-*4/ 3 8 2 &, *%%& 3 %& , - *.&2 < 42 .3.$* /. , &. , 2(&.4 .bm< ajn @nk @>d d

Download -*4/ 3 8 2 &, *%%& 3 %& , - *.&2 < 42 .3.$* /. , &. , 2(&.4 .bm< ajn @nk @>d d

Post on 19-Sep-2018

218 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 15 mitos yrealidades de la

    minera transnacionalen la Argentina

    Gua para desmontarel imaginario prominero

    Colectivo Voces de Alerta

    Elaborado porHoracio Machado, Maristella Svampa,

    Enrique Viale, Marcelo Giraud,Lucrecia Wagner, Mirta Antonelli,Norma Giarracca y Miguel Teubal

    Aportes de Javier Rodrguez Pardoy Daro Aranda

    Argentina, 2011

  • 7ndice

    ndice

    Presentacin 9

    Mito 1Son fundamentalistas, estn en contra de todo tipo de minera 13

    Mito 2La minera es un motor de desarrollo que impulsala economa nacional 21

    Mito 3La minera genera empleo y crecimiento econmico local 29

    Mito 4La minera crea muchos puestos de trabajo indirectos 35

    Mito 5La minera se instala en zonas postergadas, crea uncrculo virtuoso, genera desarrollo y eleva el nivel de vidade la poblacin 37

    Mito 6Los beneficios de la minera se quedan en los pases dondese extraen los minerales, y las empresas contribuyen conel pago de diferentes impuestos en el desarrollo del pas 47

    Mito 7La minera puede ser limpia, no contamina el ambiente,y se puede hacer sin riesgos ambientales. Hay una solucintcnica para cada problema ambiental 69

    Mito 8Los emprendimientos cumplen con exigentes regulacionesambientales y la minera es la nica actividad regulada poruna ley ambiental en nuestro pas 83

  • 9

    Este libro est pensado como una caja de herramientas y, ala vez, como un instrumento de lucha poltica. Fue concebidocolectivamente al calor de la campaa en favor de la ley de pro-teccin de glaciares,1 sancionada por el Congreso Nacional enseptiembre de 2010, en un momento en el cual debamos res-ponder punto por punto los argumentos falaces y los indicado-res econmicos, muchas veces mentirosos, esgrimidos por ellobby minero.

    En ese entonces, varios investigadores que desde hace aosy desde diversas provincias del pas acompaamos las luchas socio-ambientales que cuestionan la megaminera transnacional en laArgentina, comenzamos a sistematizar informacin sobre eltema. Nuestro propsito era deconstruir los discursos y los luga-res comunes del imaginario prominero, desmontar y desactivardichos mitos que sobre la minera a gran escala repiten coti-dianamente y con total impunidad sus defensores ms acrrimos(corporaciones mineras, representantes del gobierno nacional yde las diferentes provincias promineras, voceros periodsticos),amparados en la escasa informacin y conocimiento que elargentino medio tiene sobre estos temas. Fue entonces que nos

    Presentacin

    Presentacin

    1 Ley 26.639 de Presupuestos Mnimos para la Preservacin de losGlaciares y del Ambiente Periglacial, publicada el 28 de octubre de 2010 enel Boletn Oficial.

  • grafos, especialistas en ciencias ambientales, abogados, socilo-gos, analistas del discurso, economistas, periodistas, entre otros,muchos de los cuales conformamos el colectivo Voces de Alerta.

    Dicho espacio, compuesto por cientficos, artistas, intelec-tuales, profesionales, organizaciones de derechos humanos, depueblos originarios, de campesinos y socioambientales, y todosaquellos/as interesados/as por la interrelacin entre mltiplessaberes y entramados sociales, polticos, culturales, surgi deun episodio en el mbito cientfico argentino ocurrido en 2009un investigador dio a conocer hallazgos que tienen graves impli-cancias en la salud pblica, a partir del cual se desencadenun debate que puso de relieve el poco espacio que queda parala autonoma y libertad cientfica. En esa ocasin y frente a larespuesta de intereses de cmaras empresariales, corporacio-nes e incomprensibles desligamientos de las autoridades cien-tficas nacionales, un conjunto de personas de muy diversosmundos sociales, que hace tiempo trabajamos coordinada, peroinformalmente en diferentes espacios, decidi expresarse pbli-camente, asumiendo el nombre de Voces de Alerta.

    Desde Voces de Alerta, cuestionamos radicalmente la actualcolonizacin que los grandes poderes econmicos producen enlas universidades, sistemas cientficos y en la educacin pbli-ca en general. Estamos convencidos de que no existe ningunaposibilidad de avanzar en la democratizacin de la sociedad, sino se pone coto tanto al modelo extractivo (rgimen social deacumulacin y distribucin de riqueza), que necesita dominar ydoblegar bajo cualquier medio a las poblaciones que habitan esosterritorios, como a las guardias pretorianas que los custodian.

    Por ltimo, deseamos dedicar este texto a quienes creemosson sus principales destinatarios y los grandes protagonistas deesta lucha: a todas las asambleas ciudadanas que, en nuestraextensa y rica geografa, y dentro de una situacin de clara asi-metra de fuerzas, abogan por la defensa del agua, la vida y elfuturo de las prximas generaciones.

    Desde Buenos Aires, Catamarca, Crdoba,Mendoza, Tandil

    Abril de 2011

    11Presentacin

  • Pero, ms que desconsiderar las diferencias culturales quehan existido y existen en torno a la actividad minera (comocon el resto de las actividades humanas), lo que hace la presun-cin de universalidad es reducir todas esas diferencias cultura-les en una misma lnea de tiempo, discriminando por lavariable tecnolgica y de acuerdo al criterio de rentabilidadlas formas ms avanzadas de las formas ms arcaicas o atra-sadas de minera (la nica diferencia que existira entonces, porejemplo, entre la minera incaica y la actual, sera de tecnolo-ga: la inca, atrasada; la actual, moderna, de punta).

    Por otro lado, no slo se introduce una visin discriminato-ria respecto de otras formas culturales (en este caso, de mine-ra), sino que, adems, se procura identificar ciertas prcticasde minera con la evolucin y el progreso mismos de la huma-nidad. As, quienes se oponen a esas determinadas formas deminera son identificados como enemigos del progreso de lahumanidad. Implcita o explcitamente se instala la identifica-cin de la minera como sinnimo de desarrollo, con lo cualal problema de la minera como modelo nico y evolutivo, sesuma, todava, la introduccin del concepto de desarrollo,como supuestamente unvoco y aproblemtico.3

    Ahora bien, an ms all de esta cuestin de fondo, lo cier-to es que actualmente no hay una nica forma de explotacinminera. Tampoco las resistencias sociales que da a da se venen nuestros territorios se oponen a todo tipo de minera. Losconflictos y las resistencias se centran predominantemente entorno a un tipo especfico de explotacin: la minera transnacio-nal a gran escala, mayormente practicada a cielo abierto.

    14 15 mitos y realidades de la minera transnacional

    3 Como es de suponer, no hay una nica concepcin del desarrollo;hay, s, una visin hegemnica, naturalizada, asociada a la mirada etnocn-trica de Occidente y a la expansin del capitalismo como geocultural y comoeconoma-mundo. Esta visin hegemnica viene siendo objeto de fuertes cr-ticas y discusiones tanto en el plano poltico como en el acadmico, tantopor parte de quienes an siguen creyendo en las posibilidades de sal-var la idea de desarrollo adosndole ciertas adjetivaciones (humano, sus-tentable, integral, etc.) como por parte de quienes estn planteando lanecesidad de buscar/construir otros horizontes e idearios civilizatorios.

  • Atendiendo, en primer trmino, a sus caractersticas tecno-lgicas, hay que aclarar que la minera a gran escalageneralmente a cielo abierto es bastante diferente de laminera tradicional predominantemente subterrnea . El ele-mento central que explica el pasaje de la minera tradicionala la moderna est dado por la escala de explotacin, y estaobedece en realidad al progresivo agotamiento a nivel mun-dial de los metales en vetas de alta ley. Esto significa que, aldisminuir la concentracin del mineral contenido en las rocas, laexplotacin mediante socavones deja de ser rentable. Entonces,la explotacin minera a cielo abierto, cuya prctica empleaactualizadas tcnicas de procesamiento por lixiviacin o flota-cin, es, precisamente, la tecnologa que permite extraer demodo rentable los minerales diseminados en la roca portadora.4

    Mediante la utilizacin de explosivos (usualmente ANFO:nitrato de amonio + fueloil) se producen voladuras de montaasque permiten remover grandes volmenes de roca. De este modo,se forman escalones que dan lugar al tajo abierto u open pitmining.5 Esto ocasiona que se movilicen tonelajes de roca cre-

    16 15 mitos y realidades de la minera transnacional

    4 Cabe aclarar que todava se practica minera subterrnea y que algu-nos emprendimientos combinan, en etapas, la explotacin subterrnea conla de cielo abierto. En ciertos aspectos, la minera a cielo abierto es iguala la subterrnea: ambas usan mucha agua y energa, y procesan el mineralmediante lixiviacin con qumicos o por flotacin. Aunque no es predomi-nante, en la Argentina tambin hay minera subterrnea reciente, por ejem-plo, las minas Martha y San Jos-Huevos Verdes en Santa Cruz. La primera,a los pocos aos de haber sido inaugurada por la presidenta CristinaFernndez de Kirchner, permanece inactiva actualmente debido a un dudo-so plan de cierre temporario. Por su parte, la segunda no corri con mejorsuerte. La Subsecretara de Trabajo, a causa de una larga lista de normasde seguridad incumplidas desde su apertura en 2007, la cerr preventiva-mente por un tiempo en septiembre de 2010. Dichas irregularidades eranan ms graves que las no respetadas por la compaa San Esteban PrimeraS.A., propietaria de los yacimientos de la mina chilena de San Jos en laciudad de Copiap, en la que aconteci el fatdico derrumbe del 5 de agos-to de 2010, donde estuvieron atrapados los famosos 33 mineros durantesetenta das.

    5 (Ingls): mina a cielo abierto.

  • las comunidades involucradas, generando cuantiosos pasivosambientales.

    Uno de los elementos fundamentales del nuevo mtodo (aun-que la minera a cielo abierto es del siglo pasado) es el agua.Estamos frente a una nueva tecnologa min