barrios costa rica

119
De Turrujal a Barrio Luján ¡Al Barrio México! Un recorrido por la historia y arquitectura de Barrio México

Upload: mikafaz

Post on 06-Aug-2015

296 views

Category:

Documents


13 download

DESCRIPTION

patrimonio historico arquitectonico de costa rica

TRANSCRIPT

Page 1: Barrios costa rica

De Turrujal a Barrio Luján

¡Al Barrio México! Un recorrido por la historia y arquitectura de Barrio México

Page 2: Barrios costa rica
Page 3: Barrios costa rica

De Turrujal a Barrio Luján

¡Al Barrio México! Un recorrido por la historia y arquitectura de Barrio México

Page 4: Barrios costa rica

InstituciónMinisterio de Cultura y Juventud

Institución administradora del proyecto Barrios, Costa RicaMuseo de Arte Costarricense

EdiciónMarianela Camacho Alfaro

Diagramación y diseño de portadaSebastián Mello

Diseño logotipo de proyectoPriscila Coto

Diseño de isotipos de cada barrioVega Cortés Diseño

Coordinadora de proyecto Virginia Vargas M.

Revisión y corrección de estiloÁlvaro Zamora

TextosArq. Rosa Elena MalavassiVirginia Vargas M.

FotografíasArq. Rosa Elena MalavassiLeonardo Malavassi

Impresión y pre-prensa digitalGEDI - Gestión, Documentación e Información-, Presidencia Ejecutiva, ICEEdición de 1.000 ejemplares

Derechos reservados conformea la Ley de Derechos de Autory Derechos Conexos. D. R.

Prohibida la reproducción total o parcial.Todos los derechos reservados.Hecho el depósito de ley.

Presentación de la Ministra de Cultura, María Elena Carballo ............. 01Presentación Virginia Vargas ..................................................................... 03Introducción general .................................................................................. 05

Barrio Luján .............................................................................................. 13Reseña histórica: i. Origen ...................................................................................... 19 ii. Límites ...................................................................................... 30 iii. Primeras familias ..................................................................... 33Actividades económicas ............................................................................ 39Servicios, instituciones, infraestructura i. Servicios de electricidad, agua, salud ............................... 51 ii. Educación .............................................................................. 54Tradición, cultura y recreación: i. Tradición religiosa .................................................................. 59 ii. Recreación ............................................................................. 61 iii. El bésibol ................................................................................. 65 iv. Organización comunal ......................................................... 69 v. Actividades culturales ........................................................... 75Arquitectura ................................................................................................. 79

Barrio México .......................................................................................... 89Reseña histórica: i. Origen ..................................................................................... 95 ii. Límites ...................................................................................... 98 iii. Primeras familias .................................................................... 102Actividades económicas ........................................................................... 107Servicios, instituciones, infraestructura i. Educación .............................................................................. 117 ii. La Estación de Bomberos ..................................................... 129 iii. Infraestructura y servicios públicos ...................................... 131 iv. La calle veinte ........................................................................ 132Tradición, cultura y recreación: i. Tradición religiosa .................................................................. 135 ii. Recreación ............................................................................. 139 iii. El fútbol ................................................................................... 145Arquitectura ................................................................................................. 149

Invetarios de inmuebles .............................................................................. 169Rehabilitación urbana ................................................................................ 179Catálogo de obras de los artistas ............................................................. 189Talleres con los niños de los barrios ........................................................... 198Premio de ensayo Barrios de San José ..................................................... 200Glosario ......................................................................................................... 209Biliografía ...................................................................................................... 211Créditos y agradecimientos ...................................................................... 213Notas bibliográficas .................................................................................... 216

Contenidos

Proyecto Barrios Costa Rica: Barrio Luján y Barrio México / Rosa Elena Malavassi, Virginia Vargas Mora y otros. -- San José, Costa Rica: Ministerio de Cultura y Juventud, Museo de Arte Costarricense: Imprenta GEDI, ICE, 2010.200 p.: il. ; 22 x 22 cm. – (Colección Proyecto Barrios Costa Rica ; 1)

ISBN: 978-9977-59-226-8

1. URBANISMO - SAN JOSE (COSTA RICA). 2. ARQUITECTURA DEL PAISAJE – SAN JOSE (COSTA RICA). 3. BARRIO LUJAN – (SAN JOSE, COSTA RICA). 4. BARRIO MEXICO - (SAN JOSE, COSTA RICA). I. Vargas Mora, Virginia. II. Malavassi, Rosa Elena. III. Título. VI. Serie.

712P969p

MCJ//ehc.2010

Page 5: Barrios costa rica

En su famoso poema “Fundación Mítica de Buenos Aires”, Jorge Luis Borges se pregunta:

¿Y fue por este río de sueñera y de barroque las proas vinieron a fundarme la patria?

Al evocar en su imaginación cómo pudo haber sido aquel momento, cómo fueron aquellos hombres que dieron perfil y nombre a lo que hoy llamamos Argentina, Borges dice:

Prendieron unos ranchos trémulos en la costa,durmieron extrañados. Dicen que en el Riachuelo,pero son embelecos fraguados en la Boca.Fue una manzana entera y en mi barrio: en Palermo.

Para el poeta, como para todos nosotros, la patria nace en el barrio. No puede ser de otra manera. Las calles y aceras, la casa nuestra y las de los vecinos, los pequeños comercios, el parquecito de juegos, cada rincón se fija en nuestra memoria y nuestro espíritu y va formando la idea que nos hacemos del lugar del mundo donde nos tocó vivir.

Presentación

01

Page 6: Barrios costa rica

El barrio es nuestra primera patria. Allí aprendemos algunos de los valores inherentes a la vida en democracia: solidaridad, tolerancia, respeto al derecho ajeno y a la diversidad. En los viejos barrios de Costa Rica se forjó una sociedad integrada, inclusiva, que reconoce y respeta la dignidad de cada cual, independientemente de su circunstancia.

Los años pasan y muchos de nosotros nos alejamos del barrio que nos vio nacer. Sin embargo, cuando nos acercamos para visitar a viejos vecinos, o incluso cuando lo recordamos desde lejos, el barrio despierta nuevamente en nosotros las sensaciones vívidas e intensas que poblaron la infancia; los afectos, los juegos, las penas y alegrías que construyeron nuestra inicial visión del mundo y de la vida.

Todo eso es demasiado valioso como para que se pierda en la destrucción y en el olvido. Ante lo inevitable del progreso y los cambios urbanos, es urgente que conservemos el registro, la memoria y la devoción de los viejos barrios. El Ministerio de Cultura y Juventud quiso poner en marcha ese proceso de recuperación, mediante el proyecto que da origen a este libro. Este ha incluido numerosas actividades en las que participaron funcionarios y profesionales, pero también, muy activamente, vecinos de los distintos barrios, y muy en especial sus niños. Eso nos hace pensar que tendrá frutos perdurables.

Hemos dado los primeros pasos, pero el trabajo apenas se inicia. Quedan muchos barrios que investigar y valorizar en Costa Rica. Barrios que no son menos entrañables que los que aquí reseñamos, y que merecen igual interés y cuidado de parte de las autoridades públicas y la ciudadanía.

María Elena CarballoMinistra de Cultura y Juventud

“…si de pensar la ciudad que queremos mañana se trata, hemos de pensarla también en función de sus barrios de hoy, no solo como las sobrevivencias de antaño que son, sino como partes vivas e integrales de su existencia histórica

que deben volver a ser…”Andrés Fernández

El Proyecto Barrios, Costa Rica del Ministerio de Cultura y Juventud, administrado

en el Museo de Arte Costarricense, procura el estudio y la puesta en valor del

patrimonio tangible e intangible de nuestros barrios, tanto en la ciudad de San

José como en cabeceras de provincia, con especial interés en el rescate de los

valores que han conformado nuestra identidad. El proyecto se enmarca dentro

del Plan Nacional de Desarrollo del Gobierno en la acción estratégica que

procura bienestar para las comunidades.

Un legado intangible acompaña, ciertamente, al patrimonio edificado

con casas, parques y carreteras. El barrio es un lugar para vivir, un esfuerzo

colectivo, un complejo entramado de relaciones que puede atesorarse

en la oralidad y en la escritura.

Cada vecindario alienta una identidad y ciertas características

particulares. Pero quizá todos ellos expresan, a su manera, el espíritu

02 03

El Proyecto Barrios, Costa Rica

Page 7: Barrios costa rica

de solidaridad, participación y tolerancia característico de nuestros

pueblos. Recordar el lugar de donde procedemos nos ubica, nos permite

reconocemos en ese particular universo de recuerdos y nos afirma en la

temprana construcción de valores.

En esta iniciativa se ha procurado incluir a la comunidad, a los habitantes

de cada barrio. La labor ha contado con el entusiasmo y sustento de

personas y grupos de todas las edades. Mediante esta modalidad de

inclusión, se ha fomentado el trabajo interinstitucional, la articulación

de sectores públicos y privados, la convergencia de profesionales de

diferentes disciplinas.

El proyecto ha generado productos diversos: reseñas históricas de

los barrios, inventarios de sus inmuebles e imágenes, colecciones de

arte, propuestas de intervención y rehabilitación de espacios urbanos,

concursos de ensayos, tertulias de vecinos, todo esto desplegado en

exposiciones y una colección libros.

Nuestro agradecimiento abraza a todos los participantes y constructores

del proyecto: los niños, los artistas, los vecinos, las instituciones, el equipo

interdisciplinario. También a quienes aprecien su legado y procuren

propuestas de conservación de la ciudad y sus inmuebles, de este

paisaje urbano entrañable donde la memoria de sus habitantes promete

enriquecer la vida ciudadana del futuro.

Virginia Vargas MoraCoordinadora del Proyecto Barrios, Costa Rica

DibujoMaykel Torres.Lápices de color y dibujo en grafito.Escuela República de ChileSección 1-2.2008.

04 05

Page 8: Barrios costa rica

arribaLuciano GoizuetaLa ÚltimaAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

izquierdaRodrigo Brenescasa verdeAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

derechaFlorencia MadrigalHotel arrecifesAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Barrios, Costa Rica asume la tarea de rescatar lo mejor del pasado para

procurar su aprecio y caminar con firmeza en la construcción de futuro.

La estructura del proyecto establece dos módulos: los seis primeros

barrios constituyen el primer módulo del proyecto y contemplan:

Luján, México, Pithaya, Otoya, Escalante y La Cruz, San Cayetano. En

el segundo módulo se pretende considerar barrios emblemáticos en

cada una de las cabeceras de provincia.

Este libro abarca los dos primeros barrios: Luján y México, de entrañable

presencia en el imaginario josefino, cada uno con su particular paisaje

urbano y su identidad barrial.

El análisis abarca varios temas: la arquitectura, el espacio urbano y las

vivencias. Se establece el origen del barrio, su delimitación perceptual

según los vecinos, se identifican las primeras familias que llegaron al

sitio, sus viviendas y actividades económicas, espacios de recreación,

actividades culturales y también, la organización comunal, que es la

que permite el desarrollo de un sitio.

07

Introducción general

Page 9: Barrios costa rica

Igualmente, se realiza un balance de la arquitectura desde el punto

de vista estético, se destacan los diversos lenguajes arquitectónicos

presentes en el barrio con sus diversas tipologías y se suma el

significado que tienen para los vecinos las distintas edificaciones

estudiadas. Así valoramos viviendas, edificios comerciales e

instituciones que representan hitos en la comunidad. Cada uno de

estos temas combina el patrimonio tangible, es decir, la arquitectura

con el patrimonio intangible, referido a la memoria, a las vivencias,

costumbres y tradiciones de esa particular comunidad barrial.

Colecciones: Con la participación de artistas plásticos de prestigio,

se han preparado colecciones de pinturas sobre los inmuebles

representativos de distintos lenguajes arquitectónicos, tipologías e

hitos por barrio. Los niños de las escuelas también han contribuido

con su rescate de imágenes al participar en los talleres desarrollados

con el propósito de inducirlos a observar el espacio barrial.

Rehabilitación de espacios públicos: Estudiantes de la carrera de

Arquitectura en varias universidades han realizado una labor de

estudio y de identificación de espacios deteriorados en los barrios,

con el fin de plantear soluciones de rehabilitación que procuren

bienestar para la comunidad.

08

Exposiciones: A partir del material de

investigación: reseñas, inventarios de

inmuebles y de las colecciones, se han

preparado exposiciones. El itinerario de

estas se inicia en el propio barrio, sea en

escuelas o bibliotecas y luego se lleva

a diversos sitios como las universidades

participantes, recintos patrimoniales,

centros comerciales, galerías,

municipalidades, entre otros.

Concurso de ensayo: Se ha convocado

a todos los ciudadanos que quieran

participar en el concurso de ensayo

sobre el tema de los barrios incluidos en

el proyecto. Se seleccionó, mediante la calificación de un jurado

compuesto por especialistas, un ensayo para ser incluido en el libro

del barrio correspondiente.

Tertulias: Alrededor de las exposiciones, se han llevado a cabo

convocatorias de los vecinos para que acudan al sitio y compartan

anécdotas, fotografías y cualquier material que aporte mayor

aprecio por la historia barrial y sus habitantes.

09

Guillermo PorrasLa cordilleraAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Page 10: Barrios costa rica

10 11

Publicaciones: En el módulo de barrios de San José, se ha

contemplado la publicación de un libro para cada dos barrios:

Luján y México, luego Otoya y Pitahaya y, finalmente, Escalante

y La Cruz, San Cayetano. En el segundo módulo para los barrios

de cabeceras de provincia se publicará un libro por barrio.

Finalmente, tal y como lo señala la Arquitecta Ileana Vives,

“…los barrios son centros o conjuntos históricos por derecho

propio, portadores de una memoria cultural cuya conservación

contribuye con el significado de la existencia y su necesidad

de identidad y arraigo, para cumplir una función integradora

entre el pasado y el presente”. Así, el Proyecto Barrios, Costa

Rica ha nacido con la finalidad de recuperar y reconstruir la

memoria histórica de nuestros barrios, de apropiarse de ella con

la esperanza de contribuir a delinear el desarrollo del país.

arriba izquierdaSebastián MelloSerie Barrio México # 2Tinta sobre tela38 x 43 cm2009

arriba derechaJuan Carlos CamachoEscuela república de argentinaAcuarela adherida a la tela38 x 43 cm2008

abajo izquierdaJosé Miguel Rojas casa art - DecóÓleo sobre tela38 x 43 cm2007

abajo derechaFabrizio Arrietacasa # 10Acrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Page 11: Barrios costa rica

De Turrujal a Barrio Luján

Page 12: Barrios costa rica

15

La presente memoria se asoma a la ciudad y al recuerdo de sus

vecinos. Arquitectura y vivencias son los elementos fundamentales

de esta reseña sobre Barrio Luján que, a partir del contexto de las

transformaciones sociales que vive la capital costarricense en la

primera mitad del siglo XX, permiten recorrer una parte de la historia

de este barrio otrora obrero, que desarrolló una arquitectura y un

espacio urbano propios.

Es por este motivo que el primer acercamiento al actual Barrio Luján

lo realizamos a través de sus edificaciones y su espacio urbano, en el

cual precisamente por su carácter de barrio, domina la vivienda que

Motivación

“¿Cómo asomarse a esta ciudad sin mostrar su presencia concreta? ¿Cómo vislumbrarla sólo con

la confianza en la pura interioridad del recuerdo?”. Arq. Roberto Villalobos1

Page 13: Barrios costa rica

muestra una amplia variedad de lenguajes y materiales. Como lo

indica la arquitecta Ofelia Sanou en el proemio a la obra Imaginario.

Un itinerario josefino,2 la San José de principios del siglo XX, al igual

que otras ciudades, se vio favorecida con el mejoramiento de los

servicios de abastecimiento de agua, alumbrado público, red de

cloacas y la inauguración de un tranvía que comunicaba diversos

sectores de la ciudad. En este contexto la vivienda desarrolla diversos

lenguajes y los barrios enfrentan luchas por mejorar su entorno. Para

comprender el desarrollo de Barrio Luján nos acercamos a su gente,

sus habitantes que guardan en sus memorias las experiencias de lo

que ha sido el desarrollo del barrio durante los siglos XX y XXI. Son los

relatos de los habitantes del barrio y las fotografías de sus álbumes,

sus tesoros familiares, los que dan vida a estas líneas.

16

izquierda Florencia Madrigal

neocolonialAcrílico sobre tela

43 x 38 cm2008

derechaLuciano Goizueta

VerduleríaAcrílico sobre tela

38 x 43 cm2008

“En la actualidad la ciudad de San José está asediada por numerosos problemas que sólo se podrán enfrentar si los josefinos toman conciencia de sus posibilidades y limitaciones. Sin embargo, tal proceso requiere una identificación con el lugar donde se vive. Para ello debemos hurgar en el pasado y descubrir los lazos comunales que caracterizaron al San José de antaño, ya que ese es el marco que nos permitirá reflexionar sobre los problemas del presente y la reconstitución de la identidad josefina”.

Francisco Enríquez“Historias de mi barrio”

Editorial Costa Rica, 1997

Page 14: Barrios costa rica

Rodrigo BrenesEl cerritoAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Reseña histórica

i. origen

Barrio Luján se ubica al sureste de la ciudad de San José, pertenece

al distrito Catedral del cantón Central de San José. Es parte de los

llamados barrios obreros, pues su historia no escapa a las luchas de

los trabajadores de inicios del siglo XX, situación que originó dicha

denominación para estos barrios. Pero, ¿por qué hablar de barrios

obreros cuando nos referimos a Barrio Luján y sus barrios vecinos? Para

comprenderlo debemos ubicarnos en el San José de la década de

1920, una ciudad que si bien era la capital del país, tenía importantes

problemas de pobreza en su periferia. Esta pobreza se manifestaba

en la obtención de pocos ingresos económicos que impedían el

acceso a alimentación, vestido y vivienda, entre otros aspectos.3

Es en esta época cuando los trabajadores realizan huelgas con el fin

de reivindicar su derecho a una jornada laboral de ocho horas y un

19

Page 15: Barrios costa rica

salario digno; a la vez, se vuelven evidentes las malas condiciones

en que viven los obreros: falta de agua, ausencia de instalaciones

sanitarias, basura en los solares, criaderos de zancudos,4 etc. Ante la

falta de vivienda algunas personas alquilan casas que son llamadas

en la época chinchorros, estos se caracterizaban por el hacinamiento

y las malas condiciones de la edificación, eran lugares insalubres.5

Estos grupos de bajos recursos se ubicaron en lugares con condiciones

geográficas difíciles, así a inicios del siglo XX se describe la zona sur

de la capital como un lugar con suelo arcilloso y

húmedo. Evidentemente estas condiciones, entre

otras que incluyen la falta de servicios básicos,

hacen el lugar poco atractivo para vivir, y esto se ve

reflejado en la ocupación del espacio: al norte de

San José las clases altas, al sur los barrios populares.

Estas condiciones insalubres son un problema al que

se debe dar solución, por dicho motivo surgen varias

iniciativas: el municipio josefino dona unos terrenos

en Barrio Carit y en los alrededores del Liceo de

Costa Rica; Minor Keith dona un millón de colones

para que la Cruz Roja construya casas; Arturo Wolf

adquiere los terrenos necesarios para desarrollar un

plan de urbanización obrera barata, precisamente

este es un punto clave en el desarrollo de Barrio

20

Imagen 1: La Calle Turrujal y su ensanche.Fuente: Abarca Zamora, Róger et al. San José-Ensanches 1900-1941. San José, Costa Rica: Tesis de Licenciatura en Arquitectura, Escuela de Arquitectura, Universidad de Costa Rica, 1990, p. 93.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

Luján, pero antes de hablar sobre él, devolvámonos en el tiempo hasta

el momento en que Turrujal era el nombre de este barrio.

El actual Barrio Luján corresponde al ensanche de lo que originalmente

se llamó Turrujal, o mejor dicho, Calle del Turrujal. Esta calle es la que

actualmente se conoce con el nombre de José Martí y empieza en

la Plaza González Víquez, para finalizar en las cercanías del parque

adyacente a la Escuela República de Chile (imagen 1). La palabra

Turrujal proviene del vocablo indígena turrú, referido a un árbol frutal

casi extinto.6

La Calle del Turrujal originalmente nació, según lo mencionan algunos

autores, como una forma de unir la Estación del Ferrocarril al Pacífico,

concluido en 1890, con la Estación del Ferrocarril al Atlántico,7

concluido en 1910; por su parte, Ileana Vives menciona que también

se argumenta que esta calle ya existía antes, y era utilizada a diario

por los vecinos.8

Lo importante de esta calle es que da nombre al barrio que se genera

en sus alrededores, el cual corresponde al actual Barrio Luján, por eso

su antiguo nombre de Turrujal, o bien, también se le conoce como

el ensanche de Turrujal. Pero, ¿qué es un ensanche? La historiadora

Florencia Quesada explica que inicialmente el concepto ensanche

se concibió como un crecimiento de la ciudad en forma cuadricular,

que era el trazado original de las ciudades desde la época colonial.

No obstante, en la ciudad de San José el proceso de ensanche, que

21

Page 16: Barrios costa rica

se desarrolla entre 1890 y 1920, se caracteriza por ser descoordinado,

azaroso y estar ligado a los intereses privados,9 así la cuadrícula

desaparece y en su lugar nacen las calles inclinadas que caracterizan

el actual Barrio Luján.

Pero Turrujal, antes de experimentar el proceso de ensanchamiento,

aparece citado en documentos históricos del siglo XIX, algunos

autores mencionan que en 1825 Turrujal es descrito como un sector

aislado y alejado del centro de la ciudad,10 en el año 1841 aparece

como cuartel11 del Barrio del Mojón.12 La descripción de los límites del

Turrujal en el año 1841 es la siguiente:

“Linda: al Oriente, con las haciendas dichas de los señores de Vars y Carranza; al Norte, la calle que baja del Zapote, aguas abajo del río de Ocloro hasta la calle que va a la hacienda del señor Antonio Castro, y por el Sur, la hacienda de dicho señor Castro, aguas arriba hasta la del señor de Vars, y por el Poniente desde la misma hacienda de Castro, calle recta para el Norte hasta la casa de Manuel Robles”.13

Otro aspecto a rescatar es que además del nombre Turrujal, también

existía la denominación Chile de Perro; no obstante, es difícil

discernir si ambos nombres efectivamente se refieren al mismo lugar

geográfico,14 o si había alguna distinción. Tirza Bustamante indica que

Chile de Perro se ubicaba en las cercanías de Plaza Víquez y Barrio

Luján, y que entre 1900 y 1925:

“Hacia el sureste, San José empezaba a unirse a los barrios Chile

de Perro y Turrujal, para cuyo fin se crearon comités especiales que

22

atendieron no sólo su ornato y el saneamiento sino una serie de

cuestiones urbanísticas como la construcción de los Mercaditos de

Plaza Víquez…”.15

Pero para los vecinos Turrujal y Chile de Perro eran el mismo lugar, así

lo comenta don Manuel Mora Quirós, el sastre del barrio: “…siempre

hemos sido de este sector, que aquí en Barrio Luján le llamaban Chile

de Perro... y otros dicen… que le llamaban Turrujal también. Chile de

Perro es por ese chilito que habían matitas…”.16

A inicios del siglo XX buena parte de las tierras donde hoy se ubica

el barrio, que eran potreros y cafetales, pertenecían a don Pánfilo

Valverde; posteriormente esas tierras fueron compradas por don

Arturo Wolf, quien las segregó en lotes. En esos años Turrujal era un

potrero dividido por cercas, en lugar de calles tenía trillos que en

invierno eran difíciles de transitar.17 Inclusive don Manuel Mora cuenta

que: “…esto era una laguna. Esto era muy húmedo… o sea, si usted

está en una de estas casas y pasa un carro todo se mueve… casi

todas las casas. Porque el suelo, aquí es muy húmedo”.18

Según la tradición oral, muchos de los primeros pobladores del

ensanche de Turrujal llegaron a estas tierras después del terremoto

de 1910, ya que debieron abandonar sus viviendas ubicadas en

los sectores afectados por el sismo.19 Sin embargo, hay familias

establecidas desde antes de esa fecha, tal es el caso de los Esquivel.

Doña Jeannette Ramírez comenta que su abuelita compró a inicios

23

Dibujo.Diego Rodriguez.Dibujo en grafito.Escuela República de Chile.2008.

Page 17: Barrios costa rica

de la década de 1900 el terreno donde ella vive actualmente, en esa

época el lote le costó tres mil colones.20 Así en el año 1911 el incipiente

ensanche de Turrujal contaba con aproximadamente 20 viviendas,

pero no había todavía actividad comercial importante.21

Otros llegaron buscando una vivienda a buen costo, ya que a

mediados de la década de 1910 el señor Arturo Wolf inició la división

de sus tierras, y las vendió a precios cómodos. Don Herberth Barboza,

conocido ebanista de la comunidad, cuenta que su familia llegó a

Turrujal en el año 1918: “La familia de mi papá vino en 1918, compraron

aquí a la par 25 al norte de la Estación de los Bomberos, eran dos

terrenos, vivía mi abuelita y las hijas”.22 El padre de don Herberth

procedía del sector aledaño al Cementerio General, su madre era

de Barrio México.

El padre de don Herberth tomó la decisión de adquirir un lote y

construir su casa en Turrujal por los cómodos precios que ofrecía

Arturo Wolf: “Arturo Wolf vendía lotes muy baratos, entonces toda la

gente compraba, ese señor tenía un aserradero y tenía terrenos muy,

muy grandes aquí y los loteó, eran de 8 metros x 7.25 metros, y todo

el mundo compró… Fíjese que los vendía en abonos a 25 centavos la

vara, entonces todo el mundo compró”.23

Las casas que se construían eran de madera, sencillas como lo

menciona don Herberth. La materia prima venía del aserradero

propiedad del mismo señor Wolf en las inmediaciones de la Estación al

24

“Estos recuerdos que vienen del pasado nos permitirán reflexionar sobre el futuro que estamos forjando”

Francisco Enríquez

Pacífico. Y es que el señor Wolf junto con el Ingeniero Jaime Carranza,

tuvieron un importante papel en la construcción de viviendas en los

barrios obreros de San José, así lo expresan en un memorial presentado

a la Secretaría del Congreso Constitucional el 30 de mayo de 1911:

“Por las nuevas construcciones nos hemos preparado empleando fuertes sumas, comprometiendo así capital propio y ajeno, para ese mismo objeto se han instalado aserraderos del lado del Pacífico y del Atlántico, a un costo de sumas no despreciables; contando con el trabajo que se impone hase [sic] preparado también el comerciante; y ciertos gremios de obreros aguardan lo que les corresponderá por su trabajo, en asocio del empresario y del capitalista”.24

Ellos defienden la construcción de las viviendas de madera pues

consideran que es la mejor opción para las personas de bajos

recursos, el señor Wolf se dirige en una nota al municipio defiendo

su proceder a favor de las personas beneficiadas con las viviendas,

alega que si el proyecto es detenido por la municipalidad “…vendrá

a afectar directamente a doscientas y tantas familias pobres que no

encuentran lugares baratos donde poder construir sus habitaciones,

me han comprado terreno a mí a muy bajo precio y en condiciones

de pago sumamente favorables”.25

Anteriormente mencionamos que en Costa Rica los ensanches no siguen

el trazado reticular original de las ciudades principales, y el ensanche

de Turrujal no es la excepción. Este trazado irregular generó problemas

cuando el señor Wolf empezó a dividir los lotes y a urbanizar, un Regidor

25

Dibujo.Suzana ZúñigaDibujo en grafito y acuarelaEscuela República de ChileSección 4-32008

Page 18: Barrios costa rica

de apellidos Carvajal Mora presentó una queja ante el Municipio de San

José porque consideraba que las tierras de Turrujal eran insalubres por

ser pantanosas, que las viviendas que se estaban construyendo no eran

de buena calidad, y que el trazado urbano irregular alteraba la imagen

que tenía San José. Esta es la queja del señor Carvajal Mora:

“Que en el Turrujal se han abierto unas cuantas calles y construido en ellas setenta casas al capricho, pues ni las calles obedecen al cuadrante de la ciudad, ni las casas reúnen las condiciones de Salubridad necesarias, máxime en aquel lugar tan mal sano por ser tan pantanoso. Que cree urgente que el Municipio dicte las disposiciones del caso, a fin de impedir que se continúen dichas construcciones, pues cuando se quiera continuar el cuadrante de la ciudad por aquel lado se tropezará con muchas dificultades”.26

Sin embargo, el cuadrante, aunque irregular, siguió creciendo, y las

viviendas efectivamente se construyeron. Es interesante que en este

contexto se desarrolló una discusión sobre la pertenencia o no de

Barrio Luján al distrito de San José. Anteriormente se indicó que en

1841 se considera a Turrujal un cuartel del Barrio del Mojón, más de

sesenta años después, a inicios del siglo XX, Turrujal es considerado

parte del distrito Zapote, de esta situación se vale el señor Wolf para

alegar que la Municipalidad de San José no tiene razón en prohibirle

lotear y construir en Turrujal, ya que no forma parte del distrito San

José. Esta es la posición del señor Wolf:

“Que el terreno que he dividido y vendido en lotes no pertenece a San José, lo pruebo con el plano Oficial levantado por la Municipalidad el

26

Dibujo.Josué Garrido.Marcador, dibujo en grafito y lápices de color.Escuela República de Chile.Sección 5-2.2008.

cual señala la calle del Turrujal, como límite entre ciudad y el distrito de Zapote, y con la inscripción de la finca que es como sigue: terreno de café, situado en El Turrujal del Zapote distrito quinto cantón primero de esta provincia”.27

No obstante, el tema de fondo no era precisamente si Turrujal pertenecía

o no al distrito San José. Lo importante es que la Municipalidad estaba

preocupada por el ornato de la ciudad, y así era tan importante un

barrio que perteneciera a San José, como uno que perteneciera a

Zapote. El municipio se apoyó en el Reglamento de Construcciones del

año 1906 que perseguía altos fines de estética e higiene, y expresa que:

“…las prolongaciones de la ciudad son parte de esta y que por lo tanto, las reglas de higiene y ornato son aplicables a ellas ya que solo así una reglamentación tan benéfica como la de construcciones puede dar los resultados que la misma busca”.28

Esta situación se explica porque en ese momento la ciudad de

San José está inmersa en un proceso de modernización bajo la

ideología liberal, expresada en sus ideales de “orden, progreso y

civilización”.29 Así en la ciudad capital se dio una transformación

en los campos del urbanismo, la higiene, los espacios públicos,

entre otros aspectos. En el año 1924 sucedió otra serie de temblores

que causaron daños en las casas, esto fomentó la construcción

de nuevas viviendas para obreros en los barrios al sur de la

capital. El aumento de vecinos implicó la aparición de actividad

comercial, específicamente las primeras pulperías: La Cordillera y

27

Page 19: Barrios costa rica

La Evangelina.30 Es en esta época cuando la avenida 14 adquirió

importancia como vía principal del barrio que se componía de 13

cuadrantes (imagen 2).

Hasta este momento el lugar que estamos estudiando todavía se

llama Turrujal, es precisamente en la década de 1930 cuando se da

el cambio de nombre a Barrio Luján en honor al Lic. José Luján Mata,

Gobernador de San José en los períodos 1919-1924 y 1935-1936. Don

José Luján nació en San José en 1875 y murió en la misma ciudad

el 11 de abril de 1966, tenía el título de Licenciado en Leyes.31 El Lic.

Luján es considerado el benefactor de Barrio Luján, como lo expresa

doña María de Los Ángeles Cambronero:

“…él hizo varias obras aquí. Él puso la cloaca y todas esas cosas. Cuando yo me vine aquí, todo esto era de piedra. Don José Luján fue como el “ave buena” del barrio. Muchas cosas se pudieron hacer. Y le dio mucho auge al barrio”.32

El Lic. Luján realizó una importante labor en beneficio del barrio, por

ese motivo Turrujal pasó a llamarse Barrio Luján a finales de la década

de 1930 (imagen 3). Hacia el año 1945 el barrio tiene 15 cuadrantes

debido al crecimiento que experimentó el eje de la calle 21 hacia

el sur, llegando inclusive al sector conocido hoy como Vasconia. En

1956 el crecimiento se da hacia el este de la calle 21, en el sector

conocido como El Cerrito, que para esa época se definió como el

límite sur de Barrio Luján debido a su quebrada topografía.33

Imagen 2: Ubicación de las edificaciones existentes en el año 1920.Fuente: Abarca Zamora, Róger et al. San José-Ensanches 1900-1941. San José, Costa Rica: Tesis de Licenciatura en Arquitectura, Escuela de Arquitectura, Universidad de Costa Rica, 1990, p. 100.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

28

En el año 1975 se construye hacia el sur de Barrio Luján la Autopista

Estado de Israel, que viene a convertirse en un elemento que divide

el barrio, y que separa el sector que hoy se conoce como Vasconia.

Doña María de Los Ángeles Cambronero recuerda cuando Vasconia

pertenecía a Barrio Luján, y sobre esto comentó que: “Este barrio ha

perdido mucho y nadie ha dicho nada. Son cosas que la ciudad va

cogiendo. Porque la carretera la dividieron, y quedó dividido Barrio

Luján. Barrio Luján seguía hasta la Vasconia, hasta salir ahora la carretera

que va a Desamparados”.34

Para el año 1980 el barrio está totalmente poblado, el mapa de la

imagen 4 muestra que los espacios libres son los centros de cuadra

donde se ubican los patios de las viviendas. Esta configuración se

Imagen 3: Placa en honor al Lic.Luján ubicada en el barrio del mismo nombre.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 4: Ubicación de las edificaciones existentes en el año 1980.Fuente: Abarca Zamora, Róger et al. San José-Ensanches 1900-1941. San José, Costa Rica: Tesis de Licenciatura en Arquitectura, Escuela de Arquitectura, Universidad de Costa Rica, 1990, p. 101.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

3 4

29

Page 20: Barrios costa rica

mantiene hasta el día de hoy. Este breve recorrido

por los orígenes de Barrio Luján permitió identificar

calles y avenidas que son claves en su desarrollo; por

ejemplo, la Calle José Martí, la calle 21, la avenida

14 y la avenida 20 o Autopista Estado de Israel. Pero,

considerando a Barrio Luján como parte de una trama

urbana, ¿cuáles son los puntos que lo delimitan?

Esa es la pregunta que tratamos de responder en el

siguiente apartado.

ii. Límites

Obtener una única respuesta a esta pregunta es difícil, casi

imposible, porque cada vecino del barrio define su entorno de

acuerdo con sus vivencias, así no cabe pensar en Barrio Luján

desligado del barrio González Lahmann, de Vasconia y de Plaza

González Víquez. No obstante, queda claro que para los vecinos

de Barrio Luján existen puntos importantes al momento de definir los

límites de su entorno, podemos citar la línea del tren, los palos de

mango y la autopista.

Doña Alicia Albertazzi y su hija doña Gabriela Echandi35

comentan que para ellas el barrio tiene su límite norte más allá

de la antigua Dos Pinos, llegando a la Casa Matute Gómez, lo

que evidencia una relación con el barrio González Lahmann.

5

Imagen 5: fotografía aérea de Barrio Luján, estado actual.Fuente: Google Earth.

Imagen 6: La Dos Pinos, año 1995, considerada por los vecinos como uno de los límites del barrio.Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, fotografía nº 7326.

30

Al sur consideran como límite el sector donde se

ubica su vivienda, cercana a la pista, al este el

punto de referencia son los mangos, y al oeste la

Plaza González Víquez.

La mención a los González Lahmann es recurrente,

así don Enrique Cabezas, fundador del antiguo

Depósito Luján, cuenta que el lugar donde estaba

la Dos Pinos (hoy instalaciones del Patronato Nacional de la Infancia),

eran potreros pertenecientes a la familia González Lahmann. Este

recuerdo marca su percepción de los límites del barrio:

“…yo decía que Barrio Luján era de donde estaba la Dos Pinos, como un charral alrededor de esto y hasta la carretera que va a Zapote por Plaza Víquez a Zapote, si todo esto era Barrio Luján y digo más o menos porque digo que nunca existió un lindero donde diga Barrio Luján es de aquí, hasta aquí hasta allá”.36

Doña María de los Ángeles Cambronero comenta que Barrio Luján

llegaba hasta la Casa Matute Gómez en el sector norte, hacia el sur

incluía lo que actualmente es Barrio Vasconia:

“Barrio Luján seguía hasta la Vasconia, hasta salir ahora a la carretera que va a Desamparados. Eso era un potrero. Y no supe quien fue que le puso el nombre de Vasconia… Barrio Luján llegaba hasta casi Matute Gómez. Hasta la cuesta de la Tabacalera, que llamaban. Porque ahí había una tabacalera. Eso era lo que papá decía. Otros decían que era hasta la Avenida 10, pero es la misma de Matute”.37

6

31

Page 21: Barrios costa rica

Para limitar el barrio de este a oeste existen dos puntos importantes: El

Cerrito y la calle por la que pasa la línea del tren y que remata en Plaza

González Víquez. Así lo describe doña María de Los Ángeles Cambronero:

“La orilla de Plaza Víquez, por donde pasa la línea del tren, todo eso era Barrio Luján. Era un barrio muy grande. Y llegaba hasta lo que nosotros llamábamos El Cerrito. El Cerrito era una colinita que había ahí, al final. Estaba el río Ocloro y a la par estaba la colinita”.38

Más adelante vamos a ver que El Cerrito, además de ser un punto de

referencia para delimitar el barrio, es sinónimo de un antiguo lugar de

diversión donde muchos de los vecinos del lugar, y de otros barrios, se

resbalaban en tablas de madera: “Y todo el mundo, hasta de Barrio

México, venía a resbalarse en la colina, en el verano”.39

Pero antes, conozcamos un poco sobre las primeras familias que

poblaron este barrio josefino.

7

Imagen 7: El Cerrito, considerado por los vecinos como uno de los límites del barrio.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 8: Mapa de los límites perceptuales de Barrio Luján, reconstrucción realizada a partir de la información de las entrevistas.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

8

32

iii. Primeras familias

Las familias tradicionales de Barrio Luján son aquellas que han vivido

en el lugar desde hace más de ochenta años, algunas son fundadoras

puesto que cuando llegaron al lugar casi no había casas, les tocó

poblar unas tierras que eran hasta ese momento potreros.

Como lo indicamos anteriormente, ya desde el año 1825 se hace

mención a Turrujal, y para el año 1834 encontramos una lista de

contribuyentes de caminos,40 en la cual se indica cuáles son los

vecinos que dan un monto económico para reparar los caminos. Este

listado permite conocer cuáles son las familias que en ese momento

vivían en Turrujal, sobresalen los siguientes apellidos: Badilla, Chacón,

Cubero, Marín, Durán, Quesada, Cruz, Rivera, Madrigal y Fernández.

En el año 1892 se encuentra otro nuevo listado de contribuyentes de

caminos,41 en esta ocasión sobresalen los apellidos Chavarría, Echandi

y Villalta.

Anteriormente se indicó que la tierra y la vivienda a bajo costo fueron

el estímulo para que muchas familias decidieran trasladarse de otras

partes del país a lo que en ese momento era Turrujal. Doña Jeannette

Ramírez cuenta que su abuelita compró, en la década de 1900,

por un costo de tres mil colones el lote que hasta el día de hoy han

heredado las posteriores generaciones. ¿Y como era el lugar donde

se ubicaba ese lote? Doña María de Los Ángeles Esquivel, la madre

de doña Jeannette, cuenta que: “No había nada más que cordón

33

Page 22: Barrios costa rica

de caño. Cuando ellos compraron, aquí solamente había cordón de

caño. Después se empezó a poblar…”.42

Para recaudar el dinero para adquirir el lote en Turrujal, la familia

Esquivel, y otras familias como los Vargas y los Abarca, se trasladaron

a trabajar a las Minas del Aguacate, así fue como la abuelita de

doña Jeannette pudo ajustar el dinero necesario para comprar la

propiedad: “Mi abuelita servía comida, a 75 hombres. Y así reunió los

3500 colones para venir a comprar aquí. Esto era un retiro…”.43

La propiedad que adquirió la abuelita de doña Jeannette se ubica

justamente sobre la avenida principal de Barrio Luján: la avenida 14.

En ese momento esa avenida no estaba igual de poblada que hoy,

al contrario, las familias que habitaban eran pocas, además de los

Esquivel, doña María de Los Ángeles y doña Jeannette dicen que

también vivían los Rodríguez, la familia de Francisco Calderón y la de

Juan Díaz.44

En otro sector del barrio, donde se ubican los bomberos,

encontramos también familias de tradición. Ya mencionamos un

caso, el de don Herberth Barboza, descendiente de una familia

que llegó a Turrujal en el año 1918. Inclusive don Herberth nació en

el barrio pocos años después de que sus padres se establecieran

ahí. Otras familias que tienen años de vivir en el sector de los

bomberos son las de Víctor Fonseca, Berta Ramírez y Alejandro

Chacón Meza.

34

Al final de la calle 19 bis, al sur, encontramos

otra de las familias tradicionales del barrio:

los Albertazzi. Conversamos con doña

Alicia Albertazzi y su hija doña Gabriela

Echandi, contaron que casi toda la cuadra

donde se ubican las casas donde ellas

habitan era de su familia. Así, por ejemplo,

la actual propiedad de la familia Perera

era de don Atilio Albertazzi Avendaño,

le seguía la propiedad de su hermano

Héctor, ambos eran tíos de doña Alicia.

La propiedad donde vive doña Alba Lila Madrigal, de quien

trataremos más adelante, también perteneció a los Albertazzi.

En la propiedad de los Albertazzi había cultivos como café, plátanos

y árboles frutales, es interesante que a la entrada había un campo

plano porque se jugaban bochas, diversión que es una remembranza

del origen italiano de la familia, y así lo explica doña Gabriela:

“…son unas bolas que mi bisabuelo trajo de Italia, unas bolas de madera pesada, y hay un boccino….cuando se inicia el juego se tira el bocina, y entonces de lo que se trata es de arrimar lo más posible las bochas de uno o de otro equipo al boccino…”.45

El recuerdo de este juego se mantiene hasta el día de hoy, por eso la

entrada a la casa de doña Alicia se llama las bochas.

Imagen 9: Doña María de Los Ángeles Esquivel.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

35

Page 23: Barrios costa rica

Y siempre por el sector de los Albertazzi encontramos otra familia tradicional

del barrio: la de doña María de Los Ángeles Cambronero, quien hace

mención a su padre, don Abel Cambronero Hernández, como fundador

del barrio. Inicialmente don Abel se estableció sobre la avenida 14, donde

vivió junto a su familia y fundó la Panadería La Nueva América, una de las

primeras del barrio.

Finalmente, doña María Gutiérrez,46 la dueña de la emblemática verdulería

del barrio, cuenta de otras familias tradicionales del lugar, hace especial

mención a don Francisco Solano quien tiene 100 años. También cuenta

de las familias de Ricardo Sevilla y Ricardo Soto, y del Cerrito menciona a

las familias Mena y a la familia de Raúl Arroyo.

Y no podemos omitir que doña María Gutiérrez también tiene muchos

años de vivir en Barrio Luján, sus recuerdos del barrio se remontan 50 años

cuando empezó a trabajar junto a su padre en la verdulería, fue en esa

época cuando dejó su natal Tres Ríos para trasladarse a Barrio Luján, lugar

Imagen 10: Doña Gabriela Echando y su madre doña Alicia Albertazzi.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 11:Doña María Gutiérrez en su verdulería.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

10 11

36

al que llegó para quedarse pues ahí conoció a su esposo. Doña María

cuenta que:

“…mi marido se vino a vivir aquí a Barrio Luján, yo me vine a la verdulería y él caminaba porque él vivía aquí, entonces… yo me quedé en Barrio Luján, crié la familia en Barrio Luján, en la escuela y kinder Justo Facio, en la Escuela de Chile, el Liceo de Costa Rica, o sea esas instituciones son excelentes, calidad, porque mis hijos de esos lugares fueron al Instituto Tecnológico de Costa Rica”.47

Pero, ¿por qué decidir vivir en el Turrujal? Inicialmente uno de los motivos

fue la cercanía a instalaciones y elementos urbanos importantes, por

ejemplo, las líneas del tranvía y el ferrocarril (imagen 12), la Estación del

Ferrocarril al Pacífico, el Liceo de Costa Rica, la Plaza González Víquez y los

Mercaditos.48 Esta característica, unida a que se trata de una zona donde

se ubicaron los grupos obreros y artesanales, definió una característica

propia de la zona: la variedad de oficios que se heredaron de generación

a generación, algunos de los cuales ya han desaparecido.

Imagen 12: Locomotora ensayándose después de salir de los talleres de reparación, calles 15 y 17. Década de 1930 aproximadamente. Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, fotografía nº 9041.

37

Page 24: Barrios costa rica

Como lo mencionamos en el apartado sobre el origen de Barrio

Luján, a finales del siglo XIX el sector de los barrios del sur empezó a

urbanizarse y a adquirir la característica de barrio obrero artesanal,

así en Turrujal aparecen comercios como la Jardinería Mil Flor, el

aserradero de don Fernando Rudín y la zapatería El Esfuerzo.49

Actualmente, se mantienen varias actividades que podríamos

llamar tradicionales, tal es el caso de la sastrería, la vulcanizadora y

la verdulería. Otras han desaparecido y solamente queda el relato

de quienes sacaron adelante a sus familias con el desempeño

de algún oficio, un ejemplo es la antigua Mueblería y Ebanistería

Carlos Barboza e hijos.

Para conocer la historia de esta mueblería conversamos con don

Herberth Barboza, hijo de don Carlos, y que se desempeñó en el

oficio de ebanista hasta que el local cerró en el año 1992. Cuenta

Actividades económicas: de los oficios artesanales a la industria

39

Guillermo PorrasLa SaludAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Page 25: Barrios costa rica

don Herberth que su padre llegó a Barrio Luján en 1918, un año

después abrió la mueblería que se ubicaba frente a la actual

Estación de Bomberos. Así empezó la mueblería que inicialmente:

“…era un galeroncito y nada más, los hermanos eran como tres o cuatro y era piso de tierra, cuando la corriente era medio caballo de fuerza por siete colones, era muy barato pero la corriente costaba mucho conseguirla, o sea el país no tenía corriente suficiente hasta que después pusieron el ICE, nosotros conseguimos los transformadores...”.50

Al tener acceso a la electricidad la mueblería se estabiliza, y así

se encamina a una de sus mejores épocas ubicada entre los años

1961 y 1975, antes todo se trabajaba a mano. El acceso a la materia

prima siempre era complicado, todo se compraba por aparte,

las maderas, las telas, los espejos. Otro aspecto era la clientela,

comenta don Herberth que fueron años difíciles tratando de abrir

un mercado, pero esto le dio prestigio a la mueblería que llegó a

tener alcance nacional:

“Clientela de todo el país. Nosotros empezamos a hacer propaganda, todos hacían propaganda eran los hijos de los hijos, los hermanos de los hermanos de todos los que quedaban contentos, porque ahora hacen propaganda el que mejor la hace es el que vende antes era el que mejor trabajaba…”.51

Don Herberth enfatiza en la importancia que tenían los oficios

heredados, los niños trabajaban con sus padres o con los dueños

de los talleres, así aprendían el oficio desde pequeños. En el caso

40

DibujoJossette Naranjo.Dibujo en grafito y lápices de color.Escuela República de Chile.Sección 4-2.2008.

de don Herberth él empezó a trabajar con su padre a los 11 años, a

los 17 abandonó el taller para formarse como Contador Mercantil,

pero cuatro años después regresó a la ebanistería. De esta forma

el oficio le proporcionó el sustento para hacerse cargo de la familia

que formó cuando se casó hace 60 años.

Otro negocio que tiene muchos años de haberse establecido en el

barrio es la Vulcanizadora Luján, fundada en el año 1962 por don

Salvador Cruz Mora, el padre de don Antonio Cruz Arias, su actual

dueño. Don Antonio asumió su trabajo en la vulcanizadora en el año

1964 por insistencia de su padre, esto porque don Antonio estudió

aviación en Argentina, donde estuvo entre 1954 y 1962. Al regresar de

Argentina, don Salvador le sugirió a don Antonio que abandonara la

aviación, profesión que consideraba insegura, y lo instó a insertarse

en el mundo de los vehículos; si bien en ese momento no había

una flota vehicular muy grande, don Salvador estaba convencido

de que la cantidad de automotores iba a aumentar, y por eso le

decía a don Antonio: “Esto va a ser el futuro de aquí de Costa Rica.

Aquí van a haber muchos carros, muchos camiones, muchos buses

y más bien yo le doy plata para que vaya a Estados Unidos compre

maquinaria, agrande más esto”.52 Y efectivamente así sucedió, hoy

44 años después don Antonio cuenta con gran orgullo que:

“…nosotros empezamos con una maquinita pequeñita y un compresor pequeño, ahí nada más. Pero al ver que esto estaba

41

Page 26: Barrios costa rica

resultando, yo fui como dos o tres veces a Estados Unidos a comprar maquinaria y cada vez se me hacía más grande el negocio. Y hasta que inclusive llegamos a tener personal que trabajaba hasta las 10 de la noche”.53

Esas máquinas que don Antonio trajo de Estados Unidos son las mismas

que están en uso en la actualidad. Máquinas que son testigos de las

erupciones del volcán Irazú en la década de 1960; incluso cuenta don

Antonio que fueron tiempos difíciles porque la ceniza dañaba el sistema

eléctrico de la maquinaria, hasta los vehículos utilizados para recoger y

repartir llantas se veían afectados.

Pero al pasar la lluvia de ceniza la vulcanizadora entró en su mejor

época, los años comprendidos en el período 1965 a 1980 fueron los

mejores, inclusive en una época llegaron a tener de 6 a 7 empleados.

Don Antonio fue a México a visitar recauchadoras y vulcanizadoras que

tenían sistemas más avanzados, así su negocio fue creciendo. Muchos

de sus empleados aprendieron de una forma tan completa el oficio que

luego se independizaron y montaron su propio taller,

otros fueron contratados por empresas como Quirós y

Compañía y Reenfrío.

En la década de 1980, la vulcanizadora experimenta

una baja debido a la crisis económica de la época, a

la aparición de nuevos talleres, pero principalmente

a la llegada de grandes empresas. Sin embargo,

esto no implicó el cierre del local, al contrario, fue la

Imagen 13: Don Norman y don Antonio Cruz en la Vulcanizadota Luján.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

42

reafirmación de un negocio con tradición que se mantiene hasta

hoy. Y decimos tradición porque al entrar a la Vulcanizadora Luján

encontramos llantas que han sido llevadas a reparar por hijos y

nietos de los que originalmente fueron clientes de don Salvador, el

padre de don Antonio: “Han venido hasta nietos aquí. Y dicen “Yo

me acuerdo cuando mi abuelo me traía aquí, a comprar llantas.

¿Todavía están aquí? ¡Qué barbaridad!” Nietos de camioneros o

autobuseros”.54

Otro aspecto importante es que, al igual que la mueblería de la

familia Barboza, la vulcanizadora tiene alcance nacional. Hoy

al igual que hace muchos años, don Antonio recibe llantas que

provienen de todo el país, el día que lo visitamos, don Norman, su

hermano que trabaja en la vulcanizadora, estaba reparando una

llanta proveniente de San Carlos, también habían otras traídas desde

Limón y de Guanacaste. Y hablando de tradición, otro oficio que ha

sido heredado en Barrio Luján es el de la sastrería. Don Manuel Mora

Quirós es un conocido sastre del barrio, aprendió el oficio al lado de

su padre también llamado Manuel Mora, quien tenía inicialmente

la sastrería frente al cine Center City, pero en el año 1963 trasladó

el negocio a su casa de habitación que se ubicaba en el sector

donde estaba la bomba La Mil Flor.

Don Manuel hijo se inició al lado de su padre a la edad de 15

años, pero luego ingresó a trabajar al INA, en 1984 decidió

43

Page 27: Barrios costa rica

retomar el oficio que le enseñó su padre, trabajo en

el que se desempeña hoy día. Aunque el local donde

actualmente tiene su taller lo ocupa hace apenas un

año, las máquinas de coser y las reglas de costura

hablan de tiempos pasados, son instrumentos que

don Manuel heredó de su padre, los cuales conserva

con el orgullo y, a la vez, con la nostalgia de saber

que, al igual que sucede con la vulcanizadora, no

hay quien herede su oficio.

No obstante, la sastrería se mantiene vigente, y con una clientela

que va más allá del barrio, don Manuel cuenta orgulloso que por

sus manos han pasado vestidos para reinas de belleza y personajes

destacados de la política nacional: “Le hicimos ropa a más de

una Miss Costa Rica”.55 Y otros clientes fieles son algunos abogados

que confían en las manos de don Manuel la elaboración de sus

vestidos enteros.

Y siempre tratando el tema del comercio en Barrio Luján, es imposible

dejar de mencionar la verdulería de María, punto de encuentro del

barrio. Doña María Gutiérrez cuenta que su padre, don Tobías Gutiérrez,

compró la verdulería en el año 1950. Inicialmente el local tenía la

verdulería y una carnicería, pero don Tobías mantuvo solamente la

venta de verduras. Será en el año 1958 que doña María empiece a

trabajar de lleno con su padre, oficio que mantiene hasta hoy.

Imagen 14:Don Manuel Mora en su sastrería.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 15: La verdulería de María.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

14

44

Pero más que verdulera, doña María es toda una institución

en el barrio. Si alguien desea conocer la historia del lugar, la

referencia obligada es ella. Además, la verdulería es más que un

lugar donde adquirir lo necesario para preparar el almuerzo o la

cena, es un punto de reunión y de información, así lo expresa la

misma doña María:

“…esas son las cosas lindas que uno ha aprovechado de este lugar y entonces hay anécdotas de que aquí se compartía con la sociedad como si esto fuera la casa de uno porque es muy importante porque no funciona como negocio, sino como centro de información, centro de socialización... centro de ubicación porque se le da respuesta positiva”.56

Además de la verdulería de María, en el barrio existen otros comercios

con historia, tal es el caso de la otra verdulería que se ubica 100

metros al este de la esquina de María, o las

famosas pulperías, conocidas por existir una

en cada esquina, así lo relata María:

“La Salud ha sido siempre pero ha cambiado de dueños, siempre ha estado, ha estado mínimo 60 años. La Bola Roja, funcionó por muchos años, dejó de funcionar hace 20 años. Luego la Reforma era del señor Adrián Pérez, la Milonga también como pulpería, que era pulpería y cantina y la vieja Milonga. Estos nombres son característicos de Barrio Luján”.57

15

45

Page 28: Barrios costa rica

Claro que muchas de estas pulperías también tenían la

cantina incorporada, así lo cuenta don Mario Espinosa quien

menciona las cantinas emblemáticas del barrio:

“…el Mar Azul, frente a la Lujaneña. Y después de esa, el American Bar, que queda por la Escuela de Chile. El American, desde que yo era chiquillo, el dueño era Fernando “Bigotes” Vázquez. Otro bar era El Piloto y La Última. El Piloto estaba por la Dos Pinos”.58

Otras industrias representativas del barrio son las panaderías.

Doña María de Los Ángeles Cambronero cuenta que su

padre, don Abel Cambronero, fundó la primera panadería

de Barrio Luján a inicios de la década de 1930, se llamaba La

Nueva América.59 Luego aparecieron otras, de las cuales son

especialmente recordadas Panaderías Unidas (imagen 18), la

Tres Equis y Las Américas. Otro negocio que es mencionado

por los vecinos del lugar es la antigua fábrica de refrescos

16

Imagen 16: Pulpería La Salud.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 17: Bar La Última.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 18: Antiguo edificio de Panaderías Unidas.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

17 18

46

La Navarra. Algunas vecinas de Barrio Luján trabajaban en oficios

domésticos en el Barrio González Lahmann, también se prestaban

servicios a otros barrios, tal es el caso de don Israel Araya que en el año

1945 laboraba como guarda del Teatro Líbano (ver imagen 19). A una

escala mayor, una industria representativa del lugar es el Depósito Barrio

Luján. Su dueño, el Ingeniero Enrique Cabezas, cuenta que al regresar

de estudiar ingeniería en Estados Unidos, abrió el depósito en el año

1954, pero no se trataba del edificio que conocemos actualmente, al

inicio se ubicaba en el patio de una casa, pero fue creciendo hasta

llegar a tener alcance internacional, así lo explica don Enrique:

“…la primera vez cuando comenzó esto era el patio de una casa, es decir el patio del frente de una casa y lo alquilamos y el primer día que abrí eso, conseguí un muchacho que trabajara aquí directo, que se hiciera cargo del Depósito y cuando llegué a las 6 de la tarde, le dije: “¿Como le fue?” Y me dijo: “Mire hoy vendimos una libra de cal.” Valía 15 céntimos, eso fue lo que vendimos cuando abrimos esto”.60

El alcance internacional se da con la idea de don

Enrique de introducir en el mercado casas prefabricadas,

estas se vendieron en el barrio, en el resto del país y en

el extranjero, específicamente a Guatemala, Panamá y

Nicaragua:

“…el auge fue con la venta de casas modulares, esas casas las comenzamos hacer aquí, casas modulares, teníamos la empresa completa, los aserraderos los tenía en San Carlos,

Imagen 19: Tarjeta de afiliación de Israel Araya Delgado al Frente Nacional Federico Volio.Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, Fondo Frente Nacional Federico Volio, nº 1739.

Imagen 20: Ingeniero Enrique Cabezas.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

19

20

47

Page 29: Barrios costa rica

tenía los camiones para halar la madera, luego las armábamos en Zapote y las vendíamos en todo el país, la fábrica cuando la monté, tenía capacidad para cinco casas al día, nunca llegamos hacer las cinco al día, talvez cuatro y media algo así, pero vendimos casas en todo el país y fuera del país”.61

Al igual que le sucedió a don Antonio, el dueño de la vulcanizadora,

don Enrique vio afectado su negocio con la crisis de inicios de la

década de 1980, esta situación lo lleva a tomar la decisión, junto a

sus hijos, de cerrar el aserradero ubicado en San Carlos, y quedarse

con el Depósito Barrio Luján, que era el punto más conocido por

la gente. Actualmente, en las instalaciones del antiguo depósito

funciona un centro de vitrales a cargo de doña Gabriela, la

esposa de don Jimmy, hijo de don Enrique. Pero para muchos el

Depósito Barrio Luján continúa siendo un punto de referencia.

Las líneas anteriores muestran que en Barrio Luján encontramos

Imagen 21:Desarrollo de la infra-estructura de la empresa Dos Pinos. Fuente: Briones Fernández, Harold. Diseño del edificio administrativo para la Cooperativa de Productores de Leche R.L. Dos Pinos en Barrio Luján. San José, Costa Rica: Tesis de Licenciatura en Arquitectura, Escuela de Arquitectura, Universidad de Costa Rica, 1998, p. 14.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

A- 1945 - 47

B- 1957 - 70

C- 1970 - 2000 (cierre de dichas instalaciones)

48

diversas actividades económicas, desde los pequeños negocios

propiedad de vecinos de la comunidad, hasta industria de mayor

escala, así una empresa emblemática fue durante mucho tiempo

la Cooperativa de Productores de Leche R.L. Dos Pinos, conocida

simplemente como la Dos Pinos.

La Dos Pinos es fundada en agosto de 1947, cuatro años después

se adquiere el lote en Barrio Luján, en avenida 12, calles 21 a 25, y

se construyen las instalaciones que ocupó la empresa hasta el año

2000, cuando se traslada al Coyol de Alajuela. El traslado de las

instalaciones se da en un contexto en el que la empresa crece, y no

tiene posibilidades de extender su planta física ante el crecimiento

urbano habitacional de Barrio Luján.62

Además de ser una fuente de empleos, la Dos Pinos se convirtió en

todo un punto de referencia, cuenta don Enrique Cabezas que:

“Hubo una época cuando estuvo la Dos Pinos que uno decía de la

Dos Pinos para acá o por allá”.63 Inclusive, todavía se hace mención

a la Dos Pinos, aunque sus

antiguas instalaciones

están ocupadas por el

Patronato Nacional de la

Infancia (PANI). Imagen 22: La Dos Pinos, año 1995. Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, fotografía nº 7338.

49

Page 30: Barrios costa rica

Luciano Goizuetacasa azulAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

i. acceso a servicios de electricidad, agua y salud

Como se explicó en el apartado anterior, el acceso a la electricidad

fue fundamental para el desarrollo de la pequeña industria en Barrio

Luján, pero también es necesaria para asegurar la seguridad en el

barrio, así lo expresa en el año 1914 un grupo de vecinos conformado

por Rafael Chacón, Víctor Staucari, José Ramírez E., Juana de Salazar,

Ramón Monge, José M. Jaubert, Josefina de Calderón y Delfín Castillo.

Ellos solicitan al municipio mediante la siguiente nota que se les dote

de alumbrado en público:

“Corporación Municipal de este cantón: Los que suscribimos, todos vecinos de El Turrujal de esta ciudad, a vos con todo respeto decimos: Para vuestros intereses, para nuestra comodidad y para beneficio del ornato público en el lugar donde residimos, venimos a suplicaros nos deis alumbrado de arco. La avenida 18, ya bastante poblada,

Servicios, instituciones, infraestructura

51

Page 31: Barrios costa rica

en la cual tenemos ubicadas nuestras casas, carece por completo de dicho elemento, indispensable para muchos fines, entre ellos, la moralidad; por cuyo motivo, creemos, como es natural, que no desoires nuestra petición. San José, febrero 24 de 1914”.64

Pero una de las luchas más importantes en el barrio fue el acceso al

agua potable, inclusive, de ahí se deriva el actual nombre de Barrio

Luján. El 7 de diciembre de 1917 don Miguel Flores, vecino de Turrujal,

presentó una nota al General don Federico Tinoco, presidente de la

República, solicitándole 300 varas de tubo para construir una cañería

en el sector.65 En su nota se deja ver un problema común en otras

comunidades: la contaminación de las aguas por los desechos de las

industrias procesadoras de café.

Finalmente, la nota es remitida al Ministro de Fomento, quien indica

la imposibilidad de la Dirección General de Obras Públicas para

proporcionar los tubos indicados. De esta forma, la construcción de

la cañería se mantuvo pendiente hasta la década de 1920 cuando

llega a la Municipalidad de San José el Lic. José Luján.

En esos años los vecinos deciden constituir un comité, piden permiso

a la municipalidad para hacer zanjas de drenaje en las calles, y luego

toman una tubería que estaba sin uso, la instalan y construyen pilas

públicas para que los vecinos tuvieran acceso al líquido.66 Cuando

el Lic. Luján llega al barrio Turrujal a ver lo que sucede, la gente lo

recibió con gran alegría y con pancartas que decían “Bienvenido

52

a Barrio Luján”, así el barrio logró asegurar el acceso al agua, y de

paso cambió su nombre.67 En general, se considera al señor Luján

el benefactor del barrio, y se afirma que por ese motivo los vecinos

solicitaron el cambio de nombre.68

Ya mencionamos que antes de tener cañería, los vecinos de Turrujal

consumían agua de los ríos, la cual estaba contaminada por los

desechos del café de los beneficios cercanos. En esos años cuando

los vecinos se enfermaban asistían al hospital San Juan de Dios, pero

en 1966 cuando se funda la Clínica Carlos Durán, Barrio Luján tendrá

acceso a la salud pública en un lugar ubicado a pocos metros del

lugar.

Los medios de transporte también son importantes en una comunidad.

En Barrio Luján será cerca del año 1939 que inicie el servicio de buses.

Cuentan doña María de Los Ángeles Esquivel y su hija Jeannette,

que los primeros buses se llamaban majiros, eran buses de madera

llamados también cazadoras.

2423

Imagen 23: Bus de Barrio Luján frente a la Escuela República de Chile en el año 1982.Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, fotografía nº 7313.

Imagen 24: Escuela República de Chile. Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

53

Page 32: Barrios costa rica

ii. Educación

Otra institución representativa de la comunidad es la Escuela República

de Chile. Este centro de educación empieza a impartir lecciones el

17 de marzo de 1927, en ese momento se llamaba Escuela de Barrio

Luján, y funcionaba en un edificio construido en bahareque francés

que se ubicaba en el mismo lugar donde está el edificio actual.69

Dicho terreno fue adquirido por la Junta de Educación de San José

el 20 de octubre de 1924, el lote pertenecía a don Enrique García

Solano. El edificio se construyó con ayuda del Gobierno.70

El 16 de octubre de 1927 se le cambia a la escuela el nombre original

por el que lleva actualmente: Escuela República de Chile. El motivo es

Imagen 25: Detalles de la fachada de la escuela República de Chile.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

54

la visita que realiza a Costa Rica el Buque Escuela General Baquedano,

proveniente de Chile. En homenaje a la ayuda brindada por parte de

la república chilena a nuestro país, se decide dar dicho nombre a la

escuela de Barrio Luján.71

En el año 1931 los vecinos se preocupan porque el edificio escolar

estaba en mal estado, así se decide construir uno nuevo en el mismo

sitio, para ese fin en 1932 se destruye la edificación de bahareque para

iniciar la construcción de la escuela que conocemos actualmente,

diseño del arquitecto costarricense José María Barrantes. Este edificio,

construido en cemento con estructura metálica, es inaugurado el 12

de diciembre de 1933.

Desde su inauguración, y hasta el año 1974, la escuela funcionó como

Escuela de Niñas y como Escuela de Varones, alternando horarios. En

1975 se unen las dos escuelas, funcionando como una escuela mixta

hasta la actualidad.72

La Escuela República de Chile está llena de recuerdos tanto para

los vecinos del

barrio como algunos

que, viviendo en

c o m u n i d a d e s

vecinas, asistían

a este centro de

educación.

Imagen 26: Niños de la escuela República de Chile, década de 1960.Fotografía: cortesía de Jeannette Ramírez.

55

Page 33: Barrios costa rica

Es el caso del Lic. Leonardo Crespi, él creció en Barrio Güell, pero su

infancia está ligada a Barrio Luján al haber realizado la primaria en la

Escuela República de Chile. Entre sus principales recuerdos figura la

niña Zulema, quién le inculcó el sentido de la responsabilidad:

“De la escuela recuerdo a la Niña Zulema. Fue un ciclo muy positivo para mí y la escuela, cosa que ahora carece la sociedad, de líderes. Era una especie de líder del barrio. Ella vivía detrás de los bomberos. Cuando yo entraba a las 12:30 m.d., a veces por este sector jugábamos mejenga en el parquecito, el que está a la par de la Policía Municipal…y recuerdo que media hora antes la niña Zulema antes me llamaba y me pegaba un grito: “¡Leonardo vaya báñese que ya paso por usted!” Y entonces yo me iba en carrera, me bañaba, y me agarraba de la mano y me llevaba para la escuela”.73

Otros recuerdan las actividades culturales que se realizaban, por

ejemplo, don Antonio Cruz, el dueño de la vulcanizadora, rememora

cuando se presentó en la escuela el cantante argentino Hugo del

Carril a finales de la década de 1940. Cuenta don Antonio que: “Ese

era famosísimo porque en aquel entonces, en el 48 o 49 decían

Imagen 27: Actividad con participación de niños de la escuela República de Chile, década de 1960.Fotografía: cortesía de Jeannette Ramírez.

Imagen 28: Grupo de niños de la Escuela República de Chile.Fotografía: cortesía de Jeannette Ramírez.

Imagen 29: Mapa de hitos de Barrio Luján.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

2827

56

que este era el segundo de Carlos Gardel. Y lo presentaron ahí en

la Chile”.74 Y no puede faltar la mención a los juegos, don Manuel

Mora cuenta que se jugaba trompos, bolas de vidrio y las clásicas

mejengas.75 Por su parte, don Mario Espinosa cuenta que cuando él

estaba en primer grado, su grupo era el único que jugaba béisbol.76

Al salir de la escuela, los vecinos que continuaban estudiando

asistían al Liceo de Costa Rica en el caso de los varones, las mujeres

asistían al Colegio Superior de Señoritas. Otra opción era el Liceo

Anastasio Alfaro que

se ubicaba en Barrio

Escalante, en la casa

que ocupa el Museo

Calderón Guardia.

Los edificios que

albergan distintos

servicios se convierten

en puntos de referencia

en una comunidad, o

bien, lo que se llama

hitos. El siguiente mapa

sintetiza cuáles son los

hitos de Barrio Luján.

29

57

Page 34: Barrios costa rica

Rodrigo Brenescalle TurrujalAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

i. Tradición religiosa

La historia de la iglesia católica en Barrio Luján está ligada a los

esfuerzos de los vecinos por tener un edificio que la albergara, situación

que conoceremos en el apartado sobre organización comunal. Pero

también está llena de recuerdos, por ejemplo, lo sucedido el día que

llegó la imagen de la Virgen de Luján, procedente de Luján, ciudad

de Buenos Aires, Argentina.

Doña María de Los Ángeles Esquivel, y su hija Jeannette Ramírez,

relatan que la imagen llegó en un avión que aterrizó en el antiguo

aeropuerto de La Sabana, luego la trasladaron en automóvil hasta

el barrio, y ahí se le hizo una pequeña procesión. Luego cada 31 de

mayo el Sacerdote Julio Fonseca, mejor conocido en el barrio como

Padre Pipo, siguió realizando una procesión. Doña Jeannette cuenta

como eran esas procesiones:

Tradición, cultura, recreación

59

Page 35: Barrios costa rica

“…el padre Pipo organizaba la procesión del 31 de mayo. Entonces todas las chiquillas bonitas del barrio salíamos de ángeles. Ya le conté que yo era el arcángel. Otras veces me acuerdo que hicieron un altar en una esquina y a mi me subieron a uno de esos altares. Otra vez, los bomberos sacaron una bomba. Y cuando la bomba pasó por ahí, era una alegría tan grande. Y en ese entonces, la gente arreglaba las calles como en Guatemala. La noche anterior no se dormía. A la mañana, a las chiquillas nos subían en los altares o salíamos de jardineras”.77

Para otras fechas también se realizaban

procesiones importantes; por ejemplo, para el Corpus Christi, doña

María de Los Ángeles cuenta que en una oportunidad

“Se hizo una procesión muy linda. Se hicieron dos altares. Ella [se refiere a la dueña de la Panadería Las América, llamada doña Elena] hizo arco, mi papá hizo arco en las esquinas. A media cuadra unas palomas de cartón”.78 Don Manuel Mora cuenta que estas procesiones pasaban por la avenida 14. Agrega don Manuel que en Semana Santa se realizaba la quema de Judas en El Cerrito, actividad a la que asistían “un montón de chiquillos”.79

Una figura importante en el barrio es precisamente el Padre Pipo,

capellán emérito de la Fuerza Pública e hijo del conocido compositor

Julio Fonseca, este sacerdote tiene, literalmente, toda una vida de

servir a Barrio Luján. Son tantos los años de estar en el barrio, que

Imagen 30: Altar para una actividad religiosa, década de 1960. Fotografía: cortesía de Jeannette Ramírez.

60

doña María Gutiérrez cuenta que casi todos los vecinos tienen alguna

relación con él: “…toda la gente que lo saluda le dice ‘usted fue el

que me casó, el que me bautizó, usted fue el de la primera comunión’,

o sea todas las generaciones tienen relación con el padre.”80 Así el

Padre Pipo es toda una institución en el barrio.

ii. recreación

Como en todo barrio, los vecinos de Barrio Luján, desde los niños hasta

los jóvenes y adultos, han tenido diferentes espacios de recreación,

son lugares para jugar, para bailar, para conversar, y hasta incluyen

una poza para darse un chapuzón o una colina donde resbalarse.

Cuenta doña María Gutiérrez que donde hoy está la Clínica Carlos

Durán era el lugar donde se hacían las fiestas de fin de año, luego se

Imagen 31: Vista interna de la Iglesia de Barrio Luján. Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 32: Iglesia de Barrio Luján.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

31 32

61

Page 36: Barrios costa rica

pasaron a Plaza Víquez.81 Otro lugar para la diversión de los vecinos

era la poza del Ocloro.82 También los niños jugaban con ruedas en la

calle, el juego consistía en llevar la rueda con un palito, y claro que

no podían faltar los chumicos. Otros juegos eran los jackses, el cuartel

inglés y los pases pelados.

Sobre estos juegos explica doña María de los Ángeles Cambronero

que el cuartel inglés se juega en “… grupos… uno de 5 y otro de 4.

Usted va y le pega en la mano a uno y el otro se viene corriendo a ver

si lo agarra”.83 Los pases pelados “Era parecido, uno también tenía

equipo. Y uno le pasaba una bola, como de basquet, para echarla

en una canasta”.84 Además: “…en la calle jugábamos las mujeres. Los

chiquillos se iban a la plaza por la Corte…. Ahí estuvo la Universidad.

O sino iban a Plaza Víquez. Ahí se jugaba de todo”.85

Los niños también jugaban las tradicionales mejengas: “Todos jugaban

bola, con pedazos de bola, con bolas que llamaban de coyunda,

porque era una bola amarrada con un pedazo de cuero, pero todo

el mundo jugaba porque por todo lado había potreros”.86 Y cuenta

don Enrique Cabezas que los trompos no podían faltar: “Mire en

aquella época, lo que más jugábamos era trompos, todos teníamos

un trompo, era tirar los trompos en la calle, por cierto que las calles

eran de tierra, no había pavimento por aquí”.87

Pero el lugar que mencionan prácticamente todos los vecinos es

El Cerrito, colina a la que iban a resbalarse en tablas. En El Cerrito

62

“De repente, todo se conforma en un cúmulo de sensaciones, de colores y formas que surgen de lo más profundo del sentimiento humano”

Trestereii

también se realizaban actividades para jóvenes, por ejemplo, el

baile de las Melcochas Danzantes, que se hacía esporádicamente

los domingos en las tardes. En estos bailes repartían melcochas en

hojas de naranja.

Y otro lugar donde hacían bailes se ubicaba al oeste de la actual

estación de bomberos. Cuenta don Herberth Barboza que los bailes se

realizaban de dos a seis de la tarde, la entrada costaba diez colones

y se tenía derecho a estar las cuatro horas que duraba la actividad.

Pero el baile que no faltaba cada año era el de los bomberos, doña

Jeannette Ramírez relata que:

“Antes aquí, el 4 de diciembre se hacía el baile de los bomberos, porque el 4 de diciembre es el día de la Patrona de los bomberos, Santa Bárbara. Entonces, era un baile donde ellos se ponían muy guapos…y traían a sus esposas, a sus madres, y a sus hermanas. Entonces ese día se cerraba la estación y se sacaban las bombas afuera y se hacía una calidad de baile. ¡Elegantísimo!”.88

Y los cines forman parte de las diversiones de los vecinos del barrio,

principalmente los que estaban ubicados cerca de Plaza González

Víquez; por ejemplo, el Lux, el Ideal y el Castro, auque también

frecuentaban los cines ubicados en el centro de San José, como el Cine

Variedades. Así lo cuenta don Herberth Barboza: “Al Teatro Castro ahí

por los mercaditos, era el más popular, más barato, valía 10 centavos

la preferencia y luneta, y el Moderno que era también más barato, el

Raventós si era de lujo, y había que ir con chaqueta, bien vestido”.89

63

DibujoMaykel Torres.Lápices de color y dibujo en grafito.Escuela República de ChileSección 1-2.2008.

Page 37: Barrios costa rica

Pero uno de los cines más mencionados es el Reforma, relata don

Manuel Mora que: “Quedaba en Avenida 10 y 12, calle 11. Era muy

interesante ese cine, porque todos los domingos, en tanda de 2 p.m,

costaba 75 céntimos, en 1963. Y no se me olvida que rifaban dos

bolas de fútbol, marca Nike. Entonces uno, con poquita plata iba al

cine”.90

La Plaza González Víquez es un referente obligado para los vecinos

de Barrio Luján, es un punto de encuentro, tanto la plaza en sí misma,

como sus alrededores. Pero esta plaza también tiene estrecha

relación con el desarrollo del deporte que representa a los barrios del

sur, y que tratamos a continuación: el béisbol.

Imagen 33:Espacios de Barrio Luján para la recreación. Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

64

iii. El béisbol

Indiscutiblemente béisbol es sinónimo de barrios del sur, y Barrio Luján

no se escapa a esta realidad. Este deporte caló tan hondo, que

hoy encontramos vecinas que muestran orgullosas las fotografías

de cuando fueron madrinas de los equipos locales, otros cuentan la

experiencia de haber sido campeones y seleccionados nacionales.

Por lo tanto, desde el juego callejero hasta el deporte a nivel profesional

es imposible hablar de Barrio Luján sin mencionar el béisbol.

Una de las familias que guarda gratos recuerdos asociados con este

deporte es la de doña Alicia Albertazzi, en el año 1938 su hermana

Virginia fue la madrina del Top, equipo del Ministerio de Obras Públicas.

Años después, en 1980, David Dumanni, nieto de doña Alicia, jugaba

con el Club ICE-Arenal de la Asociación Nacional de Béisbol menor.

Además otros miembros de la familia Albertazzi incursionaron en

este deporte, por ejemplo don Fernando Albertazzi Herrera, lo que lo

convierte en un juego de tradición familiar.

34 35

Imagen 34: Chapete BBC, aparecen los short stops Hugo Hines A. y Bayardo Cordero Albertazzi, el pitcher Fernando Albertazzi Herrera y Yamil Sáenz A, año 1955.Fotografía: cortesía Gabriela Echandi Albertazzi.

Imagen 35: El Top, equipo del Ministerio de Obras Públicas, la madrina es Virginia Herrera Albertazzi, año 1938.Fotografía: cortesía de Gabriela Echandi Albertazzi.

65

Page 38: Barrios costa rica

Otras familias tienen historias similares; por ejemplo, los Espinosa, don

Rodrigo Espinosa heredó a su hijo Mario la pasión por el béisbol. Con

don Mario conversamos en el parque de La Sabana, donde cada

miércoles se reúne a entrenar con el grupo de veteranos “La Polilla”.91

Don Rodrigo fue seleccionado nacional, y don Mario siguió sus pasos,

inició con sus juegos de niño en la cochera de su casa, o cuando

se enfrentaba a sus vecinos en los retos entre las huelgas, como los

retos entre las huelgas de La Salud y El Turpial, o entre Barrio Luján y

Vasconia. Las pulperías y cantinas dieron nombre a las huelgas de

los niños del barrio, explica don Mario: “Nosotros le

decíamos la huelga de La Salud, la huelga de la

Chilena, la Reforma, el Mar Azul y la del Turpial, y

jugábamos en la plaza de la escuela de Chile”.92

Entre los años 1956 y 1957 los grupos de muchachos

de Barrio Luján se trasladaban a jugar a La Sabana.

En 1959 a don Mario lo invitan a jugar en el equipo

Soto López con el que asciende a primera en 1960.

En 1973 pasa a jugar con la Universidad de Costa

Rica, centro de estudios en el que obtiene su título

en la carrera de Química. En este espacio de tiempo

también es seleccionado nacional: “Yo fui a toda

Centroamérica, Miami, a Venezuela, a Perú con la

selección”.93

Imagen 36: Don Mario Espinosa en uno de sus entrenamientos en La Sabana con el equipo de veteranos La Polilla.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 37: Estadio Antonio Escarré, año 1971.Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, fotografía nº 69454.

37

36

66

Otro campeón nacional es don Manuel Mora, el sastre del barrio.

Nos cuenta don Manuel que él fue campeón cerca del año 1967

con el equipo de la Numar, jugaban en el Estadio Antonio Escarré.

Explica don Manuel que en ese equipo “…estaban los Hernández.

Fueron muy conocidos en el mundo del béisbol. Fernando Hernández

y Mario Hernández. Hijos del famoso don Fernando Hernández”.94

Otro lugar importante para el desarrollo del béisbol en Barrio Luján, y

los barrios del sur en

general, es el Estadio

Antonio Escarré,

cuenta don Mario

que “…ya como en

el 40 [1940] jugaban

ahí en Plaza Víquez

y después los mismos

jugadores fueron los

que construyeron

la tapia del Parque

Escarré y ya en el

55 [1955] hicieron el

estadio como está

ahora”.95 Por eso,

aunque el estadio

Imagen 38: Carné de jugador de la Asociación Nacional de Béisbol Menor de David Dumanni Echandi, año 1980.Fuente: cortesía Gabriela Echando Albertazzi.

Imagen 39: El Gold Smith, equipo Barrio Luján, la madrina es María de Los Ángeles Esquivel.Fotografía: cortesía María de Los Ángeles Esquivel.

38

39

67

Page 39: Barrios costa rica

Antonio Escarré y La Sabana no estén dentro de los límites de Barrio

Luján, forman parte de su historia.

Otra familia que tiene relación con el béisbol es la de doña María

de Los Ángeles Esquivel, quien fue madrina del equipo Gold Smith

durante siete años. El punto de encuentro para este equipo, tanto

para reuniones de junta directiva como para entrenamientos, era la

Plaza González Víquez.

Actualmente, la práctica del béisbol ha decaído en Barrio Luján, pero

tenemos la certeza de que mientras La Polilla continúe reuniéndose

cada miércoles en La Sabana, seguirá viva una parte de la historia

del barrio.

Imagen 40: Espacios para la práctica del béisbol: Parque La Sabana, Estadio Antonio Escarré y Plaza González Víquez.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

Imagen 41: Huelgas de niños que jugaban béisbol.Fuente: reconstrucción a partir de relato de don Mario Espinosa.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

4140

68

iV. organización comunal para el bienestar del barrio

Barrio Luján se caracteriza por mantener hasta hoy su Junta

Progresista. Las Juntas Progresistas tienen su origen en el año 1920

con la creación de las Juntas Sanitarias Patrióticas, hecho acaecido

bajo la administración de Julio Acosta y por recomendación de

técnicos de la Fundación Rockefeller. Su finalidad era encontrar

apoyo a los programas gubernamentales de salud para combatir las

enfermedades de la época.96

Con el tiempo las Juntas Sanitarias Patrióticas se independizaron de la

tutela estatal, y como una respuesta a los problemas enfrentados por

los costarricenses en ese momento, por ejemplo, la mala distribución

de la tierra, los bajos salarios, la ausencia de fuentes de trabajo y

la deficiencia en los programas de salud, algunas de estas juntas

cambian su nombre por el de Juntas Patrióticas Progresistas. Será

en el año 1928 cuando el Gobierno emite un decreto que norma

y establece funciones sobre las Juntas Patrióticas Progresistas, así

hacen su aparición estas “…para convertirse en la primera etapa del

movimiento de desarrollo comunal en Costa Rica”.97

La Junta Progresista de Barrio Luján se funda en 1950 con 520 afiliados.98

Entre sus luchas destaca la resolución de problemas relacionados

con servicios como agua, alcantarillado y cunetas; problemas como

las inundaciones ocasionadas por el río Ocloro, y en especial los

problemas de vivienda que llevaron a desarrollar, en el año 1988, un

69

Page 40: Barrios costa rica

programa en Granadilla de Curridabat que permitió a 500 vecinos de

la comunidad tener su casa propia.99 Sin embargo, este importante

logro también significó una baja para la Junta ya que, como comenta

doña Alba Lila Madrigal, líder comunal y ex integrante de la Junta

Progresista de Barrio Luján, muchas de las personas que obtuvieron su

vivienda abandonaron la Junta: “…después de que salió el programa,

se fue la gente porque ya tenían casa, no les interesaba ir a la Junta

porque no tenían necesidad”.100

Ante esta situación, es importante reflexionar sobre la importancia

que ha tenido y sigue teniendo la organización comunal. Doña Alba

Lila menciona que muchos proyectos de la Junta no han podido

materializarse por falta de apoyo, un ejemplo es el proyecto para la

guardería, la Junta Progresista:

“…tiene una propiedad, entonces el sueño de nosotros era hacer una Guardería Infantil, para las madres que trabajan… ahí le metimos todos a esto, nosotros luchamos. Todos lo hicimos pero la cuestión, es que prácticamente desde docentes que nos tenían que ayudar, recibimos poca ayuda, además creo que ahí fue donde empezamos a tener un problemita porque no éramos Asociación de Desarrollo”.101

El problema que menciona doña Alba Lila se refiere a que las

Asociaciones de Desarrollo reciben más apoyo económico que las

Juntas Progresistas. Esto se debe a la promulgación de la Ley Nº 3859

del 7 de abril de 1967, que crea la Dirección Nacional de Desarrollo

de la Comunidad (DINADECO), con la que se inicia un ascenso de las

70

Asociaciones de Desarrollo y un descenso de las Juntas Progresistas.

El motivo se encuentra en que las Asociaciones de Desarrollo son

financiadas por el Impuesto sobre la Renta, mientras que las Juntas

Progresistas no tienen financiamiento gubernamental, por lo tanto,

trabajan con fondos obtenidos mediante terceros o por medios

propios.

Sobre este particular, doña Alba Lila comenta que efectivamente este

grupo ha tenido problemas de financiamiento por no ser Asociación

de Desarrollo, sin embargo, el orgullo de tener más de cincuenta

años trabajando por la comunidad es el aliciente para mantenerse

como Junta Progresista. Y como no sentirse orgulloso de pertenecer

a una Junta que ha dado bienestar a la comunidad, y por la que han

pasado personas muy estimadas en el barrio, tal es el caso de don

Francisco Solano, mejor conocido en la comunidad como don Paco,

quien es socio fundador de este grupo, y que actualmente tiene 100

años de edad.

Otro socio fundador de la Junta Progresista fue don Abel Cambronero

Hernández, ya fallecido. Doña María de Los Ángeles Cambronero, su hija,

comentó que además de participar en la Junta, don Abel formó parte

de otros grupos de la comunidad que lucharon por diversas causas: “A

mi papá, le gustaba lo que se dice “meter las narices”. Él iba a unas

reuniones. El era muy sencillo. Cuando venía un fotógrafo, él siempre se

hacía a un lado, no le gustaba. Entonces, él pasó desapercibido [sic]”.102

71

“Expresar la historia del barrio es hablar de su gente, de quienes habitaban ese sector de la ciudad y le daban vida en esos tiempos. En general es una historia de hombres y mujeres de los más diversos orígenes y de todas las edades; particularmente lo es de recuerdos y vivencias personales”

José Ml. Salazar Navarrete

Historias de mi barrio

Page 41: Barrios costa rica

Entre otras cosas, don Abel participó de las comisiones de vecinos que

hicieron posible construir la Estación de Bomberos y la Iglesia Católica,

edificaciones que actualmente representan hitos para la comunidad.

Sobre la Estación de Bomberos, inaugurada en 1947,103 doña María de

los Ángeles comenta que la iniciativa surgió a raíz de un incendio que se

desató en el barrio:

“Se sentía además de que el cuerpo de bomberos, estaba muy largo, por La Merced. En una emergencia, había menos teléfonos, menos comunicación. Entonces, ya al año de que pasó el incendio, aquí ya estaban haciendo el edificio”.104

En el caso de la Iglesia, hay toda una historia por contar. Cuando

no había iglesia en Barrio Luján, los vecinos tenían que asistir a otros

lugares para participar de la misa, doña María de Los Ángeles

comenta que:

“Papá fue también fundador de la Iglesia. Fue uno de los que propuso, que aquí hacía falta porque había que ir hasta La Soledad y en ese tiempo no había misas de cuatro. Hasta las diez de la mañana había en las Iglesias grandes”.105

El edificio que conocemos actualmente no ha estado siempre, al

principio se trataba de una sencilla construcción, un galerón como

lo menciona doña María de los Ángeles. Para levantar este primer

edificio para la Iglesia se requirió la participación de la comunidad, y

don Abel Cambronero fue parte de este grupo de vecinos que dio la

72

lucha para alcanzar la meta de tener una iglesia; al respecto doña

María de Los Ángeles comenta que:

“… papá fue empunchado; como conseguir primero el ranchito donde se iba a construir la Iglesia. Y el lote era de un señor hermano de don Alfredo González Flores. Entonces le fue a decir que si les prestaba el lote. Entonces hicieron un galerón. Había un señor, don Fernando Rodríguez, que tenía un aserradero y ese señor les daba costilla. Costilla se le llama a lo que primero se le saca al árbol. Entonces toda esa costilla se las daban; y el aserrín. Y cuando llovía, los pies se manchaban por el aserrín”.106

Jeannette Ramírez y su madre, doña María de los Ángeles Esquivel, cuentan

que esa primera iglesia era “…un galeroncito nada más. Los asientos eran

puras tablas y el piso de tierra”.107 También comentan que para obtener

el dinero para construir esta iglesia se realizaron dos o tres turnos en el

parque adyacente a la Escuela República de Chile. Y no podemos dejar

de mencionar al sacerdote Julio Fonseca,

mejor conocido en el barrio como el Padre

Pipo, quien tuvo un importante papel en la

construcción de la iglesia.

No hay duda de que personas como doña

Alba Lila, don Paco, don Abel y tantos otros

líderes comunales, son quienes hacen que el

barrio crezca día a día, se trata de personas

con vocación de servicio, como lo indica

Imagen 42: Estación de Bomberos de Barrio Luján.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

73

Page 42: Barrios costa rica

la misma Alba Lila: “A mi siempre me ha gustado ser comunalista, antes

que nada, porque me interesan mucho las cosas del barrio”.108 En el caso

de doña Alba Lila, su actividad comunal también se vio reflejada en la

formación de una cooperativa de modistas llamada Modas y Diseños

Luján. De esta forma, Alba Lila aportó a sus vecinas una forma de obtener

el sustento a partir de la actividad que ella misma realiza hasta el día de

hoy: corte y confección. Esta cooperativa se fundó aproximadamente en

el año 1986, tenía entre siete y ocho afiliadas, era una pequeña empresa

que tuvo fin cuando doña Alba Lila, por motivos de salud, no pudo

continuar con el proyecto.

Otra actividad dirigida a la comunidad en la que se involucró la Junta

Progresista fue la escuela nocturna que funcionó en las instalaciones

de la Escuela República de Chile. Doña Alba Lila cuenta que ella tuvo la

oportunidad de impartir clases de corte y confección, de esta forma muchas

mujeres del barrio se prepararon en un oficio que les permitiera obtener el

sustento económico. Sobre esta experiencia doña Alba Lila comenta:

“La niña María Elena era la directora de una escuela nocturna, siendo la escuela de día, por las noches ella tomó la gran responsabilidad de que fundáramos una escuela para todos los muchachos que no habían estado en la escuela ni sacado el sexto grado y para que no anduvieran en la calle entonces nosotros comenzamos hacer este gran trabajo y lo logramos: llevamos muchos muchachos que comenzaron a caminar mejor y ahí entonces para muchachos o muchachas que sacaron el sexto grado, que aprendieran otras cosas porque se les daba cursos de inglés de guitarra, artes y toda esa cosa y estaban como muy entusiasmados porque el que no tomaba

74

uno tomaba el otro, yo fui profesora de corte y confección, saqué muchas alumnas”.109

En los testimonios de los vecinos de Barrio Luján

se vislumbra que se trata de una comunidad

organizada, y a la vez, con muchos retos por enfrentar.

Es importante que la Junta Progresista, así como

otros grupos del barrio, reciba el apoyo necesario

por parte de los vecinos, que estos se integren a las

diversas actividades organizadas en la comunidad.

V. actividades culturales

Barrio Luján es una comunidad que se mantiene activa en el campo

cultural, periódicamente se realizan actividades que incluyen desde

el mejoramiento de la imagen urbana, hasta la incorporación de

vecinos de todas las edades en diversos grupos.

El 23 de abril de 2005 el barrio se vio involucrado en una actividad

singular: 67 fachadas ubicadas en la avenida 14 entre las calles 17 y 23

adquirieron una nueva imagen gracias a la pintura que recibieron.110 Esta

actividad fue organizada por el grupo Fuera de Serie, y patrocinada por

Pinturas Glidden y la Municipalidad de San José. Para pintar las fachadas

se contó con la participación de voluntarios de la Asociación Cultural

Nueva Acrópolis, el Movimiento Cristiano Juventud Nueva, los Bomberos

de Barrio Luján, la Cruz Roja y los vecinos.

Imagen 43:Salón comunal propiedad de la Junta Progresista de Barrio Luján. Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

75

Page 43: Barrios costa rica

Luis Diego Araya, del grupo JANOS (Jóvenes en Acción), quien forma

parte de la Asociación Cultural Nueva Acrópolis, comenta que la

actividad de pintura de las fachadas formó parte de un proyecto

que consistía en cerrar la avenida 14 los sábados, de esta forma se le

cedían a los vecinos espacios libres para realizar diversas actividades

culturales. Esta iniciativa funcionó durante año y medio, inclusive

un estudiante de la Universidad de la Ciencia y el Arte, planteó un

proyecto para desarrollar un boulevard en esa zona, sin embargo,

diversas situaciones como la cantidad de vehículos que transitan por

esa vía, impidieron la ejecución de la propuesta.111

No obstante, el grupo JANOS no desfallece en su objetivo

de brindar espacios culturales a la comunidad, así cuando

el proyecto de cierre de la avenida 14 los sábados llegó a su

fin, la actividad se trasladó al parque adyacente a la Escuela

República de Chile. En este espacio nació el equipo de fútbol

Las Águilas, formado por niños y jóvenes menores de 14 años,

también se creó un equipo de ajedrez llamado Guerreros del

Silencio. Y como el objetivo es incorporar a la mayor cantidad

posible de vecinos en las actividades, se realizan actividades de

crecimiento personal con los niños, existe un club de manga, se

formó el grupo Libro Blanco para personas de la tercera edad,

además hay una pequeña biblioteca a disposición de los niños

del barrio.

76

Otras actividades desarrolladas por el grupo JANOS en Barrio Luján

son clases de electrónica para niños, club de barro para niños, clases

de manualidades, y un grupo de periodismo que elabora un boletín

mensual titulado Boletín Cultural de Jóvenes Idealistas JANOS. Este

boletín brinda información general sobre temas como superación

personal, historia, geografía, música, actividades de la comunidad,

entre otros.

Luis Diego Araya reflexiona sobre la importancia de estas actividades

para la comunidad, expresa que la finalidad es “Que el joven empiece

a descubrir que tiene

virtudes y que son esas

virtudes las que le permiten

valorarse como persona

y que vale la pena”.112

En ese sentido, la buena

respuesta que ha dado el

barrio a estas actividades,

es una muestra del

impacto que ha tenido

el grupo JANOS en Barrio

Luján, y no solamente en

los niños y jóvenes, sino en

la comunidad en general.

77

Dibujo.Noel Muñoz.Marcador y dibujo en grafito.Escuela República de Chile.2008.

Page 44: Barrios costa rica

Florencia Madrigalcasa con balcónAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

¿Pueden tener igual valor una pequeña casa de madera o un

gran edificio de mampostería? Antes de analizar la arquitectura

de Barrio Luján es necesario reflexionar sobre esta interrogante. Y la

respuesta a la pregunta es positiva, efectivamente tanto valor tiene

una modesta construcción de madera, que un edificio de mayores

proporciones y estilo arquitectónico mejor definido. Tan importante es

la parte estética como el valor que tiene para una comunidad una

edificación, por lo tanto, estas son características que debemos tener

presentes para comprender el significado de las construcciones de

Barrio Luján, donde por sus características de barrio obrero artesanal

ya comentadas, domina la vivienda de madera que convive con

exponentes del Art Decó y el Neocolonial (imágen 44).

Al hablar de estilos arquitectónicos, se debe tener presente que estos

estilos vienen de otras latitudes, así por ejemplo, el Art Decó nace

Arquitectura

79

Page 45: Barrios costa rica

en Europa como un intento de incorporar nuevas

técnicas constructivas. Sin embargo, en Costa Rica

el estilo pierde la característica de integración de

nuevos materiales, y se limita a recrear las formas

características del estilo. Así sucede con otros

estilos, por lo tanto, es importante tener presente

que debemos hablar de influencias estilísticas,

y no propiamente de estilos. No obstante, esta

superposición de estilos y materiales crean una

gran riqueza de texturas y formas, como lo señala el escritor cubano

Alejo Carpentier113 en su libro La Ciudad de las columnas, se trata de

un estilo sin estilo que por proceso de simbiosis se erige en un estilo

peculiar. Este sincretismo es el que lleva a la apropiación de una

forma de construir que finalmente se define y particulariza.

Esta simbiosis se refleja en la mezcla de varias influencias estilísticas

en un solo edificio, así el edificio de la Escuela República de Chile,

diseñado por el Arquitecto José María Barrantes, presenta influencia

Art Decó y Neocolonial. El Art Decó se refleja en los volúmenes

superpuestos y las cornisas de formas geométricas. El elemento

representativo del Neocolonial lo encontramos en el uso del arco de

medio punto y los medallones de la fachada.

La Escuela República de Chile se diseña y construye en la primera

mitad del siglo XX, época que en la arquitectura se perfila confusa,

Imagen 44: Ejemplo de vivienda art–decó en Barrio Luján.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

80

según el autor Richard Woodbridge,114 quien explica que se

vislumbra la necesidad de la incorporación de nuevas tecnologías

y el desarrollo de un lenguaje arquitectónico propio de la época

moderna. De tal modo, en Europa surge una importante cantidad

de movimientos artísticos, de los cuales tendrán una importante

influencia en nuestro país el Art Nouveau y el Art Decó. Además, de

la mano de un sentimiento nacionalista se desarrolla un lenguaje

arquitectónico que busca rescatar los valores del pasado colonial,

es el estilo llamado Californiano o Neocolonial. Por otra parte, se

desarrolla una importante cantidad de viviendas de madera,

algunas con clara influencia del estilo Victoriano, otras con una

tipología más sencilla, sin perder su riqueza arquitectónica, tal es el

caso de Barrio Luján.

El Art Decó es un término que se utiliza de manera genérica para

denominar y describir las variadas tendencias que se desarrollan en

las artes aplicadas en el período de entre guerras que va de 1920

a 1940.115 El Art Decó goza de gran difusión ya que su austeridad

formal lo hacía accesible a las nuevas burguesías medias. También

por su aire de modernidad se tornó el estilo predilecto para edificios

como los cines, hoteles y cafés. En Costa Rica se desarrolla durante

las décadas de 1930 y 1940, conviviendo con la arquitectura

neocolonial, con la cual se mezcla en muchas ocasiones, tal es el

caso de la Escuela República de Chile.

81

Page 46: Barrios costa rica

Este estilo también está presente en las viviendas, algunas de clase

media otras más populares, Andrés Fernández indica que en los

barrios josefinos se encuentran estas viviendas tanto dispersas como

agrupadas, algunos ejemplos se localizan en los barrios México, Luján,

González Víquez, La Cruz, Los Ángeles y otros puntos.116

El Neocolonial florece en la segunda mitad del siglo XX, surge en un

contexto nacionalista en el ámbito cultural y artístico de América

Latina, por lo tanto busca incorporar formar arquetípicas del pasado.

No obstante, Woodbridge explica que los arquitectos de la época

se pierden en divagaciones estilísticas, así el movimiento no refleja el

contenido ideológico que poseía originalmente. Otro aspecto que

influye en su declive es la invasión de la moda norteamericana del

Mission Style o Californian Style, que al inducir a una repetición de

modelos, impiden un replanteamiento más profundo.117

La primera mitad del siglo XX experimenta la introducción de nuevos

materiales constructivos, ahora al lado de la madera, material utilizado

desde finales del siglo XIX; de esta manera, se encuentra el concreto

armado, desarrollado tanto en muros de ladrillo como con bloques

de cemento. También aparecen en nuestro contexto el hierro, el

mosaico, el acero inoxidable, el cristal y materiales cerámicos.

En forma paralela a la introducción de los nuevos materiales

constructivos, aparecen las compañías constructoras, antes el

proceso de construcción se desarrollaba entre el cliente y el maestro

82

de obras, pero “La introducción de estas compañías en la arquitectura

residencial trajo como consecuencia la generalización de algunos estilos y

cierto grado de despersonalización; si bien tuvo como contraparte positiva

la incorporación de las más recientes técnicas constructivas al mercado

local”.118 En Barrio Luján va a destacar el constructor Juan Rafael Mora,

que desarrolla un estilo particular, así lo expresa doña Gabriela Echandi:

“José Rafael Mora siempre fue líder comunal, construyó un montón de casas, todas esas casas antiguas de madera, dicen que inclusive la casa de mi abuelo fue hecha por él, pero yo no sé si efectivamente porque mis parientes Albertazzi eran constructores, no se si es que don Juan Rafael construyó con ellos. Muchas de las casas que guardan esa forma, de madera, con el techito así [se refiere a las buhardillas, imagen 46], todas esas cosas, fueron hechas por José Rafael”119 (imagen 45).

En la primera mitad del siglo XX las políticas de desarrollo social impulsan la

construcción de centros de salud y de educación en las comunidades de

mediano tamaño de todo el país.120 Es así como encontramos que en 1932

Imagen 45: Ejemplo de vivienda de madera construida por José Rafael Mora.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

Imagen 46: Vivienda de madera con influencia victoriana.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

4645

83

Page 47: Barrios costa rica

Barrio Luján inaugura su actual edificio escolar, y en 1966 se inaugura

la Clínica Dr. Carlos Durán,121 que aunque está ubicada en Barrio

Vasconia, brinda atención a los vecinos de Barrio Luján.

Este período se caracteriza por la falta de vivienda, es así como se

forman los barrios obreros entre los que se encuentran Luján, Carit

y Keith, todos ubicados al sur de la ciudad. Sobre la vivienda de

madera desarrollada en Costa Rica, Richard Woodbridge122 explica

que sus antecedentes se encuentran

en el estilo Victoriano. Es con el auge

del café que llega al país la influencia

de este estilo, al igual que sucede

con las otras influencias estilísticas, sus

detalles se simplifican, se desarrolla

una arquitectura de menor austeridad

ornamental y cromática.

De tal forma, en Barrio Luján

encontramos viviendas de madera

con influencia victoriana (imagen

46), viviendas de madera que son fiel

ejemplo de la casa obrera (imagen

47), y ejemplos de art-decó combinado

con neocolonial. De esta gran división

se desprenden otras clasificaciones; por 4847

84

Imagen 47:Ejemplo de vivienda de madera para obreros. Fuente: Abarca Zamora, Róger et al.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

Imagen 48: Ejemplo de vivienda dúplex.Fuente: Abarca Zamora, Róger et al.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo.

Imagen 49: ejemplo de edificación que alberga cuatro viviendas y un comercio en la esquina que tiene diseño en chaflán. Fuente: Abarca Zamora, Róger et al. Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.

49

85

Page 48: Barrios costa rica

ejemplo, según las dimensiones de las viviendas identificamos casas

de zaguán y casas de planta más estrecha (imagen 47). Y también es

importante destacar la presencia de casas dúplex (imagen 48) que

son reflejo del crecimiento de la población de Barrio Luján, algunas

fueron construidas como dúplex, otras fueron dividas después.

Las casas de madera y los negocios esquineros se caracterizan por

el tratamiento dado precisamente a la esquina: un corte inclinado

llamado chaflán (imagen 49); ejemplos de esquina achaflanada

son la verdulería de María y el bar La Última. Otra característica de

estas construcciones de madera son las puertas de dos hojas con

claraboya. La claraboya es la ventana que tienen algunas puertas

en su parte superior. Además, las ventanas se caracterizan por ser

del tipo llamado guillotina, estas son ventanas que para abrirlas se

deslizan hacia arriba (imagen 50).

Imagen 50: Detalles de edificaciones de madera: modelos de ventana de guillotina, puerta de una hoja con claraboya, puerta en chaflán de dos hojas y con claraboya.Dibujo: Arq. Yeimy Calvo Ramírez.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar .

86

Finalmente, las conversaciones con los vecinos indican que existen

edificios que son puntos de referencia porque tienen algún significado

especial, estos son los llamados hitos. En Barrio Luján se identifican los

siguientes hitos: la Escuela República de Chile, la cantina La Última, la

Iglesia FAUCRI, la verdulería de María, la pulpería La Salud y el Taller

GAMA por haber albergado una panadería aún recordada en la

comunidad.

Imagen 51: Hitos de Barrio Luján: Escuela República de Chile y Iglesia FAUCRI.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

87

Page 49: Barrios costa rica

¡Al Barrio México! Un recorrido por la historia y

arquitectura de Barrio México

Page 50: Barrios costa rica

91

Arquitectura y memoria son los elementos fundamentales de esta

reseña sobre Barrio México. A partir del contexto de las transformaciones

sociales que vive la capital costarricense en la primera mitad del siglo

XX, se recorre una parte de la historia de este barrio, el cual desarrolló

una arquitectura y un espacio urbano propios.

Desde el punto de vista arquitectónico, art déco es la imagen propia

de Barrio México. No obstante, al recorrer sus calles encontramos

otras influencias que enriquecen su perfil; por ejemplo, viviendas

eclécticas o viviendas colectivas de madera, que son el testimonio

de soluciones brindadas a la población que no contaba con un

Motivación

“¡Al Barrio México! –les explicaba yo-. A buscar mejor vida, a respirar otro aire”.

Luisa González123

Page 51: Barrios costa rica

lugar donde habitar durante las décadas de 1920 y 1930. Es en este

contexto donde se ubica la frase que da nombre a esta memoria ¡Al

Barrio México!, que sintetiza el sentir de la familia de la educadora

Luisa González, plasmado en su obra A ras del suelo,124 cuando en el

año 1924 se traslada desde La Puebla, ubicada al sur de la ciudad de

San José, a Barrio México en busca de mejores condiciones de vida.

Trasladándonos al presente, para entender el significado de esta

arquitectura debemos acercarnos a sus vecinos, para así comprender

la dinámica del barrio, las vivencias que se desarrollaron entre estos

edificios y en medio de este espacio urbano. De esta forma surgen

los puntos de referencia, los hitos que identificamos claramente, por

ejemplo, la antigua plaza, la iglesia, la escuela y el edificio de los

bomberos.

Este acercamiento también nos permite vislumbrar lo que

históricamente significó Barrio México: un norte al cuál acudir con

la esperanza de encontrar una mejor calidad de vida cuando las

condiciones lo ameritaron, por ejemplo, luego del terremoto de

1910 según cuenta don Fernando Rojas,125 o buscando un lugar con

mejores condiciones, según el caso narrado por Luisa González.

Esto y más es Barrio México, uno de los lugares de la ciudad capital

que aún conserva la estructura y la vivencia que le permiten seguir

siendo, precisamente, un barrio.

92

“…El art-decó dejo huella en los distintos objetos, desde los producidos por artesanos hasta los industrializados, de modo que todas las artes tuvieron, en ese lenguaje plástico, una inspiración f luida y versátil, camaleónica y entrañable para expresar con detalle una época de cambios sin precedentes en los usos y costumbres cotidianos de la gente, sobre todo la de las clases medias urbanas del mundo entero. Y Costa Rica, y en especial su ciudad capital no pudo ni quiso quedar al margen de eso en el siglo XX…”

Andrés Fernández,Barrio México Art-Decó

Revista Herencia 1988

Page 52: Barrios costa rica

Juan Carlos Camachoiglesia de Barrio MéxicoAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

i. origen

Barrio México se ubica al noroeste de la ciudad de San José y

pertenece al distrito Merced del cantón Central de San José. Su

desarrollo está ligado, al igual que el de otros barrios josefinos, al

terremoto del año 1910 que tuvo su epicentro en la ciudad de

Cartago. A raíz de la destrucción que generó este evento natural,

muchas personas trasladaron su residencia a San José. En medio de

esta situación varios propietarios del sector en que se hoy se ubica

Barrio México segregaron sus fincas en cuadrantes, ofreciéndole

así a nuevos vecinos la oportunidad de establecerse en esos

predios. Entre los dueños de esas fincas, según lo menciona don

Fernando Rojas Esquivel, destacan Juan Rafael Montes de Oca,

Josefa Chacón viuda de Paut, Francisco Carazo, Eulogio Chavez

y otros.126

Reseña histórica

95

Page 53: Barrios costa rica

Sobre las características de estas primeras familias que poblaron el

lugar, José Sánchez y Miguel Ruiz indican que:

“…los nuevos pobladores en su mayor parte fueron familias humildes, que se contentaron con edificar un albergue a prueba de temblores y medianamente confortable… se consideraron en un paraíso, después de haber sufrido la estrechez de la urbe y el terror causado por el terremoto reciente…”.127

La parte en la que se inició el poblamiento del barrio fue precisamente

la que tiene una topografía más pronunciada: se trata de los terrenos

ubicados al noreste, en las inmediaciones del Río Torres.128 Eran estas

las tierras de menos precio, por lo tanto, más accesibles al perfil obrero

que se asentó en el incipiente barrio.

Sin embargo, será hasta el año 1923 que el barrio tome el nombre

de México, cuando la Junta Patriótica Progresista solicita a

la Municipalidad de San José la

aprobación de dicho calificativo para

el nuevo poblado.129 Entre los motivos de

la elección del nombre México se hace

alusión al Gobernador de la provincia

de San José, Lic. José Luján Mata, quien

tenía ascendencia mexicana.130

El acuerdo municipal para la asignación

de este nombre se firmó el 23 de

setiembre de 1923 e indica que:

96

“La Municipalidad dispone que de esta fecha en adelante, el Barrio Rincón de Cubillos, se denomine Barrio México, conforme lo solicitan los miembros de la Junta Patriótica Progresista y el señor don Leonardo Montalbán, como justo homenaje de admiración y simpatía a la gran nación azteca”.131

A partir de lo indicado en este acuerdo, se inaugura el barrio el

21 de octubre de 1923.132 El naciente Barrio México es descrito por

don Fernando Rojas de la siguiente forma:

“El Barrio de esa época era un rinconcito al noroeste de la ciudad: las avenidas hacia el oeste se topaban con cafetales, las calles dieciocho y veintidós estaban bloqueadas por propiedades, y la calle veinte era intransitable para vehículos pero para los chiquillos este ambiente era aprovechado para comer frutas de los cafetales (como mangos, naranjas, jocotes, cuajiniquiles…) o ir por los potreros a bañarse a una poza que llamaban “La Petaca” (ver imagen 1).133

La relación con el país mexicano se refuerza cuando el 20 de

noviembre de 1941, por iniciativa de Enrique Madrigal Venegas,

miembro de la Junta Progresista, se denomina a la plazoleta

ubicada en avenida 9, calles 12 y 14, como Plazoleta Morelos, en

alusión al héroe mexicano José María Morelos y Pavón.134

En esta plazoleta se ubica un busto de Morelos que fue donado

por el gobierno mexicano el mismo año de la inauguración de

la plazoleta (ver imagen 2). Es interesante que inclusive en el

pedestal de este monumento se incluyan diseños e iconografía

art déco, según lo indica el arquitecto Andrés Fernández.135

Imagen 1: Mapa de Barrio México en el año 1924.Fuente: Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 150.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

97

Page 54: Barrios costa rica

Para el año 1980 la ocupación de los cuadrantes

de Barrio México se había densificado, siendo

esta la tendencia que se mantiene hasta el día

de hoy (ver imagen 3).

ii. Límites: Barrio México delimitado por sus

vecinos

Existen dos formas de delimitar un barrio: la delimitación

administrativa y la delimitación que realizan los vecinos

a partir de sus vivencias, esta última es la que llamamos

delimitación perceptual. En el caso de Barrio México

este estudio se basa en dicho tipo de delimitación,

porque interesa conocer cómo los habitantes del lugar

perciben y limitan su espacio: “…el

barrio suele ser independiente de

cualquier límite burocrático usual,

y su alcance tiene más de arraigo

emocional en sus habitantes que

son, en última instancia, quienes

definen su territorialidad”.136

Así, un barrio debe ser definido por sus

vecinos, y esto se caracteriza por las

2

3

98

distintas vivencias, por detalles que pueden pasar inadvertidos, pero

que marcan un recuerdo que finalmente define un espacio vivencial.

Un ejemplo de esos recuerdos es una situación que hace unos años

era cotidiana: que la leche se recibiera en la puerta de la casa cada

mañana, así lo narra uno de los vecinos:

“Una cosa bellísima que me encanta recordar es que a mi casa llegaba la leche en caballo. A mi casa llegaba la leche y la traía Don Chalo, don Gonzalo, a caballo y el traía la leche desde Santo Domingo de Heredia. A mí en la mañana, me bañaban, me daban un banano y yo guardaba las cáscaras para dárselas al caballo”.137

Según mencionan los vecinos, existen varios elementos urbanos y

arquitectónicos que cumplen la función de delimitadores de Barrio

México, se trata de Rincón de Cubillos, el Liceo de San José, la Botica

Solera o bien el Paso de la Vaca, el Río Torres y la antigua Penitenciaría

Central, hoy Museo de los Niños (imagen 4).

Para don Alfonso Bravo estos son los límites del barrio en el que nació

y creció:

“Yo diría que Barrio México debe de empezar en el Paso de la Vaca,

cerca del Mercado de Carretas, o el Mercado de Verduras. Tiene

como límite, por el Este y por el Norte la carretera a Heredia vieja, o

sea que todo lo que está entre la carretera a Heredia y hacia Oeste

y hacia el Sur es Barrio México, hasta la cuesta de Neón Nieto, una

cuesta que va por allá por el río Torres… Luego llegaba un poquito más

al oeste de lo que hoy es el Liceo de San José en aquel momento le

Imagen 2: Busto de José María Morelos y placa conmemorativa.Fotografía: estudiantes de la carrera de arquitectura de la Universidad Véritas y José J. Sánchez S. y Miguel A. Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947, p. 27.

Imagen 3: Mapa de Barrio México en el año 1924.Fuente: Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 151.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

99

Page 55: Barrios costa rica

llamábamos “La hacienda”

de una gente de apellido

Gustiniani”.138

Sobre Rincón de Cubillos,

don Fernando Rojas explica

que se debe a una familia de

ese apellido que habitaba

al final de la avenida 7. Se

trataba de la familia de

doña Anita Cubillo que

se dedicaba a la fabricación de melcochas y otros dulces que se

vendían en las paradas de buses.139 Este lugar tiene un origen anterior

a Barrio México, ya en 1905 cuenta con una plazoleta, en ese año la

Municipalidad de San José acuerda presupuestar doscientos colones

para la colocación de un filtro público en dicha plazoleta, 140 el filtro

es colocado en julio de 1905.141

En el año 1908 se busca mejorar la comunicación vial entre Rincón de

Cubillos y parte de las propiedades ubicadas en las tierras donde poco

más de una década después se fundaría oficialmente Barrio México.

Se trata de la solicitud presentada a la Corporación Municipal de San

José por un grupo de vecinos de Rincón de Cubillos el 3 de julio de

1908, la finalidad es ampliar la calle que comunicaba el lugar con la

propiedad de Juan Rafael Chacón y Julia Álvarez, aducen que esa

Imagen 4: Croquis de los límites perceptuales de Barrio México.Mapa base: Yeimy Calvo Ramírez.Croquis: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

100

calle era “…intransitable con las lluvias y el paso de los vehículos…”,142

apelan al carácter progresista de la municipalidad.

El ingeniero Salomón Escalante indica que “…la calle referida no se

ajusta a ninguna del cuadrante que pueda establecerse en aquel

lugar siguiendo la continuación del que tiene la ciudad…”.143 Esta

cita nos trae a colación una característica del trazado de San José

y otras ciudades costarricenses que tienen un origen colonial, por lo

tanto, su espacio fundacional se basa en el trazado en cuadrícula;

sin embargo, cuando la ciudad fue creciendo ese trazado se vio

alterado, por lo que posteriormente se encuentran calles irregulares

como la que estaba en cuestión en el año 1908.

En el caso de Barrio México, su trazado original era el de caminos

vecinales sobre los que se traza el nuevo asentamiento, además

sobre un límite natural: la quebrada topografía de las zonas cercanas

al Río Torres.144

La antigua Penitenciaría Central es otro de los elementos claves en

la definición de los límites de este barrio, además forma parte de

las vivencias y recuerdos. Doña Marcela Arguedas rememora que

“…a cada rato habían tiroteos. Y entonces era porque se habían

revuelto los reos y quemaban los colchones de paja. Entonces

había que evacuar, porque salían todos los reos corriendo. ¡Se

escapaban!... De chiquitita, yo me acuerdo que pasó muchas

veces”.145

101

Page 56: Barrios costa rica

Para don Alfonso Bravo la relación entre el barrio y la “Peni” era

el peligro, sin embargo, trae a su memoria travesuras de niñez

relacionadas con este reclusorio:

“…a mi me encantaba subirme al techo de mi casa, a escondidas de

mis papás porque sino me regañaban…desde el techo de mi casa

nada me tapaba la Peni, yo la veía perfectamente…y los reos se

subían al techo a tomar el sol también entonces yo les silbaba y les

hacía señas y ellos me contestaban. O sea, éramos amiguísimos”.146

iii. Familias y personajes

En todo barrio encontramos familias que podemos llamar

“tradicionales”, son las que desde los inicios del lugar se

establecieron, y son recordadas por sus vecinos por distintos

motivos. Importante es que en un barrio conviven familias de

distinta procedencia, así sucedió en Barrio México: “Numerosas

familias costarricenses, de diversas condiciones y ocupaciones,

poblaban el barrio”.147

Algunos de las familias recordadas hasta el día de hoy son la

de Rafael Ángel Arguedas, Benito Martín, Mauricio Gallardo,

los Ching, los Amador, Solera, Acuña, Montero y Madrigal.148

También había familias de inmigrantes, por ejemplo las familias

italianas de Luis Medaglia, los Bruno, los Vetón, los Buganza, lo

102

Paganilla, los Feoli. Otras familias eran españolas, tal es el caso

de los Siberio, los Pena y los Curcú. Las principales familias árabes,

generalmente libaneses, eran los Ayub, los Sarkis, los Aued, los

Tabash y los Macklouf. Finalmente estaba la colonia judía, los

llamados “polacos”, entre los que se recuerda a los Lev, Burstin y

Zonzinski.149

En cada barrio hay figuras que por algún motivo particular son

recordadas de una forma especial; por ejemplo, doña Carmen

Valverde, oriunda de Barrio México y que contrajo matrimonio con

Rómulo Betancourt, quien llegó a ser presidente de Venezuela.

También se recuerda a la familia de médicos Arguedas Soto, a la

Licda. María Eugenia Vargas Solera, a la actriz Ana Poltronieri y al

artista Juan Manuel Sánchez.150

Otro personaje del barrio fue el venezolano Domingo García quien

era dueño de los “caballitos” o carruseles que se colocaban en las

fiestas en San José. Don Domingo era dueño de casas en alquiler

en Barrio México: “…tuvo muchas casitas, él lo que hacía era,

cuando veía una casita media destartalada, la hacía más formal,

le arreglaba todo y la alquilaba, y en eso andaba recogiendo

platas de alquileres. Tenía como 30 casitas arregladas”.151

Y no falta el personaje que le daba gratos momentos de diversión

a los niños. Es el caso de la familia Beckers en la que había médicos

y abogados, pero el miembro más recordado es el padre de dicha

103

DibujoJaime Martínez Vélez.Escuela República de Argentina.Sección 5-3.2009.

“La nostalgia por un pasado que sobrevive gracias a los recuerdos, permite que nos acerquemos hoy a la intimidad de la historia josefina”

Francisco J. Enríquez Solano

Historias de mi barrio

Page 57: Barrios costa rica

familia quien era dependiente pero además “…era el mago. El

señor Beckers era el mago del barrio. Entonces, una vez al año,

nos hacía un espectáculo….en la casa de él”.152

Don Alfonso Bravo recuerda a un boxeador que vivía en el barrio:

Julio César, menciona que “…cuando me veía en la calle me

gritaba: “¡Alfonsín!” y me levantaba de un solo tirón y me montaba

en los hombros y me jalaba cien metros y me dejaba en mi casa.

Ese recuerdo lo tengo vivísimo”.153 También recuerda don Alfonso a

“doña Vina”:

“… doña Vina era una persona que vivía a la par de los bomberos.

Nosotros en el barrio decíamos que doña Vina no era entrometida,

sino que ella fue una víctima de las circunstancias: vivía a la par

de los bomberos, se enteraba cuando salían; vivía enfrente de la

plaza, se daba cuenta cuantos chiquillos jugábamos enfrente y

quienes nos peleábamos y quienes no. Vivía diagonal a la Iglesia

Santísima Trinidad, otro de los lugares de referencia y entonces se

daba cuenta quienes iban a misa y quienes no. Vivía casi a la par

del Bar México y se daba cuenta de todos los que llegaban a tomar

licor; diagonal a otra cantina que se llamaba La Geisha, también

se daba cuenta quienes iban a la otra cantina; a los 25 m de la

escuela, o 50, entonces se daba cuenta de la entrada o salida

de clases, entonces a la pobre señora no le quedaba más que

enterarse. Pero ahí empezó en la plaza de Barrio México, ese dicho

104

cuando a alguien o vigilaba mucho otra persona siempre le decían:

“Diay, parece a doña Vina”. Doña Vina era una señora, de pelo

blanco y ojos gatos que a menudo se asomaba por la ventana. Y

ahí nació el dicho”.154

Dibujo.Cinthya Palavinicini Treminio. Escuela República de Argentina.Sección 5-3.2009.

105

Page 58: Barrios costa rica

Si bien, como ya lo mencionamos, los orígenes de Barrio México están

ligados al sector obrero, Fernández explica que surgen elementos

como la industria y el comercio que cambian la percepción que se

tiene de este barrio:

“Y así el barrio de origen humilde y proletario, empezó a transformarse,

poco a poco, socialmente, al punto que pronto ya aquel trozo de

ciudad fue reputado más bien como “de clase media” en la liberal

San José, un lugar para la superación social por parte de los nacientes

sectores medios-bajos de la sociedad josefina…”.155

Uno de los lugares más recordados por los vecinos de Barrio México es

la Plaza de Ganado, que se ubicaba entre avenidas 15 y 17, calle 22

al este y que fue inaugurada el 20 de enero de 1914.156 La actividad

en la plaza se desarrollaba de la siguiente forma:

Actividades económicas

107

José Miguel Rojas Botica SoleraÓleo sobre tela38 x 43 cm2007

Page 59: Barrios costa rica

“…al lado sur había un sector donde vendían cerdos y había una romana. Luego al lado norte ya era una cosa de ganado, estaba con declive y había una pila, donde …metían el animalito porque el señor pagaba dos centavos para que se lo desinfecte entonces venía saliendo por el otro lado ya bien bañadito por si tenía garrapatas o alguna cosa”.157

Además de ser un lugar con una actividad determinada -la

venta de ganado- también era un punto de reunión y permitía

el desarrollo de otras actividades como la venta de comidas. Al

finalizar la actividad en la plaza, al mediodía, los niños jugaban

fútbol al costado oeste de la plaza. El ambiente que se vivía los

sábados en la Plaza de Ganado es descrito por don Fernando

Rojas:

“Las mañanas de los sábados en el Barrio eran muy distintas a los demás días, debido a la presencia de gente de otros lugares llevando a sus animales, y además de los compradores saliendo del Barrio, lo que daba un ambiente alegre: alrededor de la plaza era como de fiesta. En la esquina frente al portón de entrada, estaba la pulpería “La Gitana” de don Guido Guiles, y para esas mañanas allí se sacaban mesitas y sillas a la acera y la familia de doña Lidia atendía a los comensales sirviéndoles comidas, cafés o refrescos”.158

La plaza desapareció para dar lugar a viviendas para maestras, según

cuenta el mismo don Fernando: “…Pasó el tiempo y luego dijeron

“vamos a lotiar para que las maestras tengan un lote para que hagan

casa”. Solamente las maestras”.159

108

El pequeño comercio caracteriza a todo barrio ya que es el encargado

de suplir las necesidades básicas de los vecinos. En Barrio México

existieron jardinerías, pulperías, cantinas, farmacias y otros negocios

que, aunque muchos ya no existen, siguen vivos en la memoria de los

vecinos y son puntos de referencia.

Sobre las jardinerías, explica don Fernando Rojas que en la década de

1940 existían en el barrio cuatro, una de ellas era La Guaria, propiedad

de don Juan Bautista Brenes y ubicada sobre la emblemática calle

veinte. Las otras jardinerías eran las de Antonio Obando, Alfredo

Retana (donde hoy está Abonos Agro) y la de José Piedra que se

ubicaba 50 metros al norte del Teatro Líbano.160

Respecto a las pulperías, don Fernando Rojas rescata un dato muy

importante: la solidaridad permite que un lugar habitado por un

grupo de personas adquiera la connotación de barrio; así pues, es la

convivencia con los vecinos y el apoyo que entre todos se brinden, lo

que lo caracteriza. En el caso de Barrio México se destaca la facilidad

brindada a los vecinos por parte de los dueños de las pulperías para

adquirir los productos a crédito:

“…encontramos varias cantinas y pulperías, en las cuales los dueños ofrecían a los vecinos no sólo su mercadería, sino su ayuda y amistad, como lo demuestra el hecho de que el cliente, que por lo general era de escasos recursos, abría un crédito por medio de una libreta que el mismo cliente mantenía y que cancelaba a la semana o quincena, sin otra garantía que la honradez del vecino y la bondad del pulpero”.161

109

“…al llegar don Mario Calzada levantó la botica. Iba a las casas y si un chiquito enfermaba él lo veía y recetaba; él era un hombre de mucha responsabilidad”

Fernando Rojas Esquivel

Page 60: Barrios costa rica

Otros locales importantes eran El Gato

Negro, la cantina El Gran Tráfico que

estaba diagonal a la Botica Solera, en

sus alrededores la pulpería La Frontera

de México y la cantina La Bomba. En los

alrededores de la plaza donde se ubica

el busto de José María Morelos estaban

otros locales comerciales importantes, por

ejemplo las pulperías La Cartaginesa, El

Nilo, La Mata de Tabaco y El Cóndor.

Otras pulperías son La Sirena y La Puesta

del Sol; cerca de la plaza estaba El Recreo

Argentino, donde hoy está el edificio de

los bomberos se encontraba la pulpería La

Nueva Grecia. Siempre en el mismo sector

se ubicaban las pulperías La Aurora y El

Alba, la pulpería y cantina El Río de Janeiro,

El Amazonas, La Gitana, La Huaca, La

Pradera, El Nuevo Mundo y El Recuerdo. 162

Desde el punto de vista arquitectónico, es necesario destacar la

pulpería La Aurora, ejemplo del estilo streamline modern o paquebote,

que se caracteriza precisamente por los motivos náuticos, por ejemplo

escotillas y barandas (imagen 5). Este edificio se construyó entre los

5

12110

años 1935-1940 con la intención de destinarlo a apartamentos. Tuvo

esa función hasta aproximadamente los años 1988-1990 cuando

cambió su uso, la planta baja se alquiló como local comercial, y la

planta alta mantuvo su carácter habitacional.163

Un servicio que no puede faltar en un barrio es el que brindan las

costureras y los sastres. Para la confección de uniformes escolares y

vestidos de primera comunión se acudía donde don Roberto, don

Rogelio, Paco o los Monchitos que eran algunos de los sastres. Si

se requería de una costurera se contaba con los servicios de doña

Nelly de Villalobos, Carmen Ávila, Dora Rojas o doña Zelmira V. de

Retana.164

Se destaca como punto de referencia en el barrio la antigua Farmacia

Calzada, hoy Farmatodo. Ocupaba un edificio de influencia art-

déco ubicado en una de las cuadras emblemáticas de este estilo

a r q u i t e c t ó n i c o .

Esta edificación fue

construida por Agatón

Lutz y regentada por

el Lic. Freer. En 1944

pasa a manos del Lic.

Mario Calzada Carboni,

su hermano Rodrigo

y Enrique Ovares.

Imagen 5: Edificio comercial-habitacional ubicado en avenida 13, calles 20-22, vista general y detalles de fachada típicos del estilo paquebote. Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Juan Carlos Camachocasa esquinera“paquebote”Acuarela adherida a la tela38 x 43 cm2008

13111

Page 61: Barrios costa rica

16. Lachner & Saenz17. Bomberos18. México Bar19. Escuela República Argentina20. Pulpería La Sirena21. Bar El Tráfico22. Comisaría23. Farmacia Macaya24. Cine Colón25. Casa de Luisa González26. Vivienda de Juan Manuel Sánchez27. Botica Solera28. Parque Juan Santamaría29. Cine Líbano

1. Liceo de San José2. Dry Cleaning3. Supermercado el Izalco4. Pulpería Segoviana5. Pulpería Amazonas6. Bar Río de Janeiro7. Panadería Konig8. Farmacia Calzada9. Bar Tapioca10. Parque11. Iglesia 12. Pulpería el Cóndor13. Castro’s Bar14. Soda Aquí es Tista15. Bomba La Victoria

Imagen 6: Principales puntos de referencia en el barrio, incluye los puntos comerciales como pulperías, cantinas y farmacias.Fuente: croquis elaborado por José Miguel Rojas González.Mapa base: Yeimy Calvo Ramírez.Croquis: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

112

Menciona don Fernando Rojas que el Lic. Solera ya era conocido

en el barrio porque antes trabajó en la Farmacia Royal, ubicada en

avenida tres calle diez.165

La figura del farmacéutico es digna de rescatar, pues brinda un

servicio vital a los vecinos: antes de acudir a un médico se acude

a la farmacia, los motivos son varios pero el principal es el factor

económico. El caso del Lic. Calzada no fue la excepción: “…Mario

se pasaba la mayor parte adentro, en su pequeño laboratorio…

sus salidas al despacho eran para atender a alguna madre que

lo buscaba para que le diera medicina a su hijo o hija que había

pasado la noche muy malito. Mario una vez que la veía, le daba su

consejo y la medicina y la señora se regresaba más tranquila, esa

escena era repetida ya por una hermana, una hija o una tía y era de

todos los días. La Farmacia con Mario se había convertido en la sala

de emergencias del barrio”.166

Otra farmacia representativa del barrio es la Botica Solera, no

obstante, entre los vecinos no llegó a tener el mismo impacto que la

Farmacia Calzada, para don Fernando Rojas “…la Botica Solera era

más comercial”.167 Pero nos interesa resaltar el edificio que albergó

a esta botica porque es un buen representante de la influencia art-

déco.

Este edificio se construye entre las décadas de 1930 y 1940, responde

a un nuevo tipo de edificaciones comerciales, los almacenes de

113

Page 62: Barrios costa rica

departamentos, según explican José Enrique

Garnier y Heidi Venegas.168 Características

de esta arquitectura son los estilos modernos

como el art-decó, la entrada en las esquinas y

los espacios de doble altura en el interior (ver

imagen 7). La Botica Solera responde a estas

características, pero además, su posición en

el espacio urbano le da un valor agregado:

“…adquirió gran importancia en la estructura urbana por su condición de remate visual a la entrada de la ciudad de San José por la carretera Nº 1. El acceso al edificio se ubica precisamente en la esquina, que se acentúa

más porque el ángulo de la manzana tiene menos de 90 grados”.169

Además del art-decó, este edificio construido por la empresa

de Antonio Doninelli presenta elementos neoclásicos170 en sus

molduras y pilastras (ver imagen 8).171 Por lo tanto, la Botica

Solera, que fue declarada Patrimonio Nacional Arquitectónico

en el año 1999 y que actualmente se encuentra desocupada

y en un estado de deterioro que avanza día a día,172 es

representativa por su diseño y su ubicación, es un innegable

punto de referencia, y desde el punto de vista perceptual

constituye un límite barrial.

7

8

114

El art-decó está presente también en estructuras industriales, por

ejemplo, la antigua Canada Dry Cleaning, el Taller Nieto y Compañía,

el actual edificio de los Laboratorios Ancla y la embotelladora

Canada Dry (imagen 9).173

Pero también existía otro tipo de comercio: había vecinos que vendían

sus productos prácticamente en las puertas de las casas. Es el caso

del vendedor de helados don Florindo: “…un bondadoso señor, de

alta estatura, de canas y piel de color muy claro, que aparecía con

su carretoncito, pintado de blanco, rebosante de helados hechos

por él en sorbeteras manuales”.174 Esta es una de las características

propias de un barrio, talvez parte de su esencia, y actualmente

encontramos en las calles de Barrio México carretones de madera,

ya no con helados, pero que llevan hasta las puertas de las casas

productos como frutas y verduras.

Imagen 7: Botica Solera.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 8: Detalles de influencia neoclásica.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 9: Fachada del edificio de la embotelladora Canada Dry.Dibujo: Alejandro Núñez López.

9

115

Page 63: Barrios costa rica

Juan Carlos CamachoEscuela república de argentinaAcuarela adherida a la tela38 x 43 cm2008

i. Educación

En el campo de la educación, Barrio México cuenta con tres

instituciones emblemáticas y muy queridas por la comunidad: la

Escuela República Argentina, el Kinder Margarita Esquivel y el Liceo de

San José. Menos conocida, pero no menos importante es la Escuela

Ramiro Aguilar.

Escuela República Argentina

En el caso de la escuela, cuenta don Fernando Rojas que es en el año

1926 cuando un grupo de vecinos del barrio, entre los que menciona

a don Octavio Saborío, don Víctor Carlos Díaz y don José Vargas,

ante la necesidad de una escuela para el barrio, contactan a la

educadora Adelia Corrales de la Escuela de Párvulos nº 1 del Paso de

Servicios, instituciones, infraestructura

117

Page 64: Barrios costa rica

la Vaca. Así inician una serie de actividades para recolectar fondos

para la construcción de la escuela.175 Con este dinero se adquirió un

lote, posteriormente la Junta Progresista solicitó ayuda al Gobierno

para construir el edificio que se inauguró el 15 de abril de 1928. Sin

embargo, antes de la construcción de este edificio se planteó otro

diseño, consistía en un edificio con inspiración neoclásica, el plano se

observa en la imagen 10.

En 1933, el inmueble presentaba un deterioro importante, por lo que

se procedió a su demolición, con lo cual se inició la construcción del

edificio actual, diseño del arquitecto José María Barrantes, que se

impone en el barrio con su estilo art-decó. Indica don Fernando Rojas

que la construcción de este edificio se realizó gracias a las gestiones de

la Junta Progresista, el Patronato Escolar y el Gobierno.176

En julio de 1935 se inaugura el edificio. La escuela fue dividida en dos

secciones: al norte los niños (imagen 11) y al sur las niñas, en la sección

de niños estaba en la dirección el educador Félix Acuña Zúñiga, la

sección de niñas era dirigida por la educadora María Alfaro de Mata

(ver imagen 12).177 Cuenta don Fernando Rojas que la inauguración fue

todo un acontecimiento para los niños que estrenaron el edificio, entre

quienes se encontraba el mismo don Fernando:

“Para los que tuvimos la dicha de estrenarla, fue

algo inolvidable: a nuestra edad escolar nos

parecía estar en un palacio, y era “de nosotros”.178

Imagen 10: Proyecto para la Escuela República Argentina, año 1925Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, serie Planos, nº 2968

118

Cada aula de la escuela lleva el nombre de un educador o intelectual

costarricense o argentino, denominación que quedó plasmada en

una placa sobre el vano de la puerta de cada salón. Por ejemplo,

el aula 17 lleva el nombre del educador argentino Andrés Ferreyra

(imagen 13).

El edificio de la Escuela República Argentina tiene una clara influencia

art-decó, aunque encontramos insinuaciones del neocolonial

especialmente en el uso de los arcos. Al momento de su inauguración

es descrito de la siguiente forma:

Imagen 11: Sección de varones de la Escuela República Argentina, año 1938.Fotografía: cortesía de doña Marta Gamboa.

Imagen 12: Personal docente de la Escuela República Argentina, sección varones.Fuente: José J. Sánchez S. y Miguel A. Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947, p. 86.

Imagen 13: Aula 17 de la Escuela República Argentina que lleva el nombre del educador argentino Andrés Ferreyra.Fotografía: estudiantes de la carrera de arquitectura de la Universidad Véritas.

1211

13

119

Page 65: Barrios costa rica

“...cuenta con veintidós aulas, de las cuales, cuatro quedan en la parte baja; un sótano que se habilitó aprovechando la topografía del terreno, además del Salón de Actos (imagen 14), completo hasta con graderías… Las aulas son espaciosas y de siete metros por seis y medio y cinco metros. La completan doce servicios sanitarios, lavatorios, baños y una hermosa azotea del lado Este para recreo de los visitantes, y especialmente para las lecciones de cosmografía. Amplios patios interiores pavimentados y una extensión del lado

este para campo de juegos o labores al aire libre…”.179

Pero este imponente y maravillo edificio también alberga recuerdos

de gratas vivencias. Don José Manuel Salazar recuerda con

especial aprecio a su maestro don León Ávila, quien fue más

allá de la formación básica que todo estudiante de primaria

debe recibir, inculcándoles el valor de la

sana competencia, y fomentando en sus

estudiantes trabajos manuales y de escritura,

logrando incluso la publicación de una

revista con los trabajos realizados por los

niños, así lo recuerda don José Manuel: “…

tuvimos el orgullo de ver nuestro nombre en

letras de molde como firmantes de algunos

de los artículos”.180

14

15

120

Imagen 14: escenario del salón de actos de la Escuela República Argentina, año 1939Fuente: Crónicas de la Escuela República ArgentinaFotografía: Alejandro Bonilla Castro

La escuela cuenta con álbumes fotográficos y de recortes de

periódico, y con las crónicas. De esta forma podemos conocer que en

la década de 1930 las escuelas de San José compartían una elegante

fiesta de clausura de curso en el Teatro Raventós, o que las escuelas

también se unían para celebrar actividades con la finalidad de

recaudar fondos para una causa en particular; por ejemplo, en 1934

realizan un matinée para recaudar fondos para niños damnificados

en Honduras y El Salvador (imagen 15). También nos permite conocer

los pormenores de la inauguración del actual edificio que quedaron

registrados en crónicas periodísticas (imagen 16).

Y en estos álbumes también se registra la participación de la escuela

en diferentes actividades, por ejemplo, el homenaje en honor a las

delegaciones que asistieron al acto de posesión del presidente León

Cortés (imagen 18).

Imagen 15: actividades en las que participaron los estudiantes de la Escuela República Argentina, año 1933Fuente: Crónicas de la Escuela República ArgentinaFotografía: Alejandro Bonilla Castro

Imagen 16: Documentos sobre la inauguración de la Escuela República Argentina, año 1935Fuente: Crónicas de la Escuela República ArgentinaFotografía: Alejandro Bonilla Castro

16

121

Page 66: Barrios costa rica

Revisando las Crónicas de la Escuela se encuentra el registro de

actividades realizado de una forma especial: con los dibujos

elaborados a mano con lápices de colores que son propios de las

maestras de tiempos de antaño, en una época en la que no se

contaba con computadoras. Por ejemplo, en el año 1952 se realizó

una “función de ilusionismo” para recaudar fondos para la institución,

y se registró la celebración de una misa en homenaje póstumo a Evita

de Perón. También se promovía la salud de los escolares, así lo indica

el manual contra la poliomelitis del año 1954.

En la actualidad, la Escuela República Argentina ha crecido,

además de la escuela diurna que le dio origen, sus instalaciones

también albergan a la escuela nocturna Víctor Manuel Brenes.

Explica doña Rosita Acuña,181 directora de la escuela diurna, que en

estas instalaciones también funciona un CINDEA, que es un tipo de

educación abierta en el cual los estudiantes ganan las materias por

módulos. La población atendida procede de lugares tan diversos

como Alajuelita, Escazú, Santa Ana y el mismo Barrio México.

Doña Rosita está a cargo de la dirección de la escuela desde el

año 2006, en sus dos años de gestión se construyeron tres aulas para

educación especial, gracias a una donación de un millón de colones

por parte de la empresa Procter & Gamble se pintó la parte interna de

la edificación, se abrió la sala de cómputo y se inauguró la cancha

multiusos. Además la escuela cuenta con una clínica dental.

12217 18

Actualmente, la Escuela República de Argentina tiene una matrícula

de 636 niños, una población heterogénea que procede tanto

de Barrio México como de La Carpio, La Capri, Desamparados,

Guadalupe, La Uruca, La León XIII, Barrio Claret, La Ladrillera. El

motivo de la llegada de niños de tan variados lugares a esta escuela

se debe a que sus padres tienen tramos en el mercado, “…se los

traen, se quedan en el tramo y los niños luego se incorporan al

tramito. Es la forma de cuidarlos, de estar junto a ellos”.182 También

se atiende población extranjera como nicaragüenses, dominicanos,

hondureños, salvadoreños, colombianos y cubanos.

Es importante destacar el programa “Aula Abierta” que atiende

niños “…que han sido más abandonados por la sociedad, porque

son niños que crecen en la calle y que necesitan su sexto pero que

son vendedores ambulantes y hay que apoyarlos”.183 A pesar de

un sistema en el que el certificado de finalización de estudios es

Imagen 17: La Escuela República Argentina en el año 1936.Fuente: Crónicas de la Escuela República Argentina.Fotografía: Alejandro Bonilla Castro.

Imagen 18: Homenaje en honor a las delegaciones que asistieron al acto de posesión del presidente León Cortés.Fuente: Crónicas de la Escuela República Argentina.Fotografía: Alejandro Bonilla Castro.

123

Page 67: Barrios costa rica

emitido por el departamento de Control de Calidad del Ministerio de

Educación, en la Escuela República de Argentina los niños que optan

por este sistema se incorporan al acto de graduación de diciembre

junto con los estudiantes regulares, así se les brinda un estímulo para

que continúen con sus estudios.

En el 2008 la Escuela República Argentina celebró sus 80 de fundación.

Kínder Margarita Esquivel

El Kínder Margarita Esquivel se fundó en el año 1945 gracias a la gestión

realizada por la Junta Progresista. Las clases iniciaron en un aula de la

Escuela República de Argentina mientras se construía un pabellón en

el sector oeste de la escuela, obra que fue inaugurada en el año 1946.

Imagen 19: Margarita Esquivel y el símbolo del kinder que lleva su nombre, dibujado por el artista vecino del barrio Juan Manuel SánchezFuente: José J. Sánchez S. and Miguel A. Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947, pp. 120 y 122.

124

El 1º de diciembre de ese mismo año se bautiza el kínder con el

nombre de Margarita Esquivel (imagen 19).184

Escuela Ramiro Aguilar

El lote donde se construyó esta escuela, ubicado al final de la

calle 22, entre avenida 17 y calle 20 bis, se adquirió originalmente

para habilitarlo como campo agrícola para las prácticas de

los niños de la Escuela República Argentina. Sin embargo, este

objetivo nunca se cumplió, y es así como se decide crear una

escuela para facilidad de los habitantes del sector norte del

barrio. En 1944 se terminó un sencillo edificio de madera, a la

institución se le dio el nombre de Escuela Nueva, sin embargo, el

16 de setiembre de 1945 se le cambia el nombre por el de Escuela

Ramiro Aguilar.185

Liceo de San José

Es en la década de 1950 cuando ante el crecimiento del barrio se

siente la necesidad de establecer un centro de educación secundaria,

cuenta don Fernando Rojas que será el Presbítero Guillermo Arié

quien, en un acto de clausura de la Escuela República Argentina,

plantee la inquietud que dio pie a una reunión entre la Junta

Progresista y representantes del Ministerio de Educación. Producto de

este encuentro se formó la Junta Pro Liceo (imagen 20).186

125

Page 68: Barrios costa rica

El liceo abre

en el año 1954

a pesar de no

contar con

local propio,

entonces es

en las aulas de

la Escuela República Argentina donde recibirán lecciones los

primeros estudiantes de este centro de educación que inició

funcionando en horario vespertino, de cuatro de la tarde a siete

de la noche. El año siguiente el liceo, que ya llevaba el nombre

de Liceo de San José, se trasladó a los altos del Edificio Solera,

ubicado frente a la plaza y donde hoy se encuentra el Bar México.

Ahí funcionó durante dos años hasta que el gobierno adquirió las

cinco manzanas de terreno donde se ubica el liceo actualmente,

y la Junta Administrativa y el Comité de Finanzas realizaron las

gestiones para conseguir el financiamiento necesario para

adquirir el mobiliario y equipo requerido.187

Finalmente, será en el año 1957 cuando el Liceo de San José

se traslade a sus actuales instalaciones (imagen 21) que son el

fruto del aporte de la comunidad, del Ministerio de Educación

y de la Municipalidad de San José, entre otros. Menciona don

Fernando Rojas que la Cámara de Transportes autorizó cobrar

Imagen 20: Junta pro Liceo y primera Junta Administrativa.Fuente: Memoria del 50 aniversario del Liceo de San José, p. 5.

126

cinco céntimos voluntarios en el pasaje de los buses los días

lunes para crear un fondo de ayuda:

“…nosotros nos recogían un cinco porque antes los centavos valían mucho, en todos los pasajes. El pasaje del bus costaba hasta San José un diez, entonces nos aumentaron a 15 centavos para que esos 5 centavos fuera para construir el Liceo San José como contribución”.188

Además, la Municipalidad de San José cedió la manzana de la

Plaza de Ganado para venderla en lotes y destinar los fondos al

Liceo.189

Sobre las vivencias en este liceo, José Miguel Rojas recuerda la

participación en los desfiles: “Tocábamos en la orquesta, en los

desfiles. Mis hermanos también. Mis hermanos son más músicos:

tocaban lira, tocaban tambor y toda la cuestión”.190

En la actualidad, el Liceo de San José sigue creciendo. Doña Marta

Gamboa de Arguedas, exprofesora de Ciencias de este centro de

enseñanza, es una de las

integrantes de la Fundación

para el Liceo de San José.

La iniciativa surgió en el año

2004, cuando se celebraron

los 50 años de fundación

de la institución. En esa

oportunidad se publicó una

Imagen 21: Colocación de la primera piedra del Liceo de San José, discurso del Presidente de la República José Figueres FerrerFuente: Archivo Nacional de Costa Rica, serie Fotografías, nº 6567

127

Page 69: Barrios costa rica

memoria, fruto del trabajo de un grupo conformado por Edwin Rojas,

director de la institución, María Elena Salazar, Miguel Zamora y doña

Marta Gamboa.191

Luego, en el año 2007 se organizó un festival, sin embargo, lo

destacable es que estas actividades permitieron tomar conciencia

de la falta de aulas que enfrenta el Liceo. Así surge el reto de construir

3 aulas de las que, al momento de esta entrevista, sus planos estaban

sometidos a los trámites respectivos en el Colegio Federado de

Ingenieros y de Arquitectos.

Actualmente, la Junta Directiva de la Fundación Pro Liceo de San

José está compuesta por Manuel Blanco, presidente y exalumno, Ana

López como vicepresidenta y exprofesora de matemática, Marianeli

Salazar en el puesto de secretaria. Hilda Araya prosecretaria y

exalumna; doña Marta Gamboa (imagen 24) como tesorera y Cecilia

Villalobos, también exalumna, como vocal.192

Imagen 22: Grupo de estudiantes del Liceo de San José.Fotografía: cortesía de doña Marta Gamboa.

Imagen 23: Grupo de docentes del Liceo de San José.Fotografía: cortesía de doña Marta Gamboa.

22 23

128

ii. La Estación de Bomberos

La estación de bomberos de Barrio México fue inaugurada en

febrero de 1947, cuyo edificio diseñado por los ingenieros Alberto

Orozco Castro y Orlando Orozco193 sobresale en el paisaje urbano

y es un punto de referencia, como lo menciona don Fernando

Rojas: “…esta sub-estación que nos da protección a los vecinos y

realce al barrio…”.194

La creación de esta estación formó parte de un plan del Banco

de Seguros de proporcionar a cinco barrios josefinos del servicio

de bomberos, la de Barrio México fue la primera en inaugurarse.

En febrero de 1947 el diario La Nación describió el edificio de la

siguiente forma: “…un magnífico edificio de cemento armado,

con todas las comodidades deseables, en donde funcionará

esta subestación, cuyo equipo podrá dar excelente servicio a

todo el vasto sector Norte y Oeste de la capital”.195

2524

Imagen 24: Doña Marta Gamboa de Arguedas, exprofesora del Liceo de San José, forma parte de la Fundación Pro Liceo.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 25:Estado actual del Liceo de San José.Fuente: Memoria del 50 aniversario del Liceo de San José, p. 7.

129

Page 70: Barrios costa rica

Al momento de su inauguración, la estación contaba con dos

unidades móviles y veinticinco bomberos de los cuales diez eran

permanentes y quince voluntarios. Entre los bomberos permanentes

destacan el Oficial José Brizuela, el Teniente Ricardo Bonilla y el

Sargento Juan Luis Calderón.196

Es importante recalcar que la importancia de esta edificación radica

en lo que representa para el barrio como punto de referencia y como

símbolo de progreso reflejado en la necesidad que cubre la estación.

Así es percibida cuando se valora su construcción como un logro

para el barrio: “Bueno los logros eran los avances que tenía el barrio,

los bomberos, el Instituto de Seguros; quitaron la plaza e hicieron el

parque, el kinder Margarita Esquivel, la iglesia…”.197

No obstante, uno de los antiguos vecinos del barrio, el artista José

Miguel Rojas González, valora la estación de bomberos como parte

de un conjunto que incluye la Escuela República Argentina: “…la

Argentina, son edificios… el cuerpo de bomberos es lindísimo.

Imagen 26: La estación de bomberos de Barrio México, dibujo del año 1947 realizado por Omar Dengo y fotografía de su estado actualFuentes:Dibujo: portada del libro Monografía del Barrio MéxicoFotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar

130

Es muy lindo el cuerpo de bomberos. El cuerpo de bomberos era

lindo como espacio arquitectónico. La escuela Argentina, el cuerpo

de bomberos, toda esta cuadra”.198 Efectivamente, el cuerpo de

bomberos se integra a un conjunto que además de la escuela incluye

la Iglesia y el Bar México, un sitio emblemático en el barrio y también

punto de referencia por excelencia.

El edificio ha sufrido modificaciones con el paso del tiempo, por

ejemplo, la incorporación de piso cerámico y la integración de una

antena para radiocomunicaciones. Sin embargo, estos cambios son

reflejo de la vigencia del edificio y de la actividad que alberga, y no

han alterado su fachada que es lo que en primera instancia forma

parte de la imagen urbana del barrio, así se observa en la imagen 26,

en la cual reproducimos un dibujo de la estación al momento de su

inauguración en el año 1947, y una fotografía de su estado actual.

iii. infraestructura y servicios públicos

En 1947, Barrio México contaba con servicio de transporte público

que era prestado por una flotilla de siete autocamionetas de la

empresa Barquero Hermanos. El servicio se prestaba desde las seis de

la mañana hasta las diez de la noche.199

Años después cambia la flotilla y aparecen los buses con recordados

nombres: “…había uno que se llamaba “Rubí”, otro se llamaba

131

Page 71: Barrios costa rica

“Zafiro”. Eran unos buses como verdes. Yo me acuerdo perfectamente

de esos buses. Había otro que se llamaba… un bus viejísimo, azul con

blanco, se llamaba “Juanma”.200

Al igual que se rindió homenaje a los próceres mexicanos, también se

honró la memoria de figuras nacionales, así es como el 20 de agosto

de 1943 se nombra a la avenida trece con el nombre del Presbítero

Florencio del Castillo.201

iV. La calle veinte

La calle veinte es mencionada por los vecinos del barrio como punto

de referencia y como importante vía de comunicación. Su origen está

relacionado con el establecimiento de la Plaza de Ganado en el año

1914. Para dar acceso a este punto Juan Rafael Montes de Oca donó a

la Municipalidad de San José las fajas de terreno adyacentes a la plaza,

así además de la calle se abrieron las calles dieciocho y veintidós.202

La calle veinte permanece en la memoria de los vecinos ya que en

torno a esta vía reviven gratos recuerdos. Por ejemplo, don Fernando

Rojas recuerda que en la década de 1940 los vehículos no podían

transitar por esta vía porque era empedrada, pero en cambio era el

lugar por el cual todos los lunes en la noche pasaba el ganado que

era trasladado de la Plaza de Ganado en Alajuela hacia el Rastro o

Matadero Municipal que quedaba en Plaza Víquez:

132

“Los güilas se apretujaban para ver y gozar con el ajetreo de los arrieros a caballo, que espoleaban sus caballos para correr a pararse en la próxima esquina y cuidar que ningún novillo lograra salirse de la manada y coger por otra calle. En ocasiones, si había un portón de las casas abierto, se metía algún novillo y venía la zozobra y el problema para los arrieros que iban a pie a sacarlos de nuevo a la calle”.203

Al ser una vía que comunicaba con Alajuela llevó a que la

municipalidad de dicha comunidad solicitara a la Municipalidad de

San José que la calle veinte fuera denominada Juan Santamaría,

en honor al héroe nacional. El decreto para llevar a la práctica esta

solicitud corresponde al 14 de marzo de 1941.204

En 1946, la calle es pavimentada gracias a las gestiones de una junta

de vecinos formada por Gonzalo González, Juan Bautista Brenes, el

doctor Juan Rafael Chacón y Agustín Herrera Chavarría.205

La calle veinte también está ligada al recuerdo de la ya mencionada

educadora Luisa González, quien además era tía de don José

Miguel Rojas –quien colaboró gustosamente con nosotros en una

entrevista– y que se refiere a doña Luisa y a la calle veinte de esta

forma: “Mi tía Luisa, que es el pilar de mi familia. Ellos vivían sobre

calle veinte. Calle veinte es fundamental para Barrio México. Aquí

vivía mi tía, aquí vivía Carlos Luis Sáenz, ahí están esas casas. Muy

importante eso. En esta, dice mi papá que vivía Carlos Luis Fallas,

creo. Casi nada”.206

133

Dibujo.Deiby Castro Calderón. Escuela República de Argentina.Sección 5-3.2009.

Page 72: Barrios costa rica

Fabrizio Arrietacasa # 8Acrílico sobre tela38 x 43 cm2008

i. Tradición religiosa

Sobre la iglesia de Barrio México, don Fernando Rojas comenta que

inicialmente se pensó en dedicarla a la Virgen de Guadalupe por ser

la patrona de México. La iniciativa nació en el año 1930, con esta

finalidad en octubre de ese año se reúnen los miembros de la Junta

Progresista (ver anexo 1) en la casa de don Ricardo Obando Vargas,

acuerdan realizar turnos y otras actividades para recolectar fondos

para la compra de un lote.207

El lote frente a la plaza, junto con algunos materiales de construcción,

se adquiere en el año 1932. Luego de varios intentos fallidos, en el

año 1936 se nombra la Junta Edificadora para la construcción

del templo que estaba formada por el Presbítero Rosendo de J.

Valenciano (presidente nato), José María Acuña (presidente), doctor

Alejandro Vargas Araya (primer vicepresidente), Enrique Madrigal V.

Tradición, cultura, recreación

135

Page 73: Barrios costa rica

(segundo vicepresidente), Alfonso Chávez (secretario), Benito Marín

Q. (prosecretario), Juan Bautista Brenes L. (tesorero), Víctor M. Hidalgo

G., Francisco Romero y José Rucavado (vocales).208

Posteriormente, se adquirieron tres lotes más adyacentes al

comprado en principio, y se construyó un galerón que se constituyó

en el antecedente de la que hoy es la iglesia de Barrio México. En

este momento es cuando se decide dedicar el templo a la Santísima

Trinidad, y dar el nombre de Virgen de Guadalupe a una de las naves

del edificio.209

Las campanas de la iglesia también hacen honor a la Virgen de

Guadalupe y a dos benefactoras de esta importante obra levantada

para la comunidad. Cada campana lleva un nombre: Guadalupana;

Ester, por doña Ester Bonilla de Iglesias, y Arabela por doña Arabela

Bonilla de Esquivel, ambas benefactoras del templo.210 La imagen

de la Santísima Trinidad es obra del escultor nacional Juan Rafael

Chacón, fue donada por el doctor José María Peralta.

El templo fue inaugurado el 24 de noviembre de 1946 con misa

celebrada por el Arzobispo Monseñor Víctor Manuel Sanabria

(imagen 27).

A finales de la década de 1960 inician las gestiones entre los vecinos

para recolectar fondos destinados a realizar mejoras en la iglesia.

Cuenta don José Miguel Rojas que mientras él hacía la primera

comunión, se levantaban las cúpulas de la iglesia, por lo tanto, ya

136

para esta época la edificación empieza a tomar su apariencia actual

que se caracteriza por la presencia de tres cúpulas (ver imagen 29).211

En cuanto a la distribución arquitectónica, la iglesia de Barrio México

presenta una planta libre que se observa en las imágenes 55 y 56,

sobre el presbiterio se ubica la cúpula principal que se apoya en

cuatro columnas, este sistema de soporte evidencia que la cúpula

no corresponde al diseño original.

En cuanto a las primeras comuniones, la tradición era realizarlas el

ocho de diciembre, día de la Inmaculada Concepción de María. En

Imagen 27: La iglesia de Barrio México en el año 1947Dibujo: portada del libro Monografía del Barrio México

Imagen 28: La iglesia de Barrio México en el año 1947Fuente: José J. Sánchez S. and Miguel A. Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947, p. 154 27 28

29

Imagen 29: La iglesia de Barrio México en la actualidad, vista general de la fachada y detalle de la cúpula principal ubicada sobre el presbiterio.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

137

Page 74: Barrios costa rica

el ajuar de las niñas no podía faltar el bolso en el que se llevaba el libro

de misa, el rosario y las estampitas de recuerdo. Luego de las visitas

a familiares realizadas después de la ceremonia, el bolsito regresaba

lleno de dinero “…que sería invertido en

la fotografía que se pondría en un marco

que aún puede lucir en el dormitorio de

una abuelito o abuelita como recuerdo de

ese inolvidable y bello día, de su primera

comunión”.212

Un sacerdote recordado con especial cariño

es el Presbítero Guillermo Arié (imagen 32):

“El se preocupaba mucho porque todos los chiquitos hicieran la Primera Comunión; nos daba lo que ahora se llama el catequesis,

Imagen 30: Croquis de la planta de distribución de la iglesia de Barrio México.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

Imagen 31: Iglesia de Barrio México.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 32: Presbítero Guillermo Arié.Fuente: Memoria del 50 aniversario del Liceo de San José, p. 4.

31

32

30

138

que antes se llamaba “el catecismo”; invitaba a que la escuela hiciera coros… El padre Arié yo lo recuerdo como un señor grandísimo, gruesísimo, con una eterna sotana que le llegaba hasta los zapatos; de cara muy rosada”.213

ii. recreación

Como en todo barrio, Barrio México ha contado con espacios

dedicados al esparcimiento de sus vecinos. Algunos ya no existen

pero se mantienen presentes en la memoria de sus vecinos como

parte de ese patrimonio intangible que forma parte de la identidad

de un lugar.

Un lugar de recreación recordado por don Fernando Rojas es

el que se conocía como El Potrerillo, que se ubicaba al final de la

avenida once, hacia el oeste. En este sitio los niños y jóvenes del

barrio mejengueaban, las señoras llevaban a sus hijos a tomar el sol

y a jugar, en las noches las parejas también tenían sus encuentros.

En este potrero fue donde luego se ubicó la antena principal de la

radioemisora La Voz de la Víctor, cuyas instalaciones estaban al sur

del Potrerillo.214

Pero el lugar de reunión por excelencia era la plaza, ubicada donde

hoy está el parque del barrio. Como punto de referencia, como sitio

de encuentro y como eje alrededor del cual se ubicaron importantes

edificaciones del lugar como la escuela, los bomberos y la iglesia,

139

Page 75: Barrios costa rica

la plaza era un punto neurálgico. Contaba con un

muro que se convirtió en un importante elemento,

porque quienes acudían a las actividades que se

realizaban en la plaza utilizaban el muro como sitio

de estar:

“El muro era muy fantástico, porque iba uno a ver un partido de fútbol y se sentaba a ver en la baranda. Hasta hubo unas fiestas de corridas de toros. Bueno entonces lo que nosotros hacíamos era ir a jugar ahí, salíamos de la escuela y ahí había campeonato de carreras y esto y el otro para aprovechar la plaza, y hacíamos educación física en la plaza”.215

Este muro fue construido en 1938, y tres años después,

el 25 de abril de 1941, la plaza es nombrada como

Plaza Calderón Guardia. El acuerdo municipal

indica lo siguiente:

“Estando próximo a inaugurarse las Olimpiadas Centroamericanas y del Caribe en esta República, por el apoyo decidido que a la misma le ha dado el doctor don Rafael A. Calderón Guardia, en su calidad de Presidente de la República, y como una demostración de simpatía hacia el mandatario, que se ha venido preocupando por el engrandecimiento del deporte nacional, se acuerda: Denominar la plaza de deportes del Barrio México “Plaza Calderón Guardia”.216

En la década de 1960 el Deportivo Barrio México realiza las gestiones

necesarias para obtener el apoyo de la Municipalidad de San

Imagen 33: Don Fernando Rojas con dos de sus hijas, al fondo la antena de la Voz de la Víctor.Fuente: imagen proporcionada por don Fernando Rojas Esquivel.

140

José y poder realizar mejoras a la plaza. Sin embargo, se acude

a otras instancias para obtenerlo y ejecutar las obras planeadas.

De esta forma encontramos que el 22 de noviembre de 1968 Mario

Murillo Solano, secretario del Deportivo Barrio México, dirige una

nota al Ministro de Transportes, Ingeniero José J. Rodríguez Calvo,

solicitando la donación de ocho postes de cemento para utilizarlos

en la iluminación de la plaza.217

El ministro responde que en ese momento no pueden canalizar la

solicitud, pero lo importante es resaltar como las gestiones de un

grupo en particular, en este caso el equipo de fútbol, finalmente

terminarán beneficiando a toda la comunidad. Además, en este

momento ya se perfila el fútbol como un deporte representativo del

barrio, el mejor representante: el Deportivo Barrio México del cual

trataremos más adelante.

La plaza dejó de existir y en su lugar se encuentra el parque del barrio.

Además en sus terrenos se construyó un edificio de uso comunal

que actualmente alberga a la biblioteca pública (ver imagen 34). Si

bien este es un insumo importante para la comunidad, la presencia

de edificaciones en un espacio que tradicionalmente fue abierto,

implica un cambio importante en la conformación de la cuadra

que representa el centro del barrio.

Más allá de la plaza el espacio para la diversión se ampliaba, porque

la calle era también un lugar de juegos:

141

Page 76: Barrios costa rica

“La vida era totalmente diferente a la de ahora, porque jugábamos todo el día en la calle…Jugábamos patineta, en la cuesta de la escuela República de Argentina tirábamos la patineta y hasta abajo… Y después de comer, me acuerdo que se salía en la noche, a sentarse en la cuneta de caño. Casi nunca estaba en la casa…”.218

Otro lugar de juegos era la “cuesta de Neón Nieto”. Relata don José

Miguel Rojas que se hacían retos para subir la cuesta en bicicleta,

meta que por cierto difícilmente se lograba.219

Los niños de Barrio México también jugaban canicas, jalaban una

lata de sardinas con un mecate simulando un carro, jugaban bola en

las aceras, y disfrutaban de jugar al “bolsillo” que consistía en llenar la

punta de una media con arroz. Otros juegos eran el trompo, el bolero

y el “puro”.

“…que era un piquito de palo de escoba que se ponía entre dos ladrillos, y se metía un bate, también de palo de escoba se levantaba y se golpeaba y luego se medía la distancia a pasos y luego eso se pagaba con cajetillas de cigarros…”.220

Un recordado espacio de encuentro era la soda de las Castro,

llamada Soda Líbano.221

En el año 1938 la Junta Progresista de Barrio México solicita al

Congreso Constitucional aprobar el gasto de cinco mil colones, para

la construcción de un Gimnasio para Niños. En el año 1939 se solicita

la revalidación del decreto nº 215 que autorizaba dicho gasto, el

Congreso da una respuesta positiva.222 La Junta Progresista alega la

142

ausencia de un lugar de juegos para los niños, finalmente el proyecto

fue aprobado en tercer debate.

En un barrio no pueden faltar los cines. Uno emblemático, y que es

percibido como un límite de Barrio México, es el antiguo Cine Líbano.

Construido en el año 1938 y posiblemente diseñado por el arquitecto

Luis Llach,223 es un ejemplo de la influencia del estilo art-decó y

refleja una particularidad de este estilo: su carácter escenográfico

-por eso se convierte en el lenguaje oficial de los cines- tanto a nivel

nacional como internacional, y se utiliza tanto en las salas como en

la escenografía.224

Otros cines recordados en el barrio son el Colón, ubicado sobre la

calle 20 hoy en día su edificio es ocupado para otras actividades

comerciales, y el Coliseo (imagen 35) que estaba 125 m al este del

Líbano. Para don Alfonso Bravo el mejor cine era el Colón ya que “…

era al cine donde la gente iba más, porque daban películas muy

buenas, y porque a la par, después de la película era obligatorio ir a una

Imagen 34: Biblioteca de Barrio México.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 35: Antiguo Cine Colón.Fotografía: estudiantes de la Universidad Véritas.

3534

143

Page 77: Barrios costa rica

soda [la soda de Tista], donde

vendían unas empanadas

riquísimas que se llamaban

“cariocas”.225

En Barrio México no había un

salón de bailes, pero el edificio

de Neón Nieto de influencia art-

déco, ya comentado en el apartado sobre actividades económicas,

era un lugar donde ocasionalmente se realizaban bailes: “…había

una bodega de Nieto, entonces la alquilaba los domingos en la tardes

entonces hacían bailes ahí, en la bodega, a las siete terminaban”.226

Otro lugar donde se realizaban bailes eran los altos del Bar México,

específicamente el salón llamado Nicolás Marín, en el que en las

tardes y noches de domingos se realizaban bailes con algún conjunto

o con rocola.227

En la década de 1960 el Liceo de San José se convertirá en un

punto de reunión para los adolescentes que asistían a los bailes

que organizaba la institución, además se organizaban festivales

deportivos228 y de la canción229 que eran otro motivo de encuentro

para los jóvenes.

También celebraciones que eran esperadas, por ejemplo, la Navidad.

Para don Fernando Rojas esta época le invitaba a ir a ver los portales

de los vecinos:

Imagen 36: Antiguo Cine Coliseo.Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica.

144

“…en todos los hogares de Barrio México, la gente tenía la buena costumbre de abrir las cortinas y hacer el portal en la sala. Entonces decía, “¿Viste el portal de Yadira? “¡Ah si! Si, mira el de doña Blanca es muy lindo porque tiene guindado de los cielos papelillos en forma de ángel. ¿Y el del Dr. Agustín Arguedas? ¡Ah es precioso!”.230

Don Alfonso Bravo recuerda a su madre en la época de la Navidad

preparando regalos como medias de seda y pañuelos para la cabeza,

eran los regalos para las personas más allegadas “…que eran todas las

vecinas… Todos los vecinos se conocían”.231 Lo importante a rescatar

de estos recuerdos es que son precisamente este tipo de situaciones

las que definen un barrio, es la convivencia con los vecinos la que

lleva a la solidaridad.

iii. El fútbol

El barrio llegó a contar con su propio equipo de fútbol: el Deportivo

México, cuyo nombre original era Nicolás Marín, que sufrió

modificaciones tales como Deportivo México, Deportivo Barrio

México y Municipal Barrio México.232 En la memoria de los vecinos

permanecen los nombres de futbolistas destacados de este equipo

que en el año 1976 alcanzó el subcampeonato en el torneo nacional.

En esa ocasión

“…el aporte de jugadores como Roy Sáenz, los hermanos Johnny y William Salgado, William Jiménez, José Manuel “Chinimba”

145

Page 78: Barrios costa rica

Rojas y Juan Gutiérrez, entre otros, dieron al cuadro de la barriada experiencia necesaria y credibilidad en que se podía cumplir con un papel más que decoroso para el campeonato de 1976 y sin duda alguna así fue. El Deportivo México hizo historia al final de la campaña logrando un lucidísimo subcampeonato y además conquistando victorias inobjetables y categóricas a su paso como el 4 x 0 con que derrotó al Saprissa en la segunda vuelta”.233

En el año 1977 el Deportivo México debuta a nivel internacional,

logra importantes triunfos ante el Aurora de Guatemala y el Águila

de El Salvador. Pero el partido más recordado fue el que disputó con

el Gremio de Porto Alegre de Brasil, que derrotó a Saprissa y Heredia,

pero no pudo con el Deportivo México.234

La plaza está ligada al equipo local, ya que era donde se realizaban

los entrenamientos, o bien en La Sabana. Don Alfonso Bravo relata

su paso por el equipo, tuvo la oportunidad de jugar con la reserva, y

disputó partidos en el ya desaparecido Estado Nacional, en Alajuela

y en Puntarenas.235

Imagen 37: Personas presenciando un juego de fútbol en la plaza de Barrio México, entre ellas Julio Acosta, Presidente de la República. Año 1922.Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, serie Fotografías, nº 5272.

146

“No estamos aislados, pertenecemos a un diverso y simbólico tejido sociocultural y político. Identificar a los otros, nuestros vecinos, reconocernos en nuestras singularidades y aceptarnos en nuestras diferencias, entender nuestro pasado, conocer quiénes eran nuestros vecinos y cómo convivimos en diferentes momentos, depara lecciones invaluables de convivencia y civilidad”.Inauguración Proyecto Barrios, Museo Nacional.

Rocío FernándezDirectora Museo Nacional

Page 79: Barrios costa rica

Sebastián MelloGran LíbanoTinta sobre tela38 x 43 cm2009

I. Influencias estilísticas

En Barrio México distinguimos cuatro influencias estilísticas, a saber:

art-decó, decolonial, ecléctico y viviendas de madera, algunas de

las cuales son colectivas. Es importante es mencionar que tanto

valor tiene una pequeña casa de madera, como una edificación de

mayor escala y con un referente estilístico fácilmente identificable.

Ambos forman parte del patrimonio del barrio, por lo tanto, deben ser

valorados como representativos del sitio.

Un aspecto a aclarar es que nos referimos a influencias estilísticas o

referentes estilísticos, esto porque los estilos vienen de otras latitudes,

nacen en un contexto específico y con una función definida, sin

embargo, los estilos arquitectónicos fuera de su contexto original de

creación no se desarrollan en forma pura, en nuestro caso de estudio

el mejor ejemplo es el art-decó, influencia estilística característica

Arquitectura

149

Page 80: Barrios costa rica

de las artes decorativas, lo

que originó un cambio en el

panorama artístico.239

La arquitectura se caracteriza

por la decoración geométrica

racional, volúmenes puros

y definidos y alteraciones

geométricas en las fachadas.240

Goza de gran difusión ya

que su austeridad formal lo

hacía accesible a las nuevas

burguesías medias. También por

su aire de modernidad se tornó

en el estilo predilecto para edificios como los cines, hoteles y cafés.

En Costa Rica se desarrolla durante las décadas de 1930 y 1940,

conviviendo con la arquitectura neocolonial, con la cual se mezcla

en muchas ocasiones.

Este estilo también está presente en las viviendas, algunas de clase

media otras más populares, Andrés Fernández indica que en los

barrios josefinos se encuentran estas viviendas tanto dispersas como

agrupadas, algunos ejemplos se localizan en los barrios México (ver

imagen 38), Luján, González Víquez, La Cruz, Los Ángeles y otros

puntos.241

de Barrio México, arquitectura cuyo diseño se caracteriza por ser “…

provinciano y austero, limitado en su escala y en su esquema…”,236 sin

embargo, es la influencia que define una parte importante del barrio,

así lo expresa el artista José Miguel Rojas González cuando se le

consulta por el sector que considera representativo de Barrio México,

indica que la cuadra de la Farmacia es Calzada, “…la cuadra bonita

art déco…”.237

Otra característica de los estilos en Costa Rica y el resto de la

arquitectura latinoamericana es la mezcla de varias influencias

estilísticas en un solo edificio, así encontramos conceptos como el

decolonial. O bien, una influencia en la fachada y una planta que no

corresponde con las características del estilo identificado. Estas son

particularidades de nuestra arquitectura, y son precisamente las que

le dan valor por su originalidad.

Contextualizando las cuatro tendencias de la arquitectura de Barrio

México mencionadas al inicio de este apartado –art-decó, decolonial,

ecléctico y viviendas de madera vernáculas–, encontramos que

el art-decó es un término que se utiliza de manera genérica para

denominar y describir las variadas tendencias que se desarrollan en

las artes aplicadas en el período de entre guerras que va de 1920 a

1940.238 Tiene su origen en Francia en el año 1925 durante la Exposition

internationale des arts décoratifs et industriels modernes, exposición

internacional que reunió nuevas manifestaciones contemporáneas

150

Imagen 38: Ejemplo de vivienda art decó en Barrio MéxicoFuente: Virginia Vargas Mora y Andrés Fernández Ramírez, Imaginario. Un itinerario josefino (San José, Costa Rica, 2004). p. 23.

151

Page 81: Barrios costa rica

Sin embargo, para Fernández, es en Barrio México donde se concentran

la mayor cantidad de edificaciones con influencia art-decó:

“Pero si existe un rincón josefino que conserva la mayor cantidad de manifestaciones art-déco tanto domésticas y comerciales, como civiles e industriales, y de estudiados arquitectos tanto como de empíricos maestros de obras, es su sector noroeste, concretamente el de su tradicional Barrio México…”.242

Explica Fernández que en Barrio México ha contabilizado cerca de

cincuenta edificaciones con este referente estilístico,243 pero como

ya mencionamos, existen sectores que sobresalen por concentrar un

número significativo de estas, tal es el ejemplo de la cuadra de la

antigua Farmacia Calzada.

Paralelo al art-decó se desarrolla en Latinoamérica la arquitectura

neocolonial. Esta surge en un contexto nacionalista en el ámbito

cultural y artístico, por lo tanto, busca incorporar formar arquetípicas

del pasado partiendo de referencias criollas, hispánicas e indigenistas.

Sus características principales son las paredes blancas, las ventanas

de arcos de medio punto y los techos de teja.244

Pero no debemos perder de vista que nos ubicamos en un contexto en el que

lo característico son las mezclas de diversos estilos en una sola edificación,

así es como aparece el decolonial, el cual combina elementos del art déco

y del neocolonial: “…fruto de cierta promiscuidad estética o de urbano

mestizaje, lo cierto es que aquí dichas corrientes se fundieron muchas veces

para darnos híbridos de tan curiosa estampa…”(ver imagen 39).245

152

Otra corriente que mezcla diversos elementos estilísticos es el

eclecticismo, que surge en la segunda mitad del siglo XIX en la

Academia de las Bellas Artes en Francia.246 Se puede definir como “…la

tendencia que mezcla de manera libre varias fuentes históricas, cuyas

virtudes combinadas aumentan el contenido alusivo y evocador de

los edificios”.247 Esta mezcla dota de una gran riqueza volumétrica

a las edificaciones; por ejemplo, la vivienda que observamos en la

imagen 40.

Finalmente, encontramos las viviendas en madera que tienden a ubicarse

dibujando un anillo alrededor de las viviendas art-decó, decoloniales

y eclécticas. Entre estas viviendas que son ejemplo de arquitectura

vernácula, es decir, arquitectura sin arquitectos, encontramos ejemplos

de vivienda económica que fue construida con la finalidad de llenar las

necesidades de abrigo de familias de pocos recursos. Por eso existen

Imagen 39: Ejemplo de vivienda decolonial en Barrio México.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

Imagen 40: Ejemplo de vivienda ecléctica en Barrio México.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

39 40

153

Page 82: Barrios costa rica

viviendas colectivas y viviendas del llamado tipo puerta-ventana, es

decir, viviendas con un frente de escasas dimensiones que apenas

permite contar con lo mínimo: la puerta para el ingreso y una ventana

para la ventilación e iluminación (imagen 41).

Hasta este punto hemos citado solamente ejemplos de viviendas porque

nuestro objeto de estudio es un barrio, no obstante, se encuentran

edificaciones que también presentan los referentes estilísticos desarrollados

y que se construyeron con la finalidad de suplir una necesidad de la

población, ejemplos de ello son la Escuela República Argentina, la

Iglesia y el edificio de los bomberos. Otros edificios se construyeron para

el comercio, pero adquirieron tal importancia en el barrio que aunque

hoy alberguen otras actividades o estén abandonados, siguen siendo

puntos de referencia, tal es el caso de los edificios del Cine Líbano y la

Botica Solera, ambos ejemplos del art déco.Imagen 41: Ejemplos de viviendas de madera en Barrio México, vivienda colectiva y vivienda puerta-ventana.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

154

ii. La vivienda

Con anterioridad se mencionó que las primeras familias que llegan

a Barrio México lo hacen buscando mejores condiciones de vida,

algunos afectados por el terremoto del año 1910, otros porque

decidieron abandonar otras zonas de San José donde la población

vivía en condiciones de hacinamiento, tal y como se observa en la ya

citada obra A ras del suelo, de Luisa González.

Precisamente es en la década de 1920 cuando, ante el problema de

la escasez de vivienda y la aparición de los llamados “chinchorros” en

la ciudad capital,248 se desarrollan los proyectos de las llamadas “casas

baratas”. Barrio México será uno de los lugares elegidos para construir

este tipo de viviendas. La Ley Nº 20 llamada de “Casas Baratas” se

firma el 9 de junio de 1922, el 13 de octubre de ese mismo año la

Secretaría de Fomento adquirió en Barrio México una propiedad de

6.762,45 metros cuadrados, el costo fue de ¢14.513,25 y se destinó a

la construcción de viviendas económicas.249

El 14 de mayo de 1924 se firmó el acuerdo que creó la Junta de Casas

Baratas, que se instaló en la Secretaría de Fomento. Cuatro meses

después, el 25 de setiembre de 1924, se adjudicaron casas baratas

en Barrio México y González Víquez,250 sin embargo, este proyecto fue

muy cuestionado por el alto precio de las viviendas que implicaban

altas mensualidades, precios que difícilmente podría pagar una

familia de escasos recursos.

155

Page 83: Barrios costa rica

El historiador William Elizondo menciona que uno de los proyectos

de vivienda económica mejor logrados de este período es el que

desarrolló la Cruz Roja a partir del año 1924. Contó con financiamiento

del Banco Internacional y el Poder Ejecutivo, y el apoyo de la United

Fruit Company que facilitó el transporte a bajo costo de las casas

importadas.251

De esta forma, en el año 1926 la Cruz Roja había construido una

importante cantidad de viviendas en sitios que incluían Barrio México.

A pesar de que en algunos lugares, por ejemplo, al este del Río Torres,

se presentaron problemas sanitarios por mala construcción de letrinas,

la Cruz Roja no escatimó en dar solución a los inconvenientes. A pesar

de las críticas, se resaltaba la labor de esta entidad y la calidad de

sus viviendas:

“…las casas se daban en “condiciones de una liberalidad absoluta”, en lotes de 20 por 60, corredor de 2 x 6, dos departamentos de 4 x 4 y cocina, de madera. Sobria, decente y limpia. Excusado higiénico de cloaca. Se construía la cañería para surtir agua pura. Escritura privada de propiedad, pagos de 17 colones mensuales y un valor de 1,800 colones”.252

En el año 1929 continúa la venta de lotes para la construcción de

viviendas de bajo costo en Barrio México. El 29 de mayo de ese año un

grupo de vecinos solicitó al Congreso Constitucional la autorización

para que se les vendieran siete lotes que estaban vacantes en ese

momento, y que formaban parte de la propiedad adquirida por

Imagen 42: Anteproyecto de viviendas para obreros, Barrio México, año 1929.Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica, serie Fomento nº 2763, 1º de agosto de 1929, folios 165-165v.

156

la Secretaría de Fomento en el año 1922 para la construcción de

casas baratas. Los solicitantes eran todos casados, padres de familia,

y reportaban las siguientes ocupaciones: carpintero, oficinista,

tipógrafo y empleado de comercio.253 El 12 de agosto de 1929 se

firma el Decreto nº 148 que autoriza al Poder Ejecutivo a vender a los

solicitantes, a precio de costo, los siete lotes en cuestión.254

En el mismo año de 1929 Eusebio Ortiz presenta a la Secretaría de

Fomento un anteproyecto de dos modelos de viviendas para obreros.

El objetivo de Ortiz era comprar un lote propiedad del Gobierno

ubicado en Barrio México, específicamente en avenida 17, calles 14

y 16, y construir siete viviendas.

Estas viviendas se diseñaron para ser construidas en hormigón

armado, “…la madera se empleará únicamente en los pisos de

sala y dormitorios y en puertas y ventanas. Todo lo demás será de

estructuras de acero suave y concreto, y el techo de armadura de

hierro en ángulo”.255 Además sobresale la incorporación del servicio

sanitario dentro de la vivienda, y en cuanto a la planta de distribución

el modelo A presenta pórtico (ver imagen 42).

En general, se trata de diseños que suplen las necesidades básicas,

los lotes son de 200m², el modelo de dos dormitorios es de 80m², el de

un dormitorio es de 49m². Los dormitorios son de 12m² en promedio,

en general, las proporciones son adecuadas para brindar buenas

condiciones a los habitantes. La documentación no permite conocer

42

157

Page 84: Barrios costa rica

si la propuesta se ejecutó, sin embargo, el anteproyecto nos permite

conocer cuál era el concepto de una vivienda económica hace

ochenta años.

En cuanto a las viviendas de madera que sí se construyeron, estas se

posicionan en el espacio urbano, y definen una imagen particular, así

lo narra José Manuel Salazar en su relato “Una historia de mi barrio:

Barrio México”:

“Las casas eran todas de una sola planta, construidas en fila, y las paredes laterales pegaban con las de los domicilios vecinos, sin espacio alguno entre ellas. En su diseño y disposición de las puertas y ventanas, los frentes de esas modestas edificaciones se diferenciaban aunque poco. Los propietarios las pintaban de diferentes colores. Los techos, de hierro o zinc corrugado, estaban a una misma altura y parecían formar una superficie casi continua”.256

En la imagen 10 se observa la fachada y planta de distribución de

un modelo de vivienda colectiva de madera. Se observa como la

esquina, que se caracteriza por el corte en chaflán, se destina a un

local comercial, mientras que a sus lados se ubican sendos ingresos

a las dos viviendas. La ventilación e iluminación se solucionaba

mediante la presencia de dos patios internos, cada vivienda contaba

con los espacios mínimos, pues no se dispone de un vestíbulo, sino

que el ingreso se realiza mediante un zaguán que lleva a la cocina-

comedor, el espacio social de la casa. Además se disponen dos

dormitorios y un baño.

158

Pero en Barrio México encontramos una riqueza de contrastes en la

composición de sus cuadras, así como existen conjuntos de casas

de madera como las que describe José Manuel Salazar, también se

encuentran conjuntos del ya mencionado estilo art-decó. ¿A qué

responde la construcción de estas viviendas en un barrio con orígenes

obreros? El arquitecto Andrés Fernández explica que a mediados

de la década de 1930 Barrio México, se vuelve atractivo para otros

sectores sociales más pudientes económicamente, además se debe

considerar la llegada de inmigrantes europeos, como las familias ya

mencionadas en el apartado correspondiente.257

¿Qué factores favorecen la llegada de nuevos vecinos a este barrio?

Fernández menciona que una característica importante de Barrio México

es su cercanía con el centro de la capital, además su emplazamiento

con vista hacia las montañas de Heredia, un buen clima y las buenas

relaciones entre los vecinos –posiblemente se refiere a la solidaridad que

es una de las características de los barrios– como expresa doña Marcela

Imagen 43: Ejemplo de vivienda colectiva construida en madera.Fuente: Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 157.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

159

Page 85: Barrios costa rica

Arguedas: “Los barrios tienen esa característica: que las señoras siempre

están preocupadas de las señoras de la par, costumbres hasta cierto

punto campesinas de que se mandan comida, se cuidan los hijos... Y

era interesante porque no había diferencias sociales…”.258

Otro elemento que caracteriza la vivencia de barrio es la seguridad,

por ejemplo, tener la tranquilidad de saber que los niños juegan en la

calle sin correr ningún peligro:

“…para que algo sea bonito y se disfrute, tiene que haber, lo que ahorita no tenemos, que es seguridad. Nosotros perdimos la seguridad: ahora usted no puede dejar un chiquito a salir a jugar a la calle solo, sin estarlo vigilando casi de cerca. Antes no. Si les cuento, yo entraba en la mañana, en la tarde yo salía, después de hacer la tarea por supuesto, e iba a jugar a la plaza o a la orilla de la escuela donde había un árbol que tiraba unas “lanchitas”… creo que era de poró...”.259

O la seguridad de mantener la puerta de la casa abierta y tener la

tranquilidad de saber que no se expone a un robo:

“…muchas veces, estando tomando café en el fondo de la casa, que era la cocina comedor, de pronto llegaba alguien a tocar la puerta de la cocina, no de la calle, de la cocina y decía: “Disculpe, ¿por aquí viven los Sánchez?” o algún otro apellido. Y le decían “Ay señor, dos casas más para abajo”. “Ah, muchas gracias”. Y nadie acompañaba al señor hasta afuera, porque se sabía que nada se iban a robar”.260

De esta forma, en un barrio caracterizado por la solidaridad y la

seguridad, se introduce el art-decó en Barrio México, que pasará a

160

ocupar un importante lugar en la conformación de la imagen del

lugar, e inclusive, se convertirá en un ejemplo representativo de los

barrios aledaños al centro de la capital. En palabras del arquitecto

Fernández: “Si hay un lugar en San José en que se concentre mayor

cantidad de manifestaciones art-decó, es en su sector noroeste,

concretamente en Barrio México”.261

En Barrio México se desarrolló una cuadra que destaca por ser un claro

conjunto art-decó, se ubica entre las avenidas 13 y 15, y las calles 20

y 22. La construcción de este conjunto habitacional fue iniciativa del

empresario de origen alemán Agathon Lutz, quien encargó el diseño

Imagen 44: Cuadra art-déco, construcciones que pertenecieron a Agathon Lutz.Mapa base: Yeimy Calvo Ramírez.Croquis: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

161

Page 86: Barrios costa rica

de la obra al arquitecto catalán Luis Llach Llagostera, la construcción

correspondió a la empresa constructora de Doña Adela viuda de

Jiménez.262 Las viviendas, construidas en ladrillo con detalles en concreto

armado, son entregadas a su dueño en el año 1938 (imagen 44).263

En contraposición a los modelos de vivienda económica de madera,

las casas art-decó tienen antejardín, un pórtico que cumple la

función de transición entre el espacio público y privado, y algunas

tienen retiros laterales. Se utiliza más vidrio en los vanos, la planta

tenía una distribución funcional y en la fachada se ubicaban muretes,

rejas y portones forjados.264 En general, las fachadas presentan una

importante riqueza volumétrica que crea un interesante juego de

luces y sombras (ver imágenes 45, 46 y 47).

La vivienda de las imágenes 47 y 48 es en la que actualmente se

ubica Pan Konig, esta vivienda pertenece al ya mencionado

conjunto construido por Lutz. Por su adaptación de vivienda a

Imagen 45: Fachada de vivienda art-déco, calles 20-22.Fotografía: estudiantes de la Universidad Véritas.

Imagen 46: Planta de una de las viviendas estilo art-decó construidas por Agathon Lutz, avenida 15, calles 20-22.Fuente: Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 152.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

45 46

162

industria, la edificación fue objeto de modificaciones, por ejemplo,

las instalaciones mecánicas y eléctricas y el cambio del piso de la

entrada que fue reemplazado por cerámica. Las puertas, rejas y

marcos son originales y se observan en la imagen 49.265 Imagen 47: Planta de una de las viviendas estilo art-decó construidas por Agathon Lutz, avenida 13, calles 20-22.Fuente: Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 154.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

Imagen 48: Vivienda del conjunto construido por Lutz, avenida 13, calles 20-22.Fotografía: estudiantes de la Universidad Véritas.

Imagen 49: Detalles de la vivienda donde se ubica Pan Konig.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

4847

49

163

Page 87: Barrios costa rica

Las instalaciones de Pan Konig incluyen otra vivienda que se encuentra

inmediata a la ya analizada. Esta es de menores proporciones, su

planta de distribución es longitudinal, actualmente está ocupada

por oficinas (imagen 50). Sobresalen en el diseño de la fachada la

presencia de pináculos, las ventanas de abatir y un alero de adición

posterior que refleja la necesidad de adaptarse a las condiciones

climáticas de un país tropical.

En cuanto al espacio interno, se presenta un contraste en cuanto a

materiales, si en la estructura portante domina el ladrillo, los acabados

internos en cielos rasos y pisos son de madera, en algunos espacios se utiliza

piso de terrazo. Algunas casas han sufrido alteraciones en sus materiales

50

51

Imagen 50: Elevación y planta de una de las viviendas estilo art-decó construidas por Agathon Lutz, avenida 13, calles 20-22, hoy oficinas de Pan Konig.Fuente: Ficha de inventario elaborada por Hazel Sanabria Mata, estudiante de la carrera de arquitectura de la Universidad Véritas.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

Imagen 51: Vivienda ubicada en avenida 15, calles 20-22.Fotografía: estudiantes de la Universidad Véritas y Carolina Gadea.

164

originales, un ejemplo de ello se observa en una de las viviendas que

corresponden al conjunto construido por Lutz. (imagen 51)

Otro ejemplo de las viviendas de esta cuadra es la de la imagen 52. Se

trata de una vivienda que siempre ha pertenecido a la descendencia

de Luisa González, específicamente a su hijo José Pablo González.

Actualmente esta edificación alberga actividades comerciales, el

piso se encuentra alterado pues se le colocó cerámica.266

Imagen 52: Elevación de vivienda ubicada en avenida 15, calles 20-22.Fuente: ficha de inventario elaborada por Lizeth Castro Camacho, estudiante de la carrera de Arquitectura de la Universidad Véritas.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

Imagen 53: Elevación y planta de la vivienda de Elida Solano Ibarra, avenida 11, calles 14-16.Fuente: Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 153.Dibujo: Yeimy Calvo Ramírez.

52

53

165

Page 88: Barrios costa rica

Paralelo al art-decó de mayor jerarquía, continúa la construcción

de viviendas modestas que se caracterizan por la circulación lateral

mediante un zaguán, son estas las llamadas casas con planta de

“chirrión”, un ejemplo se presenta en la imagen 53.

En algunas de las viviendas art-decó de Barrio México sobresalen

elementos decorativos como triángulos y rectángulos escalonados

y detalles en zig-zag, en algunos casos son esos elementos los que

marcan la presencia de la influencia estilística en la edificación:

“A menudo solo como fachada –las tradicionales viviendas con parapeto- y algunas son viejas casas criollas que persistieron en su vocación camaleónica, a mano de los maestros de obras que se apropiaron a su modo la expresión”.267

Actualmente podemos leer la distribución de las viviendas de Barrio

México en una especie de anillo de construcciones de madera, que

Imagen 54: Viviendas de madera del sector norte del barrio.Fotografía: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

166

bordean un centro donde dominan las construcciones en ladrillo

en estilo art-decó. Para algunos autores,268 esta distribución se ve

condicionada por el terreno, en el cual sobresale la pronunciada

pendiente de la llamada “cuesta de Neón Nieto”. Sobre esa calle se

ubican una serie de viviendas de madera (imagen 54), igual sucede al

límite sur del barrio, en la zona donde habitaba doña Luisa González.

Las viviendas de mayor jerarquía se ubican en el centro del barrio.

Imagen 55: Distribución de viviendas en Barrio México según estilo y materiales.Mapa base: Yeimy Calvo Ramírez.Croquis: Rosa Elena Malavassi Aguilar.

167

Page 89: Barrios costa rica

El inventario de inmuebles

Un inventario se define como el registro documental de los bienes de

una persona o comunidad. En la investigación histórica que implica

el estudio de arquitectura, los inventarios son una herramienta muy

útil porque permiten crear un registro de las edificaciones de interés.

Existen varios tipos de inventarios, en la presente investigación

se desarrolló un inventario específico de bienes inmuebles, que

consiste en registrar las principales características de determinadas

edificaciones, no la totalidad de las presentes en la zona en estudio.

Los criterios para realizar la selección parten de un análisis realizado

previamente en el barrio.

La herramienta de trabajo para el inventario de arquitectura es una

ficha de registro, como las que se presentan a continuación. La

ficha permite organizar información de cada edificio, por ejemplo,

datos de ubicación, fecha de construcción, materiales y sistemas

constructivos, estado de conservación, registro fotográfico y de

planos, entre otros aspectos.

169

Page 90: Barrios costa rica

Escuela República de Chile Vivienda victoriana

Page 91: Barrios costa rica

172

Vivienda art-decó

Vivienda de madera

173

Panadería Gama

Vivienda de madera

Page 92: Barrios costa rica

BarrioMéxico

Iglesia de Barrio México Escuela República Argentina

Page 93: Barrios costa rica

Botica Solera

Gran Líbano

176

Vivienda art-decó

Vivienda colectiva

177

Page 94: Barrios costa rica

Rehabilitación urbana

179

Los estudios realizados en Barrio Lujan y en Barrio México por estudiantes

de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Latina, en el marco

del curso “Diseño Urbano II, impartido por el Arq. Carlos Laborda,

comprenden aspectos de investigación histórica-patrimonial, análisis

y estudios urbanos.

La metodología empleada permite al estudiante, a través de la

investigación, adquirir el conocimiento de los diferentes aspectos del

barrio y todos los elementos necesarios para hacer propuestas de

intervención.

Cada estudiante elige un sitio y desarrolla un programa para la

propuesta de intervención.

Page 95: Barrios costa rica

En Barrio Lujan, dos sitios elegidos para intervenir se ubican sobre la

llamada calle del Turrujal, hoy calle José Martí, que corresponde a la

diagonal que une Plaza Gonzalez Víquez con la avenida 10, también

llamada Av. Jose de San Martin, que surgió como trayectoria entre la

Estación de Ferrocarril del Atlántico y la Estación del Pacífico. El otro

sitio de intervención se encuentra al interior del barrio.

Page 96: Barrios costa rica

El primer espacio corresponde a la Plazoleta situada diagonal a la

plaza Gonzalez Víquez, esquina calle 13, propuesta realizada por el

estudiante Eduardo Espinoza.

Este espacio, ubicado en la puerta de entrada sur del barrio, se

propone reunir la función de esparcimiento, organizada y equipada

con mobiliario urbano, espacialmente diseñado para recibir vecinos

de la tercera edad y una parada del actual tren urbano y futuro tranvía.

De esta manera, se lograr una integración de esas dos funciones

urbanas en un solo espacio para el peatón.

182

El segundo sitio concierne dos pequeños terrenos públicos situados

sobre calle 23 entre ave 12 bis y 14, propuesta realizada por el

estudiante Andrés Camacho.

El proyecto propone recuperar la quebrada del río Ocloro que

atraviesa el terreno ubicado del lado sur, utilizándola como enlace

entre los dos espacios, para crear así un recorrido bordeado por un

flujo de agua y compuesto por terrazas equipadas de mobiliarios

para diferentes funciones.

183

Page 97: Barrios costa rica

BarrioMéxico

En Barrio Mexico, los estudios y diagnosticos realizados demarcaron

dos sitios susceptibles de recibir propuestas debido a sus ubicaciones

estratégicas en el barrio.

Page 98: Barrios costa rica

El primero, el cruce de encuentro de la avenida 9, avenida 11 y calle

10, donde se ubica la Plazoleta situada contiguo a una delegacion de

la Fuerza Publica, diagonal a la esquina de la “Botica Solera”.

El proyecto realizado por la estudiante Gabriela Miranda propone

acondicionar este espacio al crear en la Plazoleta una escultura con

referencias al estilo arquitectónico representativo del barrio, como

puerta de entrada norte. Además, organizar la circulación de este

cruce irregular determinando con cambios de textura las calzadas y

aceras para, de esta manera, marcar el espacio peatonal y el vehicular.

186

La propuesta del estudiante Edgar Quiroz, se ubica sobre la misma

calle 12 en la intersección con avenida 9, donde se encuentra un

pequeño parque que rememora la fundación de Barrio Mexico

con un monolito en el que se encuentra un busto y una placa

conmemorativa.

Su proyecto propone tratar el espacio urbano, parque, calzada y

aceras como un conjunto peatonal al delimitar el pasaje vehicular

con tratamientos de materiales de diferente aspecto y texturas.

187

Page 99: Barrios costa rica

189

Catálogo de obras de los artistas

Page 100: Barrios costa rica

VerduleríaAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Tipología: comercio.

Verdulería de arquitectura vernácula con esquina en chaflán. Es un punto de referencia y encuentro de los vecinos del barrio.

La cordilleraAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Tipología: comercio.Pulpería La Cordillera(año 1925 aproximadamente).

Una de las primeras pulperías del barrio. Albergó, en sus inicios, pulpería y cantina. Presenta la característica esquina en chaflán.

La SaludAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Tipología: comercio.Pulpería La Salud.

De arquitectura vernácula, identificó también a los niños que jugaban béisbol en sus calles (”Huelga” de La Salud).Destacan sus ventanas de dos hojas de madera, poco comunes en el barrio, y sus paredes de tablilla de madera machihembrada.

190

Guillermo Porras

calle TurrujalAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Tipología: edificio comercial.

Arquitectura comercial que predomina en Barrio Luján: un edificio de madera con la esquina tipo chaflán. Esta forma de tratarla favorece el acceso del transeúnte desde el espacio público al edificio.

El cerritoAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Forma parte del recuerdo de los vecinos de Barrio Luján. Antes de ser urbanizado este sector, era un sitio ideal para que los niños se resbalaran sobre trozos de madera, aprovechando el desnivel del sitio. En El Cerrito también se celebraban otras actividades, como el baile de las Melcochas Danzantes.

casa verdeAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Tipología: vivienda.

Esta vivienda corresponde a la tipología de zaguán. Es un ejemplo de casa de madera con circulación central y habitaciones a ambos lados. En la sencillez de su fachada se encuentra su riqueza. El diseño es austero, con texturas en las puertas y las ventanas.

191

Rodrigo Brenes

Page 101: Barrios costa rica

neocolonialAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Tipología: vivienda.

Esta vivienda se destaca por su lenguaje neocolonial, la delicada confección de sus puertas y ventanas de arco, estas últimas de guillotina.

casa con balcónAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Tipología: vivienda.

Es representativa de la tipología desarrollada por el constructor José Rafael Mora. La casa presenta detalles que le dan riqueza estilística; por ejemplo, la buhardilla, las ventanas de guillotina y la puerta de doble hoja.

Hotel arrecifesAcrílico sobre tela43 x 38 cm2008

Tipología: vivienda - comercio.

Esta vivienda, inicialmente de uso habitacional, sufrió un importante deterioro y fue restaurada y readaptada para albergar lo que hoy es el Hotel Arrecifes. La ornamentación de puertas y ventanas corresponde al estilo art nouveau o modernista, con referencias naturales.

Florencia Madrigal

192

VerduleríaAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Tipología: comercio.

Verdulería de arquitectura vernácula con esquina en chaflán. Es un punto de referencia y encuentro de los vecinos del barrio.

casa azulAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Tipología: vivienda (año 1925aproximadamente).

Esta casa es un buen ejemplo de vivienda económica, representa la tipología más pequeña y más sencilla, se trata de una edificación con pasillo y aposentos solamente a un lado.

El espacio interno está a una altura mayor que la acera, y la altura del marco de la puerta abarca ambos niveles. Esta vivienda debe valorarse en su conjunto urbano, ya que forma parte de un grupo de edificaciones con algunas características similares.

La ÚltimaAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Tipología: comercio.Cantina La Última(año 1910 aproximadamente).

Primera cantina del barrio, situación que la convierte en un hito. Su nombre denomina a una de las “huelgas” de niños que jugaban béisbol en las décadas de 1950 y 1960. Está ubicada en el borde del Cerrito, y es utilizada como referente para delimitar el barrio.

Luciano Goizueta

193

Page 102: Barrios costa rica

casa esquinera“paquebote”Acuarela adherida a la tela38 x 43 cm2008

Pulpería La AuroraEsta edificación es ejemplo del estilo streamline modern o “paquebote”, que se caracteriza precisamente por los motivos náuticos, por ejemplo escotillas y barandas.Este edificio se construyó entre los años 1935-1940 con la intención de destinarlo a apartamentos. Tuvo esa función hasta aproximadamente los años 1988-1990 cuando cambió su uso. La planta baja se alquiló como local comercial y la planta alta mantuvo su carácter habitacional.

iglesia de Barrio MéxicoAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Iglesia de la Santísima TrinidadLas gestiones para construir esta iglesia inician en el año 1930 con la adquisición del lote. En 1936 se nombra a la Junta Edificadora para la construcción del templo, que fue inaugurado el 24 de noviembre de 1946 con misa celebrada por el Arzobispo Monseñor Víctor Manuel Sanabria. A finales de la década de 1960 inician las gestiones entre los vecinos para recolectar fondos destinados a realizar mejoras en la iglesia, siendo la principal intervención la colocación de las cúpulas.

Escuela república de argentinaAcuarela adherida a la tela38 x 43 cm2008

Escuela República de ArgentinaEl primer edificio de la Escuela República de Argentina data del año 1928, sin embargo, en 1933 el inmueble presentaba un deterioro importante, por lo que se procedió a su demolición.El edificio actual, inaugurado en el año 1935, fue diseñado por el arquitecto José María Barrantes, conocido como el arquitecto escolar de la primera mitad del siglo XX en Costa Rica. Este inmueble se erigió gracias a las gestiones de la Junta Progresista, el Patronato Escolar y el Gobierno.

Juan Carlos Camacho

194

antiguo colónAcrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Antiguo Cine ColónEsta edificación albergó al Cine Colón, uno de los puntos de referencia y de encuentro de los vecinos del barrio. Ubicado sobre la emblemática calle 20, hoy en día el edificio es ocupado para otras actividades comerciales. En su fachada se descubren detalles que denotan la influencia del art-decó.

casa # 8Acrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Vivienda estilo art-decóEsta vivienda, que se caracteriza por sus pequeñas dimensiones en cuanto a la extensión de la fachada, es un claro ejemplo de que el estilo art-decó está presente inclusive en los edificios más modestos de Barrio México. El juego de volúmenes puros es característico de dicho estilo.

Fabrizio Arrieta

casa # 10Acrílico sobre tela38 x 43 cm2008

Vivienda art-decóEn ella se identifica el juego de volúmenes, propios de la arquitectura moderna. Este estilo, si bien se desarrolla en distintos sectores de San José, presenta sus mayores exponentes en Barrio México, tanto en viviendas como en edificios públicos y comerciales.

195

Page 103: Barrios costa rica

casa de maestrosÓleo sobre tela38 x 43 cm2007

Viviendas para maestrosSegún cuenta don Fernando Rojas, estas viviendas, que fueron demolidas, se construyeron para albergar a los maestros de la Escuela República de Argentina.La pintura rescata la principal característica de la edificación: se trata de viviendas colectivas, modelo de construcción que busca reducir costos y brindar una solución que supla las necesidades básicas.

casa art - DecóÓleo sobre tela38 x 43 cm2007

Vivienda art-decóEn Barrio México se desarrolló una cuadra que destaca por ser un claro conjunto art-decó, que se ubica entre las avenidas 13 y 15, y las calles 20 y 22. La construcción de este conjunto habitacional fue iniciativa del empresario de origen alemán Agathon Lutz, quien encargó el diseño de la obra al arquitecto catalán Luis Llach Llagostera; la construcción correspondió a la empresa de Doña Adela viuda de Jiménez. Las viviendas, construidas en ladrillo con detalles en concreto armado, son finalizadas en el año 1938.

Botica SoleraÓleo sobre tela38 x 43 cm2007

Antigua Botica SoleraEste edificio, que se construye entre las décadas de 1930 y 1940, responde a un nuevo tipo de edificación comercial, los almacenes de departamentos. Sus características son los estilos modernos como el art-decó, la entrada en las esquinas y los espacios de doble altura en el interior. Su posición en el espacio urbano le da un valor agregado, ya que es un remate visual del ingreso a San José. Además del art-decó, este edificio construido por la empresa de Antonio Doninelli presenta elementos neoclásicos en sus molduras y pilastras. La Botica Solera fue declarada Patrimonio Nacional Arquitectónico en el año 1999.

José Miguel Rojas

196

Serie Barrio México # 2Tinta sobre tela38 x 43 cm2009

DecolonialEste término designa a la mezcla del estilo art-decó y el colonial, pues utiliza elementos arquitectónicos de cada uno, tales como tejas, ventanas en forma de arco, muros con enchape de lajas, así como muros rectangulares con decoración geométrica y la utilización de esquinas en curva.

Serie Barrio México # 1Acrílico y tinta sobretela38 x 43 cm2009

Viviendas multifamiliaresEste tipo de agrupaciones es característico de Barrio México, siendo un claro ejemplo del desarrollo de soluciones habitacionales de bajo costo. Presentan una configuración de puerta – ventana y una densa utilización del espacio, lo cual conforma más una fachada urbana total, que elementos aislados e individuales.

Gran LíbanoTinta sobre tela38 x 43 cm2009

Antiguo Cine LíbanoEste es un ejemplo típico del diseño art-decó, basado en geometrías puras y elementos decorativos. De tapichel escalonado, presenta una serie de motivos decorativos que marcarían pauta a nivel escenográfico, como los rayos de proyección.

Sebastián Mello

197

Page 104: Barrios costa rica

Con el fin de integrar a las nuevas generaciones en la experiencia

barrial como la mejor manera de proyectar al porvenir el esfuerzo de

revaloración patrimonial, se llevaron a cabo, en las escuelas República

de Chile, en Barrio Luján y República Argentina en Barrio México,

talleres con pequeños grupos de niños de todas las secciones, entre 7

y 11 años, cuya característica común es la habilidad y la sensibilidad

hacia el dibujo, quienes dieron su interpretación del perfil urbano que

los rodea y del que son parte.

Profesionales de los campos

del arte, la comunicación y

la educación del Ministerio

de Cultura y Juventud,

Museo Nacional y Museo

de Arte Costarricense,

se desarrollaron varias

actividades: charla de

inducción para presentarles

el proyecto

y giras de

reconocimiento

del barrio y sus

más significativos

inmuebles. El

objetivo de

esa gira es que

los estudiantes

“aprendan a observar” detalles de puertas, ventanas, columnas

y otros elementos arquitectónicos de las casas, pulperías y demás

establecimientos previamente escogidos y que son, muchas veces,

lugares que frecuentan, pero no han visto con detenimiento.

Tras el recorrido, cada estudiante recogió una serie de imágenes de lo

que más le llamó la atención de cada inmueble. Los trabajos logrados

luego de ser seleccionados y editados se exhiben como parte de la

exposición local, debidamente enmarcados e identificados.

Talleres con niños en los barrios

198 199

Page 105: Barrios costa rica

201

Me cuentan que llegué a este mundo ingresando por el Barrio Luján,

una tarde lluviosa del mes de octubre del año 44, en el seno de

una familia constituida por mis padres, una hermana de tres y un

hermano de cinco años. La vida en este barrio en los años cincuenta

era muy simple y apacible. La mayoría de las casas estaban juntas

una a la otra con una delgada división entre ellas, que a menudo

permitía escuchar las conversaciones, y hasta los pleitos del vecino.

Las casas permanecían abiertas desde la mañana, después de que

la señora dejaba el piso del zaguán como espejo, motivo de gran

orgullo ante sus vecinos, hasta bien entrada la noche. Esto quería

decir que gozábamos de una gran seguridad: no existían cerraduras

especiales, ni tapias, ni verjas. En las ventanas de algunas casas se

anunciaban diversas actividades destinadas a redondearse los

ingresos: “Se venden huevos”, “Se remallan medias”, “Se ponen

inyecciones”...

Memorias de un güila pudientepor Rodrigo Cedeño

Certamen de ensayo

200

En la tarea de rescatar la memoria de las comunidades barriales,

el Proyecto ha convocado a un Certamen de ensayo que nos

permitiera publicar en cada libro, la obra seleccionada.

El Jurado del Certamen, constituido por Mabel Morvillo, Karina

Salguero y Renato Cajas, escogió

con voto de mayoría, la obra ”Memorias de un guila pudiente”

de Rodrigo Cedeño. El texto corresponde a Barrio Luján.

Sobre Barrio México no se presentó ninguna obra.

Page 106: Barrios costa rica

203

atribulado conductor a empujar el vehículo hasta llegar al principio de la

pendiente porque esto nos permitía hacer un viaje gratis hacia abajo una

vez que el carro tomaba impulso y luego el regreso hacia arriba cuando

ya había arrancado, que era el premio por la ayuda, montados en el

ancho estribo de aquellos artefactos antiguos. De lo contrario teníamos

poca posibilidad de montarnos en un vehículo a no ser la carreta de

bueyes de Camarín, quien generosamente nos llevaba cuando iba de

regreso al aserradero, dejando aquellos surcos profundos en el barro.

En ocasiones, el limpio silencio de la noche era roto por el “traca

traca” de una carreta, que la imaginación nos hacía pensar que era

“la carreta sin bueyes”. Pero no, era Cachita, especialista en limpieza

de letrinas y tanques sépticos que a esas altas horas iba a descartar

lo recogido en grandes barriles; nunca supimos dónde.

Aquellos niños que entraban y salían en tropel de las humildes

viviendas, ataviados con ropas remendadas, heredadas de sus

hermanos mayores, llegaron a constituirse en mis primeras amistades y

en inseparables compañeros de todas las aventuras que se originaron

en aquellas calles, en los verdes potreros techados con cielos azules

y en las quebradas de los alrededores, a reventar de “gupis” arcoiris.

Esto era posible porque el Río Ocloro, que bordeaba el barrio, era

de aguas cristalinas que competían con cualquier acuario o piscina

de nuestros días. Por cierto, era un lugar preferido por los bañistas

clandestinos para darse un chapuzón en aquella hermosa poza, con

202

Casi todos los jefes de familia eran personas asalariadas, en muchos

casos obreros dedicados a diferentes actividades. Había bastante

gente humilde pero mi familia era de un nivel un poco más alto que el

resto. Mi padre, empleado de una tienda tenía un salario adecuado,

me imagino, y era propietario de la casa en que vivíamos. Por eso

cuando preguntábamos en la casa que si era cierto que éramos

ricos como decían algunos amigos, nos corregían y nos indicaban

que debíamos decir que éramos “pudientes”. Las casas no tenían

teléfono por lo que en caso de necesidad había que recurrir a la

Panadería La Moderna o a la Pulpería La Lujaneña para poder hacer

una llamada telefónica, marcando cuatro dígitos. Tampoco teníamos

refrigeradora por lo que los alimentos que ameritaban conservación

en frío como la carne, había que adquirirlos día a día. La radio

constituía el mejor medio de comunicación y aunque simple, aún

tengo presente la delicia que representaba escuchar los diferentes

programas, principalmente los radioteatros, las radionovelas o las

series, que estimulaban más la imaginación que los medios actuales.

Había muy pocas personas que tenían un automóvil y la circulación de

vehículos por las calles del barrio era muy incipiente, lo cual nos permitía

practicar diferentes juegos en plena vía pública, sin correr ningún riesgo.

A unos metros de nuestra casa se iniciaba una pequeña cuesta, lugar

predilecto para el arranque de aquellas cacharpas, que se habían resistido

a arrancar aún con la ayuda de la cigüeña. Nos encantaba ayudar al

Page 107: Barrios costa rica

205

del Cacao de Alajuela. Había incluso un vendedor de pescado que

lograba mantener su cadena de frío en una canasta de mimbre con

hielo, que conservaba todo el aroma y el sabor de las frescas corvinas.

Uno iba a la barbería a pelarse, o sea a que le cortaran el pelo; a

peluquiarse decían otros. En aquellos años todavía había barberías

de las tradicionales con aquel cilindro en el exterior, con bandas

espirales de color blanco azul y rojo. No se pedía cita; nada más se

llegaba y se sentaba uno a esperar y, se hacía antesala en el mismo

lugar donde estaban cortando el pelo, mientras hablaban, hablaban

y hablaban los barberos. ¡Cómo hablaban los barberos! La pelada

costaba 25 céntimos o una peseta, heridas incluidas. Saliendo de

ahí había que aguantarse las consabidas bromitas: “Diay, ¿qué?, ¿le

hicieron punta?”, o si no, “¡Si no se tira de la silla lo dejan sin orejas!”

o, “¿Anda estrenando orejas?” o “¡Pelado de Primera Comunión!”,

aparte de aguantar los pelitos por dentro de la camisa que picaban

por el resto del día.

Nunca conocí un doctor antes de mi adolescencia. Debían de ser

algo misterioso, ya que en mi infancia se me revelaban únicamente

por aquel automóvil americano, “de rico” estacionado al frente de

alguna casa donde habitaba alguien a quien “le habían llamado

el doctor”, señal de que la cosa no andaba nada bien. En efecto,

poco después, en el mismo sitio en que había estado aquel vehículo,

colocaban en la calle un rótulo que rezaba: “Enfermo grave”, con el

204

gran sigilo, ya que Jenaro, “el viejo”, decían que decomisaba la ropa

que dejaban en la orilla los que se bañaban en pelota.

Con dolor pudimos ver cómo del brazo de las primeras industrias

instaladas en el barrio, llegó el progreso, con consecuencias nefastas

para nuestro impoluto ambiente.

Los abarrotes, las frutas y las verduras y la carne se compraban día

a día porque los establecimientos estaban muy cerca y porque

no había medios en todas las casas para conservarlos frescos. Los

supermercados vendrían a hacer su aparición años después. Las

pulperías (La Reforma, La Última, La Salud, La Ideal, La Lujaneña,

El Jarocho, La Milonga, La Cordillera, La Veracruz), una o dos en

cada esquina, eran los sitios en que se hacían las compras al detalle

o los llamados “diarios”, por lo general los días sábados, que eran

las compras para toda la semana. Estos negocios eran “Pulpería y

Cantina”; el mismo dependiente atendía ambas clientelas a la vez

y los parroquianos sobrios del lado de la pulpería eran separados de

los del otro lado por un biombo de cerveza Imperial o Gambrinus

o de Orange Crush. Por el lado de la pulpería era que llegaban las

acongojadas mujeres los sábados por la tarde, con uno o dos güilas,

a rogarle a aquel hombre que estaba de pie sobre la alfombra de

aserrín, que ya dejara de tomar y que regresara a casa.

También pasaban por el barrio vendedores ambulantes que

pregonaban a viva voz variadas verduras, naranjas, papayas o piñas

Page 108: Barrios costa rica

207

De la Escuela República de Chile donde cursé mi primaria me siento

muy orgulloso, no solo por el contacto con aquella maestra, la Niña

Lela, de tan alta calidad académica y humana, sino también por

los principios y valores que nos inculcó y que se han mantenido

incólumes hasta estos días. Al terminar el año lectivo, los días de

vacaciones eran estupendos, con mil y una aventuras por realizar, por

imaginar, por soñar o por contar. Como salíamos del curso a finales de

noviembre, muy pronto rompían los nortes, aquellos vientos helados

que presagiaban la cercanía de la Navidad, que no tardaba en

llegar. La Navidad quedaba inserta en medio de las fiestas cívicas

que tenían lugar en la Plaza Víquez, con tablados, juegos de pólvora,

carruseles, tobogán, juegos de ruleta de la bruja, lotería, ventas de

comida y los censurados bailongos. En esos meses de verano iban

apareciendo bolas remendadas, bates de beisbol quebrados,

trompos, yoyos, zancos, canicas, papalotes, flechas de hules, que nos

mantenían entretenidos desde la mañana hasta entrada la noche.

De pronto y como un soplo, de lo cual aún no me he recuperado, mi

infancia se fue volando, sin despedirse, al igual que aquellas frágiles

y variopintas mariposas que llegaban al barrio en bandadas y luego

desaparecían sin dejar rastro. Sin embargo, todos aquellos recuerdos

permanecen en la memoria y reaparecen de tiempo en tiempo,

estando despierto o dormido, alimentando los más hermosos sueños.

206

fin de que los vehículos no hicieran mucho ruido. Luego aparecerían

las señales de duelo: gente de negro, entradas y salidas de la casa,

viaje a la farmacia a comprar espíritu de azahar para los nervios

y al día siguiente, el imponente coche negro perteneciente a la

Funeraria Campos o a la Polini, tirado por seis percherones de igual

color, cubiertos con aquella gruesa “cortina” color blanco,. En mi

caso particular, cuando era bebé, un “gastro” fulminante, manejado

atrevidamente por un anciano boticario del barrio, casi me impide

hacerles este relato. Para prevenir las enfermedades como las

paperas, la varicela, la tosferina, la escarlatina, el sarampión, etc.,

no existían vacunas, por lo que había que sufrir la enfermedad para

inmunizarse, lo cual se lograba fácilmente con el contacto con otros

niños cuando había epidemias.

A propósito de duelos, recuerdo que nunca se nos pasó a mi

hermana mayor y a mí, un muertico del barrio, sin ir a visitarlo a la

“vela”, que tenía lugar por lo general en la propia casa. Mi estatura

era todavía tan corta que a menudo empañaba con el vaho de mi

nariz, el vidrio que me separaba de aquel rostro pálido y serio. Los

difuntos viejos, que debían haber tenido unos sesenta años de edad,

no nos preocupaban tanto; faltaba muchísimo para llegar a aquella

edad. Sin embargo, cuando había un “angelito”, era motivo de gran

preocupación y alarma, quizás por el sentimiento de vulnerabilidad

que nos embargaba.

Page 109: Barrios costa rica

academicismo: tendencia artística y literaria que sigue con rigor las normas clásicas. Corriente arquitectónica que engloba las escuelas y estilos que surgen de procesos académicos y son producto de las corrientes clásicas en la arquitectura. adobe: mezcla de barro con paja, a la que se da forma de ladrillo y se deja secar al sol. alero: voladizo de techo para evitar que el agua moje una pared. arco de medio punto: arco en forma de semicírculo. art-decó: corriente arquitectónica que surgió en los Estados Unidos en 1924, y que busca utilizar la decoración geométrica racional como expresión arquitectónica. Dispone de volúmenes muy puros y definidos y produce efectos visuales por las alteraciones geométricas sobre sus fachadas. art nouveau: nombre de una tienda abierta en París en 1895 para vender objetos que no imitaban ningún estilo artístico histórico y que dio el nombre a la corriente modernista en Francia y Bélgica sobre todo. ático: último piso de una casa cuyo techo es, en general, más bajo que el techo de las demás. Bahareque o bajareque: pared que se construye con barro y palos entretejidos con caña.

Glosario*

209* Referencias tomadas de Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas. pp. 146-151.

Page 110: Barrios costa rica

211

Abarca Zamora, Róger, Maribel Zúñiga Valerio, Yuri Chavez Leiva, Fernando Boza Castillo, Edgar Hernández Hernández, y Gilbert Petersen Regueyra. San José-Ensanches 1900-1941. San José, Costa Rica: Tesis de Licenciatura en Arquitectura, Escuela de Arquitectura, Universidad de Costa Rica, 1990.Altezor Fuentes, Carlos. Arquitectura urbana en Costa Rica: exploración histórica 1900-1950. Cartago: Editorial Tecnológica de Costa Rica, 1986.Coto, Gerardo. “1976: El año del Barrio”. En página de la UNAFUT: Disponible en: http://www.unafut.com/downloads/campeones/1976.doc.———. “1977: El fin de una era y el camino a la inmortalidad”. En página de la UNAFUT: Disponible en: http://www.unafut.com/downloads/campeones/1977.doc.Chinchilla, Darío. “’Art Déco’ lindo y querido”. La Nación, Domingo 18 de noviembre 2007, http://www.nacion.com/ancora/2007/noviembre/18/ancora1290722.html.Elizondo Calderón, William. “Vivienda y pobreza en la ciudad de San José en la década de 1920”. Anuario de Estudios Centroamericanos 1998, 47-74.Fernández Ramírez, Andrés. “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950)”. Revista Herencia Vol 19, Nº 2, 2006 (separata).———. Un país, tres arquitecturas. Cartago: Editorial Tecnológica de Costa Rica, 2003.Fonseca, Pablo. “Ladrones roban reloj de la antigua Botica Solera”. La Nación, Jueves 13 de marzo 2008, http://www.nacion.com/ln_ee/2008/marzo/13/aldea1459606.html.Garnier, José Enrique y Heidi Venegas. “La arquitectura en la primera mitad del siglo XX”. En Historia de la Arquitectura en Costa Rica, editado por Elizabeth Fonseca y José Enrique Garnier, 319-383. San José, Costa Rica: Fundación Museos del Banco Central de Costa Rica, 1998.González, Luisa. A ras del suelo. San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica, 1994.ICOMOS Costa Rica. San José Art Deco, calendario 2005. San José: ICOMOS Costa Rica, 2005.

Bibliografía

210

calado: labor que consiste en taladrar papel, madera, etc., tomando para ello un dibujo como modelo. Eclecticismo: corriente artística que utiliza elementos de lenguajes de diferentes estilos y períodos y logra una armónica combinación a partir de la utilización de los cánones clásicos. Surge a partir de la Academia de las Bellas Artes, en Francia, en la segunda mitad del siglo XX. Estilo: determinado conjunto de notas peculiares y características, tanto técnicas como iconográficas y compositivas, que se repiten en las manifestaciones arquitectónicas de un arquitecto, de un determinado grupo humano, de una región o en un período histórico-cultural concreto.neocolonial: corriente arquitectónica que surgió en Latinoamérica en 1920. Buscaba revitalizar la cultura nacionalista a partir de las raíces hispánicas, criolla e indigenistas. Se caracteriza por el uso de paredes blancas, ventanas de arco de medio punto y techos de teja. Simetría: armonía de posición de las partes o puntos similares unos respecto de otros, y con referencia a punto, línea o plano determinado. Victoriano: corriente histórico-arquitectónica de la segunda mitad del siglo XIX, que nació en Inglaterra a partir de la llegada de la reina Victoria al poder. Se difundió por todo en el proceso de colonización que llevaron a cabo las grandes potencias económicas, y se adaptó a cada región de forma particular. Esta corriente se caracterizó por el uso de la madera y de abundantes elementos decorativos como balaustradas, persianas, mansardas, etc. Zócalo: cuerpo interior de un edificio u obra que sirve para elevar los basamentos a un mismo nivel.

Page 111: Barrios costa rica

213

créditos

La Arquitecta Rosa Elena Malavassi Aguilar guió el proceso de investigación y trabajo de campo, realizó las entrevistas y elaboró el documento final.

Para la realización de este proyecto el Historiador Alejandro Bonilla Castro fungió como asistente de investigación y de trabajo de campo, transcribió las entrevistas que se realizaron, además tuvo a su cargo la revisión de los borradores del documento final.

La Arquitecta Yeimy Calvo Ramírez elaboró los mapas y dibujos de edificaciones que forman parte de este documento.

La periodista Nivaria Perera estuvo a cargo de la producción de proyecto desde sus inicios, lo cual abarca muchas tareas, entre ellas: preparación de presupuestos y atención de proveedores, apoyo a la labor del equipo de investigación, organización de eventos, manejo de prensa, supervisión de impresos, organización de talleres con los niños, enlace con distintas instituciones, enlace con la Coordinadora general.

El arquitecto Carlos Laborada estuvo a cargo ejecutar y supervisar en cursos universitarios con los estudiantes de la carrera de Arquitectura de diferentes instituciones, los estudios barriales necesarios para plasmar la identificación de sitios “deprimidos” en áreas públicas de los barrios y proceder a la elaboración de propuestas de rehabilitación, generadoras de bienestar para las comunidades.

Las educadoras de museos María Elena Masís del Museo Nacional y Vivian Solano del Museo de Arte Costarricense, formaron parte fundamental del equipo interdisciplinario que estuvo a cargo de los talleres con los niños.

El equipo de montaje del Museo de Arte Costarricense: Guillermo Calvo, Jorge Marín, Olman Carvajal y Manuel Soto a cargo del transporte, tuvo la tarea de instalar las exposiciones del proyecto, bajo la tutela del arquitecto Álvaro Vega de Vega Cortés Diseño.

Fuentes del archivo nacional

Congreso nº 15450, mayo-agosto 1929, folios 1-2 y 8-9.Congreso nº 18929, julio de 1939, folios 1-5.Fomento nº 2763, 1º de agosto de 1929, folios 164-165v.Fomento nº 2562, noviembre de 1967, folios 1-3.Fotografía nº 5272, año 1922.Fotografía nº 6567, década 1950.Gobernación nº 34052, 1º de agosto de 1905, folio 7.Municipal nº 4213, 9 de junio de 1905, folios 1-2.Municipal nº 10352, 3 de julio de 1908, folios 1-3.Plano nº 2968, año 1925.Plano nº 10459, año 1955.

Moreno, Natalia. Barrios de Santiago: ¿Ruptura o continuidad? Universidad Central de Chile. Disponible en: http://www.ucentral.cl/fid/trabajos_estud_seminarios/seminarios05_modulo_10/natalia_moreno.pdf.Robert Luján, Enrique. “La familia Luján de Costa Rica”. En Revista Electrónica de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas: http://www.genealogia.or.cr/flash/revistas/revista004.swf, 2007.Rojas Esquivel, Fernando. Historia del Barrio México. San José, Costa Rica: Municipalidad de San José, Universidad de Costa Rica, 1993.Salazar Navarrete, José Manuel. “Una historia de mi barrio: Barrio México”. En Historias de mi barrio: el San José de ayer, editado por Eduardo Oconotrillo García, 22-50. 1º edic. 3ª reimpr. San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica, 2005.Sánchez S., José J. y Miguel A. Ruiz H. Monografía del Barrio México, 1910-1947. San José, Costa Rica: Publicaciones de la Junta Progresista, 1948.Tietz, Jürgen. Historia de la arquitectura del siglo XX. Alemania: Köneman, 1999.Vargas Mora, Virginia y Andrés Fernández Ramírez. Imaginario. Un itinerario josefino. San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica, 2004.Vives Luque, Ileana. “Del ensanche de Turrujal al Barrio Luján”. San José, Costa Rica, 2008.

212

Page 112: Barrios costa rica

Al ICE por su solidario apoyo al acoger la impresión de los libros del proyecto en la imprenta de la GEDI (Gestión, Documentación e Información) de la Presidencia Ejecutiva.A la Municipalidad de San José por su acompañamiento en la celebración de las tertulias entre otros aportes.Al Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos por su apoyo institucional a lo largo de la ejecución del proyecto.A los estudiantes de arquitectura de diferentes universidades que acogieron el proyecto y diseñaron propuestas de regeneración urbana.A las instituciones que abrieron sus puertas para las exposiciones itinerantes.

agradecimientos especiales

215

• María José Jiménez• Andrés Lara• Silvia Lobo• Luis Malaquías• Daniel Marín• Robin Mena• Carlos Monge• Sofía Monge• Keneth Mora• Pedro Morales• Alejandro Núñez López• Susana Ortega

• Juan Pacheco• Pía Paulsen• Paola Robert• Óscar Rodríguez• Melvin Salas• Hazel Sanabria Mata• Alejandro Sánchez• Ricardo Sevilla• José Solís• Paola Thuel• Robert Tso• Ariela Valverde Bagnarell

Los siguientes estudiantes de la carrera de Arquitectura de la Universidad Véritas elaboraron un completo inventario sobre edificaciones representativas del barrio, bajo la tutela del Arquitecto José Enrique Garnier, a ellos nuestro agradecimiento:

La realización de este proyecto fue posible gracias a la colaboración de una importante cantidad de estudiantes y vecinos de Barrio Luján y Barrio México. Agradecemos a quienes nos cedieron su tiempo para narrarnos sus vivencias en el barrio:

agradecimientos

• Rosita Acuña• Alicia Albertazzi Herrera• Luis Diego Araya• Marcela Arguedas Gamboa• Herberth Barboza• Alfonso Bravo Castro• Enrique Cabezas• María de Los Ángeles Cambronero• Leda Carvajal• Leonardo Crespi Zorino

• Antonio Cruz Arias• Gabriela Echandi Albertazzi• Mario Espinosa Flores• Marta Gamboa• María Gutiérrez• Manuel Mora Quirós• Alba Lila Madrigal• Jeannette Ramírez• Fernando Rojas Esquivel• José Miguel Rojas González

214

• Silvia Abarca• Miriam Alfaro• Esteban Arias• Mauricio Barreda• María Teresa Benavides• Diana Cabalceta• David Camacho• Marielena Carballo• Juan Diego Cárdenas• Diana Cascante• Alberto Castillo • Lizeth Castro Camacho• Pablo Castro Chaves• Augusto Devandas

• Daniela Díaz Lestón• Jorge Escalante• Diana Espinoza• Daniela Fernández• Sergio Furgone • Carolina Gadea• Jeanine Garrón• Gabriela Gomar• Vivian Gómez• Mario Guardián• David Gutiérrez• Ana Cristina Guzmán• María Elena Hidalgo• Daniela Jiménez

Page 113: Barrios costa rica

217

27 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Gobernación, nº 2374, 14 de setiembre de 1908, folio 3v.28 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Gobernación, nº 2374, 14 de setiembre de 1908, folio 4.29 Quesada Avendaño, La modernización entre cafetales. San José, Costa Rica, 1880-1930. p. 5.30 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 94.31 Enrique Robert Luján, “La familia Luján de Costa Rica”, en Revista Electrónica de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas (2007). p. 30.32 Entrevista a doña María de Los Ángeles Cambronero (26 de abril, 2008).33 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 97.34 Entrevista a doña María de Los Ángeles Cambronero.35 Entrevista a doña Alicia Albertazzi Herrera y Gabriela Echandi Albertazzi, (14 de abril, 2008).36 Entrevista a don Enrique Cabezas López, (19 de abril, 2008).37 Entrevista a doña María de Los Ángeles Cambronero.38 Ibíd.39 Ibíd.40 Archivo Nacional de Costa Rica, fondo Municipal, nº 507, año 1834, folios 38-38v.41 Archivo Nacional de Costa Rica, fondo Gobernación nº 39850, año 1892.42 Entrevista a doña María de Los Ángeles Esquivel, Jeannette Ramírez y Leda Carvajal.43 Ibíd.44 Ibíd.45 Entrevista a doña Alicia Albertazzi Herrera y Gabriela Echandi Albertazzi.46 Entrevista a doña María Gutiérrez (12 de abril, 2008).47 Ibíd.48 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 93.49 Vives Luque, “Del ensanche de Turrujal al Barrio Luján”. p. 4.50 Entrevista a don Herberth Barboza.51 Ibíd.52 Entrevista a don Herberth Barboza.53 Ibíd.54 Ibíd.55 Entrevista a don Manuel Mora Quirós.56 Entrevista a doña María Gutiérrez.57 Ibíd.58 Entrevista a don Mario Espinosa Flores (16 de abril, 2008).59 Entrevista a doña María de Los Ángeles Cambronero.60 Entrevista a don Enrique Cabezas López.61 Ibíd.62 Harold Briones Fernández, Diseño del edificio administrativo para la Cooperativa de Productores de Leche R.L. Dos Pinos en Barrio Luján (San José, Costa Rica, 1998). p. 10.63 Entrevista a don Enrique Cabezas López.64 Archivo Nacional de Costa Rica, fondo Municipal, nº 3259, 24 de febrero de 1914.65 Archivo Nacional de Costa Rica, fondo Fomento, nº 7555, 7 de diciembre de 1917.66 Albertazzi Herrera, “Reseña histórica de Barrio Luján”.

Notas bibliográficas

1 Epílogo del arquitecto Roberto Villalobos a la obra Imaginario. Un Itinerario josefino.2 Virginia Vargas Mora y Andrés Fernández Ramírez, Imaginario. Un itinerario josefino (San José, Costa Rica, 2004). pp. 7-9.3 William Elizondo Calderón, “Vivienda y pobreza en la ciudad de San José en la década de 1920”, Anuario de Estudios Centroamericanos 1998. p. 48.4 José Manuel Cerdas Albertazzi, “El marco sociourbano de los obreros manufactureros josefinos, 1930-1960”, Revista de Historia 1994. p. 103.5 Elizondo Calderón, “Vivienda y pobreza en la ciudad de San José en la década de 1920”. p. 52.6 Alicia Albertazzi Herrera, “Reseña histórica de Barrio Luján” (hoja suelta, s.f.).7 Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 93.8 Vives Luque, “Del ensanche de Turrujal al Barrio Luján”. p.3.9 Florencia Quesada Avendaño, La modernización entre cafetales. San José, Costa Rica, 1880-1930 (Finlandia, 2007). pp. 87-88.10 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 93.11 En esa época los cuarteles son las subdivisiones de los barrios.12 El Barrio del Mojón se ubicaba en territorios que actualmente ocupa el cantón de Montes de Oca, en 1841 los cuarteles del Barrio del Mojón son Los Cedros, San Ramón, San Pedro, El Zapotal y El Turrujal.13 Registro de los linderos y mojones que determinan los cuarteles y barrios del departamento de San José. 1841, Documentos para la Historia de Costa Rica (San José, 1908). p. 13.14 El historiador José Manuel Cerdas presenta un mapa en el que se observa que Chile de Perro se ubica en las cercanías de Plaza González Víquez; por lo tanto, se interpreta como un barrio limítrofe con Turrujal. El mapa se encuentra en: Cerdas Albertazzi, “El marco sociourbano de los obreros manufactureros josefinos, 1930-1960”. p. 100.15 Tirza Bustamante de Rivera, La ciudad de San José, ensayo histórico (San José, Costa Rica, 1996). pp. 119-120.16 Entrevista a don Manuel Mora Quirós (26 de abril, 2008).17 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 93.18 Entrevista a don Manuel Mora Quirós.19 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 93.20 Entrevistas a doña María de Los Ángeles Esquivel, Jeannette Ramírez y Leda Carvajal (2 de mayo, 2008).21 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 93.22 Entrevista a don Herberth Barboza (23 de abril, 2008).23 Ibíd.24 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Congreso, nº 10793, 30 de mayo de 1911, folio 3v.25 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Gobernación, nº 2374, 14 de setiembre de 1908, folio 1v.26 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Gobernación, nº 2374, 14 de setiembre de 1908, folio 3.

216

Page 114: Barrios costa rica

219

108 Entrevista a doña Alba Lila Madrigal.109 Ibíd.110 Doriam Díaz, “Barrio Luján se remozó a punta de brocha y pintura”, La Nación, Domingo 24 de abril 2005.111 Entrevista a Luis Diego Araya (San José, Costa Rica, 2 de mayo, 2008).112 Ibíd.113 Alejo Carpentier, La Ciudad de las columnas (La Habana, Cuba, 1982).114 Richard Woodbridge París, Historia de la Arquitectura en Costa Rica (Cartago, 2003).115 Andrés Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas (Cartago, 2003). p. 88.116 Ibíd. p. 97.117 Woodbridge París, Historia de la Arquitectura en Costa Rica. p. 90.118 Ibíd. p. 93.119 Entrevistas a doña Alicia Albertazzi Herrera y Gabriela Echandi Albertazzi.120 Woodbridge París, Historia de la Arquitectura en Costa Rica. p. 95.121 Carmela Velázquez Bonilla, “El Doctor Carlos Durán. Su investigación médica y sus estudios sobre la niñez”, en Diálogos. Revista Electrónica de Historia (San José, Costa Rica, 2006).122 Woodbridge París, Historia de la Arquitectura en Costa Rica. p. 122.123 Luisa González, A ras del suelo (San José, Costa Rica, 1994). p. 119.124 Ibíd.125 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel, (San José, Costa Rica, 15 de julio, 2008).126 Fernando Rojas Esquivel, Historia del Barrio México (San José, Costa Rica, 1993). p. 19.127 José J. Sánchez S. y Miguel A. Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947 (San José, Costa Rica, 1948). p. 6.128 Róger Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941 (San José, Costa Rica, 1990). p. 152.129 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 21.130 Efectivamente Manuel Luján Tejada, padre del Lic. José Luján, era originario de la Ciudad de México, llegó a Costa Rica el 3 de diciembre de 1860, y contrajo matrimonio con la cartaginesa Rosalía Mata Brenes el 6 de enero de 1866. Información tomada de: Enrique Robert Luján, “La familia Luján de Costa Rica”, en Revista Electrónica de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas (2007). pp. 26-27, disponible en http://www.genealogia.or.cr/flash/revistas/revista004.swf 131 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 8.132 Ibíd. p. 7.133 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 22.134 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 18.135 Chinchilla, “’Art Déco’ lindo y querido.” Disponible en: http://www.nacion.com/ancora/2007/noviembre/18/ancora1290722.html 136 Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950).” 2006 (separata) #36 p. 12.137 Entrevista a Alfonso Bravo Castro (San José, Costa Rica, 17 de julio, 2008).138 Ibíd.139 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 25.140 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Municipal nº 4213, 9 de junio de 1905, folio 2.141 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Gobernación nº 34052, 1º de agosto de 1905, folio 7.

218

67 Entrevista a doña María Gutiérrez. Entrevista a doña Alicia Albertazzi Herrera y Gabriela Echandi Albertazzi.68 Historia de la Escuela República de Chile (hoja suelta proporcionada en la Biblioteca de la escuela, s.f.).69 Ibíd. p.2.70 Ibíd. p. 1.71 Ibíd. p. 2.72 Ibíd. p. 3.73 Entrevista a don Leonardo Crespi Zorino (23 de abril, 2008).74 Entrevista a don Antonio Cruz Arias.75 Entrevista a don Manuel Mora Quirós.76 Entrevista a don Mario Espinosa Flores.77 Entrevistas a doña María de Los Ángeles Esquivel, Jeannette Ramírez y Leda Carvajal.78 Ibíd.79 Entrevista a don Manuel Mora Quirós.80 Entrevista a doña María Gutiérrez.81 Ibíd.82 Entrevistas a doña Alicia Albertazzi Herrera y Gabriela Echandi Albertazzi.83 Entrevista a doña María de Los Ángeles Cambronero.84 Ibíd.85 Ibíd. 86 Entrevista a don Herberth Barboza.87 Entrevista a don Enrique Cabezas López.88 Entrevistas a doña María de Los Ángeles Esquivel, Jeannette Ramírez y Leda Carvajal.89 Entrevista a don Herberth Barboza.90 Entrevista a don Manuel Mora Quirós.91 Para más información sobre el grupo ‘La Polilla’ consultar Gaetano Pandolfo, “’La Polilla’ todavía batea en La Sabana”, Semanario Universidad 24 de abril, 2008. p. 23.92 Entrevista a don Mario Espinosa Flores.93 Ibíd.94 Entrevista a don Manuel Mora Quirós.95 Entrevista a don Mario Espinosa Flores.96 Manuscrito proporcionado por doña Alba Lila Madrigal, “Historia del desarrollo comunal en Costa Rica (1836-1967)”. pp. 16-17.97 Ibíd. p. 18.98 Ibíd. p. 23.99 Ibíd. p. 24.100 Entrevista a doña Alba Lila Madrigal (14 de abril, 2008).101 Ibíd.102 Entrevista a doña María de Los Ángeles Cambronero.103 Albertazzi Herrera, “Reseña histórica de Barrio Luján”.104 Entrevista a doña María de Los Ángeles Cambronero.105 Ibíd.106 Ibíd.107 Entrevistas a doña María de Los Ángeles Esquivel, Jeannette Ramírez y Leda Carvajal.

Page 115: Barrios costa rica

221

175 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 25.176 Ibíd. p. 26.177 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 68.178 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 27.179 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. pp. 66-67.180 Salazar Navarrete, “Una historia de mi barrio: Barrio México”. p. 29.181 Entrevista a Rosita Acuña (San José, Costa Rica, 12 de agosto, 2008).182 Ibíd.183 Ibíd.184 Explica don Fernando Rojas que Margarita Esquivel estudió ballet clásico en los Estados Unidos, a su regreso a Costa Rica fundó la Escuela de Ballet Tico, en la que le enseñaba a niñas. Murió a los 24 años. Tomado de: Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 34.185 Ramiro Aguilar Villanave fue maestro y profesor de ciencias y homeópata. Tomado de: Ibíd. pp. 42-43.186 Ibíd. p. 45.187 Ibíd. p. 46.188 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.189 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. pp. 47-48.190 Entrevista a José Miguel Rojas González.191 Entrevista a Marta Gamboa (San José, Costa Rica, 23 de agosto, 2008).192 Ibíd.193 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 57.194 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 43.195 La Nación, 5 de febrero de 1947. En: Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 55.196 Ibíd. pp. 56-57.197 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.198 Entrevista a José Miguel Rojas González.199 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 41.200 Entrevista a José Miguel Rojas González.201 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 44.202 Ibíd. p. 6.203 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 35.204 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 16.205 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 35.206 Entrevista a José Miguel Rojas González.207 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 28.208 Ibíd. p. 30.209 Ibíd. p. 31. Don Fernando Rojas menciona en su libro que la iglesia de la Santísima Trinidad fue declarada Coadjutoría, siendo su jurisdicción la siguiente: al este la calle 8 (Paso de la Vaca), de la avenida 3 al norte, al puente del Río Torres, por el sur la avenida 3, al oeste hasta el fondo de La Sabana, por el oeste en línea del fondo de La Sabana hasta el norte hasta el Río Torres, por el norte el curso del Río Torres hasta el puente hacia el este. Tomado de: Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 32.210 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 32.211 Entrevista a José Miguel Rojas González.

220

142 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Municipal nº 10352, 3 de julio de 1908, folio 1.143 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Municipal nº 10352, 3 de julio de 1908, folio 2v.144 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 140.145 Entrevista a Marcela Arguedas (San José, Costa Rica, 10 de julio, 2008).146 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.147 José Manuel Salazar Navarrete, “Una historia de mi barrio: Barrio México”, en Historias de mi barrio: el San José de ayer, ed. Eduardo Oconotrillo García (1º edic. 3ª reimpr. San José, Costa Rica, 2005). p. 33.148 Ibíd. p. 34.149 Ibíd. p. 35.150 Ibíd. p. 39.151 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.152 Entrevista a Marcela Arguedas.153 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.154 Ibíd.155 Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950)”. 2006 (separata) #36, p. 27.156 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 5.157 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.158 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 24.159 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.160 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. pp. 36-37.161 Ibíd. p. 37.162 Ibíd. pp. 38-42.163 Información tomada de la ficha de inventario elaborada por Gabriela Gomar, estudiante de la carrera de Arquitectura de la Universidad Véritas.164 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 52.165 Ibíd. p. 49.166 Ibíd. p. 50.167 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.168 José Enrique Garnier y Heidi Venegas, “La arquitectura en la primera mitad del siglo XX”, en Historia de la Arquitectura en Costa Rica, ed. Elizabeth Fonseca y José Enrique Garnier (San José, Costa Rica, 1998). p. 361.169 Ibíd. p. 361.170 El estilo neoclásico aparece en el siglo XVIII, se caracteriza por retomar los principios de la arquitectura griega y romana en cuanto a proporciones y elementos ornamentales.171 Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950)”. 2006 (separata) #36, p. 30.172 En marzo de 2008 fueron robadas las agujas del reloj ubicado en la fachada del edificio, además en el año 2007 también fueron objeto de hurto las puertas dobles de metal que fueron recuperadas en una chatarrera, los vidrios, canoas, partes metálicas y de madera y el sistema eléctrico. Información tomada de: Pablo Fonseca, “Ladrones roban reloj de la antigua Botica Solera,” La Nación, Jueves 13 de marzo 2008. Disponible en: http://www.nacion.com/ln_ee/2008/marzo/13/aldea1459606.html 173 Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950)”. 2006 (separata) #36, p. 31.174 Salazar Navarrete, “Una historia de mi barrio: Barrio México”. p. 26.

Page 116: Barrios costa rica

223

250 Elizondo Calderón, “Vivienda y pobreza en la ciudad de San José en la década de 1920”. p. 58.251 Ibíd. p. 63.252 Ibíd. p. 63.253 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Congreso nº 15450, 29 de mayo de 1929, folio 1.254 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Congreso nº 15450, 12 de agosto de 1929, folio 8.255 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Fomento nº 2763, 1º de agosto de 1929, folio 165.256 Salazar Navarrete, “Una historia de mi barrio: Barrio México”. p. 25.257 Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950)”. 2006 (separata) #36, p. 29.258 Entrevista a Marcela Arguedas.259 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.260 Ibíd.261 Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas. p. 100.262 Carlos Altezor Fuentes, Arquitectura urbana en Costa Rica: exploración histórica 1900-1950 (Cartago, 1986). p. 136.263 Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950)”. 2006 (separata) #36, p. 38.264 Ibíd. 2006 (separata) #36, p.41.265 Información tomada de la ficha de inventario elaborada por Ariela Valverde Bagnarello, estudiante de la carrera de arquitectura de la Universidad Véritas.266 Información suministrada por José Miguel Rojas González.267 Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas. p. 97.268 Abarca Zamora et al., San José-Ensanches 1900-1941. p. 141.

222

212 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 52.213 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.214 Rojas Esquivel, Historia del Barrio México. p. 36.215 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.216 Sánchez S. y Ruiz H., Monografía del Barrio México, 1910-1947. p. 15.217 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Fomento nº 2562, noviembre de 1967, folios 1-3.218 Entrevista a Marcela Arguedas.219 Entrevista a José Miguel Rojas González.220 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.221 Salazar Navarrete, “Una historia de mi barrio: Barrio México”. p. 42222 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Congreso nº 18929, julio de 1939, folios 1-5.223 ICOMOS Costa Rica, San José Art Deco, calendario 2005 (San José, 2005).224 Garnier y Venegas, “La arquitectura en la primera mitad del siglo XX”. p. 363.225 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.226 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.227 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.228 Entrevista a Marcela Arguedas.229 Entrevista a José Miguel Rojas González.230 Entrevista a Fernando Rojas Esquivel.231 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.232 Ibíd.233 Gerardo Coto, “1976: El año del Barrio.,” en Página de la UNAFUT. Disponible en: http://www.unafut.com/downloads/campeones/1976.doc. 234 Gerardo Coto, “1977: El fin de una era y el camino a la inmortalidad,” en Página de la UNAFUT. Disponible en: http://www.unafut.com/downloads/campeones/1977.doc. 235 Entrevista a Alfonso Bravo Castro.236 Andrés Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950),” Revista Herencia Vol 19, Nº 2, 2006 (separata). 2006 (separata) #36, p. 16.237 Entrevista a José Miguel Rojas González (San José, Costa Rica, 12 de agosto, 2008).238 Andrés Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas (Cartago, 2003). p. 88.239 Jürgen Tietz, Historia de la arquitectura del siglo XX (Alemania, 1999). p. 46.240 Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas. p. 146.241 Ibíd. p. 97.242 Fernández Ramírez, “Barrio México Art Decó (un barrio josefino de 1930 a 1950).” 2006 (separata) #36, p. 20.243 Darío Chinchilla, “’Art Déco’ lindo y querido”, La Nación, Domingo 18 de noviembre 2007.244 Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas. p. 149.245 Virginia Vargas Mora y Andrés Fernández Ramírez, Imaginario. Un itinerario josefino (San José, Costa Rica, 2004). p. 34.246 Fernández Ramírez, Un país, tres arquitecturas. p. 147.247 Vargas Mora y Fernández Ramírez, Imaginario. Un itinerario josefino. p. 20.248 Los chinchorros se caracterizaban por el hacinamiento y las malas condiciones de la edificación, eran lugares insalubres. Para ampliar sobre el tema se puede consultar William Elizondo Calderón, “Vivienda y pobreza en la ciudad de San José en la década de 1920”, Anuario de Estudios Centroamericanos 1998. 249 Archivo Nacional de Costa Rica, serie Congreso nº 15450, 29 de mayo de 1929, folio 1.

Page 117: Barrios costa rica

225

Este libro se imprimió en mayo de 2010

en los talleres del Instituto Costarricense de Electricidad.

La edición consta de 1000 ejemplares

en papel couché.

224

Flora Marín Guzman- PresidentaErick Hidalgo Valverde – Vicepresidente

Ileana González Alvarez – SecretariaGerardo Quesada Leal – Tesorero

Sara Castillo Vargas – VocalCarlos Mesén Rees – Vocal

Judko Rosenstock Faingezicht - Vocal

junta directiva Museo de arte

Page 118: Barrios costa rica
Page 119: Barrios costa rica