dijo: Deja primero hartarse los hijos, porque no es bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. (Marcos, 7:27).

    No deis lo santo a los perros, ni echis vuestras perlas delante de los puercos; porque no las rehuellen con sus pies, y vuelvan y os despedacen. (Mateo, 7:6).

    SOLO 144.000 SIONISTAS FUERON RECOMPENSADOS CON EL PARASO

  • 48

    Y mir, y he aqu, el Cordero estaba sobre el monte de Sion, y con l ciento cuarenta y cuatro mil, que tenan el nombre de su Padre escrito en sus frentes. Y o una voz del cielo como ruido de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno: y o una voz de taedores de arpas que taan con sus arpas: Y cantaban como un cntico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro animales, y de los ancianos: y ninguno poda aprender el cntico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil, los cuales fueron comprados de entre los de la tierra. Estos son los que con mujeres no fueron contaminados; porque son vrgenes. Estos, los que siguen al Cordero por donde quiera que fuere. Estos fueron comprados de entre los hombres por primicias para Dios y para el Cordero. (Apocalipsis, 14:1-4).

    MATEN A LAS MUJERES, A LOS NIOS, A LOS ANIMALES!

    Y a los otros dijo a mis odos: Pasad por la ciudad en pos de l, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengis misericordia. Matad viejos, mozos y vrgenes, nios y mujeres, hasta que no quede ninguno: ms a todo aquel sobre el cual hubiere seal, no llegaris; y habis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo. (Ezequiel, 9:5-6).

  • 49

    Jehov habl a Moiss, diciendo: Haz la venganza de los hijos de Israel sobre los Madianitas; despus sers recogido a tus pueblos. Entonces Moiss habl al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, e irn contra Madin, y harn la venganza de Jehov en Madin. Mil de cada tribu de todas las tribus de los hijos de Israel, enviaris a la guerra. As fueron dados de los millares de Israel, mil por cada tribu, doce mil a punto de guerra. Y Moiss los envi a la guerra: mil por cada tribu envi: y Pines, hijo de Eleazar sacerdote, fue a la guerra con los santos instrumentos, con las trompetas en su mano para tocar. Y pelearon contra Madin, como Jehov lo mand a Moiss, y mataron a todo varn. Mataron tambin, entre los muertos de ellos, a los reyes de Madin: Evi, y Recem, y Zur, y Hur, y Reba, cinco reyes de Madin; a Balaam tambin, hijo de Beor, mataron a cuchillo. Y llevaron cautivas los hijos de Israel las mujeres de los Madianitas, y sus chiquitos y todas sus bestias, y todos sus ganados; y arrebataron toda su hacienda. Y abrasaron con fuego todas sus ciudades, aldeas y castillos. (Nmeros, 31:1-10).

    Este prrafo contradice la idea del sacrificio de Jess para la salvacin de toda la humanidad, y tambin saca algunos profetas de entre los que recibieron la salvacin, como David, Lot o No que en la Biblia son mencionados con sus malas acciones de incesto, de adulterio y de embriaguez, como hemos visto antes.

    Y les dijo Moiss: Todas las mujeres habis reservado?... Matad pues ahora todos los varones entre los

  • 50

    nios: matad tambin toda mujer que haya conocido varn carnalmente. Y todas las nias entre las mujeres, que no hayan conocido ayuntamiento de varn, os reservaris vivas. (Nmeros, 31:15-18).

    Y como los sacerdotes hubieron tocado las bocinas la sptima vez, Josu dijo al pueblo: Dad grita, porque Jehov os ha entregado la ciudad. Mas la ciudad ser anatema a Jehov, ella con todas las cosas que estn en ella: solamente Rayab la ramera vivir, con todos los que estuvieren en casa con ella, por cuanto escondi los mensajeros que enviamos. Empero guardaos vosotros del anatema, que ni toquis, ni tomis alguna cosa del anatema, porque no hagis anatema el campo de Israel, y lo turbis. Ms toda la plata, y el oro, y vasos de metal y de hierro, sea consagrado a Jehov, y venga al tesoro de Jehov. Entonces el pueblo dio grita, y los sacerdotes tocaron las bocinas: y aconteci que como el pueblo hubo odo el sonido de la bocina, dio el pueblo grita con gran vocero, y el muro cay a plomo. El pueblo subi luego a la ciudad, cada uno en derecho de s, y la tomaron. Y destruyeron todo lo que en la ciudad haba; hombres y mujeres, mozos y viejos, hasta los bueyes, y ovejas, y asnos, a filo de espada. (Josu, 6:16-21).

    LA MATANZA, EL RAPTO Y LA ESCLAVITUD

    Y no echaron al Cananeo que habitaba en Gezer; antes qued el Cananeo en medio de Ephraim, hasta hoy, y fue

  • 51

    tributario. (Josu, 16:10). Vanse tambin Josu 17:13 y Jueces 1:30.

    Entonces la congregacin envi all doce mil hombres de los ms valientes, y les mandaron, diciendo: Id y poned a cuchillo a los moradores de Jabes-galaad, y las mujeres y nios. Mas haris de esta manera: mataris a todo varn, y a toda mujer que hubiere conocido ayuntamiento de varn. Y hallaron de los moradores de Jabes-galaad cuatrocientas doncellas que no haban conocido hombre en ayuntamiento de varn y las trajeron al campo en Silo, que es en la tierra de Canan. Toda la congregacin envi luego a hablar a los hijos de Benjamn que estaban en la pea de Remn, y los llamaron en paz. Y volvieron entonces los de Benjamn; y les dieron por mujeres las que haban guardado vivas de las mujeres de Jabes-galaad: mas no les bastaron stas. (Jueces, 21:10-14).

    EL RAPTO DE LAS MUJERES

    Mandaron a los hijos de Benjamn, diciendo: Id, y poned emboscada en las vias: Y estad atentos: y cuando viereis salir las hijas de Silo a bailar en corros, vosotros saldris de las vias, y arrebataris cada uno mujer para s de las hijas de Silo, y os iris a tierra de Benjamn: Y cuando vinieren los padres de ellas o sus hermanos a demandrnoslo, nosotros les diremos: Tened piedad de nosotros en lugar de ellos: pues que nosotros en la guerra no tomamos mujeres para todos: que vosotros no se las

  • 52

    habis dado, para que ahora seis culpables. Y los hijos de Benjamn lo hicieron as; pues tomaron mujeres conforme a su nmero, pillando de las que danzaban; y yndose luego, se tornaron a su heredad, y reedificaron las ciudades, y habitaron en ellas. (Jueces, 21:20-23).

    MATENLOS Y COJAN SUS BIENES!

    Cuando te acercares a una ciudad para combatirla, le intimars la paz. Y ser que, si te respondiere, paz, y te abriere, todo el pueblo que en ella fuere hallado te ser tributario, y te servir. Ms si no hiciere paz contigo, y emprendiere contigo guerra, y la cercares, luego que Jehov tu Dios la entregare en tu mano, herirs a todo varn suyo a filo de espada. Solamente las mujeres y los nios, y los animales, y todo lo que hubiere en la ciudad, todo su despojo, tomars para ti: y comers del despojo de tus enemigos, los cuales Jehov te entreg. (Deuteronomio, 20:10-14).

    VENGANZA, CUCHILLO, ESPADA Y FUEGO!

    Porque nuestro Dios es fuego consumidor. (Hebreos, 12:29).

    Jehov, Dios de las venganzas, Dios de las venganzas, mustrate. (Salmos, 94:1).

  • 53

    Y por qu no quitas mi rebelin, y perdonas mi iniquidad? (Job, 7:21).

    Cuchillo habis temido, y cuchillo traer sobre vosotros, dice el Seor Jehov. (Ezequiel, 11:8).

    Vi al Seor que estaba sobre el altar, y dijo: Hiere el umbral, y estremzcanse las puertas: y crtales en piezas la cabeza de todos; y el postrero de ellos matar a cuchillo: no habr de ellos quien se fugue, ni quien escape. Aunque cavasen hasta el infierno, de all los tomar mi mano; y si subieren hasta el cielo, de all los har descender. Y si se escondieren en la cumbre del Carmelo, all los buscar y los tomar; y aunque se escondieren de delante de mis ojos en el profundo de la mar, all mandar a la culebra, y los morder. Y si fueren en cautiverio, delante de sus enemigos, all mandar al cuchillo, y los matar; y pondr sobre ellos mis ojos para mal, y no para bien. (Ams, 9:1-4).

    Y har que Elam se intimide delante de sus enemigos, y delante de los que buscan su alma; y traer sobre ellos mal, y el furor de mi enojo, dice Jehov; y enviar en pos de ellos espada hasta que los acabe. (Jeremas, 49:37).

    Para los que dicen que el Islam es la religin de la espada, que sepan que la palabra espada no es mencionada en el Corn, mientras que en la Biblia es mencionada varias veces, del modo que vemos aqui.

  • 54

    Y a todos los que estuvieren alrededor de l para su ayuda, y a todas sus compaas esparcir a todo viento, y desenvainar espada en pos de ellos. Y sabrn que yo soy Jehov, cuando los esparciere entre las gentes, y los derramare por la tierra. Y har que de ellos queden pocos en nmero, del cuchillo, y del hambre, y de la pestilencia, para que cuenten todas sus abominaciones entre las gentes adonde llegaren; y sabrn que yo soy Jehov. (Ezequiel, 12:14-16).

    LA BIBLIA PRESENTA ERRONEAMENTE LA MISERICORDIA DE DIOS

    LA MADRE COCINA SUS PROPIOS HIJOS

    Y les har comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas; y cada uno comer la carne de su amigo. (Jeremas, 19:9).

    Empero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos, y si abominareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis derechos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto; yo tambin har con vosotros esto: enviar sobre vosotros terror,

  • 55

    extenuacin y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma: y sembraris en balde vuestra simiente, porque vuestros enemigos la comern: y pondr mi ira sobre vosotros, y seris heridos delante de vuestros enemigos; y los que os aborrecen se enseorearn de vosotros, y huiris sin que haya quien os persiga. Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo tornar a castigaros siete veces ms por vuestros pecados. Y quebrantar la soberbia de vuestra fortaleza, y tornar vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como metal: y vuestra fuerza se consumir en vano; que vuestra tierra no dar su esquilmo, y los rboles de la tierra no darn su fruto. Y si anduviereis conmigo en oposicin, y no me quisiereis or, yo aadir sobre vosotros siete veces ms plagas segn vuestros pecados. Enviar tambin contra vosotros bestias fieras que os arrebaten los hijos, y destruyan vuestros animales, y os apoquen, y vuestros caminos sean desiertos. Y si con estas cosas no fuereis corregidos, sino que anduviereis conmigo en oposicin, yo tambin proceder con vosotros, en oposicin y os herir an siete veces por vuestros pecados: y traer sobre vosotros espada vengadora, en vindicacin del pacto; y os recogeris a vuestras ciudades; mas yo enviar pestilencia entre vosotros, y seris entregados en mano del enemigo. Cuando yo os quebrantare el arrimo del pan, cocern diez mujeres vuestro pan en un horno, y os devolvern vuestro pan por peso; y comeris, y no os hartaris. Y si con esto no me oyereis, mas procediereis conmigo en oposicin, yo proceder con vosotros en contra y con ira, y os castigar an siete veces por vuestros

  • 56

    pecados. Y comeris las carnes de vuestros hijos, y comeris las carnes de vuestras hijas. (Levtico, 26:14-29).

    Mira, oh Jehov, y considera a quin has hecho as. Han de comer las mujeres su fruto, los pequeitos de sus cras? (Lamentaciones, 2:20).

    Las manos de las mujeres piadosas cocieron a sus hijos; les fueron comida en el quebrantamiento de la hija de mi pueblo. (Lamentaciones, 4:10).

    LA ESPADA Y EL FUEGO EN EL NUEVO TESTAMENTO

    En el Nuevo Testamento, Jess es citado diciendo:

    No pensis que he venido para meter paz en la tierra: no he venido para meter paz, sino espada. Porque he venido para hacer disensin del hombre contra su padre, y de la hija contra su madre, y de la nuera contra su suegra. (Mateo, 10:34-35).

    Fuego vine a meter en la tierra: y qu quiero, si ya est encendido? Empero de bautismo me es necesario ser bautizado: y cmo me angustio hasta que sea cumplido! Pensis que he venido a la tierra a dar paz? No, os digo; mas disensin. Porque estarn de aqu adelante cinco en una casa divididos; tres contra dos, y dos contra tres. El padre estar dividido contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la

  • 57

    suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra. (Lucas, 12:49-53).

    Y tambin a aquellos mis enemigos que no queran que yo reinase sobre ellos, traedlos ac, y degolladlos delante de m. (Lucas, 19:27).

    Si alguno viene a m, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun tambin su vida, no puede ser mi discpulo. (Lucas, 14:26).

    JESS Y SUS APSTOLES

    Y luego Jess, extendiendo la mano, trab de l, y le dice: Oh hombre de poca fe, por qu dudaste? (Mateo, 14:31).

    Entonces l, volvindose, dijo a Pedro: Qutate de delante de m, Satans; me eres escndalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres. (Mateo, 16:23).

    JESS Y SU MADRE

    Y le dice Jess: Qu tengo yo contigo, mujer?1 (Juan, 2:4). Yo solamente estoy citando un prrafo que personalmente no pienso que describa la verdad, ya que yo creo que Jess fue un gran profeta de Dios, mucho ms

  • 58

    respetuoso y bueno con su madre de lo que ensea la Biblia.

    Y le dijo uno: He aqu tu madre y tus hermanos estn fuera, que te quieren hablar. Y respondiendo l al que le deca esto, dijo: Quin es mi madre y quines son mis hermanos? (Mateo, 12:47-48).

    LOS ATRIBUTOS DE DIOS EN LA BIBLIA

    JACOB LUCHA CON DIOS (Ttulo cogido de la Nueva Versin Internacional de la Biblia)

    Y dijo: Djame, que raya el alba. Y l dijo: No te dejar, si no me bendices. Y l le dijo: Cul es tu nombre? Y l respondi: Jacob. Y l dijo: No se dir ms tu nombre Jacob, sino Israel: porque has peleado con Dios y con los hombres, y has vencido. Entonces Jacob le pregunt, y dijo: Declrame ahora tu nombre. Y l respondi: Por qu preguntas por mi nombre? Y lo bendijo all. Y llam Jacob el nombre de aquel lugar Peniel: porque vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. (Gnesis, 36:26-30).

    DIOS NECESITA DESCANSAR?

  • 59

    Seal es para siempre entre m y los hijos de Israel; porque en seis das hizo Jehov los cielos y la tierra, y en el sptimo da ces, y repos. (xodo, 31:17).

    DESPIERTA SEOR!

    Despierta; por qu duermes, Seor? (Salmos, 44:23).

    Entonces despert el Seor a la manera del que ha dormido, como un valiente que grita excitado del vino. (Salmos, 78:65).

    DIOS OLVIDA?

    Hasta cundo, Jehov, me olvidars para siempre? (Salmos, 13:1)

    Por qu te olvidars para siempre de nosotros, y nos dejars por largos das? (Lamentaciones, 5:20).

    DIOS TIENE REMORDIMIENTOS?

    Y se arrepinti Jehov de haber hecho hombre en la tierra, y le pes en su corazn. (Gnesis, 6:6).

    ... porque me arrepiento de haberlos hecho. (Gnesis, 6:7).

  • 60

    DIOS SE AUTOLESIONA?

    Porque as ha dicho Jehov: He aqu que esta vez arrojar con honda los moradores de la tierra, y he de afligirlos, para que lo hallen. (Jeremas, 10:18).

    DIOS ORDENA A LA GENTE QUE ROBEN?

    Sino que demandar cada mujer a su vecina y a su husped vasos de plata, vasos de oro, y vestidos: los cuales pondris sobre vuestros hijos y vuestras hijas, y despojaris a Egipto. (xodo, 3:22). Vanse en detalle xodo 3:22, 11:1 y 12:35.

    DIOS APLAUDE?

    Y yo tambin batir mi mano con mi mano. (Ezequiel, 21:17).

    Y he aqu, que bat mis manos. (Ezequiel, 22.13). En la versin K.J.V. bate sus manos.

    NEGAR LA COMPASIN Y LA MISERICORDIA DEL SEOR

    Oh Jehov de los ejrcitos, hasta cundo no tendrs piedad de Jerusaln, y de las ciudades de Jud? (Zacaras, 1:12)

  • 61

    Hasta cundo juzgaris injustamente...? (Salmos, 82:2).

    El derrama menosprecio sobre los prncipes, Y enflaquece la fuerza de los esforzados. El descubre las profundidades de las tinieblas, y saca a luz la sombra de muerte. El multiplica las gentes, y l las destruye: El esparce las gentes, y las torna a recoger. El quita el seso de las cabezas del pueblo de la tierra, y les hace que se pierdan vagueando sin camino: Van a tientas como en tinieblas y sin luz, Y los hace errar como borrachos. (Job, 12:21-25).

    EXISTE EL JUICIO JUSTO?

    Sabed ahora que Dios me ha trastornado, y trado en derredor su red sobre m. He aqu yo clamar agravio, y no ser odo: dar voces, y no habr juicio. Cerc de vallado mi camino, y no pasar; Y sobre mis veredas puso tinieblas. (Job, 19:6-8)

    LAS MADRES COMEN SUS PROPIOS HIJOS

    Mira, oh Jehov, y considera a quin has hecho as. Han de comer las mujeres su fruto, los pequeitos de sus cras? (Lamentaciones, 2:20).

  • 62

    Pereci mi fortaleza, y mi esperanza en Dios (conforme G.N.B., conocido en la versin inglesa de hoy en dia). (Lamentaciones, 3:18).

    Nosotros nos hemos rebelado, y fuimos desleales; t no perdonaste. Desplegaste la ira, y nos perseguiste; mataste, no perdonaste. Te cubriste de nube, porque no pasase la oracin nuestra. (Lamentaciones, 3:42-44).

    La lengua del nio de teta, de sed se peg a su paladar: Los chiquitos pidieron pan, y no hubo quien se lo partiese. Los que coman delicadamente, asolados fueron en las calles; Los que se criaron en carmes, abrazaron los estercoleros. Y se aument la iniquidad de la hija de mi pueblo ms que el pecado de Sodoma, Que fue trastornada en un momento, y no asentaron sobre ella compaas. Sus Nazareos fueron blancos ms que la nieve, ms lustroso que la leche. Su compostura ms rubicunda que los rubes, ms bellos que el zafiro:

    Oscura ms que la negrura es la forma de ellos; no los conocen por las calles: Su piel est pegada a sus huesos, seca como un palo. Ms dichosos fueron los muertos a cuchillo que los muertos del hambre; Porque stos murieron poco a poco por falta de los frutos de la tierra. Las manos de las mujeres piadosas cocieron a sus hijos; les fueron comida en el quebrantamiento de la hija de mi pueblo. Cumpli Jehov su enojo, derram el ardor de su ira; Y encendi fuego en Sion, que consumi sus fundamentos. (Lamentaciones, 4:4-11).

  • 63

    DAVID FINGE LA LOCURA...

    Y David puso en su corazn estas palabras, y tuvo gran temor de Achs rey de Gath. Y mud su habla delante de ellos, y se fingi loco entre sus manos, y escriba en las portadas de las puertas, dejando correr su saliva por su barba. (I Samuel, 21:12-13).

    ...Y BAILA DESNUDO DELANTE DE DIOS

    Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehov con toda suerte de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, adufes, flautas y cmbalos. Y cuando llegaron a la era de Nachn, Usa extendi la mano al arca de Dios, y la tuvo; porque los bueyes daban sacudidas. Y el furor de Jehov se encendi contra Usa y lo hiri all Dios por aquella temeridad, y cay all muerto junto al arca de Dios. Y se entristeci David por haber herido Jehov a Usa: y fue llamado aquel lugar Prez-Usa, hasta hoy. Y temiendo David Jehov aquel da, dijo: Cmo ha de venir a m el arca de Jehov? No quiso pues David traer a s el arca de Jehov a la ciudad de David; ms la llev David a casa de Obed-Edam Jeteo. Y estuvo el arca de Jehov en casa de Obed-Edam Jeteo tres meses: y bendijo Jehov a Obed-Edam y a toda su casa. Y fue dado aviso al rey David, diciendo: Jehov ha bendecido la casa de Obed-Edam, y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios.

  • 64

    Entonces David fue, y trajo el arca de Dios de casa de Obed-Edam a la ciudad de David con alegra. Y como los que llevaban el arca de Dios haban andado seis pasos, sacrificaban un buey y un carnero grueso. Y David saltaba con toda su fuerza delante de Jehov; y tena vestido David un efod de lino. As David y toda la casa de Israel llevaban el arca de Jehov con jbilo y sonido de trompeta. Y como el arca de Jehov lleg a la ciudad de David, aconteci que Michel hija de Sal mir desde una ventana, y vio al rey David que saltaba con toda su fuerza delante de Jehov: y le menospreci en su corazn. Metieron pues el arca de Jehov, y la pusieron en su lugar en medio de una tienda que David le haba tendido: y sacrific David holocaustos y pacficos delante de Jehov. Y como David hubo acabado de ofrecer los holocaustos y pacficos, bendijo al pueblo en el nombre de Jehov de los ejrcitos. Y reparti a todo el pueblo, y a toda la multitud de Israel, as a hombres como a mujeres, a cada uno una torta de pan, y un pedazo de carne, y un frasco de vino. Y fuese todo el pueblo, cada uno a su casa. Volvi luego David para bendecir su casa: y saliendo Michel a recibir a David, dijo: Cun honrado ha sido hoy el rey de Israel, desnudndose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se desnudara un juglar! Entonces David respondi a Michel: Delante de Jehov, que me eligi ms bien que a tu padre y a toda su casa, mandndome que fuese prncipe sobre el pueblo de Jehov, sobre Israel, danzar delante de Jehov. (II Samuel, 6:5-21).

  • 65

    LA HIPOCRESA

    Limpio eres para con el limpio, ms con el perverso eres rgido. (II Samuel, 22:27).

    LA AUTENTICIDAD DE LA BIBLIA

    EL TESTIMONIO DE LA BIBLIA A LOS SABIOS

    Cmo decs: Nosotros somos sabios, y la ley de Jehov es con nosotros? Ciertamente, he aqu que en vano se cort la pluma, por dems fueron los escribas. (Jeremas, 8:8).

    Porque desde el ms chico de ellos hasta el ms grande de ellos, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engaadores. (Jeremas, 6:13).

    Me dijo entonces Jehov: Falso profetizan los profetas en mi nombre: no los envi, ni les mand, ni les habl: visin mentirosa, y adivinacin, y vanidad, y engao de su corazn os profetizan. (Jeremas, 14:14).

    He aqu yo contra los que profetizan sueos mentirosos, dice Jehov y los contaron, e hicieron errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envi, ni les mand (este prrafo es muy similar a una aleya

  • 66

    del Sagrado Corn, donde Allah acusa del mismo modo a los sabios: Y hay una parte de ellos que tergiversan el Libro con sus lenguas, para que creis que lo que recitan es parte de l. Pero no es parte del Libro. Dicen: Esto viene de Allah; pero no es cierto que venga de Allah. Dicen una mentira contra Allah, a sabiendas. Sura de Imran, 3:77) ; y ningn provecho hicieron a este pueblo, dice Jehov. (Jeremas, 23:31).

    Y nunca ms os vendr a la memoria decir: Carga de Jehov: porque la palabra de cada uno le ser por carga; pues pervertisteis las palabras del Dios viviente, de Jehov de los ejrcitos, Dios nuestro. (Jeremas, 23:36).

    EL ANTIGUO Y EL NUEVO TESTAMENTO SON TEMPORALES

    Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos. Ms cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte ser quitado. (I Corintios, 13:9-10). Pablo nos da una profeca que habla de la llegada del que anula su profeca y su conocimiento; en otras palabras: anula el Antiguo y Nuevo Testamento; tenemos que recordar que las letras de Pablo fueron escritas mucho despus de que Jess fue elevado al Cielo, as que no hablaba del Espritu Santo que tena que llegar justo despus de la partida de Jess.

    LOS LIBROS APCRIFOS

  • 67

    El trmino de apcrifos se refiere a los 7 libros catlicos,

    rechazados por los protestantes y negados por la versin K.J.V.

    El prrafo Juan, 14:25 de la Biblia predice la llegada del Espritu

    Santo despues de la partida de Jess, para ensear a la gente

    sobre todas las cosas. Pero los libros apcrifos han estado

    durante 16 siglos dentro de la Biblia. No ha prevenido el

    Espritu Santo a la gente durante este tiempo de que la Biblia

    contena 7 libros apcrifos? En 1611, el rey Jacob ha prohibido

    estos libros. Ahora, a quin creer? A los catlicos, cuya Biblia

    tiene 73 libros, o a los protestantes, cuya Biblia tiene 66 libros?

    A los que toman por buenos estos libros o a los que los

    rechazan?

    1. obas

    2. udit

    3. clesistico

    4. abidura

    5. aruc

    6. rimero de Macabeos

  • 68

    7. egundo de Macabeos

    LOS LIBROS APCRIFOS EN LA VERSIN G.N.B

    Existen dos copias diferentes y contradictorias de esta versin: una contiene estos libros, as que el nmero de los libros bblicos asciende a 81, y la otra que no los contiene.

    1. ira

    2. pstola de Jeremas

    3. racin y cntico de los tres jvenes

    4. usana

    5. el y el dragn

    6. rimero de Esdras

    7. egundo de Esdras

    8. racin de Manass

  • 69

    LOS VERSCULOS APCRIFOS EN LA VERSIN K.J.V

    Despus del rechazo de los 7 libros apcrifoa, viene la versin K.J.V., la segunda vctima expuesta a la crtica y a la duda. Cada nueva secta de cristianos tiene sus propias dudas sobre esta versin. Fue revisada por 32 de los ms importantes eruditos. Todos fueron de acuerdo en el prlogo que K.J.V. tiene grandes errores, muchos y serios. As que, por intermedio de esta declaracin, se permitieron sacar varios versculos de ella. Los mormones no confan en esta versin y tienen su propio libro y los testigos de Jehov sostienen en el diario Awake del 8 de septiembre 1957 que esta versin contiene 50.000 errores, as que tienen su propia Biblia modificada. En conclusin, preguntamos: Donde est el Espritu Santo que tena que aclarar estas confuciones?

    Mateo 17:21

    K.J.V Mas este linaje no sale sino por oracin y ayuno.

    R.S.V Omitido N.I.V Omitido G.N.B Omitido L.B.V Omitido

    L.B.V. esta versin de la Biblia se conoce bajo el nombre de La Biblia Viviente, publicada anteriormente en 1962. Representa un cambio mayor en sus versculos e prrafos en comparacin con otras versiones. Conforme algunas autoridades cristianas, es una Biblia despreciable.

  • 70

    Marcos 9:44

    K.J.V Donde su gusano no muere, y el fuego nunca se apaga.

    R.S.V Omitido N.I.V. Omitido G.N.B Omitido L.B.V Omitido

    Marcos 9:46

    K.J.V Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

    R.S.V Omitido

    G.N.B Omitido N.I.V Omitido L.B.V Omitido

    Marcos 16:9-20

    K.J.V Todos los versculos de 9 hasta 20 R.S.V Omitido todo el prrafo en la versin de 1952 y

    repuesto en la versin reciente (los editores de la versin reciente han admitido como nota que estos versculos han sido expuestos a muchas modificaciones, diciendo: Los manuscritos ms viejos y ms fiables no tienen Marcos 16:9-20. Los versculos de 9 hasta 20 no se encuentran

  • 71

    en los ms antiguos manuscritos, pero se pueden considerar como un aadimiento que nos ensea datos suplementarios. (L.B.V) Algunas autoridades cristianas terminan el prrafo en el versculo 8. Una de estas autoridades pone una letra despues del versculo 8 que nos conduce a una nota de pie de pgina que dice: pero han relatado a Pedro y a los que estaban con l que se les ha dicho... (R.S.V)

    Lucas 9:56

    K.J.V Porque el Hijo del hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas.

    R.S.V Omitido G.N.B Omitido N.I.V Omitido L.B.V Omitido

    Lucas 17:36

    K.J.V Dos estarn en el campo; el uno ser tomado, y el otro dejado.

    R.S.V Omitido G.N.B Omitido N.I.V Omitido

  • 72

    L.B.V Omitido

    Juan 5:4

    KJ.V Porque un ngel descenda a cierto tiempo al estanque, y revolva el agua; y el que primero descenda en el estanque despus del movimiento del agua, era sano de cualquier enfermedad que tuviese.

    R.S.V Omitido G.N.B Omitido N.I.V Omitido L.B.V Omitido

    I Juan 5:7

    K.J.V Porque tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo, y el Espritu Santo: y estos tres son uno.

    R.S.V Omitido G.N.B Hay tres testigos: el Espritu, el Agua y la Sangre y

    los tres dan el mismo testimonio N.I.V Porque son tres los que dan testimonio: el

    Espritu, el Agua y la Sangre y todos ellos estn de acuerdo

    L.B.V Los versculos 6, 7 y 8 han sido quitados

  • 73

    Nacido es omitido en Juan 3:16

    K.J.V Porque de tal manera am Dios al mundo, que ha dado a su nico Hijo nacido.

    R.S.V Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su nico Hijo.

    N.I.V Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su primero e nico Hijo.

    G.N.B Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su nico Hijo.

    L.B.V Porque de tal manera ama Dios al mundo, que da a su nico Hijo.

    Romanos 7:15

    K.J.V Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago.

    R.S.V Omitido

    Marcos 16:9, Lucas 24:15 y Juan 8:1-10

    Estos versculos fueron omitidos en la versin revisada, publicada en 1952, y respuestas, despus de muchas controversias, en la edicin publicada en 1971. Los versculos hablan de la ascensin de Jess y de las mujeres adulteras. Los editores de la L.B.V. han escrito en una nota a pie de pgina, en la pgina 79, que los manuscritos ms antiguos no contienen Juan 7:53 8:11.

  • 74

    K.J.V Despus que Dios les habl, fue recibido en el Paraso

    R.S.V Omitido en la versin de 1952 y repuesta en la versin reciente

    LA MODIFICACIN DE LOS VERSCULOS

    Lucas 22:70

    K.J.V Y dijeron todos: Luego t eres Hijo de Dios? Y l les dijo: Vosotros decs que yo soy.

    N.I.V Y preguntaron todos: T eres Hijo de Dios? Y l les dijo: Vosotros decs la verdad cuando decs que soy.

    L.B.V Y exclamaron todos: Luego t dices que eres Hijo de Dios? Y l les dijo: Si, lo soy.

    Deuteronomio 23:2

    K.J.V No entrar bastardo en la congregacin de Jehov. N.I.V El fruto del matrimonio prohibido no entrar en la

    congregacin de Dios. G.N.B El concebido fuera de matrimonio no puede estar

    entre la gente de Dios.

    Hebreos 12:8

  • 75

    K.J.V ... luego sois bastardos, y no hijos. R.S.V Pues sois bastardos, no hijos. G.N.B Eso significa que no sois hijos, sino bastardos. L.B.V Pues no sois hijos de Dios.

    Job 13:15

    K.J.V aunque me matare, en l esperar R.S.V l me matare, no esperar G.N.B No esperar, y que si Dios me matar L.B.V Dios puede matarme por eso, acepto que lo haga

    Salmos 2:7

    K.J.V Yo publicar el decreto dice el Ungido: Jehov me ha dicho: Mi hijo eres t; Yo te engendr hoy.

    N.I.V David dice: Jehov me ha dicho: Mi hijo eres t; hoy yo soy tu padre

    Romanos 7:15

    R.S.V Porque lo que hago, no lo entiendo; ni lo que quiero, hago; antes lo que aborrezco, aquello hago.

    K.J.V Porque lo que hago, no lo permito. N.I.V Lo que hago, no lo entiendo.

  • 76

    L.B.V Lo que hago, no entiendo nada.

    Lamentaciones 3:18

    K.J.V Pereci mi fortaleza, y mi esperanza de Jehov. N.I.V Pereci mi esplendor y toda mi esperanza en Dios G.N.B No me queda mucho de vida, no tengo esperanza

    en Dios. Perecieron mis alabanzas y mis expectaciones de Dios.

    L.B.V Pereci toda la esperanza, i fortaleza se transform en agua, porque Dios me ha abandonado.

    Ezequiel 16:25

    K.J.V ...y abriste tus piernas a cuantos pasaban

    R.S.V Te ofreciste a cualquiera que pasaba N.I.V Ofreciendo tu cuerpo con gran

    promiscuidad a cualquiera que pasaba

    L.B.V Ofreciste tu belleza a cualquier hombre que vena

    D.R.V (la versin Douay Rheims)

    Y te prostituiste con cualquiera que pasaba

    Isaas 49:23

  • 77

    K.J.V el rostro inclinado a tierra te adorarn, y lamern el polvo de tus pies

    G.N.B Tendran que humillarse delante de ti y mostrarte respeto

    Levtico 15:20

    K.J.V Y toda cama sobre que ella se acostare mientras su separacin, ser inmunda: tambin todo aquello sobre que se sentare, ser inmundo.

    R.S.V Y todo aquello sobre que ella se acostare mientras su impureza, se va a ensuciar

    L.B.V Y todo aquello sobre que ella se acostare o sobre que se sentare en ese tiempo ser manseado.

    Entre Hechos 9:3 y Hechos 22:9

    El motivo del cambio de estos versculos es la contradiccin entre Hecho 9:3 y Hechos 22:9, contradiccin que han intentado cubrir. Encontramos esta modificacin en la N.I.V.

    K.