análisis económico de externalidades ambientales

Click here to load reader

Post on 15-Jul-2015

121 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Documento de proyecto

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

Gonzalo Delacmara

Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL)

Este documento fue preparado por Gonzalo Delacmara, del Departamento de Fundamentos de Economa e Historia Econmica de la Universidad de Alcal, Espaa, bajo la supervisin de Carlos de Miguel, de la Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL). La investigacin responde a una solicitud de asistencia tcnica de la Secretara de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Repblica de Argentina y cuenta con la colaboracin del Gobierno de Mendoza, Argentina. Se ha desarrollado en el contexto del Programa de Cooperacin entre el Ministerio Federal de Cooperacin Econmica y Desarrollo de Alemania (BMZ), a travs de su agencia de cooperacin Deutsche Gesellschaft fr Technische Zusammenarbeit (GTZ) y la CEPAL, llamado Modernizacin del Estado, desarrollo productivo y uso sostenible de recursos naturales, GER/05/001, coordinado por Jos Javier Gmez de la Divisin de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de CEPAL. El autor agradece, en primer lugar, el apoyo institucional de la CEPAL para el desarrollo de esta gua; especficamente, se reconocen con especial gratitud las observaciones y sugerencias de diferentes funcionarios de la Divisin de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos y en diferentes momentos de la elaboracin de este texto. Por supuesto, cualquier error slo habr de ser imputado al autor. Igualmente se agradece el aprendizaje diario que al autor proporcionan sus compaeros del Grupo de Economa Ambiental del Departamento de Fundamentos de Economa e Historia Econmica de la Universidad de Alcal (Madrid, Espaa), con mencin especial para el clima de rigor, honestidad y estmulo intelectual que siempre han facilitado Diego Azqueta y Carlos Mario Gmez. Sin todos ellos, esta gua quizs habra sido igualmente posible, pero sin duda, diferente (y peor).

Las opiniones expresadas en este documento, que no ha sido sometido a revisin editorial, son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de la Organizacin.

Publicacin de las Naciones Unidas

LC/W.200 Copyright Naciones Unidas, junio de 2008. Todos los derechos reservados Impreso en Naciones Unidas, Santiago de Chile La autorizacin para reproducir total o parcialmente esta obra debe solicitarse al Secretario de la Junta de Publicaciones, Sede de las Naciones Unidas, Nueva York, N. Y. 10017, Estados Unidos. Los Estados miembros y sus instituciones gubernamentales pueden reproducir esta obra sin autorizacin previa. Slo se les solicita que mencionen la fuente e informen a las Naciones Unidas de tal reproduccin.

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

ndice

1. 2.

Introduccin.............................................................................................................................. 5 Por qu es conveniente valorar? ........................................................................................... 9 2.1 Valorar o no valorar: esa no es la cuestin...................................................................... 9 2.2 La rentabilidad como manifestacin del valor................................................................ 10 2.3 Pensar en trminos de bienestar ................................................................................... 12 2.4 Algo ms sobre el concepto de externalidad ................................................................. 13 2.5 De la racionalidad individual a la racionalidad colectiva ................................................ 14

3.

Metodologa bsica................................................................................................................ 17 3.1 Valoracin partiendo de cero: mtodos relevantes de valoracin econmica ............. 19 3.1.1 Los fundamentos microeconmicos de la valoracin de externalidades ............. 19 3.1.2 Los mtodos de valoracin en sntesis ................................................................. 22 3.1.3 Algunos aspectos crticos de la valoracin ........................................................... 27 3.2 La transferencia de resultados....................................................................................... 27 3.3 La tasa de descuento ..................................................................................................... 29

4.

Anlisis econmico de impactos causados por emisiones: el enfoque de la ruta de impacto ................................................................................................................................ 35 4.1 La dispersin de contaminantes, el aumento en la concentracin y la exposicin de medios receptores.......................................................................................................... 35 4.2 Funciones dosis-respuesta (o exposicin-respuesta).................................................... 37 4.3 Valoracin monetaria de impactos................................................................................. 39 4.4 Consideraciones especficas: aumento de las tasas de morbilidad o mortalidad prematura ....................................................................................................................... 41 4.5 El tratamiento de la incertidumbre y anlisis de sensibilidad ........................................ 44

3

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

5.

La estimacin de externalidades asociadas a categoras globales de impacto: el calentamiento global .............................................................................................................. 47 5.1 Es el calentamiento global una categora de impacto en s? ...................................... 47 5.2 El concepto de coste evitado ......................................................................................... 49 5.3 La valoracin de los costes externos asociados al calentamiento global...................... 51

6.

Algunas cuestiones clave para la toma de decisiones .......................................................... 55 6.1 Consideraciones respecto al ciclo de vida..................................................................... 55 6.2 La agregacin y la comparacin de resultados ............................................................. 59 6.3 La valoracin de daos sobre ecosistemas y su diversidad biolgica .......................... 61 6.3.1 El concepto de diversidad funcional ..................................................................... 61 6.3.2 La caracterizacin de ecosistemas: la valoracin de servicios ecolgicos .......... 63

7.

Software y principales antecedentes ..................................................................................... 67 7.1 Desarrollos posteriores al proyecto ExternE.................................................................. 68 7.2 Herramientas de anlisis del ciclo de vida..................................................................... 70 7.3 Modelos de dispersin de contaminantes...................................................................... 71

Bibliografa

................................................................................................................................ 75

Anexo: Anlisis econmico de externalidades a partir de una serie de preguntas....................... 79

4

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

I. Introduccin

Las externalidades ambientales son slo una clase particular de externalidades (o efectos externos). No son ms importantes que cualquier otro tipo de externalidad econmica pero no sera posible encontrar argumentos racionales para justificar que lo son menos. Si se desea adoptar decisiones ms complejas y, por lo tanto, mejores, estas externalidades deberan ser debidamente cuantificadas e incorporadas en el marco de un anlisis coste-beneficio de las decisiones pblicas o privadas de la sociedad. En ese caso, pueden ser contabilizadas como costes de nuestras decisiones (aumento en la morbilidad como resultado de la contaminacin atmosfrica, daos en propiedades inmobiliarias en zonas rurales como resultado de inundaciones por una prevencin inadecuada, etc., por citar algunos ejemplos) o, en su caso, como beneficios de las mismas (i.e., la reduccin de la contaminacin de las aguas en la cabecera de los ros). A menudo se argumenta que el mayor obstculo para incorporar estas externalidades en el anlisis econmico de polticas pblicas o decisiones privadas tiene que ver con su dificultad para ser valoradas monetariamente. De hecho, tiende a hablarse de ellas en muchas ocasiones como efectos intangibles. Curiosa expresin si lo que se pretende sugerir es que una infraestructura fsica para el transporte o una unidad de energa obtenida a partir de la combustin de carbn son bienes tangibles y el ingreso hospitalario de ancianos con problemas asmticos asociados al aumento de la concentracin de contaminantes o el ruido asociado a la congestin urbana no lo son. Es posible que exista alguna razn para argumentar as pero, desde luego, no es fcil de detectar. Nadie mejor que un responsable de las cuentas pblicas sabe que las importaciones de productos derivados del petrleo suponen una importante salida de divisas, de modo similar a como la atencin primaria en centros hospitalarios por dolencias asociadas a la contaminacin atmosfrica urbana consume igualmente un volumen no despreciable de recursos pblicos. El primer desafo, por lo tanto, consiste en reconocer su existencia. Slo entonces podr uno plantearse su valoracin en unidades fsicas, su traduccin a unidades monetarias y su inclusin en un marco de anlisis. Cabe recordar que la aproximacin del anlisis econmico a la gestin econmica de recursos naturales y la calidad ambiental (como parte del discurso sobre la sostenibilidad del modelo de desarrollo), ha sido especialmente intensa a lo largo de las tres ltimas dcadas. Los economistas han desarrollado (o adaptado, en el peor de los casos) un potencial analtico notable

5

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

y numerosos instrumentos cuyo objetivo ltimo es contribuir a optimizar los procesos de toma de decisin colectiva. En algunos mbitos de la poltica ambiental y pese a notables dificultades de orden prctico, todo sugiere que el progreso ha sido notable (i.e. el mercado de permisos negociables de emisiones de gases de efecto invernadero en la Unin Europea); en otros, por el contrario, los avances son escasos cuando no contraproducentes. En esencia, hay dos motivos bsicos que permitiran sostener esa visin algo escptica. Por un lado, los procesos de toma de decisin se han mostrado impermeables, en muchas ocasiones, a las contribuciones del anlisis econmico. Bien es cierto que dicha desconfianza puede haber sido recproca, como se pone de manifiesto en la escasa pedagoga de algunas propuestas sobre modificacin de marcos de tarifas en el suministro de agua en la Amrica Latina (pretendidamente sobre la base del principio de recuperacin de costes), con evidentes impactos distributivos sobre los usuarios finales con menor ingreso per capita, por citar un ejemplo recurrente y especialmente ntido. Por otro lado, muchas veces la contribucin del anlisis econmico ha quedado limitada a una esfera estrictamente financiera, cuya frontera debiera haber sido superada precisamente para incorporar efectos externos. Dicho de otro modo, se emplea la aportacin de los economistas como expertos financieros cuando, quizs, el valor aadido reside en su contribucin en el campo de la eficiencia esttica y dinmica, en el anlisis de impactos sobre el bienestar, y en consideraciones distributivas. En trminos generales, la contribucin del anlisis econmico a la definicin de polticas ambientales integradas puede ordenarse en torno a dos fenmenos relacionados pero distintos: el creciente inters en el empleo de mecanismos basados en incentivos, y las posibilidades que ofrecen los instrumentos del anlisis econmico en los procesos de decisin pblica: el anlisis coste-beneficio, el anlisis coste-eficacia, etc. La influencia del economista en la identificacin de necesidades y la formulacin o evaluacin de polticas puede desarrollarse a diferentes niveles. En primer lugar, con una defensa racional del anlisis econmico como instrumento de eficiencia a travs de sus propias investigaciones, su labor de divulgacin o su actividad docente. En segundo lugar, analizando, como parte del proceso y en el marco del ciclo de una poltica, los costes y los beneficios de diferentes polticas pblicas o decisiones privadas. Por ltimo, analizando, cuando ya lo nico posible es aprender de los errores, el modo en que las decisiones se tomaron y el impacto que las mismas tuvieron. El economista, por supuesto, es slo una parte de un proceso ms amplio de toma de decisiones. Una revisin rigurosa de algunas experiencias pone de manifiesto que la eficiencia econmica (y cunto menos la equidad) no son necesariamente un objetivo clave en el diseo de una poltica (Becker, 1993; Noll, 1998). Es habitual, por ejemplo, que los impuestos sobre combustibles estn diseados para aumentar la recaudacin fiscal y no para introducir incentivos o reflejar los daos que la contaminacin atmosfrica ocasiona sobre la salud humana, las explotaciones agrarias, los activos inmobiliarios de las ciudades o los ecosistemas. Es comn, al mismo tiempo, que las decisiones sobre la matriz ptima de generacin elctrica de un pas determinen un uso excesivo de fuentes no renovables e intensivas en emisiones contaminantes por entender que la generacin de un kWh es menos costosa (aunque el precio del petrleo ayude a matizar esta tendencia). De hecho, es posible que esto sea as, si uno piensa en trminos financieros, pero no menos probable que sea absolutamente incierto si se incorporan las externalidades de cada tecnologa de generacin a lo largo del ciclo de vida de dicho kWh. Algo similar podra afirmarse, por ejemplo, en el caso de las decisiones para priorizar un modo de transporte urbano sobre otro. No acaban ah, sin embargo, las situaciones en las que un buen uso del anlisis econmico podra haber inducido a tomar mejores decisiones. Resulta fcil entender que las

6

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

consideraciones que priman a la hora de talar una hectrea de bosque tropical primario no son econmicas, sino estrictamente financieras. La integracin del coste de oportunidad de la tala (en trminos de prdida de valores de uso indirectos como la preservacin de la diversidad biolgica, la captura de carbono o la prevencin de riesgos naturales), hubiese conducido previsiblemente a la decisin opuesta. En la mayor parte de los casos, no es slo una concepcin restrictiva del anlisis econmico lo que conduce a decisiones equivocadas, sino su empleo menor o tardo. ste es, quizs, uno de los problemas esenciales: el anlisis econmico entra tarde en el ciclo de vida de un proyecto, un programa o una poltica. Esta gua pretende, de ese modo, contribuir en los diferentes retos sealados en esta introduccin: mostrar las posibilidades del anlisis econmico en la evaluacin de efectos ambientales de diferentes decisiones colectivas, ayudar a la identificacin correcta de costes (o beneficios) externos, sealar el procedimiento secuencial que conviene seguir para su cuantificacin en unidades fsicas y, por supuesto, proporcionar conceptos e instrumentos para afrontar su valoracin monetaria. Para ello, esta gua, elaborada a iniciativa de la CEPAL, incluye una reflexin sobre la necesidad de cuantificar y contabilizar debidamente las prdidas (o ganancias) en el bienestar de la sociedad [captulo 2] y el desarrollo de la metodologa bsica para afrontar el reto operativo de la valoracin de estos efectos en trminos monetarios [captulo 3]. Posteriormente se profundiza en el enfoque metodolgicamente ms aceptado en la literatura cientfica: el enfoque de la ruta de impacto, especialmente relevante cuando se trata de evaluar las externalidades de las actividades de transporte o la generacin de energa, por citar dos ejemplos especialmente notables [captulo 4]. Los captulos 5 y 6 incluyen algunas consideraciones especficas para impactos no estrictamente susceptibles de ser valorados siguiendo la metodologa bsica: los impactos asociados al calentamiento global o la valoracin de daos sobre ecosistemas; se incluyen, igualmente, elementos de anlisis en relacin al concepto del ciclo de vida. Por ltimo, el captulo 7 presenta algunos de los proyectos de investigacin ms relevantes desarrollados en relacin al anlisis econmico de algunas externalidades as como algunas herramientas de software que son empleadas para este propsito. Finalmente, la gua presenta un breve anexo que intenta mostrar al decisor una secuencia de preguntas que le ayudarn a evaluar si est en condiciones de desarrollar o licitar un estudio sobre externalidades ambientales (asociadas al transporte urbano rodado) o, en su caso, qu necesitara para hacerlo.

7

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

2. Por qu es conveniente valorar?

2.1 Valorar o no valorar: esa no es la cuestinCualquier aproximacin a la valoracin monetaria de costes externos debe vencer una serie de prejuicios. Se desconfa de la valoracin por su complejidad tcnica, por la dificultad de comprensin respecto al concepto mismo de valor, por la correlacin entre la disposicin a pagar (DAP) por evitar un dao especfico en el bienestar y los niveles de renta (que podra excluir, de hecho, a la poblacin ms desfavorecida), por la dificultad para integrar canales de participacin, por las carencias en la informacin de base, por su carcter pretendidamente subjetivo, etc. A ese tipo de incertidumbres podran aadirse las que sealaba Briscoe (1996), refirindose a los costes externos evitados por cualquier programa de mejora de la calidad de las aguas, cuando se preguntaba: Cul es el inters de estimar estos valores, dada la naturaleza cruda e inexacta de sus estimaciones, y dado que el valor del agua vara ampliamente dependiendo de factores tales como el uso al que se dedica, la renta y otras caractersticas del usuario, el lugar en el que est disponible, la estacin, el momento, y la calidad y la confianza del suministro?. Planteado as (como dilema), dara la sensacin de que existe la opcin de decidir entre valorar o no valorar. Sin embargo, esa no es la cuestin. Las decisiones a tomar son otras. En realidad, la valoracin va intrnsecamente unida a las decisiones, en general, y elecciones, en particular, que la sociedad debe tomar en relacin con cualquier recurso natural o ambiental. Es cierto que sta (la valoracin) no es la panacea a todos los problemas ambientales, que tiene limitaciones considerables (sobre las que ms adelante se reflexionar), que podra interpretarse como temerario, en ocasiones, asignar un valor econmico a intangibles como la vida humana, la esttica del paisaje o los beneficios ecolgicos a largo plazo asociados a cualquier ecosistema susceptible de ser daado. Ahora bien, como indican Costanza et al. (1998), de hecho, lo hacemos todos los das. Cuando la sociedad, a travs de sus mecanismos de representacin colectiva, opta por trasvasar agua de una cuenca a otra, de contaminar el agua en el tramo alto de un ro ignorando su efecto aguas abajo, cuando concede derechos de uso para la generacin de energa elctrica o apuesta por la agricultura de regado frente al abastecimiento domstico, est valorando cada uno de esos usos, siquiera de manera implcita. Tambin lo hace cuando adopta un modelo de 9

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

crecimiento difuso para sus ciudades, aumentando las distancias de transporte (y, consecuentemente, el consumo de combustible y la contaminacin asociada), o cuando refuerza sus sistemas de transporte colectivo para evitar algunos de esos costes externos. Es decir, aunque la valoracin econmica de externalidades es ciertamente compleja y est cargada de incertidumbres, hacerla o no hacerla no es una eleccin real. Cualquier decisin (privada o social), con implicaciones sobre el vector de calidad ambiental, parte de una valoracin (aunque no siempre expresada en trminos monetarios). Se puede elegir que dichas valoraciones sean explcitas o no, se puede hacer un reconocimiento expreso de las incertidumbres inherentes o presentar los resultados como datos incontrovertibles; sin embargo, mientras uno se vea forzado a tomar decisiones, estar atravesando por el proceso de valoracin. La posicin del anlisis econmico, ante esta evidencia, es clara: dado que la valoracin se da, mejor conocerla.

2.2 La rentabilidad como manifestacin del valorEs conveniente enfatizar en la idea de que, lejos de lo que pudiera pensarse, la valoracin econmica de externalidades no sustituye al proceso de decisin en ningn momento. ste es mucho ms complejo pero puede servirse de los ejercicios de valoracin de externalidades. Los valores que adquiere el agua para distintas personas y colectivos, de acuerdo a las funciones que cumple directa o indirectamente para ellos, se traducen operativamente en su rentabilidad para los sujetos afectados, que el decisor debera conocer para no perder de vista las implicaciones de sus preferencias con respecto a la ordenacin de usos del agua. De igual modo, el valor que un ciudadano de Santiago conceder a un ahorro de tiempo en su desplazamiento al trabajo u otros ciudadanos a la disminucin perceptible de la congestin del trfico en So Paulo o la reduccin de la concentracin de determinados contaminantes atmosfricos en Mxico D.F., estarn en funcin de mltiples variables. En todos esos casos, no obstante, la rentabilidad (privada o social) que para el ciudadano tiene cualquier medida orientada a reducir la prdida de bienestar que se ha dado en llamar externalidad, ser la manifestacin tangible del valor que ese mismo ciudadano concede a la posibilidad de disfrutar un ambiente ms saludable. La valoracin de externalidades permitir, en ese sentido, detectar las posibles fuentes de conflicto potencial entre los distintos agentes y colectivos afectados por una medida (la sustitucin de la flota de transporte pblico para introducir vehculos menos contaminantes, por ejemplo), o por la ausencia de ella (el aumento en la concentracin de numerosas sustancias txicas en la atmsfera). La rentabilidad financiera asociada a una medida encaminada a mitigar una externalidad, en trminos muy sencillos, es aquella que se expresa como un flujo de caja positivo (o la reduccin de un flujo de caja negativo), en favor del propietario del recurso que la genera (por ejemplo, la propietaria de una piscifactora), o de la persona que tiene reconocido el derecho a su uso y disfrute (cualquier ciudadano, segn la legislacin vigente sobre calidad del aire). Repercute, por lo tanto, sobre un agente individualizado (persona fsica o jurdica, representante de intereses privados o colectivos), y viene determinada normalmente por la valoracin explcita del mercado con respecto a las funciones desarrolladas por el recurso en cuestin (agua, suelo, aire, un ecosistema natural, una fuente energtica, etc.), apropiables con exclusividad por su titular. Es el caso, por ejemplo, del agua de riego, que aumenta la rentabilidad del propietario de una explotacin agrcola, al incrementar los rendimientos netos de la tierra. Alternativamente, tambin sera el caso de una empresa municipal de abastecimiento de agua potable y saneamiento bsico: el acceso a una fuente de agua de calidad le supone un ahorro de costes de tratamiento que repercute positivamente en su cuenta de resultados. Ello hace que el recurso, si es susceptible de apropiacin privada, adquiera un precio de mercado que refleja el valor presente neto de este flujo de rentabilidad y, si es de dominio pblico pero explotable en rgimen de concesin, tambin alcance un precio de equilibrio (el fijado por el coste de la concesin en una eventual subasta

10

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

competitiva o proceso de licitacin), que reflejara esta misma rentabilidad. Es igualmente el caso de una empresa municipal de transporte, cuya rentabilidad se deriva de poder trasladar un nmero concreto de personas a una tarifa unitaria que compense por el coste asociado a desplazar a cada una de ellas. Cualquier cambio en la reglamentacin relativa a los usos y actividades permitidas con respecto al agua, o los ecosistemas asociados a su presencia (en cantidad y calidad), se traducir en una modificacin de la rentabilidad financiera y, tarde o temprano, en una variacin del precio correspondiente como reflejo de la misma. De modo anlogo, cualquier norma orientada a establecer criterios ms restrictivos respecto a las emisiones atmosfricas de la flota de transporte rodado, tendr repercusiones en los empresarios del sector y en los ciudadanos que sean propietarios privados de automviles. Desde el punto de vista del bienestar social, si el mercado que regula el precio del activo (sea ste de agua o de transporte de personas, por continuar con los dos ejemplos mencionados) es competitivo, y la informacin perfecta, lo que el cambio en el precio del mismo (tarifa de uso del agua o precio unitario de un viaje), reflejar no es sino el valor que la sociedad, a travs de la lgica del mercado, otorga al flujo de servicios generados por el recurso ambiental (agua o aire). La rentabilidad econmica hace referencia as al impacto que tiene el recurso en cuestin, en el desempeo de sus distintas funciones, sobre el bienestar de la sociedad como un todo, cuando en la funcin de bienestar social que recoge estas modificaciones, todas las personas tienen exactamente la misma consideracin. La rentabilidad econmica trasciende la rentabilidad financiera precisamente, aunque no slo, porque incluye todos los efectos externos (externalidades) que la presencia del recurso genera sobre los agentes econmicos distintos de su propietario y/o usuario. Dicho de otro modo, en un nivel (rentabilidad financiera), se analizar la repercusin de cada decisin sobre un individuo concreto; en el otro (rentabilidad econmica), sobre la sociedad en su conjunto. Como es lgico, por lo tanto, el clculo de este tipo de rentabilidad supone eliminar todos aquellos componentes de la rentabilidad financiera que, si bien suponen un beneficio para sus titulares, lo hacen a cambio de un sacrificio paralelo para el resto de la sociedad: en definitiva, que no esconden sino una transferencia de renta, sin ganancia neta desde un punto de vista social. Sera el caso, por ejemplo, de algunos elementos de los precios de algunos productos de regado. Por un lado, el hecho de que el agricultor (regante) rara vez sufrague el coste total del suministro del agua que utiliza supone que la rentabilidad de sus cultivos est artificialmente sesgada al alza, ya que el resto de la sociedad tiene que hacerse cargo de esos costes no cubiertos (de ah que se denominen externos). Por otro lado, los precios que recibe por algunos de sus cultivos contienen un elevado componente de subsidio (por ejemplo, para financiar su infraestructura de riego o directamente vinculado a la produccin): de nuevo, ello resulta rentable para el agricultor, pero quizs a costa del dficit pblico o el endeudamiento externo, que de una u otra forma asume toda la sociedad en su conjunto. Algo similar ocurre en un sistema de transporte colectivo orientado a minimizar la carga ambiental por viajero. La empresa que presta el servicio, con independencia de si es de titularidad pblica o privada, de si opera en rgimen de concesin o no, quizs emplee combustible subsidiado (para hacer ms liviana la carga del aumento de los precios del petrleo, por ejemplo). Alternativamente, quizs el subsidio no est asociado al consumo de combustible sino al uso del transporte colectivo por parte de determinados colectivos (ancianos, estudiantes, discapacitados, etc.). En todos esos casos, habr una parte del coste que la sociedad asuma en su conjunto, de diferente modo. Desconocerlo llevara sistemticamente a decisiones subptimas y, lo que es peor, posiblemente errneas, eso s, desde el punto de vista econmico.

11

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

2.3 Pensar en trminos de bienestarComo se indicaba en el epgrafe previo, un anlisis en trminos de bienestar exige asumir que la ptica desde la que se observarn las decisiones ser aquella que determina la sociedad en su conjunto. De hecho, se trata de alcanzar situaciones en las que nadie pueda mejorar en relacin a su situacin de partida sin que otro miembro de la sociedad empeore. Detengmonos por un momento en este punto. La existencia de externalidades implica, de hecho, una ruptura de ese equilibrio social: alguien gana (porque puede llegar a su trabajo en su automvil privado), pero a costa de que alguien, que pudiera ser l mismo, o alguien de su familia, pierda (por los efectos de la contaminacin atmosfrica sobre la salud). Se dice, en trminos estrictamente econmicos, que un objetivo prioritario en la toma de decisiones es alcanzar soluciones eficientes. Qu se quiere expresar? El proceso de decisin, por definicin, implica una serie de renuncias. La sociedad puede optar por un sistema de movilidad que privilegie el transporte pblico colectivo frente al privado. Al hacerlo, es posible que gane en trminos de reduccin de la contaminacin atmosfrica pero pierda determinado nivel de confort o de autonoma. No necesariamente ha de ser as, pero lo relevante es que podra ser as. De igual modo, la sociedad puede optar por sustituir combustibles derivados del petrleo por combustibles lquidos a partir de biomasa. Al hacerlo, quizs evite la dependencia de las importaciones de petrleo o, en determinadas circunstancias, emita menos contaminantes, pero es posible que, al mismo tiempo, aumente su dependencia de las importaciones de trigo para producir esos biocombustibles, por citar un ejemplo.1 La renuncia es parte implcita de la decisin. Ser consciente de ello no conduce a no tomar decisiones sino simplemente a valorar, en un marco de anlisis racional, los pros y los contras de la cada una de ellas, sus ventajas e inconvenientes. Hasta ahora se ha empleado en esta gua el concepto de coste externo sin definirlo. Algo as ocurre en la prctica habitual: intuitivamente uno podra poner ejemplos de lo que supone una externalidad, pero quizs no sera tan sencillo analizar en detalle sus implicaciones, lo que realmente significa. Una externalidad negativa (o coste externo), ocurre cuando la accin de un individuo resulta en prdidas de bienestar no compensadas para otro. Esta prdida de bienestar tiene dos caractersticas esenciales: es un efecto unilateral puesto que, quien la padece, no pudo decidir si quera padecerla o no, ni, sobre todo, qu prdida de bienestar estaba dispuesto a asumir; por otro lado, como se ha apuntado, es una prdida de bienestar sin compensacin. De hecho, si la prdida fuese compensada, la externalidad, desde un punto de vista econmico, no existira. Merece la pena pensar sobre este ltimo aspecto. Quiere eso decir que, si la externalidad es compensada, el dao ambiental desaparece? No, el impacto ambiental, sea del carcter que sea, persistir siempre que la compensacin no se base precisamente en eliminar ese efecto nocivo y revertir la situacin original del medio (por ejemplo, incorporando una medida tecnolgica de descontaminacin de un suelo donde se haya producido un vertido que contenga metales pesados). Salvo en ese caso, el impacto seguir existiendo y es posible, incluso, que el dao (la traduccin de ese impacto en trminos de bienestar), tambin lo haga. La compensacin, sin embargo, permitir que la percepcin ntima del dao desaparezca. Habr desaparecido la externalidad econmica, incluso aunque no lo haga la externalidad ambiental. Esta afirmacin podra resultar controvertida para el lector; cabe recordar, sin embargo, que las externalidades negativas (en tanto que males), van muchas veces asociadas a la provisin de bienes (energa elctrica y trmica, servicios de transporte, suministro de agua potable y servicios de1

El trigo o los residuos de su cosecha, pueden emplearse para la produccin de bioetanol, combustible alternativo a la gasolina.

12

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

saneamiento, etc.). La sociedad estar eligiendo entonces, en cada decisin, una combinacin de bienes (la posibilidad de trasladarse en automvil privado al trabajo, por ejemplo) y males (la congestin derivada del hecho de que otros decidieron lo mismo). Analizar los costes externos de diferentes actividades econmicas (industria, agricultura, provisin de agua potable, transporte, conversin de energa, etc.) es relevante, entre otras cosas, por una sencilla razn: el mercado tiende a generar demasiada actividad en sectores econmicos donde las externalidades existen. Para contrarrestar esta tendencia (que no se refleja en la valoracin de bienes relativos a travs de los precios de mercado), o mitigar sus impactos, es precisa la intervencin del sector pblico.

2.4 Algo ms sobre el concepto de externalidadSatisfacer una necesidad cualquiera le proporciona a la persona un determinado nivel de bienestar. Cuando dicha necesidad se satisface mediante el acceso a un determinado bien o servicio que tiene el carcter de mercanca, la disposicin a pagar de la persona por disfrutarlo, puede ser un exponente adecuado del incremento de bienestar que experimenta por dicho consumo. En ese caso, los precios de mercado de estos bienes y servicios que tienen un valor de uso instrumental para sus poseedores, debidamente depurados para tener en cuenta las desviaciones introducidas por la intervencin pblica y las imperfecciones del mercado, son una buena base de partida para valorar los cambios en el bienestar que el acceso a los mismos comporta. Todo ello es cierto en ausencia de efectos externos, de externalidades. Las externalidades causan distorsiones en el uso de los recursos porque la sociedad no paga el precio del bien en cuestin; de ese modo, el problema reside en estimar el precio que debera prevalecer ante el mal funcionamiento del mecanismo de precios del mercado. En la mayor parte de las transacciones, el precio es el mismo para quien provee un bien y para quien lo consume, pero esta simetra no puede mantenerse si aparecen externalidades. En cualquier actividad de transporte, por ejemplo, converge la generacin de un bien (el desplazamiento de una persona o una mercanca), y la generacin de efectos externos de diferente ndole (positivos y negativos; ambientales, econmicos y sociales). Las actividades de quien transporta no estn adecuadamente reflejadas en los precios de mercado de dicho bien (que paga el consumidor). El coste real de trasladar a una persona o una mercanca no es nicamente el que se deriva del gasto en que ha de incurrir quien transporta (el vehculo, el combustible, el tiempo), sino tambin el gasto adicional que debe sufragar la sociedad en su conjunto o, cuando menos, individuos diferentes a quien realiza la actividad o se beneficia de ella. Alguien tendr que arreglar la va de transporte para que ste sea ms rpido, barato y eficaz; es posible que el sistema de salud observe un aumento del ingreso hospitalario de nios con dolencias de carcter asmtico como resultado de la contaminacin; etc. Quin pagar por ello? Como consecuencia de esta falla de mercado (que se manifiesta en la diferencia entre coste privado y coste social), es probable que los precios que se cobran por la energa elctrica o por el agua potable o por los servicios de transporte sean ms bajos de lo que, en realidad, seran si el valor de dichas externalidades fuese internalizado (es decir, reflejado en el precio al consumo). De ese modo, se incentiva por omisin el consumo de energa elctrica y el uso de los automviles (es decir, el consumo de combustible), y el uso de agua. La consecuencia final es una asignacin ineficiente de recursos (que no se dedican a su mejor uso posible), as como una prdida de bienestar de la sociedad. Qu hacer ante la evidencia de una externalidad? La sugerencia del anlisis econmico parece clara: en primer lugar, reconocer su existencia. Slo entonces puede uno plantearse el

13

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

sentido de estimarla por procedimientos ms o menos sofisticados, segn el caso. Esta observacin no es menor: el anlisis de externalidades arroja beneficios en el proceso. Se introduce transparencia en la gestin, se enriquece la informacin sobre las actividades econmicas objeto de anlisis, se reduce la discrecionalidad de algunas decisiones. Aunque uno no fuese capaz de estimarlas, por desconocimiento tcnico o por escasez de medios, reflexionar sobre ellas le ayudar en cualquier caso. Cul es, en sntesis, la contribucin del anlisis econmico en este contexto? El inters reside en la consolidacin de un consenso social que, en presencia de externalidades, permita alcanzar de manera cierta un asignacin ptima de recursos y, consecuentemente, maximizar el bienestar social. Como es lgico, sin embargo, no basta con disponer de buenos conceptos econmicos (aunque ello ya parezca un logro): ser en la esfera poltica donde deban resolverse los problemas operativos que se plantean en la prctica, pero ah ya no cabr escudarse en las debilidades del anlisis econmico para evaluar estos efectos externos indeseados, sean stas ciertas o no. Cul ser el objetivo ltimo de este tipo de anlisis? Bsicamente, internalizar dichos costes externos. Ello implica generar las condiciones sociales en las que los daos (o, en el caso de externalidades positivas, beneficios), de la produccin y el consumo se tomen en consideracin por aquellos que generan la externalidad. Esta situacin puede generarse mediante instrumentos normativos, un sistema de agravios o desagravios, la negociacin entre partes privadas u otra serie de instrumentos econmicos, polticos e institucionales.

2.5 De la racionalidad individual a la racionalidad colectivaHay varias dificultades que deben tomarse en consideracin respecto a la posibilidad de reconocer las externalidades. Una de ellas tiene que ver con el hecho de que debe establecerse un vnculo explcito entre el impacto ambiental en cuestin y la merma del bienestar de una persona o un conjunto de ellas. Har falta algo ms, sin embargo: no slo debe existir un impacto objetivo que pueda daar el bienestar sino que el afectado debe percibirlo efectivamente como una prdida. Hay tres motivos, al menos, por los que esto podra no ocurrir o no con carcter inmediato: en primer lugar, el medio (agua, suelo, aire) tiene una capacidad concreta de asimilacin natural de sustancias contaminantes (por debajo de un umbral, un contaminante atmosfrico concreto, por ejemplo, no causar un impacto perceptible); en segundo lugar, el impacto podra llegar a producirse y los afectados por el mismo no percibirlo (por citar un caso, resulta complejo evaluar el efecto que la prdida de diversidad biolgica de un bosque podra llegar a tener sobre el bienestar); por ltimo, podra existir informacin cientfica insuficiente, de modo que el dao se produjese (fuese percibido) pero su magnitud fuese subestimada. Cabe pensar incluso en un caso adicional. Qu ocurrira si se produce un impacto asociado a una actividad econmica o a varias de ellas y la sociedad fuese capaz de adaptarse al mismo, parcial o totalmente? Lo cierto es que, a lo largo de los siglos, la especie humana ha mostrado una capacidad notable de acomodarse o reaccionar ante cambios en su entorno (tanto si los mismos eran exgenos como cuando se trataba de modificaciones inducidas por la propia actividad humana). Conviene recordar, en este caso, la experiencia que cualquier escolar podra vivir en este sentido. Si cualquiera de esos nios dejase caer una rana sobre una olla de agua hirviendo, la rana escapara de un salto (rechazo inmediato de un medio claramente inapropiado). Si, por el contrario, los nios metieran la rana en una olla de agua tibia, calentando sta

14

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

lentamente, la rana nadara adaptndose a la temperatura creciente hasta quedar cocida.2 No es necesario, sin embargo, buscar paralelismo alguno con el cruel final del anfibio ni llegar a ese extremo. La adaptacin, incluso en aquellos casos donde pareciese factible, siempre se realizar a costa de una merma en el bienestar, de una renuncia. En ese caso, parece razonable querer conocer la magnitud de ese dao. La relevancia del anlisis econmico en este terreno es clara, como se pone de manifiesto en los siguientes ejemplos. La decisin de emplear combustibles fsiles en lugar de energa elica es econmica, como tambin lo es la decisin de usar ms o menos combustibles lquidos para el transporte. Tambin los cambios en diferentes hbitat, que conducen a la extincin de numerosas especies, han sido inducidos econmicamente: parece mucho ms rentable talar bosques tropicales hmedos y plantar caf o cualquier otro monocultivo para la exportacin o autorizar la extraccin de petrleo, que mantenerlos intactos, especialmente en presencia de un elevado nivel de endeudamiento externo. Cualquiera de esas decisiones responder a una conducta racional de diferentes individuos. Sin embargo, previsiblemente sern tomadas sin conocer las externalidades asociadas a las mismas. Como se ha esbozado previamente, la evidencia de la existencia de externalidades asociadas a la mayor parte de las actividades econmicas, conduce sistemticamente a un dilema social: qu prdida de bienestar est dispuesta a aceptar la sociedad para disfrutar de los bienes y servicios que la generan? Los dilemas sociales son situaciones en que la racionalidad individual conduce a la irracionalidad colectiva, es decir, el comportamiento individual racional (pese a que no parezca razonable lo razonable forma parte de un juicio de valor), lleva a una situacin en la que todo el mundo est peor de lo que podra haber estado. Hay muchos ejemplos de dilemas sociales. Piense el lector, por ejemplo, en la decisin de votar, especialmente cuando uno debe esforzarse para hacerlo (porque tiene un lesin en una pierna, fiebre intensa o se encuentra lejos de su circunscripcin electoral el da de la votacin). Qu recibe uno por el esfuerzo? Muchos podran pensar que poco: a fin de cuentas un voto, salvo en el improbable caso de empate, tiene un impacto marginalmente nulo sobre el resultado final. Si todo el mundo se dejase vencer por ese clculo racional, quizs nadie llegara a votar; sin embargo, el dilema social no se refiere a todo el mundo sino al comportamiento de un individuo en el contexto de una decisin colectiva. Tambin hay casos ms cercanos al objeto de esta gua. Suponga, por un momento, que vive en una ciudad de una zona semirida como Mendoza (Argentina), en un ao con muy bajas precipitaciones. Imagine, adicionalmente, que la escasez (no slo motivada por la ausencia de precipitaciones sino, fundamentalmente, por el alto consumo de agua en la agricultura), conduce a una situacin en la que comienzan a producirse cortes en el suministro. Los responsables de la gestin del agua le animan a que, en su aseo personal, sustituya los baos por duchas. Usted, sin embargo, no slo valora la posibilidad de refrescarse sino el descanso que le proporciona un bao despus de un duro esfuerzo fsico, por ejemplo. Si se ducha, la situacin de escasez no empeorar por su culpa, pero quizs se sienta cansado, incmodo. Si, por el contrario, decide baarse, dejar de sentirse tan fatigado, podr estar ms tiempo bajo el agua y la cantidad de ella que consuma ser insignificante comparada con el nivel de agua disponible o el consumo global de ese mismo da. Nadie se dar cuenta, de hecho, de que2

La fbula de la rana hirviendo (que, en ingls, da lugar a una expresin interesante: boiled-frog syndrome), se ha hecho especialmente clebre a partir de su inclusin en la pelcula An inconvenient truth de D. Guggenheim (2006). Como si se tratase de una fbula, el experimento de la rana sirve a su propsito tanto si es literalmente cierta como si no. Un lector annimo hizo saber que la ecologa fisiolgica de anfibios incluye la determinacin de los factores que influyen en las condiciones letales. En ese sentido, la determinacin de mximos trmicos crticos pone de manifiesto que, si las condiciones lo permiten, la rana posiblemente aumente su nivel de actividad e intente saltar fuera del recipiente de agua.

15

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

se ba (salvo que lo haya hecho en un momento de corte en el abastecimiento y usted haya contribuido a agotar el depsito que tienen en su edificio para este tipo de situaciones). Su consumo de agua, dividido por el de miles o millones de personas, ser imperceptible. No cabe duda, en todo caso, de que su comportamiento agravar la situacin de escasez y perjudicar a otros ciudadanos.

16

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

3. Metodologa bsica

La mejor literatura cientfica en relacin a la estimacin econmica de costes externos (o externalidades) ambientales, coincide en la necesidad de hacer coincidir dos enfoques metodolgicos desiguales pero perfectamente compatibles: el enfoque de la ruta de impacto (propio de la metodologa del proyecto ExternE de la Comisin Europea: EC, 1995a-b; 1998a; 2003; 2005) y el anlisis del ciclo de vida (o conceptos equivalentes, dependiendo de la actividad econmica a analizar), al menos con carcter general (es decir, para buena parte de las actividades econmicas ms relevantes). Para el desarrollo de ejercicios de estimacin de externalidades en Amrica Latina y el Caribe, sin embargo, ambos enfoques entran en conflicto con una restriccin comn: las carencias de la informacin de base. Por supuesto, esta restriccin, que se explica igualmente por la exigencia de los instrumentos de valoracin, tambin se da fuera de la regin pero, fundamentalmente en la Unin Europea y Estados Unidos, estas carencias estn siendo subsanadas a buen ritmo, con carcter ms o menos general, gracias a otros programas de investigacin [ver captulo 7]. La metodologa empleada tradicionalmente para el clculo de externalidades se construye sobre la base de las llamadas funciones de dao o rutas de impacto [ver epgrafes 4.1 y 4.2]. La valoracin, en ese contexto, parte del clculo de emisiones u otros impactos ambientales (mediante la aplicacin de mtodos homogneos que permitan comparaciones ulteriores), para avanzar, posteriormente, en la estimacin del incremento en la concentracin de los contaminantes en el medio fruto de la nueva medida. Finalmente, se integran en el marco del anlisis econmico los resultados obtenidos en trminos fsicos, producidos a partir de la explotacin de los datos de referencia sobre emisiones y cargas ambientales, con el rea de impacto (a partir de datos sobre la densidad y las caractersticas bsicas de los diferentes medios receptores), para identificar exactamente aquellas categoras de impacto sobre las que habrn de centrarse los esfuerzos de valoracin. En definitiva, esta metodologa (y sus variaciones) identifica todos los impactos producidos y los cuantifica en trminos fsicos, para asignar posteriormente valores en unidades monetarias y calcular el dao real (que, en trminos econmicos, ser siempre el valor monetario de variaciones positivas o negativas de bienestar ante modificaciones de la calidad ambiental, como ya se anticipaba en el captulo 2) [ver grfico 1]. Es importante sealar, en todo caso, que la valoracin de externalidades deber realizarse siempre a partir de la consideracin, cuando menos, de dos escenarios: lo que se conoce como lnea base (es decir, el escenario tendencial que muestre cmo evolucionaran las cosas en ausencia de la medida o conjunto de medidas analizado), y el escenario objetivo (aquel que caracteriza las medidas adoptadas para conseguir un objetivo concreto). 17

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

GRFICO 1 ENFOQUE DE LA RUTA DE IMPACTO (SENCILLO)

Fuente: Elaboracin propia.

18

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

3.1 Valoracin partiendo de cero: mtodos relevantes de valoracin econmica3.1.1 Los fundamentos microeconmicos de la valoracin de externalidadesEl anlisis econmico proporciona una serie de mtodos para la valoracin de intangibles que, por estar suficientemente contrastados y aceptados tanto en el mundo de la economa como en el de la judicatura (y disponibles desde mucho antes de lo que pudiera pensarse), son de aplicacin en el intento de valorar econmicamente las externalidades de diferentes actividades econmicas. Una vez determinado el impacto sobre los distintos receptores (personas, animales, cultivos, edificios, ecosistemas, etc.), estos mtodos modelizan el cambio en la funcin de bienestar individual que dicho impacto supone para los afectados: funcin de produccin en el caso de las empresas (obteniendo, en este caso, una medida del excedente del productor) y funcin de produccin de utilidad en el de las economas domsticas (excedente del consumidor). Basndose en las relaciones de complementariedad existentes en dichas funciones de produccin entre el bien ambiental afectado (aire, agua, suelo, paisaje) y los bienes de mercado, estos mtodos, aplicando la lgica de valoracin subyacente al sistema de mercado, tratan de descubrir la disposicin a pagar de los afectados por evitar un cambio ambiental que les perjudica o por asegurar uno que les beneficia. El numerario (variable de referencia) al que quedan reducidos todos estos cambios en las funciones de bienestar individuales no es otro que el bienestar social que, al venir expresado en unidades monetarias, permite reducirlos a una unidad de medida comn y comparable; conmensurable en un doble sentido. En primer lugar, entre los distintos impactos, ya que todos quedan expresados en una unidad de medida que refleja lo mismo: el cambio neto en el bienestar individual que cada uno de ellos supone. En segundo lugar, y trascendiendo las caractersticas concretas de los impactos ambientales de cada actividad, con respecto a otras variables monetarias de inters, como por ejemplo, el coste relativo de produccin de cada bien, ya que con los necesarios ajustes, el poder adquisitivo contenido en cada unidad monetaria tambin puede ser referido a su equivalente en trminos de bienestar social. Regresemos por un momento al prrafo anterior para presentar de modo ms sencillo esas ideas [ver grfico 2]. Se afirmaba que los mtodos de valoracin que habrn de ser utilizados para estimar externalidades, modelizan el cambio en la funcin de bienestar individual. Qu es modelizar? En realidad, un modelo no es ms que un esquema terico, una representacin simplificada de la realidad, que normalmente se expresa en forma matemtica. A fin de cuentas, un modelo no es ms que una metfora que ayuda a entender (cuando es bueno) y a predecir (cuando es muy bueno). Qu tendr que modelizar un mtodo de valoracin econmica? En esencia, los mtodos disponibles permiten analizar el cambio (positivo o negativo), que experimenta un individuo en su bienestar como resultado de un cambio en la calidad ambiental (es decir, al aumentar la contaminacin atmosfrica, o reducirse la calidad de las aguas que empleaba para regar su propiedad agrcola, o aumentar el nmero de zonas verdes cerca de su casa, o disminuir el ruido ambiente que tanto le molestaba, etc.). Ese impacto en el bienestar podr manifestarse a travs de cambios en la funcin de produccin (al emplear agua de peor calidad, el agricultor ver como los rendimientos de sus cultivos disminuyen), o directamente a travs de la funcin de utilidad de quien consume un bien o servicio (por ejemplo, al agravarse las enfermedades relacionadas con los bronquios por un aumento de la contaminacin atmosfrica). La dificultad, como habr intuido el lector, no reside tanto en identificar esos efectos, ni quizs en caracterizarlos; posiblemente tampoco resulte excesivamente complejo vincular esos impactos con variaciones en el bienestar de los ciudadanos. Lo realmente desafiante ser expresar esas variaciones en unidades monetarias. Ah entran en juego los mtodos de valoracin

19

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

econmica. Cmo traducir entonces variaciones en el bienestar asociadas a cambios ambientales en unidades monetarias? El anlisis econmico resulta de gran ayuda en ese sentido a travs del concepto de excedente del consumidor (o su equivalente, el excedente del productor). El excedente del consumidor es una medida (monetaria) del bienestar que representa la diferencia entre lo que uno hubiese estado dispuesto a pagar por el disfrute de un bien (por ejemplo, para desplazarse desde su casa al trabajo) y lo que realmente paga (el precio efectivo de ese trayecto). El primer elemento (lo que uno estara dispuesto a pagar), se refleja en la demanda que uno tiene por ese bien. Por continuar con el ejemplo: no ser la misma si uno dispone de vehculo propio, si tiene un compaero de trabajo que se ofrece a llevarle, si vive cerca del trabajo y podra incluso ir caminando, etc. El segundo (lo que realmente paga), es el precio de mercado, la tarifa que se resulta de conciliar la demanda de ese medio de transporte y las caractersticas de su oferta. La distancia entre ambos es el bienestar que uno disfruta cuando, habiendo estado dispuesto a pagar ms, se ve enfrentado a un precio menor. Y esa distancia tiene una peculiaridad muy conveniente para el anlisis de externalidades: est expresada en unidades monetarias. Una vez resuelta esa dificultad conceptual, conviene regresar a la idea inicial de este captulo: la necesidad de vincular impactos ambientales expresados en unidades fsicas (por ejemplo, el aumento de la concentracin en la atmsfera de material particulado), con sus efectos en trminos de bienestar (el aumento de la tasa de incidencia de bronquiolitis en nios menores de un ao, por mencionar uno de ellos). Para muchas de las categoras de impacto que se mencionarn en esta gua, no es posible enlazar el punto de partida (emisiones contaminantes a distintos medios receptores, en el caso ms habitual) con su impacto econmico (resultante de la exposicin de las personas y las actividades productivas a un ambiente contaminado), sin contar con un modelo de dispersin de contaminantes. Esto ocurre bsicamente porque la contaminacin no se distribuye homogneamente sobre el rea de estudio y, en consecuencia, los daos econmicos que resulten de ella dependern de la localizacin especfica de las fuentes (fijas o mviles), de las que provienen las emisiones que sean relevantes y de la proximidad a la misma de los distintos sistemas receptores que puedan resultar afectados negativamente por las mismas. En otras palabras, el dao econmico de la contaminacin no depende exclusivamente del volumen de emisiones sino que ser mayor cuanto mayor sea la densidad de poblacin residente afectada y de actividades de produccin en las proximidades de la fuente emisora de dicha contaminacin. Tales elementos complejos slo pueden capturarse si se resuelve adecuadamente el paso de la emisin de contaminantes a la inmisin a la que estn expuestos los medios receptores, en un ambiente contaminado; es decir, si se dispone de un modelo de dispersin. En el epgrafe 4.1 se detallar la diferencia entre emisin e inmisin.

20

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

GRFICO 2 FUNDAMENTOS MICROECONMICOS DE LA VALORACIN A. DISCREPANCIA ENTRE COSTE SOCIAL Y COSTE PRIVADO

B. EXCEDENTE DEL CONSUMIDOR (MEDIDA MONETARIA DEL BIENESTAR)

Fuente: Elaboracin propia.

21

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

3.1.2 Los mtodos de valoracin en sntesisCules son los mtodos que permitiran valorar econmicamente externalidades? [ver grfico 3] (para profundizar, el texto en espaol de Azqueta, 2007, ser de especial ayuda). En general, lo ideal es disponer de informacin procedente de mercados bien establecidos y que funcionen con pocas distorsiones. Ser el caso, por ejemplo, de las emisiones evitadas de dixido de carbono (CO2) como resultado de una disminucin del uso de vehculos privados.3 En determinadas circunstancias [ver captulo 5], dichas emisiones evitadas podrn ser valoradas sobre la base del precio de los derechos transferibles de emisin o los crditos de carbono que resultan de lo establecido en los mecanismos de flexibilidad del protocolo de Kioto. Es posible que sea el caso, igualmente, de la prdida de cosechas como resultado de un vertido txico recurrente. Una vez depurado de cualquier subsidio que pudiese existir, el precio de mercado ser un indicador del valor econmico que se pierde como resultado del vertido y permitir aproximarse a la estimacin de la variacin del excedente del productor, proporcionando entonces una medida monetaria de la prdida de bienestar. Habr muchos otros casos, sin embargo, en que no exista mercado alguno para el bien en cuestin, especialmente aquellos que tienen que ver con el aumento de las tasas de mortalidad o morbilidad o con el deterioro de ecosistemas, por citar dos ejemplos especialmente evidentes. Que no existan mercados para determinados bienes plantea un problema, pero no insalvable. La cuanta del valor de esos bienes podr derivarse, en muchas ocasiones, de los mercados de bienes y servicios en cuya produccin intervienen (por ejemplo, como ocurre en uno de los mtodos a mencionar, el precio de una vivienda, un bien de mercado, depende, entre otras cosas, del nivel de calidad ambiental de su entorno, para el que no existe mercado). Por eso, cuando el mercado no captura adecuadamente su valor social, el analista puede recurrir a una serie de mtodos indirectos de valoracin para estimar la disposicin a pagar (por evitar un dao o disfrutar una mejora) o la compensacin exigida (por renunciar a una mejora o soportar un dao). Estas metodologas emplean las preferencias reveladas por los consumidores como mecanismo para acceder al valor de un servicio ambiental. Para ello, se apoyan en las relaciones establecidas en las funciones de produccin (de bienes y servicios o, directamente, de utilidad, como se indicaba al principio de este epgrafe), entre los bienes y servicios ambientales objeto de valoracin y otros bienes y servicios o insumos productivos que circulan en el mercado. Esta relacin es de complementariedad cuando el disfrute de los servicios ambientales requiere la concurrencia de otros tipos de bienes y servicios. Este sera el caso del mtodo del coste del viaje (se hacen necesarios unos servicios de transporte, con un precio determinado por el mercado, para disfrutar del bien ambiental objeto de valoracin: por ejemplo, un espacio natural protegido pero amenazado por alguna causa), y de la funcin de precios hednicos. Por el contrario, se establecern relaciones de sustituibilidad cuando los bienes ambientales se incorporen a la funcin de produccin junto con otro tipo de insumos procedentes del mercado que podran reemplazarlos, al menos hasta cierto punto. Los mtodos basados en la estimacin de costes evitados, los costes de reposicin y otros mtodos basados en las funciones de produccin forman parte de esta categora. Una descripcin sinttica de los mtodos basados en preferencias reveladas (es decir, en la observacin del comportamiento de los individuos en el mercado) incluye, por tanto, los siguientes mtodos o conceptos relevantes:

3

El Protocolo de Kioto, para la reduccin de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmsfera sobre la base de los niveles de 1990, establece en su artculo 12 una serie de mecanismos de flexibilidad para el cumplimiento con los compromisos de reduccin que, en la prctica, permiten disponer de mercados de permisos transferibles de emisiones (por ejemplo, en la Unin Europea) o de los llamados mercados de crditos de carbono (a partir del Mecanismo de Desarrollo Limpio o los proyectos de Accin Conjunta) que, a su vez, proporcionan cuando menos una seal de mercado respecto a las toneladas equivalentes de dixido de carbono.

22

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

Coste de reposicin: el valor econmico del bien o servicio se estima como el coste financiero de su restitucin o sustitucin de sus servicios por medio de una tecnologa creada por el ser humano (la funcin de depuracin de aguas residuales de un humedal podra estimarse a partir del coste de construccin y funcionamiento de una estacin de tratamiento de aguas residuales). Coste evitado: permite estimar el valor de la prdida de bienestar implcita en cualquier externalidad negativa como el coste en que habra sido necesario incurrir si el bien o servicio afectado no se proporcionase o se hiciese en condiciones deficientes (daos a las propiedades evitados por la menor frecuencia e intensidad de inundaciones o costes de salud evitados gracias a la funcin de tratamiento de la contaminacin del agua de los humedales). Mtodos basados en la funcin de produccin: se emplean en aquellas situaciones en que la provisin de un bien o servicio ambiental (agua o aire limpios, por ejemplo), es determinante para una funcin de produccin de bienes y servicios, modificando por ejemplo las rentas de explotacin (una mejora en la calidad del agua incrementa las capturas en un banco de pesca y, por tanto, las rentas de los pescadores), o para una funcin de produccin de utilidad. Coste del viaje: equipara los costes de todo tipo en que debe incurrir una persona para llegar a un lugar, al valor de uso directo recreativo de dicho lugar (la disposicin a pagar de una persona por acudir a un espacio con valor recreativo es, al menos, el coste necesario para llegar hasta l). Precios hednicos: la demanda por un bien o servicio ambiental (por ejemplo, la posibilidad de disfrutar aire no gravemente contaminado), puede verse reflejada en el precio de un bien al que ese bien o servicio est asociado (por ejemplo, si todo lo dems permanece constante, el precio de una vivienda en una zona menos contaminada de la ciudad exceder el de una vivienda en una zona ms contaminada: el diferencial de precios permite aislar el efecto marginal el valor econmico del bien que pretenda valorarse: el aire puro).

Por su parte, los mtodos de preferencias declaradas (en los que el individuo expresa directamente, normalmente frente a un escenario hipottico pero creble, sus propias preferencias), tratan de acceder el valor de los servicios ambientales cuando no es posible determinar la relacin entre la valoracin que hace una persona de un bien o servicio ambiental objetivo y el comportamiento en mercados reales de los bienes y servicios con los que est relacionado dicho bien o servicio objetivo (como s ocurre con los mtodos de preferencias reveladas). Estas metodologas estn indicadas, en el contexto de la estimacin de externalidades, cuando se trata de descubrir valores basados en el reconocimiento explcito de un derecho previo sobre el activo ambiental objeto de valoracin. La ms representativa es la valoracin contingente (Hanemann, 1984; Mitchell y Carson, 1989; Carson et al., 1992) y trata de descubrir la disposicin a pagar o la compensacin exigida de una persona por la variacin en las condiciones de un activo ambiental (una encuesta de valoracin contingente permitira, en teora, aproximarse a ese valor preguntando directamente por la cantidad monetaria que estara dispuesto a percibir o desembolsar un encuestado enfrentado a una situacin hipottica).4

4

La valoracin contingente puede presentarse como un caso particular de un modelo de utilidad aleatoria, que de forma especfica propone la realizacin de experimentos de eleccin (entre los que la valoracin contingente sera una opcin) para modelizar la importancia (utilidad marginal) que conceden los consumidores, a la hora de tomar una decisin, a ciertos atributos o caractersticas de los bienes y servicios (Hanley et al., 1998).

23

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

Repasemos las ideas ms importantes con algn ejemplo. Cuando se desea conocer el efecto que un impacto fsico concreto (el aumento de la contaminacin atmosfrica como resultado del transporte pblico, la degradacin del suelo agrcola por usos intensivos, la reduccin progresiva de las reservas de combustibles fsiles como resultado de la demanda de energa, etc.) tiene sobre el bienestar de un individuo, existen dos alternativas desde el punto de vista del analista. Se puede preguntar directamente al afectado. En ese caso, la valoracin ser el resultado de lo que el propio afectado manifieste directamente (preferencias declaradas). Eso no siempre ser posible y es factible que, en muchas ocasiones, no sea ni siquiera deseable. En ese caso, bajo determinadas circunstancias, se podr emplear la informacin disponible en mercados subrogados, en el sentido en que se ha explicado previamente. En ese caso, el individuo en cuestin estar revelando sus preferencias, aunque no las manifieste directamente. Imagine que estuvisemos analizando las externalidades asociadas a la contaminacin que deriva del transporte urbano en una ciudad de Amrica Latina. Un efecto especialmente severo de la concentracin de sustancias contaminantes sera el aumento de la morbilidad (proporcin de personas que enferman en un lugar y en un momento determinado). Una vez identificadas las personas con problemas de salud que pudiesen haber sido causados, o agravados, por el aumento en la contaminacin, sera posible entrevistar a cada una de ellas o, si los recursos (tiempo y dinero) no fuesen suficientes, al menos a una muestra representativa de las mismas. Como resultado de una entrevista ms amplia, cabra la posibilidad de preguntar a cada persona perjudicada lo siguiente: Considera que su bienestar se ve afectado por el aumento de la contaminacin? En qu sentido? Cunto estara dispuesto a pagar si supiese que el gobierno local llevar a cabo un programa para eliminar dicha contaminacin?. Como es lgico, las respuestas podran ser mltiples (si bien trasciende el objeto de esta gua analizar en detalle las mismas). Suponga por un momento, sin embargo, que la respuesta a la ltima pregunta, tras afirmar que su bienestar se ve afectado porque ahora todos los inviernos tiene problemas bronquio-pulmonares mucho ms agudos, es la siguiente: Por qu habra de pagar? Ya pago impuestos todos los aos. La municipalidad debe resolverlo sin contar conmigo. Ms bien al contrario: debera compensarme. En esa circunstancia, siempre existira la posibilidad de plantear la pregunta de otro modo: Cul sera la compensacin que exigira por sufrir esta contaminacin?. Con independencia de si dicha compensacin llegase finalmente a establecerse (cabe recordar una vez ms que la valoracin, el anlisis econmico, no sustituye en ningn caso a la decisin), el analista dispondra de una informacin muy til para conocer el valor monetario de la prdida de bienestar asociada al aumento de la contaminacin. Si siguiese un procedimiento similar, la habra obtenido con un mtodo de preferencias declaradas (en concreto, el mtodo de valoracin contingente). Ahora bien, podra darse el caso de que se recurriese a una aproximacin metodolgica alternativa (y complementaria, si los recursos lo permiten): se podra analizar el comportamiento de una serie de ciudadanos en la compra de viviendas en funcin de la contaminacin atmosfrica de cada zona de la ciudad o incluso de diferentes ciudades. Para ello sera imprescindible aislar la variable de inters (el grado de contaminacin atmosfrica) de otras variables o atributos de la vivienda que tambin, sin duda, determinan su precio: caractersticas estructurales, variables relacionadas con la accesibilidad, otros atributos ambientales, etc. En este caso, el analista estara empleando un mtodo de preferencias reveladas (especficamente, el mtodo de la funcin de precios hednicos). Tradicionalmente se habla de mtodos directos e indirectos, si bien esta distincin es ocasionalmente equvoca y parece ms adecuado referirse a mtodos basados en preferencias declaradas y mtodos basados en preferencias reveladas. En stos ltimos, la participacin directa del entrevistado es esencial para asignar un valor, ordenar o elegir directamente. En los primeros, sin embargo, el comportamiento de los ciudadanos ser observado por el analista, normalmente

24

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

sin que los primeros sean conscientes de ello. La eleccin ptima ser normalmente aquella que permita combinar diferentes mtodos, si bien es preciso atender a la restriccin presupuestaria en ese caso. En todos los casos, pese a lo que convencionalmente tiende a creerse, se trata de mtodos bien conocidos (y consolidados): los mtodos de precios hednicos (Court, 1939),5 o el coste de viaje (Clawson y Knetsch, 1966)6 o la valoracin contingente (Davis, 1963),7 son adems mtodos disponibles desde hace muchos aos. El problema con la aplicacin de estos mtodos es que, al descubrir el valor que las personas concederan a la calidad ambiental a partir de la informacin que proporcionan en mercados subrogados o simulados (hipotticos), el resultado final depende, como es natural, de la distribucin de la renta (Hanemann, 1991): de hecho, lo que estos mtodos tratan de descubrir es la correspondiente funcin de demanda de determinados bienes y servicios ambientales. Ahora bien, cuando el analista aplica estos mtodos en el contexto de un pas determinado, puede suprimir esa influencia normalizando por la distribucin de la renta (Boyle y Bishop, 1988), y de hecho lo hace cuando imputa un valor uniforme al que suele ser el principal impacto ambiental desde el punto de vista de su incidencia: el valor de una vida estadstica (Viscusi, 1993). Sin embargo, cuando se produce esta comparacin entre el dao ambiental causado por un mismo impacto ambiental (carga contaminante) en dos pases con niveles de renta per capita muy diferente, no se lleva a cabo esta normalizacin, y el dao resultante ser sustancialmente distinto.

5

6

7

En realidad, aunque Court (op. cit.) tiende a ser identificado como el padre de la modelizacin de funciones de precios hednicos, lo cierto es que estudios previos, para la estimacin del valor de la tierra de cultivo, ya haban sido desarrollados con anterioridad por Hass (1922) y Wallace (1926). En todo caso, fueron Griliches (1967, 1971) y Rosen (1974) quienes proporcionaron el marco terico y metodolgico bsico para la estimacin de funciones hednicas, en su aplicacin a la valoracin del medio ambiente. En este caso, la idea del mtodo del coste de viaje se atribuye a Harold Hotelling, quien propuso el concepto en una carta al director de un parque en 1947. Sin embargo, no se puso en prctica hasta finales de la dcada de los sesenta del siglo pasado, y slo ha sido formalizado de manera ms sofisticada recientemente (siendo McConnel, 1977 y 1985, las referencias bsicas). En 1993, un equipo liderado por los premiados con el Nobel en Economa, J.K. Arrow y R. Solow, recibi el encargo de analizar la utilidad del mtodo de valoracin contingente. Su informe (Arrow et al., 1993) es considerado, todava hoy, una de las referencias bsicas. El mtodo, sin embargo, data de 1947, cuando fue propuesto por S.V. Ciriacy-Wantrup (Universidad de Berkeley). En todo caso, la referencia ineludible, al menos para el autor de esta gua, es Carson et al. (1992), elaborado para evaluar los daos del vertido de petrleo del Exxon Valdez y sobre el que se construye el anlisis crtico de Arrow y Solow.

25

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

GRFICO 3 MTODOS DE VALORACIN ECONMICA

Fuente: Elaboracin propia a partir de OECD (2006).

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

3.1.3 Algunos aspectos crticos de la valoracinHasta el momento se ha explicado como se procede a valorar en trminos monetarios la variacin de bienestar (positiva o negativa, segn el caso), asociada a una modificacin en la calidad ambiental como resultado de una actividad econmica concreta. Ese anlisis se ha desarrollado para un individuo pero, habitualmente, las externalidades afectan a colectivos de individuos, cuando no a la sociedad en su conjunto. Es preciso enfrentarse, por lo tanto, al reto de agregar preferencias individuales. El procedimiento convencional en las metodologas presentadas previamente consiste en tratar de establecer valores individuales para despus agruparlos como representativos de un colectivo relevante (una comunidad, un estado, o todo el mundo). Este mecanismo es apropiado cuando los servicios provistos por el activo son disfrutados individualmente. Sin embargo, este tipo de valoracin basada en las preferencias individuales podra no ser adecuado en casos en los que los valores dependen de las interacciones del colectivo; la formacin de preferencias es, en algn sentido, un proceso social. En cualquier caso, lo cierto es que el paso de funciones de utilidad individuales a una funcin de bienestar social implica frecuentemente asumir una simplificacin de la realidad objetiva que se pretende cuantificar. Otras dificultades de carcter ms tcnico estaran relacionadas con el riesgo de incurrir en una doble contabilizacin de valores, es decir, incorporar en el anlisis dos o ms veces la misma prdida de bienestar, sobreestimando entonces la externalidad. A este respecto, Turner et al. (2003) alertan de la existencia de funciones complementarias y competitivas. En el caso de las primeras, como podra ser un bosque en el que se desarrollasen en armona la explotacin forestal sostenible y actividades de turismo, la adicin de ambos valores para estimar el coste externo en que se incurre al conceder una licencia para explotar un yacimiento de petrleo, deforestando una parte de ese bosque, sera legtima. Si, por el contrario, la externalidad surgiese en torno a un ro en que se quisiesen compatibilizar las funciones recreativas (pesca, por ejemplo), con las de riego de superficies agrcolas, se estara ante servicios que compiten por el activo y, en ese caso, agregar ambos valores sera incorrecto. En tercer lugar, existe una dificultad inherente a la escala (espacial) que se emplee en el anlisis econmico de externalidades. Muchos ejercicios que podran resultar de inters al analista como referente, habrn sido realizados a escala de detalle (cuenca hidrogrfica, espacio natural protegido, transporte urbano en una ciudad, etctera), y sus resultados podran ser especficos de la localizacin. Este problema ser especialmente relevante en una situacin muy concreta: si por carencia de tiempo, de recursos humanos, de medios materiales, de conocimiento, no fuese posible emplear ninguno de los mtodos anteriores, la nica alternativa factible para analizar econmicamente las externalidades ser recurrir a estimaciones obtenidas para anlisis similares pero en otros lugares. Eso obligara a trasladar, con todas las cautelas necesarias y con el rigor exigible, los resultados de esos otros ejercicios al contexto del anlisis que se est desarrollando.

3.2 La transferencia de resultadosEsta dificultad no es nueva en el mbito de la valoracin econmica de la calidad ambiental: la denominada transferencia de resultados es la tcnica a emplear para trascender la especificidad geogrfica de los valores estimados en ejercicios concretos. Aunque en ocasiones se defina como uno ms de los mtodos de valoracin de la calidad ambiental, lo cierto es que se trata ms bien de una herramienta de meta-anlisis. Consiste en emplear el valor monetario del coste externo a analizar que ha sido determinado empricamente en una localizacin concreta (estudio de origen)

27

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

por medio de las tcnicas mencionadas en el epgrafe 3.1, al contexto propio del estudio que se est llevando a cabo (estudio de destino). Estas tcnicas han ganado inters en la medida en que son coste-efectivas (permitiran emplear repetidamente los resultados de un nico ejercicio en aquellos lugares donde las condiciones lo permitiesen), y su desarrollo ha estado muy ligado al uso del anlisis costebeneficio como herramienta para informar decisiones de carcter pblico (Brouwer et al., 2000). Son varias las formas que puede adoptar una transferencia de resultados, de manera que las tres variantes que se presentan a continuacin son los referentes en un conjunto de posibilidades que van desde una transposicin simple de valores entre dos localizaciones distintas hasta sofisticados modelos que tratan de tomar en consideracin todas las diferencias existentes entre los lugares de origen y destino de los datos. Sin embargo, a pesar de lo que pudiera pensarse a priori, no siempre un mayor grado de sofisticacin implica un mayor xito en la transferencia (Ready y Navrud., 2006). De lo ms simple a lo ms complejo, las tres posibilidades que maneja la literatura son (ibdem; Hanley et al., 2006): Transferencia de valores unitarios no ajustados: la ms simple de las tres alternativas, consiste en la aplicacin del valor estimado (un escalar, un nmero, expresado en unidades monetarias), en el lugar de origen al lugar de destino para el que se requiere dicha estimacin. En la prctica se suelen transferir la media o la mediana del valor de referencia. Por su sencillez, esta tcnica es atractiva, pero, al menos en teora, su alcance sera limitado ya que no hace frente a la diferencia de condiciones existentes entre los lugares de origen y destino. Es, en algn sentido, una extrapolacin no demasiado rigurosa, salvo que puedan controlarse los siguientes elementos: las diferencias en las caractersticas socioeconmicas de las poblaciones de origen y destino; las diferencias en las caractersticas biofsicas de lugares y activos; las diferencias en los cambios en la calidad ambiental; y las asimetras en las condiciones de mercado. Transferencia de valores unitarios ajustados: tiene en cuenta la variabilidad de las condiciones entre los lugares de origen y destino. Es posible distinguir tres tipos de ajuste. En primer lugar, el denominado juicio de expertos consiste en tomar en cuenta opiniones cualificadas para orientar la transferencia de valores. En segundo lugar, la tcnica de identificacin de submuestras transferibles busca, en el conjunto de toda la muestra de origen, el subconjunto de individuos cuyas caractersticas personales (edad, renta, etctera), sean asimilables a las caractersticas de la poblacin del lugar de destino. Por ltimo, el meta-anlisis consiste en la recogida y anlisis estadstico de un nmero de ejercicios de valoracin cuyos resultados sean potencialmente aplicables al lugar de destino. Transferencia de funciones de resultados: esta opcin permite incorporar de forma ms sofisticada las diferencias existentes entre los lugares de origen y destino. Una funcin de transferencia de resultados consiste en una regresin que explica las variaciones entre las disposiciones a pagar o las preferencias entre individuos a partir de las diferencias entre los factores socioeconmicos y, en ocasiones, de las caractersticas biofsicas de los activos. Es ms compleja que la transposicin de escalares de las dos alternativas anteriores y ha sido sealada como la solucin ms robusta a un problema de transferencia de resultados (Kirchoff et al., 1997), si bien es al mismo tiempo la tcnica ms compleja y costosa.

En todos aquellos casos en los que el analista pueda proporcionar estndares de precisin mayores a aquellos considerados como tolerables por el decisor, esta tcnica puede resultar de gran inters. 28

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

3.3 La tasa de descuentoEl analista debe tomar dos decisiones bsicas a la hora de evaluar los impactos ambientales (las externalidades): la primera decisin tiene que ver con la dimensin espacial de los impactos, es decir, dnde fijar la frontera del anlisis econmico de externalidades. Habitualmente, esa frontera podra ser difusa. Pensemos nuevamente en el caso de la contaminacin atmosfrica asociada al transporte rodado en una ciudad. Las emisiones de los vehculos podrn tener carcter local (por ejemplo, las partculas en suspensin), carcter regional (xidos de azufre) e incluso carcter global (gases de efecto invernadero). En funcin de donde se opte por fijar la frontera del anlisis, algunos impactos sern considerados o no. Ms adelante (captulo 6), se regresar sobre este tema. Mucho ms importante es la segunda decisin, vinculada esta vez al horizonte temporal de los impactos. Los impactos ambientales de muchas actividades econmicas pueden ser, en funcin del mbito temporal en el que dejan sentir sus efectos, estrictamente puntuales (por ejemplo, el ruido del trfico), ms o menos persistentes (las emisiones de sustancias contaminantes como resultado de la combustin de los motores), o bsicamente permanentes (el efecto asociado a la construccin de infraestructuras: vas de transporte, etc.), es decir, esencialmente irreversibles. Adicionalmente, estos impactos ocurren en diferentes momentos del tiempo, estn ligados a distintas fases del ciclo de vida de cada bien (un kilmetro recorrido por un viajero, un kilmetro recorrido por una unidad de una mercanca, un kilovatio-hora, una unidad cosechada de un cultivo, una unidad de un bien industrial, etc.). Una fuente adicional de dificultades, por lo tanto, es la relacionada con el tratamiento de estos impactos que, no slo aparecen en distintos momentos del tiempo, sino que dejan sentir sus efectos con distinta intensidad temporal. Continuemos el ejemplo del transporte rodado urbano. Los impactos instantneos que se produzcan en el acto de transportar una persona o una mercancas podrn ser atribuidos a cada km pasajero o a cada km kg. Ser el caso, por ejemplo, de la contaminacin acstica. El impacto atribuible a un vehculo se genera durante el desplazamiento pero desaparece una vez que el vehculo se detiene y apaga el motor. No persiste en el tiempo (algo diferente es que sea recurrente: ser la suma de impactos iguales o equivalentes repetidos a lo largo del tiempo pero, en cada caso, sern impactos instantneos y atribuibles a cada kilmetro recorrido). Hay, sin embargo, impactos de corta duracin que se producen durante las etapas previas al transporte de personas o mercancas (por ejemplo, el ruido asociado no al transporte sino a las obras de construccin de las infraestructuras viales). En este caso, el analista deber enfrentarse a un problema asociado: el peso unitario de la externalidad (la penalizacin que cada kilmetro recorrido recibir por ellos), depender no slo de la distancia total recorrida (como cualquier coste fijo), sino tambin del momento en el tiempo en que se produzca el desplazamiento, lo que implicar la necesidad de calcular su valor presente (es decir, actualizar su valor mediante el empleo de una tasa de descuento). Y qu ocurrir con los impactos que se extiendan ms en el tiempo? Los impactos persistentes que se originan en la quema del combustible en el motor pueden ser atribuidos directamente a cada kilmetro recorrido (es all donde se producen), pero sus efectos debern ser descontados para poder alcanzar un valor unitario que refleje el coste asociado a cada kilmetro recorrido. Los impactos previos, pero igualmente con carcter persistente, sern los ms complejos de tratar. Por un lado, la carga unitaria de cada km pasajero o cada km kg, depender del nmero total de km pasajero o km kg y del momento del tiempo en el que se producen (al igual que en el caso de los impactos instantneos). El hecho de que sean persistentes, por otro lado, introduce la dificultad aadida de tener que descontar tambin a su valor presente todos los efectos que estos impactos van generando a lo largo del tiempo. Uno podra pensar, por ejemplo, 29

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

que las emisiones asociadas al transporte de pasajeros y mercancas se generan nicamente en la combustin en el motor de diferentes combustibles lquidos. Ahora bien, esos vehculos no habran podido cumplir su cometido o, desde luego, no del mismo modo, si no se hubiesen asfaltado las calles. Debe considerarse que las emisiones de esa fase de construccin, previa al transporte mismo, son impactos ambientales imputables al mismo? La respuesta es clara: lo son puesto que no se habran producido de otro modo (se emitieron esas sustancias porque era necesario construir vas de transporte). Y las emisiones asociadas a la produccin del asfalto o de la propia maquinaria de construccin? Podra hablarse, incluso, buscando un paralelismo con el anlisis microeconmico, de costes externos hundidos, es decir, costes externos irrecuperables, impactos irreversibles que llevan asociada una prdida de bienestar en muchos casos permanente. Para integrar en el anlisis econmico de externalidades aquellos impactos que se hayan producido en el pasado o aquellos que podran generar prdidas de bienestar en el futuro, es preciso emplear un factor de descuento, para poder computar el valor presente de los distintos impactos ambientales. Dicho de otro modo, es imprescindible contemplar todos los impactos a lo largo del ciclo de vida del bien en cuestin [ver grfico 4, para ver una representacin de los impactos asociados al anlisis de ciclo de vida del transporte]. Hay dos informaciones bsicas a considerar, por lo tanto, desde un punto de vista temporal: cundo se produce cada impacto y cunto tiempo dura desde entonces. Una vez delimitado el valor total del impacto, se hace necesario atribuirlo a las unidades de bien producidas (en este caso, kilmetros recorridos por pasajero o unidad de mercanca). Pese a que, en trminos reales, ello podra no ser del todo correcto, el procedimiento habitual es el de dividir el impacto total por la cantidad de km pasajero o km kg a lo largo de la vida til de la infraestructura, obteniendo de esta forma un valor unitario medio.

30

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

GRFICO 4 ADAPTACIN DEL ENFOQUE DE LA RUTA DE IMPACTO AL TRANSPORTE

Fuente: Elaboracin propia.

31

CEPAL Coleccin Documentos de proyectos

Gua para decisores Anlisis econmico de externalidades ambientales

Qu significa descontar? En esencia, el descuento es un procedimiento tcnico que permite actualizar el conjunto de los impactos (un flujo de costes externos), para expresarlos en funcin de su valor, no en el momento en que se produjeron sino hoy, en el momento de la decisin. En esencia, eso significa que el analista tendr que conceder un peso concreto a aquellos impactos que ocurran en un momento diferente al presente. Si el peso que se concede a lo que ocurrir en el futuro es mayor (es decir, si se asume que la generacin presente concede al bienestar de las generaciones futuras un peso superior al suyo), se emplear una tasa de descuento negativa. Si se concede exactamente el mismo peso, ser coherente aplicar una tasa de descuento cero (que, a todos los efectos, es equivalente a no descontar). En esos dos casos, lo que sucediese en el presente tendra escasa trascendencia en el impacto total a lo largo de todo el ciclo de vida (mucho menos lo que ya hubiese sucedido en el pasado). La prctica habitual (que concede mayor peso a lo que ocurre antes), consiste en emplear una tasa positiva de descuento. En el contexto de la estimacin de externalidades, el empleo de una tasa de descuento positiva tendra un significado muy concreto: aquellos impactos ambientales que tengan trascendencia en el futuro, perdern valor al ser trasladados al presente, es decir, al ser expresados en unidades monetarias corrientes. Hay algo ms, la tasa de descuento podr adoptar una forma lineal: si la lnea es horizontal [ver grfico 5], la tasa de descuento ser constante (un tanto por cien concreto, igual para cualquier momento del tiempo); podra darse el caso, no obstante, de que la tasa de descuento fuese lineal pero creciente (a medida que transcurre el tiempo el valor actualizado de la externalidad dis